La criatura del Lago Merín Seguir historia

gonzalo-celayes1565657976 Edward Rose Caballero

Después de varios problemas familiares por culpa de su padre el joven Benjamín se tendrá que mudar con su madre al departamento de Cerro Largo, muy cerca del balneario de la Laguna Merín, donde conocerá a una criatura muy misteriosa de las profundidades del fondo del mar que cambiará su vida para siempre.


Paranormal Sólo para mayores de 18.

#paranormal--cuentocortodeterror
Cuento corto
1
527 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

LA CRIATURA DEL LAGO MERÍN

Autor : Edward Rose caballero


LA CRIATURA DEL LAGO MERÍN


En el año de 1871 en el departamento de Cerro Largo en Uruguay se reportó uno de los casos más extraños de la historia, un caso que quedará grabado para siempre en la mente de todos los habitantes de Cerro largo.


Esta historia transcurre en el balneario del Lago Merín, ubicado en el departamento de Cerro Largo, bajo la administración del municipio de Río Branco. En aquel balneario tan hermoso y tranquilo acababan de mudarse un niño de 13 años llamado Benjamín junto con su madre Florencia a una casa que quedaba un poco cerca del lago Merín. Hay que admitirlo, la casa era un poco pequeña pero estaba bien cuidada, tenía baño, dormitorios, cocina, todo lo que una casa normal puede tener. La razón de porque habían decidido mudarse fue por el ex esposo de la familia, resulta que el le pegaba a su mujer y a su hijo sin ninguna razón, a causa de este maltrato los dos sufrieron traumas psicológicos. Al joven Benjamín le gustaba la casa, pero lo que mas le gustaba era nadar en el mar, sentía mucho interés por el y por los secretos que podria llegar a esconder, aparte de que era un poco introvertido, pues no le gustaba mucho jugar con otros niños. A su madre Florencia no le gustaba mucho la casa, pero le encantaba la idea de que su casa se encontrara cerca del Lago Merín, pensó que era un perfecto lugar para que su hijo pudiera nadar y relajarse en las vacaciones de verano.


Y fue así como el Joven Benjamín decidió acercarse al Lago Merín y nadar en el, pensaba que el mar era su único amigo y que nunca le haría nada malo, pero que mal que no lo penso dos veces antes de entrar al lago. Le dijo a su madre que saldría un poco para nadar, a lo que su madre aceptó y dejo que saliera. Después de unos minutos el joven estaba con los pies abajo del agua, vestido con un short negro preparado para sumergirse en el agua, era un maravilloso dia para nadar, pues había mucho sol y pocas nubes en el horizonte. Rápidamente el joven se sumergió abajo del agua sin tener miedo, estando muy seguro de si mismo. Se sentía muy bien abajo del agua, no solo por sentirse muy relajado sino también por las criaturas que observaba en aquel mar tan inmenso. Y mientras nadaba y nadaba por aquel lago, en un momento se encontró al lado de una criatura un tanto extraña, le pareció muy extraño pues nunca había visto una criatura así en su vida, tenía la estatura de un duende, pero solo era una criatura marina pensaba el, ya que tenía escamas como las de un pez o un tiburón cualquiera. Un poco miedoso por la criatura pero a la vez muy intrigado por ella se acercó un poco para verla mejor, mientras la criatura lo miraba fijamente y le decía que fuera con el, que nada malo le pasaría, y el joven, un poco curioso por aquella criatura, decidió seguirlo. La criatura lo llevó hasta el fondo del mar, donde el joven observó cosas muy increíbles y que interesarían a cualquier hombre. Habían joyas, tesoros y diamantes preciosos, cosas que le parecían interesantes al chico pero que no le importaba. También habían sirenas, algo que le impresionó al chico, no se imaginaba que en verdad existieran. También habían otras criaturas como pulpos gigantes, tiburones más grandes que un barco, todo lo que un loco que escribe cuentos mitológicos se podría imaginar. La criatura también lo invitó a jugar con el y con las otras criaturas, el joven aceptó y jugaron por horas en el fondo del mar. Después de un rato el joven miro hacia arriba, hacia el cielo y vio que ya era de noche, que la luna ya se había puesto y el sol se había ido en el horizonte, y fue por esto que el joven decidió que ya era hora de irse. A las criaturas no les gusto mucho que se fuera pero lo dejaron ir cuando dijo que volvería mañana. Cuando el joven llego a la casa observó como su madre estaba fumando afuera de la casa, ella lo veía muy preocupada y le preguntó donde estaba, a lo que el joven dijo que estaba jugando con sus amigos en el lago y entro a la casa a bañarse. La madre se sintió tranquila al escuchar esto, tenia miedo que algo malo le pasara, que su padre pudiera volver y llevarse a su hijo. Cuando el joven se encontraba en la bañera bañandose tranquilamente sintió cómo debajo de el, es decir, en la tubería del baño, comenzaba a salir un líquido negro que era muy parecido a la sangre. Y no solo salía de la tubería, también debajo de las paredes, arriba de las paredes, de izquierda a derecha, caía líquido negro por todas partes del baño. El joven se sentía muy asustado, no sabía que hacer, no entendía lo que estaba pasando, lloraba y lloraba mientras gritaba. Además del líquido negro salían criaturas extrañas de las paredes y de abajo de la bañera, del espejo, criaturas que lo miraban y que se acercaban a el tratando de entrar en su cuerpo mientras el niño gritaba pidiendo ayuda, quería escapar de ahí pero no podia, pues su mente había entrado en shock. Al oír los gritos desgarradores de Benjamín, Florencia entró a la casa y subió por las escaleras hasta el baño donde se encontraba su hijo, abrió la puerta y vió a su hijo que estaba en la bañera muy asustado por lo que había visto, la madre no veía nada, todo se había calmado al parecer. Al siguiente día el joven no se sentía nada bien, pues lo que le había pasado lo dejo traumado de por vida. La madre no quería decirle nada porque pensaba que necesitaba un poco de tiempo para que volviera a sentirse mejor. El joven permaneció todo el día encerrado adentro de su casa, sintiendo mucho miedo, pero cuando cayo la noche una voz entró a su cabeza y le dijo que fuera de vuelta al Lago Merín, que sus compañeros lo necesitaban, que querían jugar con el. Al escuchar esta voz decidió dirigirse al lago, y cuando se encontró debajo de las olas del mar, en frente de el estaba una criatura que tenía la proporcion de un humano, especificamente el de un adulto. La criatura lo miraba fijamente y se sentía muy feliz porque el joven ya había llegado, pero el joven sentía un poco de miedo por la criatura, ella le dijo que no se asustara que ella era la misma criatura que había conocido el otro día, solo que adoptó otra forma. Le dijo que podía convertirse en la criatura que el quisiera, ya fuera marina o terrestre, convirtiendose en un elefante, simio, tiburon, pulpo, lo que el quisiera. Esto le impresionó al chico y se alegró por el, se sentía feliz pues seguiría jugando con el y con las otras criaturas, pero al mismo tiempo no podía recuperarse por lo que le había pasado. Después de jugar por un largo tiempo con sus amigos volvió a su casa sin que su madre se hubiera dado cuenta que había salido, se dirigió a su cuarto y se sumergió en un sueño profundo. En aquel sueño el joven se encontraba en un lugar sin agua, sin tierra, sin nadie arlededor, solo el y la soledad que lo acompañaba, el piso parecía tierra seca y descuidada, mientras que el cielo se tornaba de un color gris, sin que hubieran nubes alrededor. El joven se sentía muy preocupado pues no sabía donde se encontraba, camino por el lugar tratando de buscar ayuda, pero no la consiguió, en vez de eso se encontró con algo aún peor de lo que había visto en la bañera. De repente la tierra empezó a temblar y el cielo comenzó a rugir como si de una bestia grande se tratara, mientras que atrás de el se le acercaba una criatura muy grande, y al verla el joven corrió y corrió hacia delante sintiendo como su ritmo cardíaco aumentaba cada vez más, sintiendo miedo, desesperación, angustia, sentía que su alma se estaba muriendo lentamente. Intentó correr lo más rapido que pudo pero sus piernas ya no daban más, su mente daba vueltas y de sus ojos, de su boca y nariz comenzó a salir un líquido negro, no entendía lo que estaba pasando. Cuando el joven paró de correr la criatura se acercó mucho más a el y lo atrapó con sus manos metiéndose adentro del niño, consumiendo su alma de poco a poco. El joven no lo podía soportar, gritaba y gritaba sin cesar, sentía mucho miedo, hasta que de repente, sin que el lo esperase despertó rápidamente, el joven sudaba y caían lágrimas de sus ojos, ya no podía seguir soportando todo esto. Las siguientes noches se hicieron aún más duras y aterradoras, las pesadillas no paraban de surgir, y su madre notó que cada día que pasaba Benjamín tenía más moretones en la espalda, en las rodillas, en el abdomen y en los brazos, nadie entendía que era lo que le estaba pasando, su madre trató de buscar ayuda por todas partes, pero lamentablemente, esta ayuda nunca llegaría. El día 25 de diciembre del año 1875 fue uno de los días que quedarían recordados para siempre. En ese día la madre del Joven Benjamín se encontraba trabajando mientras que el había ido al lago Merín para explicarle a su amigo, a aquella criatura lo que le estaba pasando. Fue entonces que el joven, muy preocupado y asustado, se sumergió en el lago, solo que esta vez nada volvería a ser como antes. El joven observó cómo el color del Lago esta vez era más oscuro y profundo, nado y nado y sin que se hubiera dado cuenta anteriormente unas manos lo agararon de la cabeza hasta los pies, mientras una criatura muy grande yacía en frente de el, mirandolo fijamente y riéndose de el. Y la sorpresa que se llevó el chico cuando descubrió que en realidad esta criatura era la misma criatura que había sido su amigo en los días anteriores. Esta criatura le dijo al joven que esas pesadillas que había tenido eran producto de la criatura que se estaba alimentando de su alma, la estaba consumiendo sin que el lo supiera, permitió que la criatura entrara en su mundo y ahora iba a consumir lo último que le quedaba de su alma. Al escuchar todo esto la mente de Benjamín se llenó de confusión, tristeza, desesperación y terror, pero el chico no se quería rendir, intentó escapar de la criatura librandose de las manos que lo ataban y tratando de correr lo más rápido que pudo hacia la luz del día. Entonces la criatura lo persiguió y lo persiguió por todas partes usando todos sus poderes, alargando sus brazos y piernas llegando hasta el joven en un instante. Cuando la criatura lo atrapó el joven gritaba pidiendo ayuda tratando de escapar, hasta que esta criatura se acercó a la cabeza del joven y la destrozó completamente con los colmillos que tenía en su boca, para después con sus garras destrozar su estómago, sus piernas y brazos, haciendo que saliera mucha sangre de el y las tripas del joven salieran disparadas a la boca de la bestia, matándolo sin tener piedad. Al siguiente día la señora Florencia junto con un grupo de policías y un conjunto de barcos marinos buscaron por varios días a Benjamín, pero no lo consiguieron, solo les quedo la desesperación de no poder encontrarlo. Pero dicen los habitantes del balneario que el joven Benjamín no fue el único chico que desapareció a manos del Lago Merín, que también hubieron más chicos desaparecidos, y cuenta la leyenda que si te acercas a lo más profundo del mar, en aquel balneario de Cerro Largo, te encontrarás con la terrorífica criatura del Lago Merín.

13 de Agosto de 2019 a las 01:30 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~