Supervivencia Seguir historia

jose-antonio-sanchez1569016218 Jose Antonio Sanchez

Marc, un joven de 18 años, debe afrontar su vida solo tras fallecer los miembros de su familia, pero su carácter de superioridad, picardía y falta de responsabilidad le afectará en su día a día. Su psicólogo tendrá como objetivo primordial hacerle recuperar su estabilidad mental. Sin duda, una obra que choca con lo lógico y ocurrente.


Drama Sólo para mayores de 18.

#realista #comedia #drama #irrespetuosa #urbana #humornegro
1
3.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Cruda Realidad

Una fría mañana de invierno, en pleno inicio del mes de diciembre, Marc siempre miraba a la ventana e intentaba sonreírle a la vida, pero no era fácil llegar a tal meta.


- ¡Qué bonito es levantarte y ver como sale el sol! ¡Qué gratificante es ayudar a alguien familiar y querido! ¡Qué emocionante es hacer esquí! - dijo Marc- ¡Me cago en Dios o en quien sea que esté ahí arriba! - gritó el joven con impotencia.


Marc era un joven adolescente de dieciocho años, de pelo corto y castaño, ojos azules, mirada penetrante, nariz chata, labios finos, delgado, de estatura alta (alrededor de 1,90 centímetros) y tonificado. Acostumbra a vestir con camiseta y pantalones deportivos. Tiene una personalidad fuerte, sus amigos le consideran astuto, pícaro, rudo y sin escrúpulos, pero entienden que su vida no ha sido fácil últimamente. Entre otras virtudes, destacan la facilidad de enamorar a las chicas y su sabia y, a la vez, empedernida mente.


Marc perdió a toda su familia en menos de un año. Con apenas diecisiete años, su padre falleció tras acudir a su rutina matutina de ver el amanecer en el acantilado donde le pidió matrimonio a su mujer, tras caer al mar debido a una racha fuerte de viento. La familia que vivía en La Coruña, decidieron trasladarse a otro lugar para dejar atrás tal trágico suceso.


Tres meses después del fallecimiento de su padre, el turno le tocaría a su hermano mayor. Blanca, la madre de Marc, regaló unos billetes de tren para que sus hijos fueran a Sierra Nevada de vacaciones para intentar que apartaran durante el viaje ese infortunio que le ocurrió a su padre. En ese viaje, su hermano mayor decidió salir a buscar su cartera, la cual se había dejado en un restaurante próximo al hotel. El chico, a pesar de la mala climatología, salió a su búsqueda y acabo desorientado, conllevando a que nunca regresara con su hermano Marc. Finalmente, ocho días después, se encontró su cadáver.


Derrumbados Blanca y Marc, parecía que madre e hijo estaban obligados a unir sus fuerzas y luchar contra los vaivenes atroces que la vida les hacía llegar. Pero dos meses más tarde, la tragedia volvió a llamar a la puerta de esta humilde familia, de barrio pobre e ingresos bajos, con la muerte por cáncer de páncreas no diagnosticado de su madre.


Todo esto conllevó a que Marc cambiara su actitud y actuaciones frente a la vida, provocándole diversos problemas a largo plazo con sus vecinos, amigos y el resto de la sociedad. Marc se sentía superior a los demás, incapaz de verse débil, con garantías de conseguir todo lo que se propusiese, es decir, se había disfrazado de lo que nunca habría sido, si nada de lo anterior fuese real.


Marc nunca pudo terminar sus estudios. Se salió del instituto cuando casi terminaba la educación secundaria obligatoria, debido a los problemas familiares que azotaban a su familia, y decidió ponerse a vivir la vida con la ayuda de la orfandad por la muerte de los miembros de su unidad familiar, a trabajar lo menos posible y a conseguir ser coherente, dentro de tantos instintos primarios.


Varios objetivos convertidos en un grueso y desafiante objetivo personal, llegar a sobrevivir, mediante la forma y con los medios que sea, para volver a iniciar un proyecto de vida, preferentemente legal, como el de cualquier ser humano.


Una cruda y recia realidad que, junto al factor tiempo y destino, fue creando un ser humano especial y diferente a lo que realmente era, guardando durante años, su verdadera esencia personal en algún lugar remoto, secreto y desconocido de su cerebro.





20 de Septiembre de 2019 a las 23:30 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo A Caballo Regalado No Le Mires Las Liendres

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión