DESPUES DE LA GUERRA Seguir historia

alberto-suarez-villamizar3721 Alberto Suarez Villamizar

MUCHAS VECES CORREMOS TRAS UN SUEÑO, OLVIDANDO LA REALIDAD QUE TENEMOS A NUESTRO LADO....


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
385 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

DESPUÉS DE LA GUERRA

AUTOR: Alberto Suárez Villamizar


Abril 1985



-Por favor Juan no vayas, esa no es tu guerra, ni la mía; debemos luchar por lo nuestro. Te expones a un riesgo innecesario y temo por tu vida. Entiéndeme que te amo y no te quiero perder.


-No tengas miedo Claudia, y ante todo quiero que entiendes que es un deber que tengo con mi patria. Fueron llamadas las reservas y yo hago parte de ellas, siento el llamado que la patria me hace en estos momentos de guerra. Sólo serán un par de meses y todo habrá terminado. Regresaré para continuar nuestros planes.


-Juan mi corazón me dice que no vayas porque te puedo perder.


Finalmente fiel a su sentimientos por la patria Juan se enfiló en el ejercito que enfrentaría el conflicto limítrofe que desde varios meses atrás se presentaba con el país vecino, dejando atrás a la mujer con quien había planeado formar un hogar y que ahora quedaba entre sollozos esperando su regreso.


Pero, ¿por qué razón había tomado esta decisión de ir a la guerra y aplazar sus planes con quien tanto amaba y ahora dejaba sola en su espera?


Enero 1968


- “Señores y señoras: tengo el honor de entregar al señor Ramón ….. la presente condecoración -empezó diciendo con tono solemne el alcalde de la población- como reconocimiento a sus invaluables servicios prestados a la patria durante la guerra librada con los países que en mal momento decidieron invadir nuestro territorio, a quienes gracias a la participación de guerreros como Ramón…… logramos derrotar y desterrar de una manera definitiva “


Al compás del himno patrio de entre la multitud surgió la figura de Ramón….., quien se movilizaba con la ayuda de un par de muletas y se dirigió al estrado donde el medio del aplauso de la gran mayoría de habitantes de la población recibió la condecoración que en forma de medalla le otorgara el presidente del país.


Entre los allí presentes se encontraba María, hermana del homenajeado, quien junto a Juan su pequeño hijo había asistido a acompañar a su hermano quien recibía la distinción de manos de las autoridades del pueblo.


- Madre ¿porque aplauden a mi tío, y que significa ese premio que le entregan?

- Hijo, su tío ha sido declarado un héroe por su participación en la pasada guerra contra los países del sur, aunque debido a eso haya perdido su pierna derecha ya que fue víctima de la explosión de una mina. Terminó diciendo la mujer mientras secaba las lágrimas de los ojos


El niño jamás olvidaría aquel momento, y desde entonces en su mente recreaba imágenes en las cuales revivía lo vivido aquella tarde de un mes de enero, pero soñando con ser él quien recibía el homenaje, quería saber que se sentía siendo un héroe y ser aplaudido por una multitud que presenciara un acto en su honor.


Se hizo mayor, y en cuanto tuvo la edad necesaria para ingresar al ejército a prestar el servicio militar acudió a la cita que le indicaran sus sueños. Estuvo en el ejército como voluntario por dos años como lo establecen las leyes del país y regresó a la vida civil sin más reconocimiento que la cédula militar que entregan a todo ciudadano que como él se someten a dicha disciplina durante dos años.

Siempre sintió que no se habían cumplido sus sueños de ser un héroe y recibir un homenaje como varios años atrás había ocurrido con su tío, por eso años más tarde pensó que ahora la vida le ofrecía la oportunidad de lograrlos, por tal motivo al conocer el llamado de las reservas no lo dudó un instante y se reportó de inmediato.


Julio 1985


- “Atención, atención noticia de última hora, - decía la voz del locutor a través de la radio nacional- el comando de guerra lamenta informar que la aeronave del ejército nacional #2321 fue blanco del fuego del ejercito enemigo y derribada en zona selvática del territorio nacional, desapareciendo la totalidad de los ocupantes. A continuación informamos sobre las identidades de quienes han perdido su vida este fatídico momento:”


Uno a uno fue anunciando la identidad de los ocupantes de la aeronave, presentando sus condolencias a sus familiares y agregando que en cumplimiento de tratados internacionales y luego de cumplir el proceso de identificación los restos serían entregados. Entre las víctimas fue anunciado el nombre de Juan…….


Tras el impacto sufrido por la aeronave, esta perdió altura y fue a estrellarse sobre las aguas de un lago, razón por la cual tres de sus ocupantes lograron salir con vida antes que la aeronave ardiera en llamas, entre ellos Juan… quien había resultado totalmente ileso y una vez recuperado del terror del momento, corrió a ocultarse en la selva para evitar ser capturado por los enemigos.


Permaneció errante durante varios años, alimentándose con frutos silvestres y manteniéndose alejado de las poblaciones, por temor a ser capturado aunque el conflicto terminó pocos días después del derribo de la aeronave, noticia que Juan… ignoraba, y de la cual solo logró entesarse luego de encontrarse con algunos pescadores del otrora país enemigo; se había estado ocultando durante más de cinco años cuando la guerra ya había terminado. Con ayuda de estos pescadores que le suministraron ropas nuevas, se dirigió a una representación diplomática de su país en aquella nación donde alegremente reportó su odisea al funcionario quien luego de escuchar la versión se comunicó con el hospital psiquiátrico del lugar solicitando la atención para un paciente llamado Juan …., quien padecía de trastornos mentales, según él – sólo a un loco se le podía ocurrir tal historia, - pensó para sí.



Permaneció internado varios meses en un hospital a pesar de su negativa a recibir el tratamiento indicado a los enfermos para los pacientes con diversos problemas mentales. Logrando poner fin a esa situación tras fugarse de la institución donde se encontraba internado y huyendo hacia la zona del muelle de carga donde se refugió y se ocupó como bracero en los buques que transitaban por ese puerto para lograr obtener algún dinero para costearse el regreso a su población natal. Durante el tiempo que estuvo desempeñando este oficio un día se atrevió a contar su historia a algunos ocupantes de un navío, quienes se rieron de ella y empezaron a mirarlo con recelo por su condición mental, según ellos. Luego de esa oportunidad jamás volvió a relatar a nadie lo vivido después del ataque de que fuera víctima la aeronave donde se desplazaba como miembro del ejército de su país durante el desarrollo de la ya olvidada guerra con los países del sur.


Fueron muchos años de lucha, tan solo alimentados por la ilusión del regreso.



Diciembre 1995


Luego de recorrer las renovadas calles de su población natal, y hacer pesquisas sobre sus familiares de quien nadie pudo dar razón, o dijo desconocer su nuevo paradero, recuerda el lugar donde trabajaba Claudia su prometida y con la esperanza de encontrarla y ser reconocido por ella camina por la calle y se dirige al sitio donde se localizaba la sucursal bancaria. Se detienes en la esquina frente al banco donde ella trabajaba años atrás y espera la hora de salida de los empleados.


El reloj marca las 6:00 p.m. cuando uno a uno los empleados van abandonando el local bancario y Juan desde la otra esquina los ve salir. Reconoce a todos los compañeros de su amada, quienes lo vieron esperarla muchas veces en aquella esquina, todos pasan indiferentes a su lado, sin notar siquiera su presencia.


Ahora son las 6.05 p.m y Juan siente palpitar fuertemente su corazón cuando ve atravesar la puerta del local a Claudia, el amor de su vida. Se dirige a la esquina donde él se encuentra en este momento, la misma donde tantas veces la esperara años atrás. Ella llega hasta su lado y observa el reloj de su pulsera, mira en dirección a la otra esquina y baja del andén justo en el momento en que hace su arribo a lugar un coche que se detiene a su lado, y de cuyo interior baja un hombre quien abriendo la portezuela y dándole un beso le invita a subir agregando: ¿cómo te fue mi amor?


Ella sube al coche, el cual se aleja pronto del lugar.


Juan consulta su reloj: son las 6.10 p.m. y descubre en ese momento una triste realidad:


Juan dejó de existir desde hace muchos años…



FIN

20 de Septiembre de 2019 a las 21:55 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~