Quien te ama no te hará llorar Seguir historia

angeles-hlinka1564154192 Angeles Hlinka

Cuándo uno ama, está ciego a la manipulación que nos puede rodear.


Drama No para niños menores de 13.
6
879 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La primera vez...

Camila era una mujer tranquila y calmada. Vivía con su pareja, Jano , algunos años mayor que ella, pero desde un primer momento se entendieron bien.

Su relación se consolidó el día que nació Alana. Pero esta historia no va a relatar algo feliz y cursi como cualquier historia de amor, va a relatar un día, pasando ya cinco años de relación, de esta pareja.

-Amor , mañana es el cumpleaños de Alondra, voy a ir con Alana, ¿me darías dinero para viajar?

-Si, agarra de la billetera, regresa temprano , a la noche vienen amigos y quiero que estés. -dijo Jano

- No hay problema. Contesto ella.

Camila no trabajaba, desde que nació Alana, su vida giró en torno a ella y a su familia, ya que Jano así lo dispuso y ella muy enamorada accedió.

Ese día, subió las escaleras , entró a su habitación y agarró cien pesos de la billetera, era principio de mes y solo tenía ese billete ahí, ella pensó: --Es todo lo que tiene, lo voy a tomar.Habrá dicho que agarre eso , seguro más tarde irá al cajero por más.

Al día siguiente, ambos se despidieron con un beso, ella tomó a la pequeña y se subieron al primer colectivo que encontraron para llegar a la estación de tren . Todavía les aguardaban unos cuarenta y cinco minutos más de viaje, para llegar a la casa de Alondra.

Desde que se juntó con Jano, no tenía tiempo para ver a sus amistades, ella aceptó vivir lejos con el, y aunque muchas veces los extrañaba, cada vez que quería salir , simplemente no podía, ocurría algún imprevisto que hacia que Jano deba salir antes de horario o trabajar horas extras y debía quedarse sola en la casa con la niña.

Por eso, las únicas oportunidades que tenia para salir, las disfrutaba al máximo.

Llegaron a la casa de Alondra, las dos amigas corriendo se abrazaron y el tiempo se estancó unos segundos, se extrañaban demasiado.

-¡Al fin venís a verme!, ¡loca linda!- grito Alondra

-Perdona que no venga seguido, te tengo presente en todo momento, pero vos sabes como es Jano, trabaja mucho y no puedo.

-¡Ay amiga!, el sale cuando quiere y vos cuando querés no podés hacerlo porque siempre tiene cosas “más importantes que hacer"- contesto Alondra haciendo un gesto de comillas con los dedos.

-Sé que está mal, pero…¡ que voy a hacer! siempre surgen imprevistos.

Las dos amigas decidieron dejar el tema ahí, y comenzaron con el festejo, aquel medio día de verano.

Llegada las tres de la tarde, el celular de Camila suena . Ella lee el mensaje que recibió, era de Jano, el cual decía: “¿Porqué me sacaste todo el dinero?,¡ siempre lo mismo con vos! , sabias que me iba a jugar a la pelota y te patinaste todo,¡ vas a ver cuando vuelvas!, ¡vamos a hablar!”

La cara de Camila mutó, de estar feliz a preocupada, ella sabía que el estaba enojado, desde que viven juntos, Jano tenia contestaciones feas pero las dejaba pasar porque siempre se convencía que el estaba nervioso o que era así… pero la verdad es que ella se había acostumbrado a ser tratada mal y al quedarse sola se guardó para si todo lo que le pasaba.

Decidió contestar : “perdoná amor, vos me dijiste que agarre el dinero, era todo lo que había. Sabía que te habían pagado del trabajo, es por eso que pensé que antes de ir a jugar a la pelota ibas a pasar por un banco.”

Al poco tiempo,recibe un nuevo mensaje, esta vez decía: “deja Camila, siempre igual, sos una estúpida, por cosas así ya no confío en vos , no me dan ganas ni de decirte te quiero. Quiero mis cien pesos, ahora"

Camila se incomodó muchísimo, tomó a Alana y se la llevó a una pieza . -Para cambiarle el pañal, dijo. Pero la realidad es que quería tranquilizarse. El mensaje la desestabilizó y no quería que la vean mal, ella no quería arruinar la fiesta.

Se sentó en la cama con la bebé en brazos y su bronca fue más fuerte, las lágrimas le brotaban por la cara y no podía controlarse. En ese momento, Alondra cruzó la puerta, para saber si necesitaba algo y la vió :

- Euu! ¿Qué está pasando? - dijo

Camila entre sollozos, le contó lo que había pasado, y que no sabía que hacer , no tenía como devolver el dinero.

- ¡Ay nena!, siempre problemas te da Jano, ¿cómo te va a decir así?, es lo mismo cada que venís , no te deja en paz, no quiere verte bien ni que seas feliz, siempre te digo eso, lo sé ,pero no se como ayudarte a que lo veas… yo te voy a dar una mano , toma.

Camila levantó la mirada, su amiga le estaba dando el dinero, pero muchas emociones transitaban en su cuerpo, bronca , vergüenza, amargura y un poco de orgullo, no entendía a Jano y no podía aceptar el ofrecimiento, pero Alondra la obligó, tomó su cartera y lo guardó.

Le dio un abrazo y la calmó diciéndole que seguro habló desde el enojo, que capaz es una equivocación. Animó a Camila y juntas salieron nuevamente a festejar.

Dieron las cinco, Camila se apresuró a preparar sus cosas para regresar a casa .

-Me tengo que ir antes de que sea más tarde, no quiero problemas con Jano.

-¡Ay Cami otra vez! Vos podés ir y venir a tu antojo, el no tiene porque controlarte.

- No Alondra, quiero irme ya , no quiero problemas.

Saludo a todos , tomo a Alana y volvieron a su hogar, ella con su cabeza llena de preocupaciones, sabía que el estaría molesto y a modo de castigo seguro la ignoraría como solía hacer.

Llego a casa y abrió la puerta, no había nadie, solo una nota que decía: “Llego más tarde, por tu culpa ando sin un peso, vienen a cenar, así que me llevo la tarjeta, limpia la casa, dejo mi billetera”

Ella hizo caso al mensaje, subió a su cuarto con su hija y la dejó jugar mientras acomodaba. Llego su cuñado y bajo rápido a abrir, dejando a Alana en la habitación con algunos juguetes.

Abrió la puerta recibió a su invitado y le informó que en cualquier momento Jano llegaría al hogar, que lo iba a dejar un instante solo así subía por su hija.

Nuevamente regreso al cuarto, allí encontró Alana con la billetera, había quitado algunos papeles , tarjetas de crédito y trabajo, rápidamente junto todo , levantó a la niña y bajó.

Jano entró por la puerta saludó a su hermano y a ella la besó así no más, el le ordenó que se haga cargo de la ensalada mientras iba a empezar con su asado.

La velada transcurrió sin sobresaltos, el cuñado de Camila se marchó y quedaron ellos tres solos, durmieron a Alana en su cuna , se recostaron en su cama y Jano dio la espalda a Camila, no le deseo buenas noches como siempre, ella hizo lo mismo se durmieron.

A la mañana siguiente se levantaron temprano, tenían un evento, la comunión de una sobrina de él. Ella ya estaba lista para salir , se arreglo rápido y a alana la tenia impecable.

Jano tardó, pero agarró su billetera y al revisarla grito: -¡Camila subí ya! ¿Dónde está mi tarjeta de acceso al trabajo?

- No se amor, anoche Alana tomó tu billetera, yo junté todo lo que sacó de ahí. Revisa bien

- ¡Que amor ni que amor!, ¡acá no hay nada! , ¡búscalo ya!- el tono de voz era mucho más elevado, el enojo de Jano iba en aumento –¿¡Así revisas las cosas vos!? ¡Levanta la cama, da vuelta el colchón! ¡No vez que se te pide algo y siempre haces las cosas mal, sos una inútil!

- Cálmate Jano, ¿revisaste bien?

- Si ya revisé, encontralo o se pudre todo acá. Ya me estoy re calentando .

Camila más nerviosa que nunca, sacaba ropa de sus muebles, quitaba las sábanas de la cama y corría las mesitas de luz, estaba con miedo, jamás vio a Jano tan enfadado en su vida.

-¡por favor revisa tu billetera de nuevo!- insistió

Ella estaba parada frente a Jano , a su lado derecho tenía un ropero de pino , que ahorrando ella había comprado.

Jano se abalanzó sobre ella, quedó acorralada frente al ropero, la tomó por los hombros y le grito: -¡ no entendés que eso es importante! ¡No sabés que no puedo entrar a trabajar! Me van a echar…

No terminó de decir eso, que hizo un ademán de golpear a Camila con el puño cerrado, ella tuvo suerte , su mano se frenó delante de su rostro, nuevamente hizo lo mismo, pero esta vez el golpe, cayó a la izquierda de su cabeza, en la puerta del ropero, Jano la destruyó…

Camila llorando y temblando , pidió por favor la billetera, revisó, si esa bendita tarjeta estaba ahí, efectivamente lo estaba, Alana jugando la guardo en otro bolsillo.

-Acá está-dijo ella llorando-

- Bueno ya nos vamos, dale, salí- ordenó Jano, quien tomó un bolso y guardó ropa.

-¿qué vas a hacer? Pregunto Camila.

-Vamos a la comunión y después me voy.

-¿ A dónde?, ¿porqué?.

Jano no contestaba, la obligó a ir consigo a la iglesia, a la perorata de la comunión, a pesar de Camila le pidió por favor quedarse , que se sentía mal y que dejara el bolso.

Llegaron tarde, gracias al episodio acontecido en la mañana, los familiares de él no entendían porque llevaba un bolso , tampoco comprendieron porque no los acompaño a la celebración y si obligó a que Camila valla.

En la celebración, ella trató de ayudar a terminar algunas comidas que faltaban, intentó distraerse y olvidar lo que pasó, pero luego de media hora simulando que todo estaba bien, no lo soporto más y no pudo seguir sosteniendo esa mentira, le dijo a su cuñada : - me siento muy mal, ¿me pueden llevar a mi hogar?

Subió con su hija a un auto y regreso a su casa. Recordó todo lo acontecido y lloró desconsoladamente. No sabía que hacer ni como actuar, miro a Alana y tomo fuerzas, consiguió llamar a su madre y comentarle lo que pasó.

Su mamá se puso muy histérica, le pidió por favor que salga de la casa, pero Camila no pudo. Se quedó y pasó la noche, desvelada. Jano no regresó.

A las 4 de la madrugada le llegó un nuevo mensaje : “ vuelvo a las siete de la mañana”

Camila revivió todo el miedo y como no pudo dormir , preparo algo de ropa , esperó a que aclare un poco, tomó a Alana entre mantas y se marchó…

A Jano no le informo nada, simplemente escapó. El llegó, no la encontró , pero sabía que únicamente podía estar en lo de su mamá, en ese instante no le importó, se durmió.

Al mediodía día, la llamó por teléfono, le pidió disculpas … estuvo una semana llamando y consultando como estaba ella y su hija, Camila por desgracia, volvió a creer en el, que se mostraba como cuando la conoció, dulce, atento y cariñoso.

-Mamá voy a volver a mi casa , Jano se equivocó, pero cambio-

-¡No Camila!, ¡quédate por favor!, ¡no vuelvas!¡ está mintiendo! -dijo la mamá de Camila, desesperada.

-No mamá, se equivocó, el está siendo bueno de nuevo, ya lo perdoné.

Esa misma tarde, Jano pasó con su auto y se llevó el bolso y las pertenencias de Camila, partiendo hacia su hogar… ese mismo día le rompió el teléfono.

Camila siguió aguantando las malas actitudes de él, quien sabe hasta que punto, pero Jano la manipulaba sin que se de cuenta, ella dejó de defenderse simplemente ya no tenia ganas de nada en su vida.

El se tomó el trabajo de apagar su luz y dejar que se marchite. Quien sabe durante cuánto tiempo la mantuvo prisionera …

Por desgracia, perdí el contacto con Camila, llevo años buscándola… cuando te vea nuevamente amiga, prometo rescatarte y salvarte de ese tormento…





3 de Agosto de 2019 a las 04:39 1 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Angeles Hlinka Soy una mujer que está reescribiendo su propia historia, indagando quien es y quien quiere ser.

Comenta algo

Publica!
VB Valeria Barrios
Me encantó amiga!!! Segui asi!! Te 💙
3 de Agosto de 2019 a las 04:50
~