El Castillo y Sus Relojes Seguir historia

migueltrespalacios Miguel Trespalacios

Se encontraba en aquellos bosques y andaba como si no se fuese a perder,que equivocado se encontraba.


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
416 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Castillo y Sus Relojes

Se encontraba en aquellos bosques y andaba como si no se fuese a perder,que equivocado se encontraba.

Él estaba caminando rumbo a su destino cuando unos olores extraños pero agradables olores le llegaron desde el bosque cercano,entonces decidió seguirlo sin más y averiguar que era o de donde provenían los olores.

Podía oler variados aromas que parecían turnarse y cambiaban de repente:Chocolate,Fresa,Flores y otros tantos mas.Eso cambios le causaron un repentino mareo y dolores de cabeza.

Sin querer entonces ya se había adentrado en el bosque e iba bastante lejos del camino original,en esos momentos le importaba poco,su objetivo eran los embriagantes olores faceticos.

Más tarde,después de mucho caminar del hombre,ya ahora sí muy lejos en el bosque,los aromas afrodisiacos desaparecieron tan misteriosamente como vinieron,eso despertó su conciencia del hombre y lo dejo desconcertado,ahora si era consciente de lo alejado que estaba.

Trato de volver pero todo esfuerzo de salir fue en vano,entraba por allí,salía por alla,vio la misma roca varias veces,sus dolores de cabezas aumentaron a gran medidada.

Caminando en lo que él creía era un “camino familiar”,desde hay diviso algo que los dejo confundido,asombrado y extrañado a la vez,el cerebro y su estómago se revolvían de tantos pensamientos y emociones.

Vio un gran castillo.

Un castillo parecido a los medievales,con torres y de color grisáceo,su torre central era la más grande con un gran reloj con números romanos,lo más raro es que no poseía manecilla alguna que dictara el tiempo,tenia una parecido con el big ben de Londres.

“Tal vez se cansó de la ciudad londinense y se fue a tomar unas vacaciones en el bosque”,agrego con una sonrisa en sus labios.

Mientras se encaminaba al castillo sintió que entro sin querer a un mundo fantástico y no aviasaron,no recordaba si entro en un armario mágico o algo por el estilo.Penso muchas cosas más que le llegaban como un flash por su mente y desaparecían sin mas,no las pudo recordar más tarde.

“Un castillo en el bosque,que locura”

Llegó al castillo de manera definitiva,de cerca era mucho más gigante e imponente,admiro toda la estructura del sitio mientras tocaba la puerta,la cual no era más grande que el hombre.

Toco una vez,nadie respondió.

Volvió a tocar,nada tampoco.

Cuando fue a tocar una tercera vez la puerta se abrió con un rechinar y le dejo pasoa la estancia,se quedó un poco pensativo con la alzada en el aire,eso no le gusto para nada,incluso pensó en correr o largarse lejos por creer que podía ser un castillo de película embrujado.

“Que ridículo,eso solo pasa en las películas,bueno,un castillo en el bosque tampoco es muy normal”

Penetro a la estancia sin pensar en nada mas,ya adentro vio lo que menos se hubiera esperado en su vida,algo para el más extraños que castillos esmbrujados,draculas o un mundo fantástico.

Relojes,relojes por todas partes.

Todo los lados del castillo,sus paredes y su techo eran presas de relojes,no había esquina donde no estuvieran y no se escucharan su tic-toc,el cual daba un estruendo multiplicado por mil por ser tantos relojes.

Tambien todos eran difentes,algunos eran de manecillas y otros electronicos,tanto de tamaño como diseño,algunos también tenían número de diferente origen y sus horas se movían a diferentes ritmos,algunos se movían tanto que el hombre sintió mucho mareo,sumado con los tic-toc todo aquello irritaba.

Aun se quedó asombrado por su descubrimiento,no le cabía en la cabeza como todo aquello era posible,entonces decidió ya que se encontraba allí,dar un paseo por el castillo y sus relojes.

Poco los incesantes tic-toc ya no le irrataba,mas bien le pareció una especia de música armoniosa agradable y tranquilla,aunque ver el cambio de las manecillas aun le mareaba.

Todo el lugar era raro,con pasillos en todos lados y escaleras que parecían infinitas,encontraba siempre algo nuevo,el hombre pensó que tenía muchas suerte para perderse en cualquier lugar.

En una de sus búsquedas encontró a otra persona en el castillo,al principio se asustó por la aparición repentina del sujeto,se saludaron y presentaron,el hombre afirmo ser uno de tantos limpiadores del castillos.

Le pregunto algunas cosas al limpiador mientras este pulía uno de los relojes,mientras le hablaba vio que el reloj tenía un nombre puesto,luego miro los demás de manera detenida y pudo encontrar que todos tenía nombre.

-Esas preguntas que me dice son muy complicadas de explicar,y no tengo tiempo,si quiere sacarse de dudas le puedo decir dónde está el señor del castillo,el se lo aclarara todo,le gusta sacar de dudas a los invitados casuales del castillo-termino de decir de manera amable y una sonrisa que veía algo forzada,como si no le gustara sonreír o no sonreía mucho.

Le dio las gracias y el limpiador termino dándole la dirección,se despidieron y el hombre dejo al trabajador quitarle el sucio a uno de sus relojes.Penso que sería complicado buscarlo por la grandeza del castillo,a la final termino encontrándolo en menos de 5 minutos.

Se paró firme frente a una puerta marron,arriba había una inscipcion que decía:“Amo y Señor del castillo”.Pensó en pasar y ya,pero prefirió tocar primero para mantener respeto y no molestar al propietario,por si era de esas personas delicadas.

-Pase-dijo una voz ronca y gruesa desde el interior.

Entro de manera lenta y vio como era el sitio,una especie de oficina moderna con escritorio y estante con libros,era el único sitio del castillo que parecía no tener reloj alguno,aunque el hombre vio un reloj flotando en el escritorio,parecía uno pero se movia tan rápido que daba mucho viento,mas bien podía ser un ventilador,era extaño como ese sitio desentonaba con la estructura del castillo,algo moderno dentro de algo antiguo.

Sentado estaba un hombre,algo mayor,no era un anciano pero tampoco un joven,parecía más bien alguien como de los 40,lo miro y se quedó un rato poniendo su vista en el,al lado del señor estaba una especie de oz.

-Buenos días,tardes o noches-le dijo al hombre sin parpadear y sin quitar su mirada de el-¿Qué desea de mi buen hombre?

El hombre se presentó con el señor y le explico toda su historia de su llegada al castillo,el señor también se presentó como “Cronos”,dueño y amo de todo el sitio,el hombre no sabía si darle un apretón o no,ya que no parecía alguien de confianza,al final termino por contarle porque su visita y sus muchas dudas.

-Bueno señor veo que usted quiere saberlo todo,eso es bueno…lamentablemente algunas no puedo darle respuesta,solo responderé las que veo más importante que le parece-dijo Cronos,el hombre asintió y dejo que el digiera lo que creía mejor responder-Excelente,bueno los relojes aquí representan a todas las personas del mundo,por eso tienen nombres y diseños diferentes,la razón de porque todos son dispares y se mueven tanto a ritmos rápidos acelerados como a niveles lentos es por como administran el tiempo la persona del reloj,le explico mejor,si una persona administra bien su tiempo su reloj pasara lento,mientras mejor lo administres más lento se pondrá,pero si son personas que malgastan el tiempo estos relojes pasaran rápidos hasta puntos que dan mareo,¿estará de acuerdo conmigo cierto?,bueno creo que hasta aquí puede llegar mi explicación.

El hombre le dio las gracias a Cronos por su buena explicación,aunque no respondiera otras preguntas que le eran de intriga.En su mente se dibujó la idea de buscar su reloj,lo quería y le daba curiosidad saber cómo administraba su tiempo,le hiso la pregunta a Cronos de cómo encontrarlo entre tanto relojes.

-Bueno,es sencillo-le explico todo y como debía llegar-obviamente existen muchas personas con su mismo nombre,para saber cuál es el suyo sentirá una especie de alegría,hay sabrá que es el suyo,se lo aseguro y buena suerte.

Le dijo su último gracias y salió embosca de su reloj.

Anduvo un buen rato buscando por el lugar que le dijo el señor Cronos,vio relojes con su nombre pero ninguno le producía alegría,más bien le daba cansancio y estrés.

Se rindió en ese sitio y busco en otros lugares,pensó que tal vez lo habían movido de lugar,pero como paso en un principio se perdió y termino en todos lados menos en el sitio donde podría estar el reloj.

Perdió por fin la noción del tiempo,no encontraba su reloj ni ventana alguna para saber si era de dia,tarde o de noche,quería saber qué hora era ningún reloj le era de utilidad,sin quererlo sintió que el tiempo se hiba,sentía que pasaro días,semanas y años buscando el reloj.Tenia una gran barba y olía terrible,no sentía hambre alguna solo ansiedad y ganas de encontrar aquel maldito reloj desaparecido.

“Porque no aparece,maldita sea”

Los años trascurridos le hicieron cansarce,cada vez más senil,arrugado y viejo,no podía caminar más bien y aun quería ver ese reloj no encontrado.Ya sentado por su cansancio miro a su frente y vio la puerta,la puerta de la oficina de Cronos,idéntica y sin ser afectada por su tiempo.

Camino con sus últimas fuerzas y volvió a entrar a esa estancia,en su escritorio aún estaba Cronos quien no se movió y seguía aun en la misma posición que lo encontró la última vez que lo vio,como si su conversación hubiera sido hace poco y no todo esos años.

-Vaya,veo que debí decírtelo antes de irte

El hombre le grito diciéndole que no pudo encotrar,que estuvo todos esos años y nada aparececio,que Cronos le mintió y porque él seguía de la misma forma.

-Señor me ofende que me diga mentiroso, a mí el dueño del castillo y amo del tiempo de tu especie,esto te paso por estar desesperado y para mi paso nada más dos minutos,tu apresuro acelero tu tiempo aquí es obvio.Ademas es imposible que se allá perdido un reloj en mis dominios, comencemos desde el principio,¿Cómo te llamabas?

El hombre volvió a decir su nombre,vio como Cronos se quedó pensativo y una sonrisa se dibujaba en su rostro,una sonrisa que parecía macabra,cómo si se estuviera riendo de un chiste personal.

.-Ya me acuerdo quien es usted,ve eso-señalo Cronos su extraño ventilado/reloj del escritorio,su risa macabra aumento mucho-Ese es su reloj,disculpe pero es que tenía mucho calor y lo eh tenido que usar como mi ventilador personal.

19 de Agosto de 2019 a las 17:02 1 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Miguel Trespalacios Hola(jajajajjajajaja,creeias que diria algo interesante)

Comenta algo

Publica!
Joanna Daniela Joanna Daniela
Me gustò mucho, continua asì. Espero te pases por mis historias y puedas leer,comentar y votar, gracias.
~