Ahora te toca a ti, date vueltas Seguir historia

R
Roman Soria


Es mi primer escrito de este tipo, espero que pueda cubrir las expectativas en mi relato que los lleve a disfrutar de la en sus propias vidas. Este es un matrimonio de mentes abiertas que comienzan a experimentar nuevos juegos sexuales en donde la mujer sin pensarlo comienza a tomar el control y la iniciativa en los roles y nuevas situaciones que se van presentando en la intimidad que los lleva al placer poco tradicional, hasta que aparentemente se sale de control


LGBT+ Sólo para mayores de 21 (adultos).

#secretos #trio #Transverti #gay
1
860 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Rumbo a casa

Eran como las 10 de la mañana y me encontraba trabajando cerca de la ciudad de Jacksonville, en el estado de la Florida, cuando recibo la llamada de mi madre: Samy tengo ya el cachorrito que tanto me habías pedido, que bueno y como es, igual a la hermanita que tengo hace tiempo, son hermanos, debe ser bien lindo, como sabes es una sorpresa que le quiero dar a Mariam, que tiene tiempo deseando un perrito de esos pequeños, que pueden llevar en la cartera a todos lados.

Voy hacer todo lo posible de pasar a buscarlo cuando regrese a casa, pero debido a la distancia en el cual te encuentras me voy al medio para estar en tu casa como a las 3:00 o 4:00 de la tarde, igualmente te aviso cuando este cerca. Así transcurrió la primera conversación de esta pequeña
historia de amor y aventura de una mascota que en corto tiempo daría de que hablar en la familia Robinson que tiene viviendo al sur de la Florida cerca de 20 años, provenientes de Sudamérica, en donde han visto crecer hijos y nietos.

Era la 1:00PM del viernes 9 de Julio del 2010, un día soleado, aunque con algunas nubes que daban alguna sombra dependiendo del lugar en que te ibas desplazando por la autopista 1-95 hacia el Sur, para tomar la 4 que va de norteaste a suroeste de la florida, específicamente Fort Mayer. Para aquellos que nunca han transitado la vía, en muchos lugares vas a encontrar espacios vacíos, lagos, puentes, por supuesto una amplia carretera, que te permite viajar cómodamente hasta llegar al downtown de Orlando, rodeado de grandes edificios, mucho tráfico, que me tocó transitar al no calcular la hora para salir, pero bueno ya estaba a mitad de
camino y solo tenía que armarme de paciencia y disfrutar de la vista que para una persona acostumbrada a viajar por carretera, siempre es atractivo disfrutar del paisaje natural y de las obras hechas por hombre y mujeres también por supuesto para no parecer machista como suelen calificar hoy día aquellos que supuestamente no le dan lugar o valor a la mujer.

EN CAMINO

Samy ya habiendo pasado Orlando debe abandonar la 4 y continuar por la I-75 vía sur hasta llegar a su destino, aprovecha el desvío para estacionar el auto, estirar las piernas y tomarse un café en una estación de servicio. Luego de echar gasolina, emprende su viaje, todavía le falta más de una hora de camino sin exceder la velocidad. El sol esta pega de frente en algunos tramos de la vía, en otros queda al costado derecho del carro, un pequeño alivio si conocemos lo caliente que se puede poner en esta época la temperatura en el estado de la florida.

Para ubicar la dirección Samy tuvo que recurrir al GPS, porque al venir del norte, no conocía en que salida era más cerca para llegar a la casa de su mamá, por ello detuvo el auto de nuevo en una estación de servicio luego de pasar Tampa. Activo el GPS, escribió la dirección y activo la aplicación que de inmediato le indico el sitio donde se encontraba, la ruta a seguir y el tiempo que tardaría en llegar. Todavía quedaba una hora de camino, pero era mucho menos de cuando salió, pensó Samy, total el regalo inesperado a la esposa le animaba a no sentirse cansado.

Tenía más de 30 años de casados y este sería el primer regalo sorpresa por varios motivos, porque nunca se dio por aludido cuando ella le comentaba su deseo de tener una perrito de esas características y sabiendo que siempre a Samy le habían gustado los Pastores Alemanes y del cual tenía dos ejemplares, macho y hembra, pero no en su casa, sino en la oficina porque a su esposa no le gustaban los perros grandes, por el trabajo que daban atenderlos, en especial sacarlos a pasear y hacer sus necesidades, ya que eran muy fuertes, difíciles de dominar cuando querían correr libremente, al ver un vehículo u otros animales. Ella pensaba que un perrito pequeño era como tener un bebe, no es que no tuviéramos uno, por el contrario, estábamos criando a medio tiempo a dos nietos varones que eran como dos tesoros para ellos. Los padres trabajan de día y como los niños aun no iban a la escuela, estaban con ellos todo el día hasta que llegaban a buscarlos por la noche, para regresarlos a primera hora del día. En algunas ocasiones se quedaban todo el fin de semana, lo que tanto los niños como los abuelos disfrutaban de la compañía.

17 de Agosto de 2019 a las 05:56 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Llegamos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión