La Cura para todos los males. Seguir historia

kaatvicious Kaat Vicious

La creciente habilidad de Uzza resulta sorprendente, es tan hábil y veloz para sacar conclusiones, pero no es lo único para lo que resulta bueno, también tiene planes y quizá no sean tan inocentes como podrían parecer. Capítulo Final de la "Saga de Uzza"...


Historias de vida Todo público.

#romance #amor #fans #chat #desamor #celos #sentimientos #universidad #desiluciones #Ciudad-de-México #méxico #adolecencia #Kaat-Vicious #MSN-Messenger #90`s #Mente-Fria
Cuento corto
0
1.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La cura para todos los males.



Durante aquellos siguientes días después de aquel magnífico concierto y sin duda uno de los más inesperados e insuperables festejos para un cumpleaños, tras agregar a todos los chicos por su correo e indagar poco a poco, quién resultaba ser quien, seguiría charlando vía Messenger, con Carlos, Paulina, Mirella y eventualmente cuando se dignaba a entrar muy esporádicamente también con la afamada Cinthia, más de todos los anteriormente nombrados Paulina era la única que siempre solía estar en línea, razón misma quizá por la cual sin falta, siempre que ingresaba al chat, solía escribirme para saludar y fue sin duda con las personas que más conversación tuve, aunque por su corta edad las pláticas que solía tener con Pau resultaban ser algo similares a las que acostumbraba tener con Emoxita solo algunos años atrás, eso sí, quizá Pau solía tener un poco más de gracia y carisma, que si bien, no dejaban de ser sosas y monosílabas nuestras pequeñas pláticas, afortunadamente con el pasar de las semanas, fueron mejorando un poco, pues ya entrados en más confianza y tras de intercambiar algunas bromas, anécdotas y ventilar uno que otro detalle incómodo de nuestras familias, el hecho de platicar con ella se comenzaba a hacer una agradable costumbre, que casi todas las tardes se hacía reglamentario entrar al chat para conversar un poco, era como salir a tomar un café con un amigo, después del trabajo. A pesar de que no había gran movimiento en el chat, fuera de mis amigos y de Paulina, eventualmente recibía uno que otro saludo también por parte de Carlos o Mirella, que no solían pasar más allá de eso, sin embargo sería durante una de aquellas tardes mientras que ya entrada la noche y apunto de cerrar de el chat tras despedirme de Pau, cuando entró ese mensaje que contenía más que un clásico "hola" proveniente de la cuenta de Carlos, que aparentemente surgió sin ningún propósito y que apesar de ser extraña, decidí abrir. Al principio todo parecía una plática normal entre chicos, cuando repentinamente cambiando todo tema de conversación inherente, como si súbitamente Carlos hubiera perdido la paciencia, este se sinceró y preguntó sin más escalas:


Carlos: Que hay entre Cinthia y tú? Están saliendo? o porque estaban de la mano aquel día del concierto?


Yo: Ammm… No lo se, llana y medianamente no lo se…


Carlos no pareció quedar muy satisfecho con mi primer respuesta, así que no dejó de preguntar el cuándo, el dónde y él como, esperando hallar una respuesta a la cual no había una resolución concreta, durante el esporadico frenesí de Carlos y quizá por algunas palabras y expresiones que utilizaba, Uzza rápidamente dedujo que si bien era obvio que Cinthia le gustaba mucho ya desde hace tiempo, había pistas para creer que llevaba varios meses o inclusive años, intentando incesantemente ya su cortejo, sin poder obtener algún resultado favorable, Uzza se habría vuelto muy hábil con el pasar de tiempo, al punto de sorprenderme a mí también, es decir, como deducía estas cosas en tan pocos minutos?, después de un inútil estar dándole vueltas a un asunto del que ni siquiera yo sabía con certeza de que iba en realidad, la conversación terminaría con un extraño:


Carlos: Vale te felicito, ahora solo cuidala y quierela mucho…


Y creo recordar que aquello fue lo último que me dijo, no fue mucho después de eso que me bloqueó y nunca más volví a saber de él… lo más molesto era que, todo se había transgiversado ya a niveles irreales, es decir, cuando pasó algo realmente importante?, si nunca se dijo nada sobre nada, de nuevo comenzaba a sentir esa desagradable confusión, que si bien quizá Carlos sabía ya de antemano algo que yo no, el asunto con Cinthia, era algo que todavía estaba lejos de tener una resolución concreta, pues ni siquiera había podido hablar con ella, más allá de un par de palabras, sin que antes se desconectará, si habría alguna posibilidad de algo con ella, aún estaba por desarrollarse desde mi perspectiva, en lugar de dar por sentadas todas las cosas, basándose en nada y si bien no sabíamos que pensaba Carlos a ciencia cierta, la clave nos la daría sólo una semana después de aquel incidente, cuando nuevamente sin sospecharlo recibiría otro inusual mensaje, pero esta vez por parte de la extraña Mirella, con quién si bien no solía hablar tanto, esporádicamente si cruzábamos un "hola", o un "buen día" de vez en vez, por lo que el hecho recibir más de tres mensajes seguidos, resultaba ya de entrada inusual, al abrir la conversación, de primera instancia había un común "hola qué tal", pero como bien Uzza lo detectó desde el inicio, había un segundo renglón que contenía un misterioso –"puedo preguntarte algo?", para lo que después de tratar de indagar un poco de qué se podría tratar este nuevo suceso, le contesté con un sencillo –"claro".


Mirella: Necesito saber tu punto de vista…


Yo: Mi punto de vista?


Mirella: Si, punto de vista masculino, verás no tengo hermanos y tengo puras amigas, eres al único que le puedo realmente preguntar… hay un chico que recién le declaró sus intenciones hacia una amiga, pero hace poco me enteré que también se lo dijo a otras chicas también, dime qué piensas, porque lo hace?


El planteamiento me pareció enseguida extraño, pues de entrada, para que quería saber eso, si no le incumbia directamente a ella, a lo que enseguida me hizo responderle:


Yo: Oye el que sea chico no quiere decir que sepa porque otro chico hace, lo que hace vale!!! y en segundo lugar para que querrías saber eso, si no te afecta directamente o si?


Mirella: Es mi amiga y me gustaría ayudarla y de paso comprender por qué hizo eso…


Yo: vale entiendo… supongo que lo podemos deducir entonces... bien!, que le dijo exactamente en la declaración el a tu amiga?


Mirella: Pues le dijo que estaba interesado en conocerla y que le gustaba… prácticamente eso...


Yo: Mmm… pues verás que ahí yo no veo ninguna declaración de nada sabes…


Mirella: Como? No comprendo…


Yo: El solo dijo que de su parte, que hay un interés de algún tipo, no ha dicho nada más….


Mirella: Oseaa?


Yo: Verás de los años que curse en la universidad, platicando con amigos y conocidos, puedo asegurarte que en un porcentaje alto, si un chico te dice textualmente aquello que me cuentas, le recitó a tu amiga, no es una declaración de nada, el está aún en espera de una respuesta, por lo que, esa misma invitación se la extendió a las demás chicas, es decir el escogerá finalmente a quien decida contestarle, no indica nada en concreto, las declaraciones de amor son un tanto distintas...


Mirella: diablos!!! espera, estoy tomando nota, no creas que ya me fui si no contesto rápido...


Uzza miraba con atención la pantalla y en un par de instantes sacó otra de sus perspicaces conclusiones, que decidió guardarla en silencio y dejar en espera, solo para ver cómo se desarrollaba el resto de la trama, la extraña conversación, duraría aproximadamente unos dos días, durante los cuales, siguiendo el plan de Uzza, le propuse a mirella, que le fuera induciendo al chico, un par de frases previamente diseñadas con el objetivo de desentrañar sus verdaderas intenciones, algo así como un supuesto ejercicio de prueba y error. Para el primer día, los resultandos que Uzza esperaba ya estaban claros, resultando en un predecible patrón de comportamiento que nos aseguraba sin mucho esfuerzo, ir de uno a dos pasos adelante de lo que planeaba el chico, más el detalle más curioso vendría cuando Uzza comenzó a soltar una inesperada risa malvada, sabía que ya había descubierto algo o quizá todo, con tan solo un par de pistas, entonces nos miró y dijo:


Uzza: Vaya, no se si te has dado cuenta o no, pero esto está llevándonos a un lugar incómodamente cómico...


Yo: Que? Quién? Ella o el chico?


Uzza: Los dos, solo mira el patrón…


Uzza: El chico no es el problema, creo que más bien es Mirella, sin ningún lugar a dudas, ella es parte de las "otras" amigas a las que se les dio pie a participar en la contienda, quizá ni siquiera le importa su amiga o no al menos para ayudarla, sino que quiere ganar ventaja.


Lo que al principio se escuchaba como una descabellada teoría, resultó de algún modo comprobable mente cierta, pues tras exponerle directamente a dónde conducían las pistas y todo el posible desenlace a la misma Mirella y como lo que un inició la mantenía ajena al tema, apuntaba ahora a volverla la principal sospechosa del asunto en cuestión, ella solo se negó a contestar cualquier pregunta y después de desconectarse abruptamente, no le volvería a ver en línea otra vez, resultando así en la segunda persona que nos bloqueaba tan solo en el transcurso de una semana, vaya club de fans más raro… sin embargo tanto el caso de Carlos como el de Mirella, no eran tan distintos uno del otro, pues a ambos les carcomía, la duda y la suposición de una historia que en su cabeza que sonaba cierta, que si bien nunca supe a ciencia cierta qué es lo que transcurría en la cabeza de Mirella, todo se reducía a un factor en común entre ella y el caso de Carlos, la competencia y los celos basados en conclusiones fantasmas, vaya bonita forma de mortificarse a uno mismo… más teniendo esto en cuenta, Uzza rápidamente sugirió aplicarlo en nuestro caso también, es decir, en el fondo yo quería que la posibilidad de volver a ver a Cinthia fuese real, pero basándome en los hechos reales y en lo verdaderamente poco que hablaba con ella, sin contar la nula respuesta sobre la invitación que previamente nos habría extendido para su supuesta posada, la ilusión de poder saber algo de ella otra vez iría disminuyendo en picada tras mirar las aplastantes evidencias, sin embargo para desgracia nuestra no era como si no nos importará, aún sentíamos ese bonito recuerdo de calidez en el pecho, recuerdo al cual deseábamos aferrarnos inútil e irracionalmente, pues sabíamos ya con cierta certeza que lo inminente sucedería, es decir ya veníamos de un recorrido grande anteriormente, en donde ya habíamos visto ese comportamiento tantas veces, que lo teníamos ya hasta de algún modo memorizado y por otro lado ya traíamos las "carnes duras", ventaja que si bien nos permitía no apegarnos pasionalmente a nadie, aún podíamos sentir está sensación de desilusión que se regaba en nuestro pecho.


Uzza: Quizá no lo recuerdes aún y creo que es mejor que no lo hagas, pero ya has sentido esto antes también…


– “Sii… con ella cierto?”... exhale con un suspiro, "No lo recuerdo, pero no me gusta" repetía en mi interior, "no me gusta sentir esto", Uzza solo se limitaba a vernos desde el rincón, de algún modo sabía que él era capaz de escuchar lo que pasaba por mi cabeza, sabía que él conocía muy bien dónde acababa esa clase de sensaciones, hasta donde llegaban, me pare de mi asiento y comencé a caminar en círculos por mi habitación sin darme cuenta, donde estaba mi cabeza? dónde estaba mi razón? Uzza seguía mirando desde la distancia, solo esperando a que nos diéramos cuenta de que años atrás, esos mismos sentires fueron los que habrían hecho que perdiéramos todo en primer lugar.


Uzza: Piensa y dime, que te dicta la razón?...


Yo: No deseo seguir con esto, no me gusta cómo se siente, no me gusta cómo nubla mi razón...


Uzza: Lo se, ya ha pasado antes, lo sabes también…


Yo: Cómo lo detenemos, podemos?


Uzza: Si trabajamos juntos, dame dos semanas y estoy seguro que lo resolveremos...


La mirada de Uzza no parecía estar hablando a la ligera, nos miraba seria y fieramente, mientras que en su expresión, se veía también discretamente rasgos marcados de nerviosismo, sin pensarmelo dos veces accedí a dejar de lado, todo el asunto de Cinthia, para no pensar más en ello y en pro de prevenir un desastre como el que años atrás nos habría azotado a niveles realmente lamentables, encaminarnos esta vez en resolverlo mientras aun había tiempo, si de mencionar por cierto, que tras la gran acertividad de Uzza para todas sus deducciones con solo analizar rápidamente un par de pistas sin mucho esfuerzo, mi confianza ya estaba puesta ahora completamente en él, pues sabía que si no tenía algo medianamente planeado ya, desarrollaría rápidamente un método que minimizaría esos raros sentires que nos acechaban. Y fue así como decidiendo por segunda vez, eliminar mi cuenta de correo con todo lo que ello conllevaba, me decidiría a concentrar de nuevo todos mis esfuerzos en desarrollar aquello que para variar Uzza ya tenía avanzado, pero si bien no lo tenía terminado aún, era solo por la falta de la excusa perfecta, que le permitiera tener abiertamente la luz verde para finalizar la contramedida, que tan solo un par de meses atrás habría comenzado a desarrollar con el firme propósito de crear un método que salvaguardára nuestra seguridad, integridad y salud mental, funcionando como un plan de contingencia, para evitar desastres futuros, en caso de que se presentarán de nuevo, casos similares al de años atrás. El método era sencillo en nuestro caso, pues la mayor parte ya la teníamos lograda, gracias a nuestra extraña condición de apatía, solo restaba defender a toda costa, esa neutral posición que si bien no parecía gran cosa, ni la mejor opción hasta hace poco tiempo, era ahora la indudable solución, pues era lo único que nos mantenía completamente alejados de un desborde emocional del cual no tendríamos ni el más mínimo control para manejar. Teniendo estas bases claras, nuestro trabajo ahora radicaba en buscar cómo acrecentar ese estado apático hasta sus límites probables, pues si lo lográbamos, no solo tendríamos el control total en nuestras decisiones, sino que también, tendríamos la ventaja sobre este desagradable juego de niños.


Rememorando todas las cosas que habríamos aprendido hasta ahora y regresando brevemente al aislamiento, aunque con fines muy distintos esta vez, nos sometimos en varias ocasiones a una serie de experimentos basados en un par de teorías que Uzza habría estado desarrollando calladamente, pero que tras escuchar las bases que tenían detrás para sustentar su funcionamiento, fuertemente cimentadas en datos científicamente correctos, fue así que utilizando una versión modificada de la anteriormente aprendida "fórmula secreta" de una manera invertida e inductora, mezclado con partes de una técnica llamada "Emoción adaptativa", que si bien nosotros nunca tomamos el curso, Uzza si tuvo la oportunidad de recopilar algunos datos de lo que alcanzo a ver y escuchar de cerca durante los días que estuvimos asistiendo al curso de la brújula, donde de nueva cuenta, creando una versión modificada e invertida con componentes de dicha práctica, logramos en poco tiempo, lo que con el pasar de los meses mejoría gradualmente para volverse un infame experimento al que Uzza denominó bajo el engañoso nombre de, "La cura de todos los males", cuya función era básicamente, ni más ni menos, que la de suprimir las emociones, antes de que estas pudieran transformarse en sentimientos complejos y entorpecer el trabajo de razón, una solución que en el momento pareció una epifanía, el santo grial de lo imposible y que resolvió de forma favorable aquellos "males" que nos asediaban, convirtiendo a nuestra ya de por sí anormal condición, en una versión que comenzaría a enfatizarse cada vez más, logrando contrastes más severos, en lo que a mente fria versus emociones cálidas se trataba, al punto de comenzar a perder incluso, un poco también la sensibilidad física e incluso nuestras expresiones faciales no eran ya tan pronunciadas como antes, una vez de vuelta al mundo y con la cabeza fría, totalmente despejada podíamos ver ahora en un porcentaje muy distinto como se movían y funcionaban las cosas, tras de cortar toda comunicación y referencias de tajo, para dar por zanjado el asunto de Cinthia, tantas nuevas ideas y conceptos llenáron nuestra cabeza, como una cascada interminable de visiones y proyectos, como una nueva realidad que escondida yacía frente a nuestros ojos… siempre se ha dicho que las grandes creaciones, surgen en tiempos de gran desesperación, para bien o para mal…


– y bien?


Preguntó de nuevo Uzza, mientras daba vueltas alrededor nuestro, esperando una respuesta positiva, quizá, –"es increíble de algún extraño modo", le contesté mientras intentaba desentrañar las micro expresiones de su cara, enseguida Uzza se relajó y más sereno comentó…


Uzza: Aún hacen falta algunos ajustes pero con esto se puede comenzar


– "Gracias" le contesté mientras miraba perdidamente a la ventana, mientras contemplaba callado y tranquilamente la nada, esperando básicamente nada, sintiendo más nada… "la cura" era sin duda algo atroz, era una detestable e infame creación, yo lo sabía y Uzza también, porque cosas como tales debían existir? en aras de poder soportar un macabro juego en donde todo se espera pero nada se obtiene, en donde todo se da, pero nada se recibe, en donde todo se asume, pero realmente nunca se habla, plática o explica, un absurdo juego, que desemboca en absurdos desenlaces, ya habíamos estado ahí, sabíamos que pasaba, como empezaba y como terminaba… y si, "la cura" era algo infame, monstruoso, pero era una solución eficaz y certera, era sencillamente una solución en donde no había la existencia de ninguna otra, era una vacuna, una medicina, era la cura para todos los males.