De Regreso Seguir historia

katy-vidal1564760434 Ignis V

El mundo que hasta ahora conocen parece sumergirse en el completo descontrol y perdición. La único que pueden hacer es intentar sobrevivir.


Post-apocalíptico Todo público.

#plaga #rencor #final #amor
3
1.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Recuerdos

Habían pasado demasiados años y él aún no lograba sentir la suficiente paz mental como para regresar, esa ciudad albergaba los peores y, al mismo tiempo, los mejores recuerdos que el poseía, sin embargo una serie de eventos lo trajo de regreso y solo debía soportar un par de días en lo que terminaban de reparar su vieja, pero, funcional casa rodante.


Ya eran pasada las 1 de la mañana y no podía conciliar el sueño, algo dentro de su mente lo perturbaba –creo que debo salir a caminar- al instante se levantó de la cama, se vistió, tomó su viejo reproductor de música y sus audífonos y salió de su minimotorhome un M. Benz sprinter del año 2019, realmente el paso del tiempo le había afectado a su preciada "joya", parecía un milagro que aún encendiera. Se detuvo unos instantes a observarla, lo único que deseaba era que la pudiesen reparar pronto y así podría largarse de ese lugar.


Comenzó a caminar y lentamente se alejó del taller. Su paso era lento mientras avanzaba por las calles pobremente iluminadas, sin darse cuenta el paisaje prontamente estaba más animado, todo comenzó a brillar, había más ruido y se veían personas saliendo de bares y riendo muy fuertemente. - probablemente eran personas que actuaban así por la necesidad ahogar el vacío de sus almas - pensaba mientras pasaba al lado de aquellas personas, un aire de superioridad llenó sus pulmones ya que, según él, conocía la verdad detrás de este mundo, en el cual las personas hacen hasta lo imposible para desechar su humanidad a cambio de una popularidad tan efímera que te hace cuestionar si realmente vale la pena el esfuerzo. Seguía distraído, sin prestar atención a lo que ocurría a su alrededor hasta que una voz lo interrumpió.


- ¿necesitas compañía? Te ves muy deprimido, te puedo ayudar con eso - dijo en tono muy provocador


Solo la observó por un instante, era una mujer sin duda hermosa, pero de inmediato sintió un rechazo instantáneo, como si todos sus miedos regresaran y le cortaran la respiración. Se alejó rápidamente, el color azul de sus ojos brillantes quedó grabado en su mente y comenzaron a perturbarlo.


Mientras más caminaba, más crecía la paranoia en su interior, todas las personas parecían querer algo de él, sabía que todo estaba en su cabeza, pero aun así no podía dejar de sentir todos esos ojos mirándolo, instantáneamente recordaba esos ojos brillantes. El recuerdo de su madre y, en lo que la habían convertido, volvió. Aquella mujer que siempre lo apoyaba, cuyo corazón era tan puro y a pesar de eso fue corrompida, el solo hecho de pensar en ella le daba miedo – siempre fuiste algo tonta madre – pensaba mientras miraba hacia el cielo nocturno.


Caminaba sin rumbo, y el instinto lo trajo a aquel edificio, era como si algo dentro de el quisiera enfrentar el horror que allí se albergaba. Podía ver en la entrada un grupo de manifestantes con sus gastados carteles y un campamento en el cual podían descansar cómodamente, parecía que ya estaban acostumbrados a estar allí y sobre el campamento un letrero brillante sobresalía el cual seguía siendo exactamente igual a la última vez que lo vio.


Hospital “renacer”

Centro médico y avance tecnológico


No podía apartar la vista de los manifestantes, eran personas normales que seguían ahí, protestando desde lo sucedido con la paciente número 001, inmediatamente sintió deseos de estar ahí, entre todas esas personas y apoyar de una vez la causa, camino hacia ellos pero rápidamente se detuvo, sintió miedo, volvieron los recuerdos que le causaban pesadillas


- Todo estará bien – escucho su voz nuevamente en su cabeza, parecía que fue ayer la última vez que la pudo oír


Estaba tan inmerso en sus recuerdos que no se percató de las luces que iban hacia él a gran velocidad, los manifestantes voltearon por el ruido del impacto, solo pudieron observar a un hombre rompiendo el parabrisas y manchando de sangre el auto que lo había atropellado.



*** 12 horas desde la propagación del brote***


Si pudiera escoger la peor noche de su vida, sin duda lo habría hecho y daría lo que fuera por regresar. Will sentía todo el peso del mundo en sus hombros, no pudo conciliar el sueño, a pesar de que los arañazos en la pared desaparecieron completamente. Lentamente comenzó a abrir sus ojos y la escasa luz que entraba por la pequeña ventana lograba cegarlo. Ellos aún dormían plácidamente, intentó levantarse sin hacer ruido, pero despertó a su compañera


- Lo siento, no quería despertarte – dijo mientras se sentaba al lado de Carol


- No te preocupes, no he podido dormir en toda la noche, a pesar del espacio este baño no es muy confortable – respondió algo animada, mientras intentaba simular una sonrisa


- ¿qué hora es? - interrumpió Dave, mientras intentaba asimilar el lugar en el que se encontraban


- Te ves peor que el tipo de allá afuera - a pesar de las circunstancias Carol trataba de ser graciosa, aunque el efecto que producía en sus compañeros era el contrario


- Hace varias horas ya dejó de hacer ruido – añadió Will, hizo una pausa intentando no arruinar el ambiente y agregó – probablemente ya se aburrió o … encontró algo más divertido


- Necesitamos salir de este lugar, no me parece una gran idea que después de todo terminemos en este baño asqueroso – Dave intentaba parecer decidido, aunque sabía que era una pésima idea


- ¿asqueroso? Ayer decías que era un baño de 5 estrellas – respondió Carol intentando no pensar en que tenía razón y debían salir cuanto antes


- Es solo un baño, nunca imaginé que lo usaríamos cómo habitación – Dave intentó seguir la conversación pero tuvo un fuerte dolor en la cabeza que le hizo arrugar la frente – demonios, parece que tengo la peor resaca de la historia


Mientas Dave y Carol seguían conversando en el suelo de aquel baño Will decidió mirar por la ventana, a pesar de estar en un quinto piso podía distinguir a las personas deambulando, era muy temprano y no era algo muy común de ver todos los días. Dio la vuelta y observó a sus compañeros, quienes aún conversaban de todo lo sucedido.


En ese momento Carol desvió su mirada hacía la ventana y sus ojos se cruzaron con los de will. Sin duda no era la primera vez que lograba mirarlos fijamente, nuevamente recordó aquel día en el que se había perdido en su mirada.

7 de Agosto de 2019 a las 17:03 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Paciente número 5000

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión