La epopeya de un Muerto Seguir historia

zweistunden Zwei Balcazar

La historia de una mujer, la cual despierta en una mazmorra abandonada sin recuerdos de su pasado aparentes, sin misión en su vida o metas por lograr se embarca en este mundo completamente desconocido para ella.


Fantasía Épico No para niños menores de 13.
1
431 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1: Nuevo despertar

Entre los oscuros pasillos de una mazmorra polvorienta y putrefacta, se oye el sonido de huesos moviéndose tras un largo tiempo, en una de las celdas, la carne de esta criatura apenas e identificable como humana, se encuentra un cadáver con bastante tiempo en descomposición, pero algo cae en su cabeza, una extraña flama color celeste con verde claro, la cual logra devolverle la vida al cuerpo inerte en la celda, moviendo primero sus huesudos dedos, se prepara a levantarse, un pie para después levantar el otro. Su carne empieza a caer de sus huesos, dejando tan solo el esqueleto en pie, pero rápidamente el cadáver empieza a recuperar sus partes perdidas, devolviendo su forma a la que alguna vez en el pasado fue. Una mujer joven, cubierta con tan solo trapos mira a su alrededor, analizando el lugar y situación, "Demonios...", dice sin pensarlo demasiado. Tan solo tocando uno de los barrotes que le contenían dentro, este cae dejando una nube de polvo en el ambiente, siendo libre de su prisión se dispone a caminar por el lugar en busca de ropa y armas.

Mientras se pasea por los laberínticos pasillos de la prisión, la cual pareciese tan solo poseer una celda, se encuentra con una puerta entre los muros, dentro de esta se encuentran dos cofres de metal oxidados. Telas de lo que parecía ser ropa, un trozo de metal con inscripciones complejas, casi rúnicas y dos pendientes en forma de estrellas de cuatro puntas, cogiendo todo en el interior sigue su trayecto hasta llegar a un enorme portón el cual pareciese llevar al exterior.

La luz baña su rostro blanquecino con suavidad, sus ojos color ámbar se entrecierran por el sol. A su alrededor solo hay piedras y un inmenso campo con tan solo césped de al menos 1 metro de largo, intentando identificar el nombre de su paradero sin éxito, continua su camino por un sendero de césped pisado el cual conduce su caminar en medio de la nada.

Un pueblo muy alegre celebra sus festividades, todos se encuentran reunidos en el centro observando a la enorme escultura hecha de paja con forma de gato, entre el ruido de las personas bebiendo, cantando y bailando, todo se detiene lentamente al oírse el rumor de una joven forastera ha llegado al pueblo. Noticia sin importancia normalmente, pero no para las personas que viven aquí, todos corren a comprobar la información en persona. Dentro de un hogar, bastante grande el cual ocupa bastante terreno, se encuentra la joven siendo atendida por una mujer mayor, la cual le lava el cuerpo, repone sus vestimentas y le sirve comida mientras le deja recostarse en una sabana en el suelo, "Quien eres...?", le pregunta la extraña mientras recibe la comida, "Solo una mujer común y corriente, ahora come para que recuperes fuerzas", le responde mientras sirve amablemente la comida.

La multitud a fuera de la casa, es dispersada por lo que parecen ser guardias de la misma, armados con espadas color carmesí con dorado. Pasado un tiempo desde que la extraña joven llego al pueblo, finalmente es capaz de hablar con normalidad nuevamente, pudiendo así responder las preguntas de su cuidadora.

-¿Como has llegado hasta aquí?- le pregunta con cariño en sus palabras.

-Solo camine atraída por el sonido de las personas, hasta que llegue hasta aquí- le responde aun algo cansada.

-Nadie llega aquí por casualidad joven, debe haber algo mas que puedas decirme.

Sin demasiadas pistas de su propio paradero, le responde honestamente, a lo que la mujer mayor tan solo asiente con la cabeza mientras recoge los trastes de la comida servida.

-Donde... estoy exactamente?- pregunta con una voz y expresión menos cansadas.

-Este es el pueblo del antiguo Héroe Kyatto, siéntete como en casa y descansa todo lo que necesites, yo estaré cerca por si me necesitas- dice mientras se retira por la puerta de la habitación.

La conversación termina en ese mismo instante, con nuestra extraña protagonista intentando recordar su pasado sin éxito alguno.



12 de Octubre de 2019 a las 18:02 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2: Una misión del destino

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión