Asunto Inacabado Seguir historia

u15684941111568494111 Jose López

Feña se encuentra en la ruina, pese a pertenecer a una famosa familia española. La llamada de la cadena Mediasatel España ofreciéndole jugar al reality show Asuntos Inacabados llega en el mejor momento posible. En él, doce concursantes en cuatro grupos tienen que concluir los asuntos inacabados de los espíritus que han tenido que marcharse antes de tiempo. Para ello deben usar un tablero de ouija enorme. Los cuatro grupos se disputarán el éxito en un enorme complejo industrial a las afueras de la capital de España. Pero todo cambia cuando el juego se vuelve más peligroso de lo previsto.


Horror Historias de fantasmas Sólo para mayores de 18. © Safe Creative

#horror #paranormal #terror #fantasía #fantasmas #cartas #epistolar #ouija #asunto #inacabado
4
575 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo uno.




23 de agosto de 2017

Carta de Fernanda Albián a Guadalupe Estival.


Estimada Lupe:

Tengo una gran noticia que contarte. Mediasatel España, la poderosa compañía de medios de comunicación, me ha ofrecido participar en un programa de televisión y he aceptado. No creas que ha sido fácil, han sido duras negociaciones, pero finalmente me he rendido al encanto del proyecto. Me hace muy feliz contártelo; eres la primera persona a la que se lo digo. Aún es un secreto. Nadie sabe nada, y quería que fueras la primera persona en saberlo. Sin embargo, no he decidido escribirte esta carta por esto.

La razón por la cual te escribo esta carta es la siguiente: fue en la primera consulta en la que mi coach me recomendó comenzar una suerte de diario para expresar mi consciente a cada rato. Según él, me conoceré mejor y podré trabajar en el programa con mis mejores aptitudes para derrotar a los contrincantes. Por fortuna, también me comentó que podía hacer tal cosa enviando cartas a parientes o seres queridos. Le hablé de ti. Le hice saber de tu dulzura y encanto, de cómo arrugas la naricita cuando algo te parece gracioso. Se enamoró tan pronto de ti como yo lo hice. Eres la persona que he elegido, aunque no podría haber otra. Eres la mejor persona que he conocido nunca. Es posible que en ocasiones me ponga demasiado solemne, pero esto sólo es un experimento que, imagino y espero, dará buenos resultados para mí. Supongo que me acostumbraré a esto. Toda nueva terapia es confusa o incómoda en sus comienzos.

Ya me han comunicado cuál es la cantidad del premio, en metálico. Asciende a un millón de euros. ¿Te imaginas que lo gano? ¡Cómo podría cambiar mi vida, aún más! Todos suponen que mi patrimonio personal es millonario, pero nadie sabe, excepto tú, que me encuentro en la ruina. Piensan que la fama atrae el dinero, pero en ocasiones se da justo al revés. Atendiendo a mi experiencia, mi popular apellido ha sido una maldición.

Sólo sé, junto con el monto del suculento premio, dos cosas más: la primera, que otros once participantes han recibido una carta de invitación similar, plateada y dorada, a la que tengo sobre el escritorio (bueno, no quiero engañarte, sobre mi mano izquierda) en estos momentos. La segunda es quizás más impactante, así que prefiero contártela con más tacto. El programa de televisión será un reality show en el que tendremos que usar un tablero de ouija para contactar con seres del otro mundo. Nuestro objetivo consiste en acabar asuntos inconclusos de personas a las que la muerte haya sorprendido. Es atrevido y original. Jamás vi algo similar en la televisión española.

También sé que el tablero de ouija que debemos emplear para ganar el programa es sensible al frío y a los cambios termodinámicos, habiéndose construido específicamente para la producción televisiva con la última tecnología. Los desarrolladores, alemanes y franceses, han publicado tres vídeos virales por la red realizando demostraciones técnicas de cómo funcionaba el peculiar tablero de juego, con espectaculares pruebas de conexión con el otro lado. Yo, qué decir, no creo sino que sea un trucaje. Hoy en día todo es artificioso y está destinado a generar ventas. Aún así, estos videos rápidamente se han propagado como experiencia viral y han levantado los más enforvecedores entusiasmos. El espiritismo como espectáculo está volviendo a ser tendencia. Muchas familias han comenzado a practicar la ouija en sus propias casas. Pero en realidad, siendo exactos, no están siendo muchas familias.


Todas las familias españolas practican la ouija en sus casas.

Tu amiga que te quiere,

Feña




26 de agosto de 2017

Carta de Guadalupe Estival a Fernanda Albián.


Querida Feña: ¡Qué risa me dio al ver que recibía una carta escrita a mano desde España! Casi me da un soponcio al verla. Como no puede ser de otra manera, sólo Feña ha podido hacerlo. Hoy en día prácticamente nadie escribe cartas a mano. No me sorprendería si el mes próximo me llega una paloma mensajera de tu parte. Eres única, como siempre fuiste. ¡Me encanta que seas tan ejemplar!

Tu escritura a tinta me inspira y, no sé por qué, relaja. En cada trazo está tu espíritu expresado. Es como si conversara contigo tomando un café, mientras me señalas mi naricita arrugada. Realicemos la prueba la vez próxima: hagámonos un café a la distancia, mientras leemos nuestras cartas, y disfrutemos de la evocación de ese momento. Yo ya tengo mi café, solo y con doble de azúcar, a mi lado. Es uno de los pequeños placeres de la vida. La casa se encuentra insólitamente silenciosa, así que las palabras de tu carta han sonado en mi cabeza más vivas y reales que nunca. Mi niño está con su tío, aprendiendo a hacer música con ordenadores. Es su nueva vocación. No sé por qué, me inquieta. Está creciendo demasiado rápido, en ocasiones siento vértigo y una sensación de vacío me invade. Creo que tengo de forma prematura el síndrome del nido vacío. Otra lección más que añadir a la lista de la difícil madre soltera.

Me dejas helada con tus argumentos. No sé si me gusta u horroriza lo que me cuentas. Supongo que estarás nerviosa por los próximos acontecimientos. Yo lo estaría. Vas a ser aún más famosa, y posiblemente millonaria. Creo que limpiarás tu imagen de los escándalos de tu familia. Me alegro por ello, no sabes cuánto. Sé lo mal que lo has pasado con todo. Ya sabes que estaré a tu lado apoyándote en todo momento. Como has comentado que tus cartas serán el producto de un ejercicio continuado, quedo a la espera de más de tus escritos. Si me permites una recomendación, puedes también escribirme por correo electrónico, alternando ambos medios. Reviso a diario la cuenta y puede ahorrarte problemas. De todas formas, amo que seas tan decimonónica. Me da la sensación de que retrocedemos en la historia al emplear el género epistolar.


Siempre tuya,

Lupe



1 de septiembre de 2017

Carta de Fernanda Albián a Guadalupe Estival.


Querida Guadalupe:


Estoy que no quepo en mí. Hoy me siento muy emocionada. He recibido un precioso dossier del programa en casa. Esta mañana ha llegado por correo certificado. Al parecer, el reality show se llamará finalmente Asuntos Inacabados. Me ha gustado tanto que he decidido compartirlo contigo, así que he hecho fotocopias de todo el material. Es de suponer que es confidencial, así que te pido la máxima discreción. Te mando una copia de todo el contenido, para que puedas disfrutarlo. Con respecto a las normas, me parecen justas y atrevidas. Creo que me lo pasaré en grande.


6 de septiembre de 2017

Carta de Guadalupe Estival a Fernanda Albián.


Estimada Feñita:

¡Qué impresionante contenido! Jamás había ojeado alguna cosa interna del universo televisivo. Me emociona ser partícipe de tu odisea. Gracias por compartirlo conmigo. Me siento igual a como me sentí cuando me contaste con quince años que... no te bajaba la regla. Espero que no hayas escrito llorando la carta que he recibido, como en esa ocasión fue. Aunque sí que espero que por esta vez no se quede en una falsa premisa.

¿Recuerdas la vez en la que escuchábamos a la ribera del río una camada de perritos y no podíamos encontrarlos? Casi se te cayó el corazón del pecho, imaginando que quizás morirían consumidos por el hambre o la sed. Esa noche soñé que encontraba en plena calle, entrado en una estrecha calle de barriada, dos cajas de cartón con perritos y gatitos abandonados. Uno de ellos, solo en la segunda caja, yacía muerto, con el único ojo visible (se encontraba de perfil, jamás olvidaré la imagen) abierto de par en par y varias hormigas correteando. Su corto pelaje negro aún no había perdido el brillo de la vida, y su largo hocico estaba cerrado. Mi alma, preciosa mía, se rompía al mirar a esa hermosura de criatura muerta. Recuerdo que saqué fuerzas de mis entrañas y me prometí rescatar a los cachorros aún coleteando, así que llamé a los vecinos y solicité ayuda. Conseguí que tuvieran comida y agua fresca. Poco más me acuerdo de aquello, aunque la desazón de la muerte me persigue por entonces. ¿Cómo puede una buena persona no sentir profunda ira hacia Dios cuando percibe el sufrimiento de un noble e inocente cachorrito? Si es cierto que él creó el mundo, que se hubiera ahorrado el lamento de los débiles. No deseamos un dios fascista. Tras recibir tu primera carta, volví a tener el mismo sueño. No sé si he podido rescatar a los animalitos. Consuélame diciendo que soñaste el final feliz de mi pesadilla. Una vez soltaste una frase de las tuyas, “ama quien sabe sufrir”. Fue en una de nuestras peleas. Creo que tienes razón. He aprendido a sufrir por ti, para ti, y he aprendido a amarte. Me he tatuado esas palabras en el corazón.


Siempre tuya,

Lupe.




10 de septiembre de 2017

Carta de Fernanda Albián a Guadalupe Estival.


Mi bonita y graciosa Lupe:

Cuando te escribí la última carta, aún no se había hecho público el anuncio del programa de televisión. En consecuencia, sólo los concursantes y profesionales sabíamos de su existencia; la producción del evento ha trabajado lo más rápido posible para poder hacer oficial y pública la noticia. Ha sido divertido ser cómplice del desarrollo de la producción. Antes incluso de saber de qué se trataba el premio, ya sabía que la cadena me ofrecía la posibilidad de ser concursante de la experiencia. En un principio me sonó todo demasiado extraño, e incluso perverso, como supongo que te habrá sonado a ti. De hecho me negué dos veces a participar. Los de Mediasatel España fueron muy pesados, porque querían contar conmigo. Me ofrecieron un generoso pago por día de concurso transcurrido. Eso dio un giro a las cosas, pero todo cambió cuando supe la cantidad del premio. No pude negarme. Necesito ese dinero para seguir adelante. Sabes que soy una luchadora y me gustan los retos. Me lo voy a tomar como un trabajo arriesgado y encantador de un personaje público. Ayer se promulgó el anuncio del programa. Empieza a estar por todos lados y la acogida está siendo escandalosa. Mi teléfono no para de recibir mensajes de familiares, amigos, conocidos y curiosos, ya que también anunciaron quiénes concursarían. ¡Espero no estresarme antes de lo debido! Creo que resistiré con estoicismo. En esto me está ayudando enormemente mi coach personal. Se llama Roi Joy. Nunca te hablé de él. No me preguntes si es su nombre verdadero, porque no tengo ni idea. Es curioso, pues traducido al español del francés y del inglés, se llama Rey Alegría. Suena divertido y un poco ridículo, pero su personalidad hace bastante honor a esta traducción. Es muy extrovertido e inteligente y hace muy amena la consulta. Recuérdame, si es de tu interés, que te hable más de él.

Uno de los mensajes que he recibido me ha llenado particularmente de ira. Cómo contarte, Lupe, el por qué de tanta rabia. No llego a comprender si es una patología que arrastro de traumas pasados, o si me enciendo porque la justicia divina me da la razón. La remitente del mensaje era mi madre. Me insultaba con dureza por, según ella, volver a vender el apellido familiar y me pedía que por favor, no acudiera al programa. Pareciera que ella siempre usó el Albián con pulcritud y castidad. Pretende enseñarme ética, ella, que es tan carente de ejemplariedad. Lo más llamativo del mensaje es el hecho de que lo zanja invitándome a la finca familiar. Quiere reunir a todos los miembros de nuevo, antes de que entre en los platós. Esto me asusta, pues ya sabes que mi madre tiende a ser egoísta y retorcida. ¿Qué plan se tramará? Por lo que parece, no será pedirme disculpas por ganar dinero en los platós a costa de airear mi intimidad. Me siento débil ante ella. Creo que no me perdona haberme enamorado de una mujer. Como si fuera una ofensa hacia toda la familia... El pobre Marc no me ha escrito ni se ha puesto en contacto conmigo en estos días, pero sé que está muy ocupado y anda de viaje por Asia. Sé que se pondrá muy contento al saber que volveré a ser popular por mi propio trabajo en los medios. Es un cielo de hombre. Me gustaría confesarte un pensamiento, pero quiero que quede encerrado en estos párrafos. Creo que aún está enamorado de mí. Me entristece pensar que el amor acabó entre nosotros, al menos para mí. Él lo entiende, aunque mi familia no lo hace. Lo considera un buen partido y un excelente miembro de la estirpe. Los Albián no me conocen, pero Marc sí, porque ha tocado mi corazón y sabe cómo arde mi alma. Asume que puedo enamorarme de una mujer así como de un hombre. Es todo un caballero y sabe cómo comprender a una mujer. Él entiende que para mí en el amor, cuando hay pasión y los corazones bombean cómplices al mismo ritmo, hay vida, pero cuando sólo hay cuerpos, hay muerte. Creo que aquí reside el misterio del sexo.


Iré a la reunión familiar en la finca. Ya me desheredaron, así que no tengo por qué temer algo peor. Debo superar este conflicto interno, así que acudiré.


Te mantendré informada. Tu hispano-chilena que te quiere,


Feña




13 de septiembre de 2017

Carta de Guadalupe Estival a Fernanda Albián.


Querida Feña: La ouijamanía está invadiendo Mexico, tal y como previste. Bueno, no sé si lo hiciste, aunque deduje de tu primera carta que dabas a entender que sucedería. Vuelven a vender en tiendas la ouija y todas las familias la están comprando. A mí me da cierto reparo.


Estoy controlando rigurosamente la cuenta atrás. Faltan dos horas para el inicio de la retransmisión en directo de tu programa y supongo que sigues sin creer en la existencia de los fantasmas, pero arderás como es normal en deseos de llevarte los diez millones de euros. Son una bonita y cara fantasía. ¡En esas circunstancias yo también crearía los fantasmas para derrotarlos!




13 de septiembre de 2017

Diario de Roi Joy.


Estimado diario:


Debo revelarte que estoy inquieto. En el fondo de mi ser, no siento que Fernanda esté preparada para iniciar su incursión en Asuntos Inacabados.


La primera sesión de regresión fue especialmente interesante. Retrocedimos a su tierna infancia, de cuatro a seis años.


Las primeras consultas de terapia con Fernanda fueron de mera plática. Su graciosa manera de explicar los fenómenos extraños no beneficia a su posición como líder en el concurso. Su perspectiva espiritual tendrá que madurar conforme las circunstancias se den. Parece muy segura de sí misma, pero le aterroriza defraudar a sus ascendentes. El apellido familiar pesa demasiado sobre sus hombros.

Ella presenta un cuadro de “vasija tipo-tres” según el estudio de la Kabbalah. Como persona, es consciente de que está buscando algo que necesita y no encuentra, pero no tiene ni idea de qué se trata. Está atrapada entre su insatisfactoria cotidianidad y su linaje familiar. Lo peor de todo es que no sabe que está atrapada. Cree que ella es libre. Es un mecanismo de autodefensa que ha cultivado y perfeccionado a lo largo de los años, desde su tierna infancia. En las segundas sesiones comencé a elaborar un esquema lógico de su personalidad. Es una mujer compleja, tanto como admirable.

Fernanda tiene facciones dulces. Pómulos marcados y anaranjados, labios carnosos, los que más me gustan. Barbilla estilizada, poco prominente pero presente. Nariz de pajarito y cejas de gusanito. Yo me entiendo.


Hemos tenido por ahora cuatro sesiones completas, habiendo con sorpresa completado las cuatro primeras fases del proceso: primer contacto, evaluación de perfil, relajación y regresión. El primer signo preocupante se presenta en la fase cuatro: regresión. Fernanda no es consciente de que en su primera infancia hubo un “amigo imaginario” que la impulsaba hacia la autodestrucción. Los padres, parece, pensaron que padecía de neurosis o doble personalidad. Su “amigo imaginario” la incitaba a sangrar. Tras cuarenta minutos de hipnosis, pude mantener una conversación con él. Dijo llamarse Widopen. Se describió como un ser con dos ojos brillantes en una larga sombra. Comentó que Fernanda “le pertenecía” desde que era una niña.


Alarmado por los resultados de la hipnosis, decidí contactar en secreto con la madre de Fernanda. La señora Albián se mostró respetuosa en todo momento conmigo. Fue sorprendente, ya que no tenía esperanzas en obtener respuestas. Dicen de ella que desdeña con facilidad a todo aquél que no pertenece al entorno directo. Pero fue mi día de suerte.

Me concedió una entrevista de veinte minutos en su finca.


No me andé por las ramas. Saqué todo mi arsenal. Le expliqué los cuatro pasos del proceso que habíamos concluido. Se mostró satisfecha. Recta y castrante, es también una madre amorosa. Cuando le relaté lo sucedido en la regresión, palideció. Me comentó que era un secreto de familia. Nadie más, me aseguró, excepto los Albián y yo lo sabe.


En tres ocasiones Feña se autolastimó. La última de ellas fue la peor: tomó un cuchillo de la cocina y se rajó las venas. Por fortuna, lo hizo en horizontal. ¿Cómo una niña de seis años entiende qué es y cómo se hace eso? Al parecer, la familia contrató a un espiritista que a través de la mediumnidad elaboró un corpus completo de trabajo sobre la presencia fantasmal que acechaba a la cálida niña. La señora dijo que se dijo llamar Widopen. Mis ojos se encendieron en ese momento. Ardía de ganas de tener ese material, aunque ella no parecía receptiva a la idea de dármelo.


Pero me contó, me contó. Y todo lo que salió por su boca era escandaloso. Lo que puedo decir... es que Fernanda no está preparada para concursar en Asuntos Inacabados.




14 de septiembre de 2017

Carta de Fernanda Albián a Guadalupe Estival.


Hoy tengo una extraña noticia que darte. Roi Joy, mi excéntrico coach, ha solicitado la retirada de mi presencia en el concurso. ¿Cómo te quedas? ¡Ha dicho que debo retirarme antes de comenzar! Por supuesto, no lo haré. Está equivocado. No sabe con quién habla. Cree conocerme tras unas sesiones y un par de charlas. ¡Los coaches son el mayor engaño de lo que va de siglo! Mencionas tu rocambolesco sueño, y debo decirte para tu sorpresa que tuve una pesadilla similar. Pero en mi caso no fue una camada de cachorros, sino un niño maltratado. Me pedía auxilio para salir de su familia. Y yo gritaba al ver que su padre, el depredador, se acercaba relinchando, y que no podía hacer otra cosa que huir. Pero decidí. Tomé el atizador de la chimenea y me preparé para clavárselo en el vientre, o en el corazón. Permanecí en alerta, escuchando las pisadas de aquel monstruo y en tensión, durante toda la noche. ¿Por qué no apareció? ¿Es que no hay monstruo? ¿Tuvo el sueño algo que ver con la noticia de la retirada? ¿Tuvo que ver mi sueño con el tuyo?


Avísame si debo acudir a tu sueño con el atizador de la chimenea. Me quedé con ganas de clavarlo en el órgano de algún hijo de puta.


Con amor infinito,


Feña.






14 de Septiembre de 2019 a las 21:37 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~