Cuento corto
0
476 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un Desayuno

Helen todos los días preparaba el café de cada mañana para su esposo con amor. Pero el ya no era el hombre con el cual se había casado. A veces se marchaba sin tomar el café. Esa mañana ella preparo con amor pues era su aniversario de matrimonio estaba contenta ese día pues era sábado y disfrutarían de ese café sin mirar reloj.

Cuando se lo llevo al dormitorio a su esposo pues quería que descansara ese día. Pero cuando llego al dormitorio el estaba vestido En la miro con molestia

Ella se molesto pues la tenía esa mirada fría hacia ella le dijo:

- Traiga Tu café especial hoy es nuestro aniversario de matrimonio.

El la miro movió la cabeza le dijo:

- Cría que habías comprendido que ya habíamos lo terminado

Ella lo interrumpió dejando la bandeja sobre la cama

-Como puedes decir que nuestro matrimonio está roto si nunca me has dicho nada.

El dijo

- Cría que te habías dado cuenta con mi manera de actuar estos meses. Eres una mujer tan ingenua no das cuenta de nada.

Ella volvió interrumpió

-No soy una mujer ingenua soy mujer que te ama. Yo estos cambios los atribuí a Tu trabajo.

El dijo

-Sabes porque me aburrí de este matrimonio pues una mujer que siempre llevas la misma rutina en todo. Siempre estás aquí casa esperándome.

Ella volvió interrumpió

- Que soy una mujer simple te molesta, Cuántos hombres darían mucho para tener una mujer así a su lado.

El dijo

- Ahora eres libre busca un hombre así yo me voy después vendré a buscar mis cosas.

Se coloco una chaqueta deportiva comenzó salir dormitorio

Helen lo miro y le dijo:

- Yo no necesito ningún otro hombre.

El salió de dormitorio sin decir nada.

Helen se sentó sobre la cama lloro por largos minutos, luego se levanto se vestido tomo una maleta con un poco ropa se marcharía de esa casa conseguiría un departamento estuviera mueblado y el lunes iría agencia de publicidad a buscar trabajo Ella volvería a su vida que había dejado por ser una buena esposa. Antes marchase tomo el collar de perlas obsequiado por El las rompió sobre la bandeja de café. Con eso quiso decirle a Él cada perla era una lagrima que nunca lloraria por El.

16 de Septiembre de 2019 a las 21:14 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Marcela Goberna Soy escritora trato de expresar en palabras sencillas lo que es vivir y amar de Verdad

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~