Pequeño Guerrero Seguir historia

neothetorch Neo Luces

La historia de un niño sin nombre que se enfrenta al peor temor y rival de cualquier persona. Él mismo.


Acción No para niños menores de 13.

#pérdida #tristeza #Historia-Personal #combate
Cuento corto
4
1.4mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

El niño sin nombre

El pequeño guerrero está triste.

Flaquea, tiembla, se cae varias veces en su camino al cerro; sabe que es una pelea que perderá a penas ponga sus pies en el campo de batalla, sin embargo, es inevitable para él llegar hasta ahí.

Cruza la innecesaria puerta gigante que hay, ya que se trata de un lugar sin techo ni paredes, sólo una entrada y una bajada hacia su perdición.

Una vez entra… Él está ahí, sin esperarse su llegada, y sin desear volver a verse más nunca.

—¿En serio estás aquí? —el enorme guerrero con espada de fuego se voltea ante él, el pequeño guerrero no puede ver más que una muerte instantánea, pero con el pelo increíblemente largo, tapando su cara al igual que al pequeño guerrero, pero considerablemente distinto— ¿En serio estás de vuelta?

Con una tosquedad incesante, el enorme guerrero blande su espada, salta y aplasta al pequeño guerrero contra el suelo, sin darle tiempo a quitarse correctamente.

—Lo último que esperaba era volver a verte cayendo en el mismo error… ¿Que no ves que es dañino para ti?

Cuando se levantó, el pequeño guerrero fue apartado de un manotazo, pero logró levantarse y detener el siguiente ataque del enorme guerrero.

—¡Tú realmente no progresas de la forma en la que necesitas! —el enorme guerrero se mantenía hablando— ¡Crees que manteniéndote en el mismo lugar una y otra vez lograrás algo! ¡Crees que mañana aparecerá alguien mágico y utópico con interés en lo que tienes que ofrecer!

Sin responder, el pequeño guerrero ataca otra vez con su espada, pero el enorme guerrero es demasiado fuerte, deteniendo su ataque con su mano y dándole un rodillazo al pequeño guerrero.

—Sabes que lo que tienes que contar es realmente bueno… Pero no eres capaz de hacer que los demás se enteren, y crees que tu problema está en cómo lo cuentas. —el enorme guerrero despedazó la espada del pequeño guerrero con sus manos, dejándolo sólo con su escudo— Pero estás equivocado.

El pequeño guerrero sólo levantó su escudo inútilmente, ya que el enorme guerrero no ha terminado.

Con sólo dos pasos, el enorme guerrero se acercó a él y siguió atacando.

—¿Para qué vienes otra vez? —empezó a atacar con consecutivos espadazos de fuego— ¿Quieres seguirte hundiendo? ¿Quieres seguir actuando como un inútil?

El pequeño guerrero intentaba aguantar la enorme cantidad de espadazos que asestaba el enorme guerrero, pero su defensa era muy pobre.

—O peor todavía… —el enorme guerrero le arrancó el escudo de las manos y lo golpeó con este, tumbándolo al suelo— ¿Quieres que te recuerde un montón de cosas?

El pequeño guerrero se levantó, aún firme a enfrentar al enorme guerrero. Ni una palabra salía de su boca.

El enorme guerrero escupió lejos saliva de magma, preparándose para atacar otra vez.

—Todo el mundo va a pasar —empezó a atacarlo directamente— Todo el mundo va a decir “¡Sí sí, lo leo más tarde!”

El enorme guerrero empezó a atacar con espadazos hacia arriba, levantando al pequeño guerrero y no dejándolo tocar suelo

—¡Todos van a dejarlo! ¡Todos van a ignorarlo! ¿¡Te cuesta entender eso!? —seguía levantándolo con espadazos consecutivos, envueltos en llamas.

La armadura del pequeño guerrero empezó a fragmentarse en cenizas, mientras el enorme guerrero seguía atacando.

—¡No importa cuántas páginas escribas ni en cuántos postes lo pongas! ¡Va a dar lo mismo! —el enorme guerrero lo dejó caer al suelo— ¡Pero tú sigues viniendo a mí!

El enorme guerrero levantó al pequeño guerrero, permitiendo que la luz solar afecte su ya de por sí rasgada y quemada cara.

—¿¡Acaso quieres que te recuerde lo que te llevas repitiendo durante tantos años, pero que es lo que más te cuesta entender!? —el enorme guerrero lanzó al pequeño guerrero contra el suelo, luego sacó su espada y la impregnó en fuego puro, mientras la levantaba, y gritaba con todas sus fuerzas.


—¡A NADIE LE IMPORTA!

La espada del enorme guerrero cayó contra el cuerpo del pequeño guerrero. Sin embargo, algo le detuvo.

Las mismas manos del pequeño guerrero, detuvieron el filo de la espada del enorme guerrero, este mostró su sorpresa…

—Ya veo… —el enorme guerrero se asomó por encima de sus manos, para ver al pequeño guerrero deteniendo de la espada— A pesar de todo, a pesar de que eres consciente de todo lo que te he dicho…

El enorme guerrero se apartó.

—Tú nunca te rendirás… —dio unos cuantos pasos hacía atrás— Y sin embargo… Hay un par de almas que te prestan atención...

Gruesas lágrimas empezaron a caer de los ocultos ojos del pequeño guerrero, quien apretaba sus dientes con mucha rabia. El enorme guerrero guardó su espada.

—No importa lo mucho que yo te apalee o cuántas veces te derrote… Nada de eso es comparado a lo que tú ya te haces a tí mismo.

De repente, empezó a llover, el fuego de la espada guardada del enorme guerrero se apagó.

—Si no buscas nuevos métodos… Si no buscas formas de que los demás escuchen lo que tienes que decir… Estarás en un ciclo sin fin. —el enorme guerrero vio hacia abajo, sólo para ver cómo las lágrimas de las nubes se fusionaban con las del pequeño guerrero.

—Estás en un contínuo fracaso del que no quieres salir, estás en un problema constante contigo mismo y no quieres solucionarlo. —el enorme guerrero empezó a caminar hacia la puerta para irse— Yo no seguiré peleando contigo, yo ya no te prestaré atención, al igual que el resto de personas alrededor de ti lo hacen, porque tú…

Tú estás destinado al fracaso...

29 de Octubre de 2019 a las 02:17 1 Reporte Insertar 2
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Julen Basterretxea Julen Basterretxea
Muy bueno. Sin palabras. Mi libro por capitulos los soldados tambien lloran
November 17, 2019, 12:08
~