Los Favores Divinos. Seguir historia

mrares041 Josué Tecce

Bienvenidos a Los Favores Divinos, el reality show más famoso de la televisión mundial, transmitiendo su primera temporada en la cual. La primicia es simple, ocho concursantes serán enviados al maravilloso mundo de "Divergern", una tierra con nueve diez habitados por todo tipo de criaturas mitológicas. Si logran su cometido, la tierra sera recompensada con una gran cantidad de recursos naturales, así como la eliminación de la contaminación que amenaza con acabar con la vida en nuestro planeta.


Fantasía Épico No para niños menores de 13.

#novela #mitología #isekai #naturaleza #249 #novela-juvenil #cultura #artes-marciales #mundo-paralelo #32816 #reality-show #héroes #kung-fu #contaminación-ambiental
3
562 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo: Los Ocho bastardos.

Prólogo: Los Ocho bastardos.

Año 2154…Los Ángeles, las Vegas.

El sonido de las cadenas cerrando la puerta principal del estadio retumbaban por todo el túnel de entrada. A su vez el sonido de estas era acallado por los gritos de emoción y gozo que producían las personas de cada rincón del mundo. Una glamurosa figura alzaba sus manos, alentando a la multitud para que continúe gritando, y de esta manera aumentar aún más el gigantesco ego que poseía. Las luces del lugar se apagaron, dejando únicamente dos reflectores que iluminaron el punto en el cual aquel hombre se encontraba.

Damas y caballeros, es un honor para mí presentarles el primer capítulo de… –

Levantando la voz, aquel hombre gritó el nombre del programa tan fuerte como le era posible.

–¡LOS FAVORES DIVINOS!

A su vez, la música comenzó a sonar, emocionando aún más a la audiencia y haciendo que estos aclamen el nombre del presentador.

¡Digan mi nombre! –Insistió, sonriendo mientras la mascarilla que usaba para respirar en exteriores era manchada por el agua contaminada que caía del cielo.

–¡Nerón, Nerón, Nerón!

Exclamaba la audiencia al ritmo de la música introductoria.

¡Así es! –Exclamó levantando su brazo en alto. –Soy Nerón Largany IV, su presentador estrella.

Si… por supuesto las masas lo adoran casi tanto como sus padres al ponerle ese nombre. Es difícil poder ver con claridad su rostro, pero tiene una sonrisa brillante y una cabellera dorada que, generalmente, estará recubierta por una máscara protectora debido a los gases tóxicos del ambiente.

–Y por supuesto, no podría hacer esto sin aquel buen hombre de allá…

Nerón señaló a una de las entradas, donde un anciano con expresión aturdida y molesta hizo su aparición en la escena. El mismo carecía de equipamiento protector, lo cual lo hacía destacar de entre todos los presentes.

¿Tu gente es siempre tan ruidosa? –Preguntó mientras se le acercaba el micrófono.

Bueno Mímir, solo cuando me ven a mí. –Bromeo mientras reía entre dientes.

Eres un hombre muy extraño, ¿lo sabes?

Si, esa es una de mis cualidades.

Mímir llevó una de sus manos a su rostro en señal de desagrado hacia la actitud tan excéntrica de Nerón. Girando el micrófono por encima de su mano ofreció el instrumento a su compañero, quien lo tomó de manera forzada mientras veía como el presentador junto a él presionaba su máscara, revelando un segundo micrófono oculto.

Bien compañero, ¿porque no presentamos a los concursantes antes de que estos se cansen de esperarnos?

¿Concursantes?

–Hombre, solo sigue el guion…–Sugirió por lo bajo, un poco molesto por la actitud del sabio. –lo escribieron para algo… Como decía, que entre… ¡NUESTRO PRIMER HEROE!

Una segunda puerta de madera cayó en dirección opuesta a la primera, y un mundo de silbidos y alabanzas hicieron eco en toda la ciudad, todos festejando la llegada del primero de los héroes. De entre las sombras, emergió un muchacho de cabello corto y rubio, de ojos cafés, y alzando las manos para la multitud, ocasionalmente lanzando besos y agradecimientos.

¡Señoras y señores, con ustedes GORDON… bueno, la recepción insiste en que no diga su apellido… Pero quédense con mi palabra, es un buen chico.

Mímir sacó desde dentro de su túnica un pequeño libreto con las instrucciones propiciadas anteriormente por el equipo de grabación, y prosiguió a leer las anotaciones que ahí se mostraban.

Gordos N. aparentemente proveniente de una familia clase alta. Se dedica a estudiar y…

Confundido por las palabras que pasaban delante de sus ojos, Mímir se detuvo a apreciar si realmente estaba leyendo correctamente o tal vez se trataba de una mala interpretación por su parte.

¿Qué ocurre? –Preguntó Nerón, alargando su cuello hacia la deidad junto a él.

–Creo que algo está mal, aquí dice que disfruta… ¿“conquistar pollitas”?

Nerón suspiró ante aquella descripción tan banal. –Hay dios esta gente… bien, ya no importa aquí viene.

Extendiendo su mano hacia ambos individuos, Gordon regaló una sonrisa amable a ambos. La pantalla se detuvo unos momentos, mostrando una grabación previa del mismo.

Yo no sé muy bien de que va esto, pero si hay nenas, dinero y fama de por medio, me apunto. Alguien tiene que levantar el rating después de todo.

Una parte de los espectadores río ante aquella afirmación, cosa que no afectó en lo más mínimo al optimismo del muchacho.

Si, sigan riendo, pero más tarde me reiré yo cuando gané esta excusa de reality show.

Gordon se alejó de los presentadores, parándose sobre una de las plataformas que se iluminaban en medio de escenario. Mímir levantó una ceja en dirección a Nerón, lanzando una indirecta a lo que acababa de ocurrir… indirecta que fue gloriosamente ignorada.

A continuación, proveniente de la correccional de Misuri… el único, el original y reformado… ¡ERIC SANDERSON!

Mostrando una mirada seria y furiosa, un hombre de gran altura, tez latina y brillante calvicie hizo su aparición frente a los presentadores, quienes extendieron su mano para saludar al héroe, pero siendo a su vez ignorados por este.

Mis razones se quedan conmigo…– Pronunciaba la grabación de Eric, quien tomó lugar junto a Gordon en el escenario.

–¿Porque tan serio, amigo?

–No soy tu amigo.

Mímir limpió su garganta, leyendo su próxima línea y dando la bienvenida a la primera heroína.

Bienvenida seas, Thetra Starlight…

Una figura femenina esvelta e imponente se abrió camino en dirección a los presentadores, frunciendo el ceño y ocultando su característico mechón rojo detrás de su máscara de gas. En un rápido movimiento, la chica arrebató el micrófono a Mímir y miró a la multitud.

–Quiero dejar en claro una cosa…

La grabación preparada pronunció al unisonó las mismas palabras que salieron de su boca, creando un efecto doble que emocionó aún más a los espectadores.

¡Yo vengo a ganar! Y estoy dispuesta a todo con tal de lograrlo.

El estadio entero estalló en gritos de alabanza y locura por aquella frase tan determinada de la chica. La misma sonrió, lanzando el micrófono en dirección a Mímir y abriéndose paso hacia su puesto en el escenario.

Bien… eso no estaba planeado… De cualquier forma, aquí viene nuestro próximo…

Antes que siquiera pudiese terminar su frase, una chica salió emocionada, gritando desde las profundidades de la entrada. De tan solo un simple salto, tacleó al glamuroso presentador, interrumpiendo su monologo y golpeando el micrófono contra su rostro.

¡Nerón Largany! Oh dios… ¡No puedo creer que realmente seas tú!

Eh… si… como decía, nuestra próxima heroína, Elizabeth Álvarez…

La pantalla cambió al mensaje pregrabado, bajando el volumen del mismo para no ensordecer a la audiencia.

¡Si nosotros no salvamos este mundo, nadie va a hacerlo!

Dos guardias que se encontraban junto a los cámaras corrieron a socorrer a Nerón, mientras su compañero se preparaba para llamar al próximo concursante.

Eh… si, bueno… Es un honor dar a conocer tu nombre. ¡Muéstrate, Kevin Mora!

Caminando lentamente, un muchacho apareció en el estadio portando un libro de historia, esforzándose para leer a pesar de los gritos de la multitud.

–No hace falta tanta formalidad. –Susurró desinteresadamente.

La grabación proporcionada por las enormes pantallas, por supuesto que no se hizo esperar.

No creo en la magia, mucho menos en mundos paralelos, es por eso que vengo a desmentir esta farsa.

Kevin se acercó a Mímir, extendiendo cordialmente su mano y haciendo una reverencia formal antes de retirarse en silencio, ignorando a su vez al otro muchacho a su lado.

Nerón intentó dar inicio a su monologo, despejando su garganta y abriendo su boca para hablar, pero nuevamente este fue interrumpido. Su atención fue captada por un extraño chico que se deslizaba sobre la puerta de madera, caminando en cuatro patas con su máscara de gas pintada y decorada con la temática de una serpiente.

–Eh… Bienvenido seas… Azamar de Galvanides…

La gran pantalla mostró a un muchacho con un gran cuello de tortuga tapando su rostro.

Hoooola…– Fue la única frase que dijo.

Por supuesto, tampoco se detuvo a saludar a los presentadores, y solo se arrastró hacia el escenario. Gordon y Kevin, quienes, por supuesto, estaban parados junto a él, se hicieron a un lado tratando de evitar todo contacto con el individuo.

–Hoooola…– Saludó a Thetra, recibiendo como respuesta el levantamiento de un dedo medio.

Limpiando su traje, Nerón miró una de sus tarjetas, retomando su postura y exagerando una voz más alegre y optimista.

–Por supuesto, nuestro siguiente salvador… o, mejor dicho, salvadora, la persona que viene a representar a su hogar, el orgullo de su familia y amigos… ¡Clarisa Hoshton!

Moviéndose rápidamente mientras ocultaba su rostro, la chica intentó a toda costa no ser vista por la multitud, y solo se movilizó hacia el escenario, tropezándo con las escaleras antes de siquiera poder llegar a este.

–Dios… ¿Y esta gente tuvo la suerte de ser escogida? Alguien dispáreme…– Rogó Nerón, susurrando para sí mismo y sin percatarse que nuevamente, había dejado su micrófono encendido.

–¡ESPEREN!

Una voz con eco retumbó de en las profundidades de la entrada, junto con unos acelerados pasos que se acercaban rápidamente hacia el exterior… y como no podía faltar, ahí fue cuando hice mi gran entrada.

–¡WUUUUUUUUUU!

Grité emocionado sin poder contener mi alegría por estar frente a esta gran aventura que me esperaba. Lamentablemente, mis cordones se atoraron antes de poder llegar a la salida, tropezando y rodando rápidamente por todo el piso, hasta los pies de Nerón y Mímir.

–Mucho gusto señores… mi nombre… ah, duele…

Claramente las risas no se hicieron esperar, pero por suerte fueron opacadas por el sonido de las pantallas mostrando mi grabación previa.

No puedo creer que realmente vaya a visitar otro mundo… ¡ESTO ES INCREIBLE!

Gordon sonrió, riendo entre dientes ante lo que ocurría.

–Me cae bien, parece un sujeto agradable.

–Bien, parece que aquí todos hacen lo que quieren… –Comentó el comentarista divino frustrado, mirando a su compañero mientras este levantaba ambos hombros y señalándome para que tome lugar junto a los demás jóvenes en el escenario.

Estábamos todos, los ocho colonos elegidos de manera imparcial para ganarse los favores de los dioses, y de esta manera… salvar nuestro mundo. Este último, al encontrarse en una situación crítica, con los recursos naturales prácticamente agotados y un ecosistema al borde de la muerte, no pudo hacer más que pedir ayuda externa. Es irónico que después de tantos años rechazando a todo tipo de deidades, la salvación del mundo esté en manos de los dioses de un mundo ajeno al nuestro.

Señor Mímir, ¿nos hace los honores de explicar de qué se trata el programa, y a que se enfrentaran nuestros salvadores? –Sugirió Nerón.

Las cámaras enfocaron en dirección al sabio, quien era retransmitido y subtitulado en todos los canales del mundo, en cada esquina del planeta y por cada servicio posible. Acercando el micrófono a sus labios, Mímir comenzó…

El destino ha cruzado nuestros mundos por una razón. Esta oportunidad que se nos ha dado, una segunda oportunidad de enmendar nuestros errores… de crear puentes, en vez de destruirlos, y de forjar nuestro destino… no es algo que suela ocurrir.

Las pantallas mostraron una serie de imágenes creadas por computadora, probablemente del lugar a donde planeaban enviarnos. Podían apreciarse multitud de paisajes, siendo algunos de estos, colosales montañas, inmensos desiertos, bosques con arboles tan grandes como edificios, incluso una ciudad sumergida bajo el mar.

–Ante ustedes, el glorioso mundo de Divergern, dividido en diez reinos. Cada uno de ustedes será enviado a uno diferente, y se les encargara distintos trabajos que estarán disponibles a lo largo las regiones. Por cada trabajo terminado, se le concederá a su mundo un favor.

Nerón se unió a la explicación, mostrando en medio de la pantalla un ranking numérico.

–Se te olvida algo, viejo amigo. A medida que vayan adentrándose en el mundo y aprendiendo a sobrevivir, su fuerza, inteligencia y resistencia irá aumentando drásticamente según el esfuerzo que pongan. Este ranking nos ayudara a juzgar sus niveles de capacidad, para saber quiénes son los más calificados… y para endulzar un poco más la competitividad, obviamente.

–Me siento en un juego de rol… –Sonreí como idiota, susurrando para mí mismo.

¿A que es emocionante? –Dijo Gordon, uniéndose a mí en mi emoción.

–Va… es solo una simulación creada por computadora, no se emocionen demasiado. –Sugirió Kevin de manera altanera y cansada.

–Me da igual si es una simulación o no, yo vine por el premio gordo. –Afirmó Thetra, uniéndose a la charla y alzando la voz. A su vez, Nerón pareció oír la conversación, chasqueando sus dedos como si hubiese olvidado algo.

¡Oh! Es verdad, el premio… Para aquellos afortunados que logren llegar hasta el final, y por supuesto, estar dentro del top 3 de los más fuertes… les espera la recompensa más grande que han imaginado jamás.

¿Fama?

–¿Dinero?

–¿Mujeres?

–¿Una sartén de oro?

Dijeron Kevin, Thetra, Gordon y Azamar, respectivamente.

Nerón río entre dientes, actuando como si conociese el premio real del cual estaba hablando.

–La respuesta es simple… el premio será todo eso, y mucho más.

Una sonrisa conjunta se dibujó en el rostro de los concursantes, quienes no podían esperar más tiempo para concluir con todo eso y ver su ansiada recompensa. El glamuroso presentador miró al público, extendiendo sus brazos en dirección a la multitud.

¿Están preparados para ver el mundo del cual hablan leyendas y mitos? ¿Están listos para conocer la grandeza de Divergern?

Un grito de alegría masiva dio lugar a la victoriosa sonrisa de Nerón, quien se giró en dirección a Mímir, asintiendo y dándole a entender que el momento había llegado. Bajando la cabeza, el sabio comenzó a cantar para sí mismo, invocando los vientos y poderes ancestrales que lo habían llevado hasta aquel lugar, y rezando con su potente y estruendosa voz para que estos guíen a los ocho héroes hacia su destino. Una opaca comenzó a levantarse y a remolinear alrededor nuestro, formando un torbellino que envolvió nuestros cuerpos hasta que ya no fueron visibles para ninguna persona, ni siquiera para nosotros mismos. Mientras esto ocurría, los adinerados empresarios y políticos ahí presentes espectaban tanto las pantallas como el escenario, esperando alguna señal de sus salvadores.

Yo, Nerón Largany, ¡declaro el inicio de, Los Favores Divinos!

Año 1455… Bladerune, Templo de Bambú.

Luego de que aquella neblina me recubriera por completo, pude sentir como poco a poco mi cuerpo iba menguando su peso, y era levantando del suelo como una mera pluma. Seguido a eso… no recuerdo gran cosa. Pareciera que había caído repentinamente en un profundo sueño, como si mi conciencia fuese arrancada de golpe de mi ser.

Sentí como mis manos tocaban un material liso, aunque con ligeras elevaciones en el terreno, como si fuesen grietas que se levantan de la superficie del piso. Abrí mis ojos y… tomé mi primera impresión de aquel nuevo horizonte. Una pequeña cabaña verdosa, creada a partir de un material similar a la madera. Mi primera reacción no fue otra que decir una estupidez como…

–Estoy…en un mundo paralelo…

Emocionado, me moví a lo largo de los pasillos, mirando cada esquina y contemplando cada estructura hecha con aquel material tan particular.

–Estoy en un mundo paralelo.

Busqué una puerta, pero solo encontré una mera ventana que miraba al exterior de aquel lugar, únicamente decorado por inmensos y delgados arboles verdes que se extendían hasta él cielo.

–¡Estoy en un mundo paralelo! –

Me lancé hasta el exterior, tropezando y golpeándome fuertemente contra el piso. En las afueras, un montón de estatuas de piedra decoraban la entrada de aquel lugar, probablemente rindiendo culto a los dioses protectores de la región. Sentí la brisa, una brisa suave y enternecedora, no como aquel mar de contaminación que resultaban ser mis tierras… Arranqué la máscara de mi rostro, y me decidí a dar una larga bocanada de aire, dejando que este entre a mis pulmones… y luego exhalé, gritando a todo pulmón con alegría en un mar de emociones y felicidad.

–¡ESTOY EN UN MUNDO PARALELO!

18 de Septiembre de 2019 a las 18:46 2 Reporte Insertar 4
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1: El primer día siempre es duro.

Comenta algo

Publica!
JOSUE JOSUE
Jajaja me rei leyendo el resumen , me gusta como narras al parecer tenemos casi el mismo estilo, sigue asi que tu historia me ha parecido muy interesante y original , buena suerte amigo.
18 de Septiembre de 2019 a las 17:37

  • Josué Tecce Josué Tecce
    Gracias amigo, lo agradezco mucho n_n 18 de Septiembre de 2019 a las 18:47
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 13 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión