kroki Kroki Cadarso

Una guerra está a punto de estallar, el afán por el poder podría destruir todos los reinos de Ösárnur y sólo él podrá evitarlo. Pero el amor y la traición jugarán en su contra y se verá envuelto en un entramado de situaciones que podrían provocar su fracaso. ¿Será capaz de llevar a cabo la misión que se le ha encomendado? ¿Conseguirá evitar la guerra a pesar de todas las dificultades?


Fantasía Épico Todo público.

#fantasy #fantasia #magia #guerra #amor #reinos #aventura #traición #lucha #épico #novela-fantástica
19
6.9mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

PRÓLOGO

Unos fuertes golpes en la puerta le despertaron.

— ¿Qué demonios...? — Otra vez aporrearon la puerta.

Aquella mañana no esperaba a nadie, así que no se levantó, pero los golpes insistían.

Tras una breve pausa, los golpes se reanudaron, esta vez acompañados de una voz fuerte y grave:

— ¡Brenzac, sabemos que estás ahí, abre la puerta en nombre del Rey!

Al escuchar estas palabras del capitán de la guardia del Rey no le quedó más opción que levantarse y abrir.

Tras la puerta se encontraba un escuadrón de soldados de palacio, sin duda el Rey lo reclamaba y debía ser algo importante, ya que el número de soldados que se personaron en su puerta escapaba de su entendimiento.


Se vistió con su ropa de trabajo, unos pantalones negros y una camiseta blanca bastante agujereada, otro día más llegaba tarde. Quizás la visita de los soldados se debía a su mala puntualidad, pero no era algo usual que la guardia del Rey se personase en casa de un siervo para llevarlo a su puesto de trabajo.


Al salir de casa, un golpe de aire frío le golpeó la cara, hubiera deseado ponerse algo más de abrigo pero, el sol que estaba cada vez más alto en el cielo azul le engañó haciéndole creer que haría una temperatura deliciosa.

De camino a palacio toda la gente de la aldea, que ya estaban enfrascados en sus labores matutinas, se les quedaba mirando sin entender muy bien por qué un trabajador de las más bajas categorías de su Majestad iba escoltado por la guardia real.

Brenzac, muy conocido en la aldea por sus pillerías de joven travieso, les sacaba la lengua u optaba por una pose de importancia que ponía de los nervios a cualquiera que lo observase, incluso en la distancia.


Al llegar a las puertas de la muralla, estas se abrieron con un fuerte chirrido.

— Deberían ponerle un poco de aceite a estas puertas, este ruido no es digno de un palacio como el nuestro — se burló Brenzac en voz baja, pero lo suficientemente alta para que le oyesen los soldados que se encontraban a su alrededor.

— La próxima vez que vuelvas a palacio ese va a ser tu trabajo — le reprendió el capitán de la guardia.

El castillo era digno de un reino como el que Brenzac habitaba. Grande y majestuoso, se alzaba en una pequeña colina alrededor de la cual se había construido el resto de la ciudad. Contaba con una gran fortificación y altas almenas, que servían a los arqueros para vigilar lo que ocurría en los alrededores del castillo y, también, en la lejanía. Cualquier ataque que pudiese sufrir el fortín, sería avistado con antelación suficiente para ser reprimido.

Entraron por las puertas de la muralla. El patio de armas que ocultaba la gran fortaleza exterior era inmenso. A la derecha se encontraban las caballerizas de la guardia real, un poco más al fondo había otra caballeriza más pequeña pero más majestuosa, debía de pertenecer a los caballos personales del rey Maldon. A la izquierda de las puertas, casi pegado a la pared del castillo, había un pozo del que, con gran esfuerzo, los siervos del rey no dejaban de sacar agua para abastecer tanto al castillo como a los caballos. Justo enfrente de donde se encontraban se alzaban unas grandes escaleras que daban acceso a la puerta principal. Fue allí a donde se dirigieron.

Una vez dentro los guardias condujeron a Brenzac, a través de pasillos largos e interminables, a una sala que no había visto jamás. Era una sala bastante austera comparada con lo que había visto por los pasillos que le condujeron hasta allí. Brenzac estaba acostumbrado a trabajar en el castillo, pero nunca había tenido la oportunidad de ver las zonas donde habitaban los reyes, hasta ese día. Los pasillos estaban llenos de cuadros de gente que parecían ser anteriores reyes o gente de alta alcurnia, gente de la nobleza quizás. También había podido ver algunas vasijas, seguramente traídas de lugares lejanos, de otros reinos. Sin embargo, aquella sala estaba casi vacía. Tan solo contaba con una gran mesa rodeada de unas cuantas sillas, algún cuadro paisajístico que, desde luego, no pertenecía a Euribion y unos pocos jarrones que contenían flores, estas sí, del reino. Seguramente puestas allí por orden de la reina. Y, presidiendo la sala, en un pequeño altar, estaba el trono del rey.

Allí, sentado en su trono, se encontraba el Rey Maldon con cara de pocos amigos.

— Buenos días querido Brenzac. Ya me he enterado de que han tenido que ir a sacarte de la cama  porque no te encontrabas en tu puesto de trabajo. No es la primera vez que no acudes o llegas tarde... pero no es este el tema que nos ocupa hoy. Siéntate, por favor.


Si aquel no era el tema que les ocupaba aquella mañana de otoño, ¿qué hacía allí? se cuestionaba Brenzac. Se sentó en aquella gran mesa en la que se encontraban todos los consejeros del Rey, los capitanes de los distintos batallones y el mago Dorton, viejo conocido de Brenzac.


— Como bien es sabido por todos, el Reino de Euribion se encuentra amenazado. Mi viejo hermano, el Rey Rínyel, no contento con heredar el mayor reino de Ösárnur, quiere apoderarse de todos los demás. Ahora bien, el gran problema no es ese, sino que algunos de los otros reinos se están aliando con él por miedo, extorsión o, simplemente, por simpatía. Brenzac, este es el motivo por el cual estás aquí hoy, tenemos una misión para ti.

27 de Septiembre de 2019 a las 16:57 8 Reporte Insertar Seguir historia
11
Leer el siguiente capítulo I

Comenta algo

Publica!
Yeyo  Poche Yeyo Poche
Muy buen comienzo. Y más interesante porque hay magos, espero que haya caballeros con habilidades... Un consejo deberías de darle un espacio a cada párrafo y dialogo para que no se vea como lo esta ahora un murar de texto... Eso a veces desanima al lector porque se pierde en la lectura con tanto texto junto ni que fuera periódico. Escribes bien no como yo...😁😁😁😁
April 13, 2020, 19:54

  • Kroki Cadarso Kroki Cadarso
    Muchas gracias :). Tienes razón en cuanto al texto, la verdad es que creía que había separado, pero ahora que lo he visto está todo junto jajaja. Lo revisaré y corregiré. Gracias por el consejo. Espero que el resto de la historia te guste tanto como el prólogo. April 14, 2020, 09:12
Ana Jiménez Ana Jiménez
Me gusto el inicio, seguiré leyendo.
November 08, 2019, 14:11
Tenebrae Tenebrae
Oh cierto, había comenzado a leer la historia y había dejado mi like, más no recuerdo por qué no comenté. Ya he vuelto nuevamente, y el inicio es llamativo. Ya veremos qué misión ha sido encargada a esa persona. Y no debe ser cualquier persona como para que el Rey se tomase la molestia de hacer que le levantasen de la cama y traerle a su presencia.
November 04, 2019, 19:49
Juan Candelas Juan Candelas
Un interesante inicio. Te recomendaría no ser tan redundante con los "de" o "del", le quita dinamismo a la historia. Del resto me recuerda a muchos reinos de fantasía antes vistos, espero este destaque.
October 30, 2019, 18:34
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
Nos ponemos en situación desde el inicio, pero sin que suene forzado, la ortografía está bien, sin embargo veo que usas el guion corto para los diálogos y acotaciones, un detalle menor, pero que deberías corregir, el guion adecuado es el largo o la raya ( — ) Aparte de eso, vas muy bien.
September 29, 2019, 02:11

  • Kroki Cadarso Kroki Cadarso
    Gracias por tu consejo, ya está puesto en práctica. Me alegra que te guste esta nueva aventura. Un saludo. September 29, 2019, 09:47
Jorge Vazquez Jorge Vazquez
Suena interesante, tiene toques que hacen que uno imagine la escena, muy buena, saludos
September 28, 2019, 18:21
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas