Puños de acero Seguir historia

ncolmenares Naomi Colmenares

Alcohólico y solitario, Leonardo Moretti ya no es ni un ápice de quien solía ser. Tras yacer en la cumbre de su carrera como boxeador, el llamado «León de Calabria», ahora no es más que un hombre venido a menos. Sin rastros de la gloria pasada, Leonardo vive sus días ahogando sus recuerdos en medio del alcohol. Sin embargo a pesar de su miseria, existe alguien que aún parece creer en él: un hombre con el cual no muchos desearían involucrarse. Pero gracias a la grandeza de sus días pasados tendrá la oportunidad de resurgir, ofreciendo todo aquello que creyó olvidado para hacer nacer a un nuevo campeón. Aunque, salir del foso en el cual se encuentra podría significar mucho más cuando se halle envuelto en medio de una guerra por el poder, repleta de sangre y muerte. Todos los derechos reservados.


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#erotico #acción #boxeo #mafia #mafiaitaliana #asesinato #motivación #muerte
1
642 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Prefacio

El ensordecedor rugido del público retumbó en sus oídos. Vítores, gritos, insultos, maldiciones; cada palabra llegaba a él en un caos difuso casi ininteligible, aunque sabiendo de alguna extraña manera lo que debían estar diciendo cada una de aquellas voces a pesar de no entenderlas por completo.

<<Basura.>>

<<Perdedor.>>

<<Acabalo.>>

Cada palabra penetraba en su cerebro, pareciendo surgir incluso dentro sí mismo; de las voces que ocasionalmente gritaban dentro de su mente, llenando su cabeza de una confusión acrecentó cuando un derechazo conectó con su quijada rota e hinchada.

Leonardo se tambaleó hacia atrás. Su gran y musculoso cuerpo tembló cual cervatillo recién nacido, a punto de desplomarse en medio del ring mientras a su alrededor luces brillantes se desdibujaban y un nuevo rugido de parte del público estallaba.

Enfocó sus hinchados ojos en su oponente. La figura del fornido joven que ahora estaba a punto de arrebatarle el título pareció transformarse, dando paso a una gran masa amorfa y oscura, de ágiles movimientos que apenas podía distinguir en medio de su visión borrosa.

Pugnando por mantenerse de pie, percibió el regusto de su propia sangre mezclada con el licor más barato que pudo permitirse.

Un campeón que bebía lo peor. Un campeón arrinconado cual animal salvaje en un espectáculo de circo, que al final solo podía ceder ante el cruel látigo.

En algún punto sintió el dolor recorrer su cuerpo en una especie de sensación vaga. Pero el dolor ya no importaba.

Su rostro se contrajo dando un aspecto de furia contenida y miserable; los ojos brumosos, pero en los cuales una pequeña llama de rabia ardía, la amplia frente por la que el sudor corría, la recta nariz destrozada, el inferior labio partido, los párpados amoratados e hinchados... El rostro de un absoluto perdedor. Sin embargo, él no quería perder. Aunque, ¿desde hacía mucho ya no estaba perdido?

Y cuando un nuevo puño se estrelló contra su rostro, y la sangre salpicó mientras que el público rugía y todo a su alrededor se apagaba, la sentencia fue definitiva: el campeón de Calabria finalmente había caído.

+

6 de Agosto de 2019 a las 16:38 2 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capítulo I Un trago para olvidar

Comenta algo

Publica!
JS Jota Sanchez
Interesante historia. Con ganas de mucho mas. Gracias
JS Jota Sanchez
Interesante historia. Con ganas de mucho mas. Gracias
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión