akemi2596 AKEMI RALLIV

A veces algunas cosas pueden ser una atadura para otras.


Drama Todo público.
0
3.5mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

DESPEDIDA

Desperté como un día cualquiera, el ambiente era deprimente, mi padre todos los días iba a trabajar y no alcanzaba a hablar con él, no al menos como lo hubiese querido.

Me quedaba en las noches viendo a través de la ventana que da a la calle viendo a las personas caminar, había tomado esa costumbre desde quien sabe cuando, y aprovechaba que la luna me permitía hacerlo, casi nadie volteaba a ver si a través de la ventana se encontraba alguien acósandoles con la mirada.

Sin embargo el dia de hoy percibía algo muy extraño, una extraña sensación de alguien viéndome, llámenlo sexto sentido pero podía percibir a alguien que atravesaba muros y puertas, que reía y jugaba a quien sabe qué, salí a la calle de aquella fantasma, pero me siguió y tuve que volver a entrar y cerrar la puerta de golpe como si eso pudiese evitar que el fantasma entre de nuevo, pero no lo hizo y suspiré de alivio.

No bien di unos cuantos pasos, aquella alma entró bruscamente a traves de mí y dejandome helado, enseguida entra mi padre y noto algo que nunca vi, sus ojos al igual que el mío seguían el camino del fantasma pero él sonreía como diciéndole que ya había llegado a casa, obviamente tenía que hacerlo ya que era su hija y a su vez mi hermana quien había fallecido hace mucho tiempo de quien estábamos hablando.

- ¿Tú también puedes verla? -pregunté.

- Así es. -contestó alegremente.

- Ya veo. -añadí.


Fue entonces que entendí su fuerza, sus hijos estaban en su casa esperándolo y él no podía fallarles, sus hijos que no tenían madre ya que ella se fue el mismo día que su hija en aquel trágico accidente común en Lima, razón por la cual no uso las combis.

Al dia siguiente, un lunes en el colegio me encontré con una amiga muy cercana a quien le conté acerca de mi poder.

- ¿Puedes ver fantasmas? - me preguntaba.

- Sí. -respondía nerviosamente, tenía miedo que riese de mí.

- ¿Desde cuándo puedes verla?

- Desde ayer, pero sólo puedo ver a mi hermana. - aclaré.

- Lo siento. -me decía.

- Es más doloroso poder verla y no poder hablarle. -decía con la voz entrecortada.

- ¿Qué pasó el domingo? -me preguntó.

- Estuve recostado en mi sala viendo a través de la ventana, lo de siempre.

- Ya veo.

Caminando a casa, asustado del porvenir pude ver a dos niños: una niña y un niño, jugar como si el mundo no tuviese mañana, y recordé lo que pasó a través de aquella ventana.

- Un chico despidiéndose de una chica. -le decía a mi amiga quien se encontraba con todas sus amigas, quienes la dejaron conmigo quizás entendiendo la situación.

- ¿Osea que buscas despedirte? -me preguntaba.

- Pero de nada sirve ya, por que no se ha ido.

- ¿Y tú crees que sea algo bueno que se siga quedando?

- Eso no depende de mí.

- Claro que depende de ti, tú la mantienes atada a este mundo. -decía colérica

- No sé porqué pero tienes la oportunidad de despedirte de ella y la libres de sus ataduras. -añadía.

- Gracias. -le dije mientras me correspondía con una sonrisa a lo que enseguida fui a su casa a practicar mi despedida.

Regresé a casa a las 6 de la tarde, me quedé a comer en la casa de mi amiga por lo que llegué a esa hora, tras verla se me hizo imposible seguir el guión que había elaborado premeditadamente en la casa de mi amiga y sólo lloraba desconsoladamente, las palabras no salían de mi boca y sólo la veía parada en frente de mí sonriente.

- Muchas gracias por ti visita, pero a partir de ahora podremos seguir adelante, salúdanos a tu madre. -decía mi padre atrás mío.

Nunca olvidaré su expresión al desaparecer, no he visto a nadie tan alegre hasta ahora, la luz iluminaba su rostro e iba desapareciendo poco a poco, aunque no se la escuchaba movió sus labios, pero cualquiera se hubiese dado cuenta que lo que quería decir era: "Gracias"

24 de Octubre de 2019 a las 12:31 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~