Cuento corto
0
2.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

FILIPO EL BUFON

¿Qué es tu vida? Una burla para ti no es más que un momento de plenitud ¿Qué es un bufón y como se puede justificar la existencia? (¡necesaria por supuesto!) ¿A qué importa? Por mucho tiempo se ha permitido la existencia invariable de estos seres miserables. Mas entretener a ciertos públicos o dejarlos en ridículo tienen por oficio. Alguno se acerca por la acera más cercana colindando con la puerta principal en el palacio real ¡viva su majestad el Rey Bufón Lizoáin! Por la espalda lo abraza lo acaricia lo besa en todas partes (prohibidas) dice que su mujer es fogosa y su sus encantos son bastante conocidos en varios lugares. Dice que la ama es un cretino sin fondo después del trabajo se desahoga nuevamente con otra persona sin importar su generosidad. Es la mujer del teatro a quien dedica sus lágrimas intimas o exteriores (según el caso) pobre tontuelo ingenuo, un bufón por aquí una bufona por allá. Los besos de seguido en todos los lugares. Cocina. Mesa. Alcoba. Patio. Estanque. Jardín. Caballito. Capilla. Capellán. Herrero. Crema. Cepillo. Vibrador. Etc. etc. etc. Ella dice que lo ama. Él dice que la ama. Pillo bocuron ¿acaso te cuesta tanto? En tu mundo y en el mío se llama de la misma manera. Complacencia desenfreno incorregible. Complacencia después de lo relajante inmortal inmoral. Alguien se acerca por la acera de atrás contigua a la cocina y a la habitación de la pareja en breve y noble término conyugal. Los iños y sus coloridas bandolas y trapos multicolor, multiformes. (Abreviatura determinada indefinida aleatoria) un saludo al viejo, un saludo a la vieja algo alborotada por su pelo negro. Dos saludos. Tres saludos… ¿Cuántos? ¿Y éramos? ¿Ya termino? ¿Qué tal tres niños más? Le tres número de la discordia entre cualquier ser viviente, un trio que no encaja en la ciudad próxima por la religiosidad. Un trio que es aceptado por los más pervertidos en las artes matemáticas y no numéricas. La fortuna y las más afortunadas las acompañan siempre. Mujer madre. Mujer hija. Ese día andaba como la mejor reina de la noche, más brillante que la estrella acompañada de la luna más menguante de todas las noches y las lunas. Quien más sino es ella misma con su vestido corto dejando ver sus más delicados contornos ¡es una reina! ¡Su majestad! ¡Mi vida! ¡Mi tesoro! Alabanzas en noche de recogimiento se guardaban para fechas especiales ¡me hago matar por una noche contigo! (decían los más atrevidos) ¡no hay dinero que pueda pagar las gratificantes caricias de tu mano! (salió el poeta de su tugurio asqueroso) luego de tan magnifico acto las lágrimas no se hicieron esperar. Lágrimas en los ojos y lágrimas en la entrepierna escurrían por todas partes (hombres y mujeres en uno solo. Una sola carne) fundidos en una colérica mirada en una ridícula sonrisa llena de desprecio y magnifica envida. ¡Ea todos lo sabemos! ¿Por qué todo es fingido? ¿Qué es todo lo real? Muy tarde para darse cuenta gran bufón que lo real es la muerte. Es algo como mi vida ¡maldito! La gente llora nuevamente y explora los sentimientos más absurdos nunca antes sentidos por maquinales movimientos de pecho y corazón. Un rato después Cleoppatra fue actriz de gran reconocimiento y aclamada por diferentes públicos de muchos continentes en total veinticinco contando el tuyo y el mío, una pluma va y viene va y viene sin descanso hasta dejar rígida y dura la muñeca (¡es el precio de la fama!) mi gran Cleoppatra se ha lucido nuevamente sobre y bajo las tablas. Con sus maromas y firmes tetas. Acaso no es la pregunta más certera de la noche… ¿Cuántos y cuantas han venido esta noche a manosearlas y alabarlas esta velada (sin media)? Según el precio o según el gusto exótico de su cliente ¿debería yo, yo, yo ser el primero? ¿Segundo? ¿Tercero? ¡Gran dios! ¿Cuántos eran? ¿Qué importa si es tarde o las nueve PM? ¡Estúpido bufón! ¡Cuando aprenderás a callar! El tipo se agita llora una vez más, mira otra vez a sus hijos tomando él no sé qué con su amada e irreprochable Cleoppatra… Cleoppatra añeja desagradable, traicionera. Se. Lo. Merece. Por tantos servicios a la patria, abandonada o traicionada por los más patrióticos patriotas (según como se mire al caballo) la pequeña dama se levanta de por encima de la mesa, mitad cuadrada, mitad redonda. Empieza a hablar en varios idiomas uno de ellos el que mejor entiende el moneydol. ¡Idiomas que nadie entiende! ¡Lleva vida de princesa! ¡Los idiomas son indispensables en el mundo moderno queridita dita! Y le digo a mi niña que es absurdo y que deje de joder, que más tarde, que otro día, que estoy cansao, que duele la cabeza exterior e interior. Inferior. Pero ella cual perro fiel insiste insistentemente una dos tres… por unas cuantas monedas doradas que la lleven al cielo, o a donde sea menos a donde ese cerdo la espera. Cumplido aprendido. Maestra de los coqueteos más bochornosos. Palabritas que saben al amor y también a algo menos. ¿Qué va más allá del amor? Un cariño lejano de una hija y un padre, y la otra como si nada comiendo salchicha al lado de su hijo y de su difunto padre también, grande y sagaz. ¡Ya me imagino cuantos han pasado por ahí! ¡Su color y su olor los recuerdo todos los días lluviosos o sin sol! ¡Pobre chica! Dicen que llevan seis meses o más… las relaciones extra familiares dentro de una misma familia son cosas que la gente del común le atrae y si algo se filtra por los labios o por la barandilla, si una lagrima llega al más profundo interior. Entonces nada que hacer todo se vuelve de dominio público. ¡Que repugnante! ¡Virgen santísima señorita Griselda! ¡Toma hijita! que todo se ha llevado de cabo a rabo, niña inocente en caminada a su príncipe, luego dejar una lagrima en su calzón. Mata verde olores fantásticos desfilan interminablemente en la habitación real. ¡Es la noche de bodas! Vida. Vida. Vida. De repente una voz más se une al acto final. ¡Un robo! Varios muertos, barrio de muertos de mierdas y mierda también. La censura es mi amante mi concubina por eso no se atreve a decirme nada. Solo ¡amor ven, ven, acuéstate ahora mismo conmigo! El bufón sueña con nuevas bufonadas.

En este mismo instante se han expuesto las acciones más infames que se puede maquinar dentro del ser más sinestro y despiadado. ¡Si queridos amigos! ¡Hablo de la inocencia! Cuna de los grandes males. ¡Yo soy el gran bufón! ¡Mis órdenes mis leyes! ¡Todo a conveniencia mía! Sueña el tonto. Sueña el tonto. La chica inundada de nubes blancas y rosas. El chico en los brazos de una mujer madura que no es precisamente su amante, yacen en lo que no es precisamente una cama para solteros sino más bien una cama conyugal en donde muchos conyugues han conyugado a sus anchas y largas. ¡Abandonarlo todo por un amor poco religioso!

POR: TheNixx.

6 de Agosto de 2019 a las 16:49 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~