Carolina. Seguir historia

Y
Yairel Chacón


Una abuela controladora, un padre excesivamente cariñoso, un par de tías sin pelos en la lengua, una amiga sin vergüenza y una madrastra hipócrita. Eso es todo lo que tiene Carolina hernandez. "Dime Dios, ¡¿porque no nací muerta?! "


Humor Humor negro Todo público.

#venezuela #pobreza #Arepas
1
314 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Recuerdos.

—¡Carolina beatrice labrid hernandez, o bajas o te bajo!— una mujer de cabello rizado y piel morena gritaba mientras tamborileaba sus dedos en la baranda de la escalera,empezando a perder la paciencia por la actitud de su hija que se encontraba en su habitación.

—¡pero mami, me veo fea!—contesto la pequeña mientras se veía en el espejo, sus nervios aumentaban con cada grito de su madre, o era salir con ese horrible vestido verde o sufrir la enorme ira de la mujer que esperaba en las escaleras.

— ¡Carolina,cuento tres y llevo dos, tu decides muchachita!

Bueno, un poquito de dignidad perdida no era tan grave después de todo, la pequeña niña puso su mejor sonrisa, salio de su cuarto y bajo las escaleras encontrándose con su madre que le observaba con cara de...muchas cosas.

— ...¿sabes que?, después de la cena te comprare un gran y sabroso helado de chocolate hija mía — dijo con voz suave y un intento de sonrisa que resulto en una mueca algo rara.

— ¡¿Enserio?!— exclamo la jovencita dando pequeños saltitos en donde estaba, pero se detuvo cuando un pensamiento cruzo por su mente— espera...¿por que?,no e hecho nada que merezca una recompensa y tu solo me llevas a comer helado cuando hago algo que lo valga.

—Solo una madre que odia a su hija le obligaría a usar un vestido tan feo sin darle algo a cambio, y yo lechuguita, te amo como no tienes idea, ahora ven, si llegamos tarde la bruja nos lanzara uno de sus horripilantes hechizos

La pequeña corrió a darle la mano a su madre y ambas salieron a la calle pero de un segundo a otro todo se volviónegro y cuando regreso la luz ya no era una mujer la que tomaba la mano de la pequeña y ella ya no tenia puesto ese horrendo vestido verde.

Quien tomaba la mano de la niña era un hombre que caminaba cabizbajo y con una expresiónde pura tristeza.

— Papi...¿que tienes?, ¿por que todos estamos vestidos de negro?, ¿por que mis tíasestánllorando?, si es porque rompíel jarrón que estaba en la sala te juro que fue un accidente, si quieren puedo arreglarlo, pero por favor diles que dejen de llorar.

— Carolina,yo...no se como decirte esto dulzura— el hombre se agacho para quedar a la altura de la niña,y al ver sus grandes ojos marrones no pudo evitar dejar escapar algunas lagrimas .

— ¿¡ves!?, ¡ahora tu también lloras!, si mami te ve va a reírse de ti,por cierto, ¿donde esta?, hace rato no la veo.

— Carolina, tu madre no va a estar aquí hoy.

— ¿por qué?, ¿esta enferma?, mi tía Martina dijo que había un virus bien feo que esta dando y que si no me abrigo bien se me va a pegar, seguro fue que mami no se abrigo bien cuando fue a trabajar y por eso se enfermo y no vino a la fiesta de negro.

— Carolina.

— ¿que?

— tu madre falleció anoche.

23 de Septiembre de 2019 a las 00:01 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Alarma.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas