Camino a la libertad Seguir historia

mi94 Milena Chacón

La guerra entre dos naciones está por comenzar, pero Irina es una chica europea que vive entre las jerarquías de su país y que a través de esta historia va a saber si está realmente preparada para conllevar todos esos prejuicios y sacrificios que se tienen que llevar para la libertad.


Drama No para niños menores de 13.

#libertad
2
446 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Está por empezar

INTRODUCCIÓN:



Ok... Probablemente nadie lea esta historia o esté con muchas faltas de ortografía pero pido una sincera disculpa con el lector, debido a que soy joven y aunque esto no sea una disculpa verídica, sigo aprendiendo cada vez más.


Espero que les guste esta historia y que puedan llenarse de imaginación y muchas mas ganas de seguir con esta travesía, puede que la historia no sea la mejor pero absolutamente toda esta historia proviene de mí y de mis pensamientos. Y bueno sin mas que decir, ojalá les guste.


En una ordinaria noche del 20 de julio de 1982 me encontraba yo, una chica del departamento 213, dentro de una pequeña tienda de artículos antiguos y de gran valor histórico, estaba yo, Irina Bonnet, proveniente de una "familia europea" que nunca ha sido de mucho dinero y poco bienestar económico, hemos podido salir de las muchas bajas que hemos tenido, aunque no soy muy buena hija que digamos, mis padres me cuidan...Bueno.... Solo mi madre podría decirse, ella siempre cuida de mi pero su carácter y el mío suelen ser muy chocantes así que tenemos muchos desacuerdos.

Creo que no hay mucho que contar de mí, no resalto en mis aspectos físicos y tampoco intelectuales, aunque me gusta escribir mucho y contar historias, siento que es mi manera de seguir el hilo de todas las historias que invento en mi cabeza, pero tranquilos no soy psicópata o algo parecido, créanme cuando les digo que en frente de todos soy la persona mas obstinada y terca posible en esta tierra, pero bueno basta de explicar todos mis defectos y supongamos que seguiré con esta historia...


Estaba en el parque con mi mamá sentadas en una banca comiendo helado como si todo estuviera normal, esto lo hacemos siempre y pues es un tiempo con el cual puedo hablar con ella de mis problemas o cambios que tengo en mi cuerpo por esta etapa llamada pubertad o lo que sea, al frente de nosotras siempre hay un estante con patos o cisnes nadando y son realmente hermosos, era un día no muy soleado podría decirse, mas bien era todo lo contrario. Mientras hablaba con mi mamá empecé a ver como autos militares iban pasando en mayor cantidad, le pregunté a mi madre que sucedía pero lo único que me dijo fue que no me confiara de ellos y que apesar de lo que me dijeran no les creyera..Era un poco sospechoso debido a que no solían pasar por aquí y era todo realmente tranquilo.



Hace unas horas escuché a mi mamá hablar por teléfono con alguien sumamente extraño, nunca la vi tan preocupada por algo o sospechosa de cierto asunto, así que no me quedé con las ganas y apenas terminó de hablar le pregunté con quien hablaba, a lo que ella me respondió con una voz casi quebrantada: Empaca tus cosas, te veo en 2 horas, de las cuáles pasé 30 minutos paralizada con mil preguntas y la pregunta del millón ¿Que hice? ¿Estoy mal? No lo sé, empaqué toda mi ropa y de mis pertenencias un par de libros que me había regalado mi abuelo y mi preciado broche de mi tía que es de un valor muy importante para mí, supongo que ya estaba lista y solo faltaba que llegara mi mamá así me puse a observar los carros que iban y venían de todos y todas esas personas que tenían una historia que contar, sí lo sé estoy creyéndome mucho Shakespeare pero es la verdad, y bueno también estaba haciendo mucho frío así que tenía puesto mi abrigo rojo con mi boina roja, como ya se pudieron dar cuenta amo el rojo y es un color muy lindo... Al pasar al cabo de 30 minutos, vi a mi mamá salir de un auto oscuro y me preguntó si ya estaba lista a lo que asentí con mi cabeza. Me solicitó subir al auto de una forma amable, así que lo hice sin protestar, muy raro en mí de hecho ya que suelo protestar cuando no sé de algo o me lo demandan.

Habían pasado horas del viaje y no sabia ni siquiera donde estaba, pero al final llegamos,así que me bajé del auto y mi mamá lo único que hizo fue darme un abrazo y decirme estas palabras: Oh mi pequeña! Eres tan hermosa como yo en mis días de lozanía, te amo mi pequeña Irina...Ojalá pudiera quedarme contigo pero no puedo ni tu papá ni ninguno de nosotros. Lo siento mucho pequeña...Y se fue llorando...

No hay manera de explicar lo que pasaba por mi mente en ese momento, y porqué me había dejado así tan repentinamente pero mi cabeza se estancó con miles de pensamientos en los cuales todos no terminaban bien, supongo que todo esto fue mi culpa por la mala hija que he sido y por todos estos daños que han sucedido por mi rebelión. No era de esperarse que me dejaran, supongo que
a como nuestro país estaba no habían muchas opciones acerca del cuido de sus hijos y su bienestar.

Después de que mi mamá se fuera, una señor de tal vez unos 59 años? Se me acercó y me habló: Bienvenida, Soy el Mayor Faure-Dumont, si no sabes que es esto, bueno, te explico: Ese edificio que ves ahí, señaló, es donde vas a vivir a partir de ahora, no te tardes demasiado¿Ok? Te estaré esperando en mi oficina.

Mi cabeza al procesar tantas cosas que ocurrieron en tan poco me hizo confundirme demasiado y supe al momento de escuchar "mayor" de que la guerra estaba por comenzar...










23 de Agosto de 2019 a las 03:10 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 10 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~