Encuentros Seguir historia

u15665923231566592323 Saint James Roads

Bienvenidos a Heaven's, hogar de la liebre roja, las heliconias y los resucitados.


Ciencia ficción Todo público.

#terror #misterio #UFO
2
500 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

1

“Quiero creer” dice un cartel en tu habitación brevemente iluminado por las luces de un automóvil que vaga en medio de la noche. Descansas en la cama y tal vez sueñas con esa vez que visitaste el Lago Colares con Steven Pierce, tu mejor amigo, al este de Heaven’s hace un par de días. Las niñas de la escuela también están allí y Steven las persigue con una rana en sus manos. La luz de otro vehículo ilumina una vez más el cartel de “Quiero creer”, y esta vez abres los ojos; pero no fue la luz lo que te despertó. Un lejano zumbido grave como el de un micrófono con interferencia va en aumento; y a cada segundo se vuelve más molesto, hasta que levantas la mitad de tu cuerpo de la cama. Intentas ver a través de la ventana, pero solo distingues la luz del faro sobre el tractor y los rayos de luz del auto alejándose entre los árboles. El ruido no se detiene. Te pones de pie y te acercas a la ventana. De repente, se hace de día. No. Es una luz del cielo, más intensa que el sol. Casi sientes que te quema los ojos y los debes cerrar por un momento. Los proteges con tu brazo. Intentas abrirlos y mirar nuevamente: El cartel de “Quiero creer” se ve claramente. Las letras vienen acompañadas por una imagen de unos árboles y sobre ellos, en el cielo, un gran objeto negro en forma de disco.

Cuando vuelves en sí, ya no estás en tu habitación. Te encuentras solo, parado en medio del bosque, descalzo y con la pijama que usabas la noche anterior. Te sientes perdido y caminas hasta encontrar una carretera. Sigues su dirección. Más adelante un auto te alcanza, se detiene y ofrece llevarte. Mientras conduce, el elegante hombre te mira. No dice nada. Tú le devuelves la mirada y comienzas a sentirte incómodo. Tiene la identificación de un banco sobre la guantera. Te observa con más interés y tú te empiezas a asustar. Detiene el auto sin dejar de mirarte. Su respiración se hace más fuerte y su cara palidece. Luego de unos segundos dice tu nombre. No lo conoces. Sus ojos se llenan de lágrimas. Abre la puerta desesperado, tropieza y cae de bruces al suelo. Vuelve a mirarte y comienza a llorar. En la identificación aparece el nombre de Steven A. Pierce.

10 de Septiembre de 2019 a las 19:29 0 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas