Odisea en las estrellas Seguir historia

S
Samuel Citalán


¿Alguna vez han soñado pensando que se hará realidad o que de alguna manera es una señal para salir de la rutina? Lit odia su monótona vida, pero no sabe que muy pronto se enfrentará al peligro e inmensidad del universo. Todo por encontrar un planeta. La Tierra.


Ciencia ficción Todo público. © Todos los derechos reservados

#batallas-espaciales #batallas #universo #espacio #drama #aventura #258 #naves-espaciales #381 #naves #interactive
1 / 1 CAPÍTULOS Historia interactiva
5
84 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

El despertar

Capítulo 1: El despertar

Está muy tranquilo todos en la nave están celebrando, bebiendo, bailando, se encuentran muy felices de que estamos por fin viajando por el majestuoso espacio, las estrellas están más brillantes aquí que desde el planeta, pasamos por una nebulosa purpura que se combina con una azul, todos levantan sus copas gritando de alegría y emoción. Después de tanto tiempo, conoceremos nuevas tierras, nuevo seres y nuevos paisajes del infinito universo.

Esas estrellas que veo por la ventanilla titilan al son musical de mi corazón latiente, son muy hermosas, incluso algunas parecen moverse. Un momento, enserio están cerca, demasiado cerca. El corazón me da un vuelco al sentir la colisión de las estrellas con la nave que se sacude violentamente y hace que la gran fiesta se esfume por completo.

El capitán activa la ululante alarma de que estamos bajo ataque, todos se desesperan, gritan alarmados, corren chocando con otros, es un verdadero caos. El enemigo no flaquea y nos envía otra tanda de misiles. Caigo por el estruendo ocasionado.

En el suelo, levanto la mirada para ver a mis camaradas, algunos han sacado las fotografías de sus familias, otros rezan, una pareja se abraza amorosamente y también están los que deciden mandar ese último mensaje escrito a su familia. La esperanza murió para ellos, para todos, el enemigo nos emboscó de manera que no pudiéramos defendernos.

Todos mis camaradas tienen algo que perder, yo no, no me quedaba nada más que este viaje. Pienso y pienso si se puede hacer algo, algo desesperado pero efectivo, algo que logre salvarlos. Debo hacer algo con esta inútil vida, algo que valga la pena.

Al fin la veo, una bomba sónica en la caja de reservas, un traje espacial cerca de la escotilla de escape y la idea viene a mí de repente, debo apresurarme o lanzarán otro bombardeo. Tomo la bomba y me pongo el traje espacial más rápido que la luz, me percato que todos me ven de forma extraña.

-Capitán abra la escotilla número dieciocho- digo por el intercomunicador.

- ¿Qué piensas hacer chico? - me pregunta asustado

- ¡No hay tiempo, solo hágalo!

La escotilla se abre, me asomo con miedo, veo hacia abajo y un gran vacío espacial me saluda y hacia enfrente veo la nave del enemigo, es enorme.

-Capitán ¿cuántos bombardeos más resistirá la nave?

-Unos dos o tres más.

-Muy bien. Aguanten.

Mis piernas no quieren obedecerme, respiro tranquilamente una última vez, cierro los ojos.

Salto hacia el vacío y enciendo los propulsores, avanzo a gran velocidad en dirección al enemigo. Mi corazón se acelera cuando veo los misiles siendo disparados, pero no me han visto, no me apuntaron a mi sino a la nave. Esquivo los misiles moviéndome de lado a lado o dando giros y demás maniobras, uno es capaz de pasar rozándome el cuerpo, al igual que otro que pasa frente a mis ojos, la adrenalina aumenta, soy un loco que vuela a través de la línea de fuego.

El bombardeo cesa y me da el tiempo para buscar una entrada, por suerte también tiene escotillas de escape, entro rompiendo el cristal, me quito el traje espacial y desenvaino la espada zafiro que traje conmigo.

Corro por los pasillos del enemigo, buscando el centro de la nave para colocar la bomba y así acabar con estos malditos. Mi suerte acaba cuando alguien me ve, presiona un botón en la pared y las luces se tornan rojas. Lo atravieso con mi espada y comienzo a correr más rápido que antes. Una tropa me persigue y otra tropa me intercepta por delante, no tengo de otra más que combatirlos, mi espada zafiro se mueve a una velocidad espeluznante, nadie es capaz de defenderse o siquiera verla pasar, la sangre sale volando pintando los pasillos de rojo, solo se escuchan gritos de dolor, los atravieso y decapito velozmente, nadie puede conmigo, solo yo acabo con todos.

El centro de la nave por fin, coloco la bomba sónica y preparo el botón detonador para activarlo cuando salga de aquí, estoy listo, pero cuando me volteo mi rostro se tensa. Estoy rodeado, todos me apuntan amenazantes y parece que vino el capitán enemigo.

-Muy hábil, sin duda, debo reconocerlo- reconoce el capitán enemigo

-Gracias, ustedes son unos idiotas eso fue demasiado fácil.

Estoy atrapado, no hay forma de huir, pero si no hago algo, entonces todo esto fue inútil al igual que mi vida. Sin duda sé que es lo que debo hacer, lo único que puedo hacer para salvar a mi tripulación, a mis amigos, a mi planeta. Es detonar esta bomba.

-Dame ese botón, no querrás hacerte daño- me provoca.

-Por supuesto que te lo daré- digo sarcástico

Extiendo la mano para dárselo, él acerca su mano despacio, temeroso, cuando ya está muy cerca de tomarlo cierro la mano y aprieto el botón con todas mis fuerzas. Lo veo a la cara y le sonrío.

- ¡Maldito estás loco! - grita asustado.

-Por supuesto que estoy loco, meterte con mi planeta fue el peor error de tu vida, mírame, ¡mírame a los ojos! - Le agarro el cuello tan fuerte que cruje y le acerco la cara a la mía- ¡Mira bien estos ojos, porque serán lo último que verás!

Justo después de decir eso, la cuenta regresiva llega a cero, la bomba sónica disparó ondas que hicieron explotar toda la nave, no hay duda de que todos morirán. Hasta yo. Salvé a mi planeta. Escucho a todos vitorear mi nombre, hice algo bueno después de todo, espero que ellos puedan cumplir la misión que no terminé, cierro los ojos.

Y los vuelvo a abrir, no hay naves, no hay misiles, ni explosiones, mucho menos yo haciendo algo bueno. Lo único que veo es mi triste y aburrida habitación. Todo fue solamente un sueño, es lógico, un inútil como yo es imposible que algún día pudiera hacer algo tan increíble y magnifico. Maldición ya es tarde, con la emoción del sueño se me olvidó por completo mi trabajo de esclavo. Tengo que irme ya.

22 de Octubre de 2019 a las 03:43 2 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Facundo A Facundo A
Muy buen final, que más poderoso que la imaginación en nuestras propias mentes, las cuales crean mundos para escapar de la absurda realidad, te felicito. Te invito a leer algo de mi material.
DP Dale Prank
!Buena historia! Me encanta en final y espero que haya un capítulo mas .
~