Atomik Strella Seguir historia

kaatvicious Kaat Vicious

Pudiendo ser catalogado como el incomodo, nunca aceptado y totalmente inesperado quinto colmo de Uzza, en donde misteriosamente el mismo Uzza parece perder la comunicación conmigo durante un breve periodo de tiempo, durante el cual sucede un extraño encuentro que si bien resultaría esporádico y nada concluyente de nueva cuenta, pero que si dejaría esta vez un muy bonito sabor de boca...


Historias de vida Todo público.

#romance #comedia #musica #universidad #concierto #adolecentes #historias-de-vida #Punk-Rock #Ciudad-de-México #méxico #Kaat-Vicious #Avril-Lavigne #Palacio-de-los-Deportes #Plaza-Loreto #No-Ficction #Videa-Real
0
794 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1 - Mi mutación Atomika



Todo el cuerpo me dolía intensamente, era casi imposible pensar siquiera en pararme de la cama, mi voz, víctima de la afonía, emitía ahora leves y roncas frases que con trabajo salían, mis brazos y piernas presentaban moretones y magulladuras múltiples, también tenia la cara partida, parecido a cuando sufres una quemadura solar en la playa, solo que esta vez no sería el sol el causante, sino que era el resultado de la resequedad de un intenso frío al cual, por dos días seguidos me habría expuesto más que voluntariamente, pero aun así, pese a toda aquella convalecencia, muy dentro de mí, me sentía ahora profundamente satisfecho, íntegro, complacido…


De todas mis surreales experiencias hasta aquel momento, está habría sido quizá, la más extraña, vivaz y gratificante de todas aquellas, pues a diferencia del resto, creo que esta vez la influencia de mis acciones fue la causó directamente que todo ese cambió inesperadamente inusual, terminará de una manera distinta a como usualmente terminaban las cosas, pero que había sido realmente aquello que empezará a cambiar las cosas?, bueno, todo se remonta a un mes antes de terminar apaleado,tal cual, ya bien lo he descrito hace apenas unos pocos renglones, mi cumpleaños número veintiuno ya se veía venir a la vuelta de la esquina y si bien yo no era la clase de chico en el que había aspirado a convertirme cuando era más pequeño, si era ya alguien que presumiblemente ya vivía tranquilo, Uzza y yo solíamos llevarnos ya mucho mejor, teníamo también ya una comunicación de algún modo mucho más estable y nos encontrábamos también ya más unidos tras la graduación del curso de la misteriosa brújula y mi ahora personal aletiómetro, para el cual si bien ya contaba con las bases suficientes para poder leerlo, también era cierto que algunas cosas aún me costaban trabajo de entender, sin embargo eso no impidió que la lectura personal que realizará a manera de examen final, arrojará con un demarcado hincapié, en la necesidad de prestarle especial atención a mi esencia, definir un camino para mí y reafirmar quién era yo, que quería…


Tras la sugerencia de la sabia brújula, estaba fuertemente decidido a intentar un cambio significativo, en aras de buscar poner mi vida en curso de una vez por todas, un factor que si bien, no fue esencial, pero sí sería de gran ayuda y parte importante para permitir un cambio de dirección, fue el hecho de que ahora sabía todo acerca de mi pasado y aunque no tenía aún nombres ni paraderos, si tenía ahora los buenos recuerdos de aquellos viejos tiempos, que me ayudaron a decidir, qué par de corrientes ideológicas retomar y que otras no, todas examinadas y aprobadas tanto por Uzza como por mi, todas ellas sin duda una elección por convencimiento y casi podría decir yo, que por el mero placer de hacerlo, pues obviamente todo ello pasaría a ser un apoyo importante en cuanto a mi definición como persona, retomando cosas como la línea Straigth Edge, mucho de los cimientos del Punk-Rock y sus subgéneros, también retomé más seriamente toda la filosofía sobre las bases de temido anarquismo y líneas alternativas, como el apoyo a la defensa animal, con la cual inclusive me llevaría a intentar considerar seriamente en declararme Vegano y adoptar aquella modalidad de vida, que si bien cabe destacar, el origen del veganismo tuvo lugar en esas épocas y surgió de una línea protestante hermana a la liberación Animal, no tenía nada que ver con la mentira seudo espiritista y quesque nutricional que conocemos hoy día, que solo es moda y mercadotecnia.


uno de los primeros avances importantes, fue lograr integrar y exponer libremente sin vergüenza, pequeños gustos que me hacían feliz y que si bien no eran parte de las ideologías que yo decía seguir, si representaban para mí algo importante a nivel personal, entre varias de aquellas cosas, había una en particular que me gustaba ya desde los tiempos de secundaria y que jamás había tenido el valor para sostener, demostrar o defender y que si bien casi toda la música que me gustaba por lo general era música cruda y de estruendosa protesta, también desarrolle un gusto por artistas del género Rock-pop que iría conociendo gracias a las recomendaciones de las chicas en la universidad junto con otras bandas que solía mostrarme Emoxita de vez en vez, sin embargo una de las artistas que más cautivó a un nivel intensamente especial, comenzando por el gran significado de sus letras, lo tranquilo y acústico de su música rock, sin mencionar que aparte evocaba en mí una parte soñadora y desconocida mente romántica muy dentro de mi, sería la tremenda tendencia que marcó Avril Lavigne, quien estrenó su primer disco mientras yo aún cursaba la prepa y si bien siempre la habría escuchado discretamente todo este tiempo, fue una de las cosas que deje salir con estruendo y sin tapujos, acompañado de otros pequeños gustos raros para mí "género", pues en mi ahora estatus de post universitario, era ridículo que siguiera ocultando mis gustos, es decir como se puede madurar sin afrontar quién eres?... como quiera que fuera, parte de mí también, ya no quería ocultar nada, si estaba por mutar nuevamente, está vez lo haría con todo lo que era en esencia yo.

Tras mi irrevocable decisión, la mutación sucedió rápidamente y llegaría con fuerza, retomando más notoriamente una apariencia basada en todo lo que era el Post Punk de inicios de los 90's, mi cabello negro levantado en picos, como bien lo decían mis amigos, parecido a un puerco espín, el esmalte negro de mis uñas y las sombras negras de mis ojos, se comenzarían a entremezclar también con nuevos colores, adoptando también ese lado muy mío que denotaba una influencia femenina que incorporando morados, rosas vibrantes, violetas y poco de rojo vibrante, se fueron complementando, para fusionarse con un look extraño que podría decirse que era en efecto muy mío, también de mi artista tomaría lo de las múltiples pulserillas de goma, agujetas para cada zapato de dos colores distintos, raras calcetas con diseños rayados, cuadriculados o estampados, corbatas sin camisa y hasta en mi clásico maquillaje solamente negro, empezó a integrar algo de color también, quizá fue la etapa más extravagante que llegue a tener, algo raro que aún se estaba por definir, pero era ya algo con lo que me sentía bien.


Para ese cumpleaños, mientras mi efervescente extravagancia florecía por un lado, una extraña coincidencia llegaría a manera de un fabuloso regalo imprevisto, para celebrar un cumpleaños que resultaría tener poco de ordinario, pues justo un mes antes de entrar al mes de mi cumpleaños se había anunciado la gira oficial de Avril Lavigne en México, cuestión que en una afortunada coincidencia, caía justo en el día de mi cambio hacia los 21, situación misma que me llenaba tremendamente de emoción y que tan pronto se anunció dicho concierto, saldría a comprar mis boletos sin demora, como era obvio seleccioné sin pensarlo dos veces, la sección de pista o lo que hoy se llama hoy en día la "entrada general", ahí donde los golpes, desmayos, apretones y estampidas son más que comunes, donde no hay asientos, para que el salvajismo tenga efecto en los valientes que competirán por ver quién queda finalmente en pie al finalizar el concierto, claro, con la enorme gratificación de poder ver a tu ídolos, desde el lugar que más cerca puede llegar a estar del escenario, una verdadera odisea, para los que gozan de una experiencia intensa.


La compra resultaría extrañamente de los más sencillo, poca gente que se lanzó a las taquillas tan pronto supo de evento, era la que se podía ver formada en pequeñas filas que despacharon rápidamente, más lo inusual no acabaría ahí, una vez que obtuve mi boleto de entrada, noté que venía acompañado con publicidad del artista y un pequeño y vistoso volante que invitaba a una firma de autógrafos, tan solo un día antes del concierto, que aseguraba ser de entrada libre, para todos los que decidieran acudir… lo primero que pensé fue que valía la pena intentarlo, aunque quizá nunca perdí de vista la gran posibilidad de no alcanzaría a entrar, pues a pesar de que no se le dio mucha publicidad al evento, llámese televisión o radio, no sabía tampoco con certeza, que tanta gente iría realmente aquel día, pero estaba decidido a ir e intentar conocerla en persona aunque las posibilidades fueran realmente muy variables.

Eran épocas para intentarlo todo, estábamos de algún modo en etapa de construcción y que mejor regalo de cumpleaños que aquel paquete doble que habría llegado en la mejor de las épocas, nada previsualisaba lo que realmente iba a encontrar y tampoco es que tuviera una meta o idea de algo que quisiera encarecidamente encontrar, yo solo iba a lo mío, sin saber que aquellos 21 años, los recordaría por el resto de mis días...

28 de Agosto de 2019 a las 03:21 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2 - La firma Atomika

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión