Cuento corto
0
452 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Montaña Rusa

Mi vida se ha convertido en la repetición constante de un mismo día, de la montaña rusa en la que estoy subida. Mi montaña rusa tiene momentos de tranquilidad y momentos de coger impulso que me preparan para la caída al vacío, al igual que mi cuerpo se precipita al suelo como consecuencia del golpe. Cae con la fragilidad de una pluma y mi cabeza rebota contra el terrazo, nublándolo todo en mi cabeza salvo la visión de tus zapatos y el recuerdo de tu mirada de odio. Nuestra vida es una montaña rusa en la que tu te preparas para coger impulso y yo me precipito al vacío. No me da tiempo a ponerme el cinturón de seguridad, tú me empujaste sabiendo que habías cortado todas las cuerdas que me unían a ti, aún sabiendo que yo creía que los nudos de mi pecho aguantarían las sacudidas de tu violencia.

Creerás que el daño solo aparece en los moratones que colorean mi piel, en las heridas que recorren mi cuerpo. Lo que nunca te conté es que esas cuerdas que tú cortaste y que me unían a ti, salían de mi corazón. Es el que más está sufriendo y como un animal fiel, aunque herido, siempre vuelve a su dueño. Aunque la cuerda está rota, siempre vuelve a casa. ¿Es que no quieres verlo? Ya no sabe vivir sin ti.

Mi vida es una montaña rusa pero lo que más temo, aunque no lo creas, no es el impulso. Ni la caída. Ni las cuerdas rotas. Lo que no soy capaz de soportar es que al día siguiente, comienza un nuevo viaje.

17 de Agosto de 2019 a las 14:35 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~