Wwolf 1: Creciente Seguir historia

indigoer Indigo ER

Nicholas Kozel es la mano derecha del líder de su grupo, si fuera un cambiaforma lobo sería un beta, pero no lo es, Nick es un vampiro. Han pasado tantos años desde su “nacimiento” que ya no recuerda con claridad de donde proviene, pues con el pasar de los años las cosas se fueron convirtiendo en monótonas y un poco aburridas. De no ser por Anthony Zelenko, su amigo y actual líder del aquelarre, probablemente no le habría encontrado sentido a su larga, larguísima vida. Todo marchó mucho mejor cuando conoció a Joshua, un cambiaforma, un lobo beta en el cual encontró a su pareja, desafortunadamente, la aparición de un grupo rebelde rompe su burbuja de felicidad y Nick debe prepararse para un inesperado enfrentamiento, todos deben hacerlo, incluso la manada de Joshua. Título: Creciente. Autor: E. R. Índigo. Género: Fantasía, AU, Cambiaforma Werewolf, Romance Homosexual. Saga: My Wwolf Universe. Book 1. Portada por: VidFantsLenc *ADVERTENCIA: Palabras altisonantes y/o algunas groserías. Posible alusión a situaciones sexuales, violencia y/o muerte. No es Mpreg. **IMPORTANTE: La historia a continuación es totalmente ficticia, cualquier parecido con personas vivas o muertas, lugares y/o marcas es mera coincidencia. No recibo algún beneficio económico por la mención de los mismos. La creación, redacción y edición son meramente con fines recreativos.


LGBT+ No para niños menores de 13.

#romance #fantasia #bl #lobos #cambiaforma
2
600 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Introducción.

INTRODUCCIÓN.

Inicio.

—¿Nicky?— Joshua apartó la rama baja para poder seguir su camino, todavía el sol no se ocultaba, aunque los árboles daban bastante sombra; su objetivo era la cueva al final de aquél sendero, pero nada perdía con llamar a Nicholas unos metros antes de llegar a esta.

—¿Nick? Sé que estás aquí— volvió a llamarle.

—Es algo peligroso que andes por estos lugares.

Joshua giró en redondo y sonrió enormemente, —¿crees que no sé cuidarme?

Los labios de Nicholas se curvaron risueños y avanzó hacia él, —no, cariño, sé que lo haces muy bien, pero algunos miembros del aquelarre aun no te conocen— colocó la diestra en la cintura de Joshua, —me enfadaría muchísimo si alguno de ellos no fuera amable al acercarse a ti.

Joshua alargó la mano y acarició el rostro de Nick, a pesar de que su piel era fría, también era suave y tersa, las ligeras líneas de expresión alrededor de su boca le daban un aire maduro y serio, pero también una apariencia atractiva, muy atractiva y que ajustaba a la perfección con su cabello oscuro y lacio, largo apenas hasta los hombros; Joshua se sentía fascinado ante la apariencia de su pareja, tan diferente a él, pues él lobo poseía rizos cafés claros, casi naranjas y muy cortos.

—Está bien, nada va a pasarme— dijo para tenerlo tranquilo.

Nicholas suspiró ante la cálida caricia y se inclinó un poco más para besarle con suavidad y lentitud en los labios; era su pareja, le había reclamado unas semanas atrás y no se cansaba de ese “no sé qué” que Joshua tenía, eso que le provocaba olvidarse de lo demás y de querer comportarse como un infante, de decir bromas que otros pudieran señalar como burlas con poco sentido. Era cierto que Joshua era el primer beta de la pequeña manada de la zona y que siempre se tomaba su trabajo muy en serio, pero cuando era momento de relajarse, el lobo parecía una persona totalmente diferente: risueño y que a veces podría llegar a parecer algo inmaduro, luciendo mucho menor a los veintinueve años que tenía, algunos muchos cientos menos que Nicholas.

Nick apoyó la frente en la de Joshua tras el beso, notando la respiración algo agitada del beta.

—Siempre me dejas sin aliento.

—Gracias— sonrió el vampiro orgulloso.

—No, en serio Nicky, casi no me dejas respirar— sonrió juguetón, —pero está bien, me gusta— echó los brazos alrededor del cuello de Nicholas.

—Bueno, debo aprovechar que estás aquí, realmente me sorprende que te aventuraras hasta esta área del bosque.

—¿Qué dijiste? ¿Qué vas a aprovecharte de mi?— preguntó fingiendo inocencia, haciendo un mohín exagerado con los labios.

Nicholas soltó una risa grave y rica, —pequeño diablillo, voy a…

El aullar de unos coyotes impidieron que continuara hablando; Nick se tensó, frunció el ceño e intentó rodear mejor con los brazos a Joshua para protegerle, pero este ya había dado dos pasos lejos de él, poniéndose alerta y desenfundando su arma.

8 de Septiembre de 2019 a las 18:13 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Amenaza.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión