EL INCA QUE CONQUISTO A UNA GUANACA Seguir historia

darioventuraescritor DARIO VENTURA

Kusi (el inca) (Perú) se encontrará con Anete (la guanaca) (El Salvador) en el futuro , cuando el Internet conecte toda américa y la aparición de las redes sociales digitales cree el camino para unir a estos dos jóvenes de américa del sur con américa central.


Romance Todo público.

#elincaylaguanaca
0
497 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Kusi y la búsqueda del futuro en la tecnología.

Kusi, había bajado del altiplano a la ciudad cientos de veces, la curiosidad era una de sus cualidades desde niño. Había encontrado algunos viejos libros, a los dos años posaba el dedo indice sobre los renglones de algunos libros y leía cosas inventadas en ese momento, le gustaba llamar la atención de los adultos haciendo esas pequeñas demostraciones imaginarias de lector. A los 5 años su padre lo había iniciado en el mundo de las letras, algo que no era usual en su pueblo. Descendiente de los Incas, una de las tribu más conocidas en el mundo, por su belleza natural, el aporte en diversas ciencias, nómadas y la cultura inca perteneciente al reino de los Collas, había llegado hasta la frontera natural del lago del Titicaca. Con la llegada de la tecnología al pueblito donde estaba su escuela, le gustaba visitar la biblioteca pública, para indagar la historia ancestral de su pueblo. Por esos días se hablaba mucho de cómo una tecnología que algunos decían que era un artificio de alguna magia desconocida, que conectaba al mundo a través de una máquina que inter-conectaba el mundo. No era la llegada de una nueva era ancestral sino la llegada de la Internet. Kusi era un adolescente curioso, se le veía todas las tardes entrando a la biblioteca para conocer, aunque solo fuera por encima el famoso aparato de color blanco con letras incrustadas en azul donde se leía IBM. Era parecido a un televisor cuadrado, pero disponía de una caja adicional conectada por un cable azul, y las letras agrupadas en un rectángulo, como las máquinas de escribir royal, pero los textos se proyectaban en la pantalla azul, y se podía borrar, cuando había errores de redacción, era lo que podía intuir y hasta donde Kusi lograba ver cuando a hurtadillas entraba a la sala donde la había colocado el gobierno del Perú. Los profesores ingenieros informáticos hablaban de palabras totalmente desconocida para el uso promedio de la población. Kusi, supuso que eso era sino obra de los Dioses, suponía algo fuera del mundo, y que quizá era el puente del que hablaba la cultura ancestral respecto a conectarse con el futuro. Paso al buró de la oficina de la biblioteca para preguntar si podría inscribir para formar parte de los aprendices de la nueva tecnología.

Wayta, hacía alusión a su nombre siempre lucia bien vestida, elegante con los colores que identifican a la cultura ancestral, combinado con los colores de su cabello negro azabache. Kusi sonó el mueble de madera como señal de atención, Waita dejó la pluma de tinta aun costado, levantó la vista y dirigiendo su mirada a Kusi le dijo:

-Te he dicho, que no es tan fácil obtener un cupo para ser instruido en la tecnología de la computadora, y es solo para los líderes comunitarios y alumnos sobresalientes.

-Kusi, me estas oyendo? -Kusi estaba abstraído, pensando en su escuela y que hacer para lograr mejorar las calificaciones.

-Regresare, el año entrante, me ausentare, todo el año y mejorare mi rendimiento y traeré mi certificado para ser admitido en la clase especial de computadora.

Debía superar un reto personal para tener la oportunidad de apreciar la maquina donde se conectaría al futuro.

-Adios, Waita.

-Adios, Kusi, te espero el año entrante, Waita siguió revisando las fichas de los lectores agrupados por nombre alfabético, verificaba cada visita en el libro de registro de la biblioteca municipal que no hubiera libros pendientes por entregar y revisando con la visa si la cantidad de fichas llenas coincidían con los lectores.

Kusi, salió por la puerta, las lágrimas habían corrido por su cara. Pero ahora respiro hondo y recordó su promesa una vez mas, montó su caballo, salió a galope, la tarde había caído y debía estar en casa antes del anochecer.

13 de Septiembre de 2019 a las 18:56 0 Reporte Insertar 1
Continuará…

Conoce al autor

DARIO VENTURA Me gusta leer, leo de diferentes temáticas que conectan con las personas, que inspiran a trascender en la vida, que desafían al cambio necesario y constante en la vida de las personas. Me apasiona escribir de diversas temáticas ficción-histórica, es una de mis favoritas. Graduado de la carrera de Comunicaciones.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~