1
679 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Pensamientos propios

Es impresionante la necesidad que siento a veces por escribir, por malgastar la tinta del boli contándole a la nada lo que siento, aunque a veces ni siquiera lo sé, mi cabeza hace tiempo que dejó de tener las ideas claras, en ella se formó un mar lleno de dudas que tienen difícil respuesta, algunos dirán que se trata de la etapa en la que estoy, otros simplemente por la inseguridad hacia algo en ese momento, pero yo tengo claro que se trata de lo que soy, porque, ¿qué soy? Nadie podrá definir nunca exactamente lo que es, y no hablo del exterior, sino del interior de cada persona, alguien hace mucho tiempo inventó un dicho que decía "Cada persona es un mundo" y no necesitó ninguna investigación para saber que era verdad esto que él había dicho, hay gente que conoce ese mundo a la perfección sin embargo yo me perdí por el mío hace tiempo, ¿qué fui? ¿qué soy? ¿qué quiero ser? Esas dudas inundan mi mundo provocándome a veces un buen dolor de cabeza, tal vez es porque no entiendo como debería ser mi mundo, o como dicen que debería ser, pero si algo tengo claro es que mi mundo es un lugar lleno de sueños que aunque otras personas los vean imposibles dentro de él se cumplen, un lugar donde hasta el sueño más estúpido como el de tocar las estrellas con tan solo ponerte de puntillas se cumple sin mucho esfuerzo.


Cada día el mundo de muchas personas empieza a parecerse cada vez más al de los demás, sus ideas empiezan a estar más claras, y ese mar lleno de dudas empieza a secarse y a desaparecer completamente, empiezan a tener claro que quieren ser o deberían ser dejando atrás a aquellos sueños denominados ahora imposible muriéndose de pena porque nunca pudieron ser realizados, pero yo sigo igual y mi mundo no tiene pinta de querer cambiar, me duele oír a gente decir "eres infantil" o "¿por qué no eres como los demás?" simplemente creo que la gracia de que este mundo esté lleno de gente diferente es esa, ser como uno quiera ser.

Esto me llena la cabeza de dudas, ¿debo ser como ellos? Poco a poco todas esas personas están haciendo desaparecer las alas que me permitían volar y soñar reduciéndolas a cenizas y mi mundo se va oscureciendo viviendo ahora en la penumbra en la más absoluta pena.

Odio la palabra madurez, simplemente porque mi mundo nunca se ha llevado bien con ella, cada día me cuesta más seguir siendo lo que soy, porque yo soy esto, soñar es lo que mejor me define, mis lágrimas son las únicas que comprenden que al parecer soñar no está permitido en este mundo, ¿debo seguir siendo lo que soy? ¿debo cambiar? ¿que soy?


Probablemente la mayoría de las personas pensarían que estoy loca por ponerme a escribir todo esto a las 2 de la mañana, pero yo no le veo mal momento para escribir sobre mis confusos sentimientos, de verdad, amaría poder ser como los demás a veces, ahora mismo estaría durmiendo y tal vez pensando en alguna cosa que debería hacer al día siguiente, pero mi mano no quiere parar y mi conciencia me anima a que siga, ya que sabe que no dormiré tranquila con todos estos pensamientos en mi cabeza, aunque hay gente que me apoya o incluso felicita por ser como soy, es muy bajo su porcentaje comparado al de la gente que nunca comprenderé y que nunca me comprenderán a mí, tal vez algún día entenderán que mi fuerte y mi debilidad son las palabras, con una simple palabra puedes destruir mi mundo, desbordarlo de dudas y hacer que se ahogue por tantas lágrimas derramadas, o puedes alegrar mi día y hacer que sea insuperable, darle color como si de un dibujo se tratara, como si alguien hubiese pintado sobre él y borrado esas nubes que oscurecían mi vida, algún día podré mostrar como soy sin salir herida, algún día me sentiré totalmente aceptada por todos, porque hay muchas cosas que no sé, pero una cosa que tengo clara es que mi mundo no piensa rendirse tan fácilmente y no parará hasta que la humanidad comprenda que la madurez no es tan importante, que cuando se mire a un espejo debe seguir viendo a ese niño inocente con ganas de que ocurra algo guay ese día, y que siga soñando millones de locuras que para él siempre serán posibles. Ojalá algún día la sociedad comprenda que soñar es la magia de la vida y madurar la que la limita, ojalá algún día la gente muestre como es y se desarme de esa armadura que creó durante muchísimos años para no dejar que nadie le hiriese de ninguna de las maneras, que muestre que es lo que fue en un pasado lejano y sigue siendo por mucho que quiera esconderlo, que muestre su magia.



7 de Octubre de 2019 a las 10:07 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Amor no correspondido

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 18 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión