3
1369 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los martes
tiempo de lectura
AA Compartir

Esperanza

Se podría empezar como cualquier otra historia, diciendo que llevaba una vida normal, tranquila hasta que sucedió una trajedia que nadie se esperaba, pero la verdad, para que mentirnos, solo los más ingenuos, o los más ricos, no podrían percatarse de lo que estaba ocurriendo a escasos metros de si mismos, bueno resumiendo, una catastrofe mundial acontece al mundo debido a la contaminación, todo estaba siendo controlado según los medios, pero en realidad, tan solo estaban aplazando lo que estaba por venir.

Siendo sinceros, era verdad que todo estaba controlado, pero estaba siendo controlado de una manera no muy buena que digamos, ya que se estaba controlando desde unas plantas nucleares especializadas, se encargaban de convertir la radiación en energía nuclear, cómo, no tengo ni la más remota idea, pero lo hacían, y lo habían hecho durante bastantes años, pero debido, creo, que auna explosión en la sala de controles por la sobrecarga de yo que se qué, hizo bum, y todo al carajo.

En ese momento yo estaba, cómo no no, con mis compas de casi mi misma edad, algunos más mayores, haciendo cosas que todo chaval de 16 años haría, bueno, cualquiel chaval "normal", pero resulta que yo no lo era; con el paso del tiempo New York había pasado por intensas crisis, tanto económicas como medioambientales, acabo siendo un ligar desierto con los restos de una civilización maravillosa, pero... pues hasta ahí llego el cuento.

Continuando con mi historia, como soy más pobre que las ratas, me dedicaba a atracar tiendas del barrio de los ricos, aunque estaba a varias horas caminando, merecía la pena para sobrevivir, en el momento de la explosión estaba robando en un chino bastante lujoso, además con la conmoción entre todos conseguimos un buen botín, con lo que podríamos conseguir unas buenas comidas durante al menos una semana, pero debido a la corriente de la policia tuvimmos que desviarnos, no sabíamos hacía donde ibamos, pero estabamos atados de pies y manos, si nos pillaban estaríamos condenados, así que seguimos todas las indicaciones de las personas que más odiabamos.

Tras unos minutos caminando por las calles de Neo City, la nueva gran ciudad, ocurrió otra explosión, esta más fuerte y más cerca, la tranquilidad que se había conseguido se convirtió en un caos en tres segundos, nosotros aprovechamos esto otra vez, esta vez para escapar, cogimos un callejón que daba a unas calles que no estaban tan vigiladas, por ahí huiamos siempre que teniamos que escapar de la poli, pero nos sorprendió que estuviera tapado con un furgón policial. Decidimos acercarnos para ver si había alguien, pero cuando llegamos no escuchabamos nada, me asomé y me quede boquiabierto tras ver como los cinco hombres que estaban ahí, estaban muertos, pero no por disparos o por un infarto casual, parecía que estaban siendo comidos, cualquier inocente habría vomitado tras esa escena, pero había visto tantas cosas que mi mente ya era un congelador; les hice una señal a mis compañeros para que entraran y cogieran las armas, y eso hicieron, sin reparos por los cuerpos, eran buenas armas, pero no tenían mucha munición, así que decidimos reservarlas para ocasiones especiales, o de vida o muerte, que pena que no llegaran mucho más lejos, ya que empezamos a caminar y de repente llego una sorpresita del cielo, un trozo de, sinceramente no sabía que era, pero aplastó a dos de mis compañeros y a mí me mando a tomar vientos,.

Tras recobrar la conciencia estaba detrás de una barra, me levanté a duras penas y salí a la calle y miré que todos los que estaban conmigo estaban muertos, unos aplastados y otros como los polis que había visto en el furgón, recogí lo que pudo de las armas que aún podían ser utilizadas y eché a andar, estaban todas desiertas, había un olor a muerte insoportable, me imaginaba que era por esas explosiones, pero de repente me vino una pregunta, ¿por qué yo estaba vivo? No podía preocuparme por eso ahora mismo, lo que importa es que estaba vivo, y eso valía más que cualquier explicación, me distraje, y me había perdido, nunca había visto esa parte de Neo City, pero podía divisar una especie de estructura, me recordaba a una cúpula, decidí acercarme, pero si había más radiación estaba acabado, había sobrevivido por suerte una vez, otra ya no sería lo mismo, traté de buscar una especie de mascarilla o mejor aún, un traje. Me pusé a buscar entre los cuerpos que estaban por ahí, tardé bastante, pero encontré a una chica, ya muerta con una mascarilla en la mano, cerca de su cara, pensé que no le había dado tiempo a ponersela, pobrecilla, por un segundo distraida por cualquier idiotez le había conllevado a la muerte, pero ya no había vuelta atrás, cogí la mscarilla me la puse, le quité el seguro a mi arma y me acerqué, más tenso que en cualquier robo, tal vez porque ahora se jugaba algo más que unas cuantas comidas, pero con la mente fría no paré de caminar.

En un momento dos focos me apuntaron dejandome casi ciego mientras me rodeaban unos 10 oficiales, con armas en mano, apuntandome con la mira laser, solo me quedó una opción, tirar el arma y arrodillarme, en cuanto lo hice me esposaron y me llevaron adentro, toda la gente hacía un pasillo para ver quien sería el siguiente en morir, o eso creía, me llevaron finalmente a una sala donde estaban un huevo de cientificos, con sus trajes y todo, empezaron a tomarme medidas, reconocí un artilugio, el cual decía cuanta radiación tenía, en ese momento estaba pensando que me iban a tirar afuera, ya que de por si ya traía radiación, imaginate sumandole a eso lo que estuve expuesto afuera, no tenía esperanzas, ya había perdido toda fe cuando se revelaron los resultados, pero no eran los que esperaba, mostraba que no tenía ni un parametro de radiación, me quede con cara de sorprendido, quería articular palabra, pero de repente me pesaba todo el cuerpo, los parpados, la boca, todo, y pronto caí en la camilla cual pollo degollado, y así morí, ¿o no?

31 de Julio de 2019 a las 11:08 0 Reporte Insertar 1
Continuará… Nuevo capítulo Todos los martes.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~