Relatos Cortos Seguir historia

davidr David Ramírez

Antes que nada: siéntete libre de irte por el título que más te llame, estos relatos no tienen orden. Impredecibles. A veces ejercicios que hago de los que me gusta el resultado, otros producto de meses de planeación, todos con una intención (espero que) clara y un mensaje que dar, así sea la mera estética de los párrafos.


Cuento Todo público. © Todos los Derechos Reservados

#romance #347 #relato #relatos-cortos #microrrelatos #filosofía #psicología #de-todo
2
3.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

El Murmurar de los Faroles

La carrera de Virgilio era todo un misterio, incluso para sus amigos más cercanos. Por temporadas te decía que se retiraba, nada vale la pena, todo es pasajero y así su obra también. Luego, tras meses de lamentos, resulta que uno de los proyectos en los que siempre trabajaba, los que le dan un antes y un después en su pensamiento se volvía exitoso, "como él siempre fue".
Todo comenzó a ser polvo con el murmurar de los faroles, al frente de ese café en el que ponían jazz a las siete de la tarde. Subversivo como tango, personas interesantes como pinturas. Lleno de tristezas por haber descubierto la mentira de su amada Madamme, se dirigió a ese, uno de los pocos lugares que conocía.
Mientras bebía del café como del vino, le pareció alucinar con la voz grave y familiar que le había contado que su libro iba a ser publicado por fin.
<<y ahora, una canción especial, dedicada a todos esos desamores producto de la temperamentabilidad de sus huéspedes>>
- No puede ser - murmuraba - No lo puedo saber tampoco, pero no creo que sea. Dormí muy poco y estas luces titilantes me distraen con facilidad.
Entre el retumbar del cello y los rimshots se olvidó su voz, y aparecía la primera vez que la vio entre las oficinas. Se cuestionó la vida, se preguntó por las mentiras, y al cabo de unos minutos la abrupta salida de esos músicos le conmocionó como el apagón en todo el local.
- Te amo, hermano. Este será mi último retiro.
Se ensordeció su mente. Veía los retazos de su ropa volar y un dolor agudisimo en la cabeza, confundiendo el zumbido que le recordaba a esos instantes en los que estaba justo antes de dormir, con los gritos de las personas de las otras mesas. Nunca supo discernir cuál era cuál.

+

23 de Septiembre de 2019 a las 21:40 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo 40 años

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión