Cuento corto
0
503 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

For you rapist beast

Fui a tu casa sí a buscar un obsequio, solo a eso fui porque acudiste a mi, sí que estúpida fui al pensar que solo recibiría un gesto de amistad ya que eramos amigos ¿no?, llegue te vi y desde que pise tu suelo y mire tus ojos, dije en mi en que diablos me metí, sacaste la pulsera de tu bolsillo y me dijiste toma yo extendí mi mano hacia la tuya para tomar él obsequio y irme de aquel lugar, pero ¡puff¡ me besaste sin yo querer.

Te dije que pasa no vine a esto me tengo que ir, pero no, tu no tomaste un “no” por respuesta, me tomaste nuevamente y me empujaste con fuerza hasta llevarme hasta tu cuarto te suplicaba que por favor me dejaras ir, en ese momento me volví la persona mas estúpida no sabía que hacer, estaba totalmente en shock y te aprovechaste de eso, me embestiste sobre tu cama tomaste mis dos brazos y me retuviste con presión contra ella, te suplicaba que me dejaras con lo mas profundo de mi corazón, pero estabas tan jodidamente endemoniado solo sentía y escuchaba tu respiración desesperada por quitarme la ropa, subiste mi blusa a penas la quitaste, sacaste mis senos los apretaste con tanta fuerza que sentía que los desprendías luego comenzaste a poner tu boca sobre ellos, si en ese momento mi mundo se fue abajo trate de cubrirme y quitar tu boca con la mano que me soltaste para poder desnudarme, te suplicaba una y mil veces que me dejaras.

Me tomaste nuevamente por los brazos y ahora subiste con furia mi falda embestiste sobre mi y como no pudiste quitar mis interiores porque si me soltabas me podía escapar, y fuiste tan bestia que sacaste tu pene y te embestiste sobre mi intimidad con tanta furia y fuerza y fue allí donde mi mundo se paralizo, mi cuerpo se paralizo y me quede sin hacer nada no reaccionaba solo sentía como me tocabas y como frotabas y empujabas tu pene en mi intimidad, con todo y mis interiores lo hacías una y otra vez balanceandote sobre mi intimidad, hasta que volví y te dije sin fuerza en mi cuerpo y con las lágrimas y voz quebrada SUELTAME.

Sí fue hay cuando me soltaste y salí lo mas rápido posible de ese lugar con mis senos al descubierto y mi falda aun subida, era de noche la noche mas amarga de mi vida, mientras caminaba hacia mi casa baje mi falda, arregle mi bra, y fui llorando todo él camino.

Llegó a casa y lo primero que hice fui ir al baño y asearme completamente y llorar me sentía tan sucia y llore toda la noche.

Pero fuiste tan bestia que me llamaste y escribiste tantos mensajes diciéndome “Sorry, es que me descontrole” pero sabes que me marcaste para toda la vida, aún sigo lamiendo mis heridas pero eso que me hiciste no me definirá quien soy.

12 de Septiembre de 2019 a las 09:41 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~