Stupid Weird Hair [KiriBaku] Seguir historia

aira_mayfair Aira Mayfair

Bakugo se niega a que lo que diga un doctor de poca monta sobre su segundo sexo sea verdad, él sabe que es un alfa por mucho que le digan lo contrario. No importa qué, nada se interpondrá en su deseo de ser el héroe más fuerte de todos. Pero por mucho que se resista, la naturaleza es la que es y el joven estudiante de la U.A se verá en vuelto en cambios constantes en su vida, algunos relacionados con su mejor amigo de pelo raro. Este fanfic contiene: 1. Personajes de Boku no hero academia. 2. Yaoi, situado en omegaverse y con escenas explícitas de sexo. 3. Alguna escena violenta. 4. M-preg.


Fanfiction Anime/Manga No para niños menores de 13. © Derechos sobre la historia, no sobre los personajes.

#kirishimaeijiro #bakugokatsuki #bakushima #yaoi #mpreg #boyslove #omega #alpha #omegaverse #bakugo #kirishima #myheroacademia #bokunoheroacademia #kiribaku
1
433 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

❝Soy un alfa, siempre lo he sido y siempre lo seré❞


Era un día como otro, su madre, a la que acostumbraba a llamar bruja, le había llevado al hospital, puesto que se suponía que aquel día descubriría su segundo sexo, aunque él ya lo sabía, era más que obvio que con el don que tenía sería un alfa fuerte e invencible, hasta la bruja lo decía. O eso era lo que pensaba un pequeño de cara redonda, pelo rubio y ojos rojos mientras esperaba cada vez con más impaciencia los resultados, estaba molesto y eso lo dejaba ver mientras protestaba casi a gritos que estaban tardando demasiado en decirle algo que era más que obvio, y no fue hasta que su madre le dio un golpe en la cabeza y lo sentó de nuevo en la silla, que se estuvo medianamente quieto, y aún así refunfuñaba por lo bajo, llamándole bruja a Mitsuki hasta que una enfermera se asomó a la sala de espera:

⎯ ¿Bakugou Katsuki?

Tanto el pequeño como su madre levantaron, asintiendo en dirección a la enfermera y caminando hacia la puerta para seguirla, por supuesto, Katsuki no se mantuvo en silencio mientras caminaba hacia la consulta metiendo las manos en los bolsillos.

⎯ Pues sí que habéis tardado para decirme algo que en realidad ya sé, tsk.

Fue en ese justo momento que Mitsuki, la madre del joven, le dio un golpe en la nuca para que guardase silencio en lo que avanzaban por el pasillo hasta consulta. Una vez entraron, cerraron la puerta detrás de ellos e hicieron a madre e hijo sentarse frente al doctor, con una mesa de por medio llena de papeles y un ordenador. Una doctora de cabellos negro azabache analizaba lo que parecían ser los resultados de sus exámenes médicos, inclinando el gesto un poco y dejando luego estos encima de la mesa con una suave sonrisa mientras entrelazaba los dedos de sus manos y apoyaba los codos en la mesa aún.

⎯ Bueno, Bakugo, ¿qué quieres ser en el futuro?

⎯ Pues obviamente héroe. ⎯ Contestó el joven en lo que su boca se torcía, impaciente por irse de allí, puesto que ya sabía que era un alfa.⎯ ¿Vas a tardar mucho en confirmarme que soy alfa?

⎯ Bueno... No puedo confirmarte algo que no es cierto... ⎯ La doctora torció el gesto, soltando un suspiro y recostándose en su silla, suspirando.⎯ Siento decirte que no eres alfa, sino omega.

La incomprensión de las palabras de la doctora, la duda de que lo que le estaba diciendo fuese cierto y la negación ante lo que le acababa de decir la doctora cruzó el rostro y la cabeza en del joven rubio en menos de un segundo, y antes de que su propia madre pudiese reaccionar estaba gritándole a la doctora mientras se ponía de pie.

⎯ ¡Eso no es cierto, desgraciada! ¡Yo no soy un omega! ¡Nada de mí es omega o es que estás ciega, estúpida extra!

Sus manos chispeaban debido al enfado y la consecuente activación de su don; sus gritos se podían escuchar en la sala de espera, donde madres e hijos se miraban entre ellos sin comprender qué estaba ocurriendo en aquella sala de consulta.

Mitsuki cogió entonces en brazos a su hijo (con sumo cuidado con las palmas de las manos de este), que seguía gritando a la doctora, y trató de calmarlo, diciéndole que dejase de gritar y se comportase, que aceptase la realidad y que harían todo lo posible por buscar una solución y que el ser omega no afectase a su futura y prometedora carrera profesional como héroe. Pero nada calmaba al joven Katsuki, que gritaba a la doctora que era una mentirosa y que él en realidad era un alfa. No importaba lo que su madre, la doctora o los análisis dijeran, él sabía que era un alfa y no un omega, por lo que seguía gritándoles para que admitieran su error.

Sin embargo, no admitieron su error, por el contrario, terminaron por sedarlo hasta que se quedó dormido y la señora Bakugo tuvo que llevarle en brazos tras disculparse repetidas veces con los doctores por la actitud de su hijo respecto a los resultados.


• ──────✦ ────── •

Las horas pasaron y cuando Bakugo se despertó en su cama se sentó en esta, sentía el cuerpo pesado por el sedante y en su cabeza todo era confuso, pero no se sacaba de encima una terrible sensación de desilusión y odio hacia su propia naturaleza, pero entonces algo hizo click en su cabeza y se levantó de la cama, mirándose en el espejo con el ceño fruncido, provocando explosiones en las palmas de sus manos y negando con la cabeza varias veces.

⎯ Claramente soy un alfa, ¿es que esos idiotas no lo ven?

Suspiró dejando lo que estaba haciendo y abriendo la puerta de su dormitorio para ir junto a su madre, pero se detuvo mientras bajaba las escaleras porque escuchaba la voz de su madre un tanto desesperada, guardó silencio, escuchando lo que decía.

⎯ Masaru, te estoy diciendo que se puso como loco, ¿qué vamos a hacer? ¡Le será mucho más complicado convertirse en héroe siendo omega! ⎯ La mujer se quedó en silencio, seguramente escuchando la respuesta del padre al otro lado de la línea.⎯ No... Está dormido arriba... Por supuesto que tenemos que apoyarle en su decisión de ser héroe, te... Tenemos que encontrar una solución o algo que pueda ayudarle, no voy a dejar que su sueño se vaya por el retrete por su segundo sexo... No quiero que le pase lo mismo que a mí... No voy a dejar que eso pase... ⎯ De nuevo silencio, sin embargo, esta vez no fue absoluto, aunque apenas se escuchaban, los sollozos de una madre desesperada se escuchaban en la casa, haciendo que el joven Bakugo se sentase en las escaleras en silencio.⎯ No... Voy a prepararle algo de comer... Cuando vuelvas intenta hablar con él... Sí... Te amo, Masaru...

Katsuki escuchó entonces los pasos de su madre en la cocina y él se levantó de la escalera, subiendo de nuevo a su cuarto y metiéndose en la cama de nuevo, en su cabeza había un único pensamiento "soy un alfa, siempre lo he sido y siempre lo seré, voy a cumplir mi sueño y a ser el héroe número uno". Tomó varios minutos, pero escuchó los pasos de su madre en la escalera y la puerta abrirse, haciendo como si se acabase de despertar con confusión miró a su madre, que acudía con una bandeja con un sandwich y un vaso de zumo, lo dejó en la mesa y se sentó en el suelo junto a la cama del joven para hablar con él. Antes siquiera de que abriese la boca el rubio sonrió con suficiencia, negando con la cabeza.

⎯ No importa lo que unos medicuchos digan, bruja, todos sabemos que yo soy un alfa.

Su madre no dijo nada, se limitó a sonreírle de vuelta a su hijo y a asentir con la cabeza, dejando que este pensase que realmente era un alfa.


• ──────✦ ────── •

Los años pasaron y tanto Bakugo como su don se hicieron más y más fuertes, a todo aquel que le preguntaba le decía que era un alfa, y nadie se sorprendía de ello, su cuerpo musculado y su increíble don tenía a todos completamente seguro de las palabras del joven.

Como siempre había querido, entró a la U.A., la misma academia a la que su héroe favorito All Might, había acudido. Muchas cosas habían pasado desde que entró hasta el momento, la Liga de Villanos había hecho su aparición, había sido secuestrado y rescatado por su mejor amigo, Kirishima, y el molesto e inútil Deku. Aunque nunca admitiría que había sido en parte gracias al segundo.

Después de ese incidente se mudó con el resto de sus compañeros a los dormitorios que habían creado únicamente para garantizar una mejor seguridad para los alumnos, y desde entonces alguna que otra noche toda la clase 1-A se reunía para hablar de cosas triviales de la vida. Realmente al principio no soportaba ese tipo de cosas y se iba a dormir o a levantar pesas a su dormitorio, pero aquella noche el pelo pincho le obligó a quedarse hablando con todos, alegando que era aburrido sin su compañía. Era más que obvio que era así, ya que todos aquellos chicos no eran más que unos extras.

Todo transcurría con normalidad, hasta que la molesta extra invisible abrió su boca invisible para plantear una especie de juego estúpido.

⎯ ¿Qué tal si jugamos a adivinar el segundo sexo de los que estamos presentes? ¡Solo para pasar el rato!

⎯ ¿Por qué eso sería algo entretenido de hacer? ⎯Un inexpresivo Todoroki habló mirando en dirección al pijama flotante que estaba sentado en el sofá.⎯ Si nos equivocamos podríamos herir los sentimientos de alguien.

⎯ ¡Vamos! No creo que se moleste nadie por una tontería así y será entretenido.. Nos ayudará a conocernos más. ⎯Uraraka se unió a querer jugar sonriendo.⎯ Si a alguien le molesta que lo diga y no jugamos, solucionado.

Como nadie dijo nada, tanto la chica de pelo corto como Hagakure dieron un pequeño salto en su asiento y la primera juntó sus manos con una sonrisa dudando un rato.

⎯ ¡Bien! ¡Echaremos a suertes quien comienza intentado adivinar!

Katsuki puso los ojos en blanco, y no se unió al juego que hicieron para elegir al primero en adivinar, por lo que cuando hubieron terminado le miraron con una sonrisa entre maligna y graciosa que le daban ganas de matarlos a todos en aquel instante, pero antes de que dijese nada el chico con bolas moradas en su cabeza habló, ni siquiera recordaba su nombre.

⎯ Bakugo, tú no has participado asique comienzas tú por intentar adivinar cuál es el segundo sexo de... ¡Midoriya!

⎯ Tsk... Está claro que el maldito Deku es beta.

⎯ En realidad... Soy omega, Kacchan.

Todos se giraron, mirando al peliverde con pecas en las mejillas, quien se puso completamente rojo sin moverse en su asiento mientras bajaba la vista ante las bocas abiertas de todos sus compañeros, exceptuando a Todoroki y Bakugo, que parecían indiferentes. Tras unos minutos de shock Uraraka sacudió la cabeza, llamando la atención del rubio.

⎯ Como no lo has adivinado debes intentarlo de nuevo, esta vez con quien quieras.

⎯ El pelo raro es alfa. ⎯Dijo, claramente refiriéndose a su amigo Kirishima, quien le miró con mala cara por haberle llamado pelo raro.⎯ Ahora adivina tú el segundo sexo de la extra rosa.

Kirishima se giró, buscando a Mina con una sonrisa que dejaba ver sus dientes afilados en punta, y sin dudarlo habló:

⎯ Mina es beta, estoy completamente seguro de ello.

⎯ ¡Vamos, no sirve! ¡Es fácil saber que yo soy beta!

⎯ ¡No importa si es fácil o no, Bakugo dijo que yo adivinase tu segundo sexo! Ahora intenta adivinar tú el de Kaminari.

⎯ ¡Kaminari es alfa!

⎯ ¡Has fallado! ⎯Gritó un Denki risueño.⎯ ¡Soy beta!

Las risas cubrían el salón a medida que los jóvenes se señalaban unos a otros, hasta que le preguntaron a Ochako el segundo sexo del rubio de ojos rojos y esta se quedó dudando un momento sin saber muy bien qué decir.

⎯ Yo... Esto... Creo que Bakugo es... ¿Beta?

Todos se quedaron en silencio, esperando la reacción del aludido, quien no tardó en levantarse gritando a todos.

⎯ ¡Está claro que yo no soy un beta, estúpida extra! ¡Soy un alfa! ¿Acaso estás ciega o qué te pasa?

Se levantó entonces y se fue gritando, en sus manos se veían atisbos de chispas. Todos se quedaron en silencio hasta que Kirishima se levantó de su asiento también, disculpándose.

⎯ Podéis seguir jugando, yo iré a hablar con él y a intentar hacerle razonar.

Todos asintieron y continuaron jugando mientras el pelirrojo iba a buscar al rubio en su dormitorio, tocando a la puerta y escuchando los gritos de su amigo al otro lado de la puerta.

⎯ ¡No me molestes, extra de mierda!

⎯ ¡Soy yo, idiota! ¡Abre!

Un enfurecido Katsuki abrió la puerta del dormitorio, mirando a los ojos rojos del contrario con el ceño fruncido y el gesto torcido. Kirishima iba a hablar de nuevo, pero un olor llegó a su nariz y empujó al contrario dentro del dormitorio con fuerza, cerrando la puerta tras de sí.

⎯ Bakugo... Huele a feromonas de omega enfadado aquí dentro.

⎯ ¡No sé de qué me hablas! ¿Para eso me has venido a molestar!

⎯ No, yo... Venía a decirte que no les hicieras caso que es obvio qu...

El pelirrojo se quedó en silencio entonces, y miró a su amigo.

Katsuki supo qué palabras exactas iba a decir el contrario antes de que las dijese.

No quería escucharlo.

No de él.

⎯ Bakugo... ¿Eres un omega?

19 de Agosto de 2019 a las 22:30 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión