Un Guía en la Oscuridad Seguir historia

jdosio1555824656 Jesus Osio

Nuestra vida es diariamente escrita con un tintero, el cual nos define constantemente; no obstante esa tinta no es eterna y deberás rendir cuentas por lo que hiciste al final con ella, sin escapatoria y sin arrepentimientos, todo se hace en VIDA.


Inspiracional No para niños menores de 13.
2
2.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Destino

Al abrir mis ojos no tenia noción de donde me encontraba, era una orilla inmensa de un río que se perdía a la distancia, cuyas aguas oscuras solo me hicieron dilucidar la profundidad del mismo; volviendo en si me percate de que no conocía ese lugar en lo mas mínimo, ¿como llegue allí? ¿que era ese lugar? comencé a buscar pistas de donde me encontraba, algún conocido, alguien que pudiera darme una respuesta de que era ese extraño paraje, pero nadie conocía ese lugar.

.- Disculpe... - repetía una y otra vez a los que me topaba en ese lugar, pero todos los hombres o mujeres se encontraban en un estado catatónico, que bien pude entender por lo misterioso que era ese sitio; pero no tarde en percatarme que el shock inicial no era otro que la sensación de que esas personas si conocían el lugar y que sabían con total certeza el como llegaron allí.

¿Un extraño manto harapiento en lugar de mis pantalones y camisas? así como estaba yo, estaban vestidos los demás, ¿pero que demonios? camine hasta que mis pies descalzos comenzaron a doler... Cabizbajo baje mi rostro y pude ver como la sangre de mi pie derecho había dejado un rastro de sangre por todo el camino recorrido.

.- ¿Zizu? - escuche una voz conocida, la cual repetía mi nombre cada vez mas fuerte hasta que estuvo a mi lado. - ¿Que haces aquí?

Sus ojos, su nariz y el tono de su voz era inconfundible... Mi tío paterno, aquel que tenia años sin ver, cuya creatividad a la hora de improvisar era comparado con el de mi abuelo y cuyo carisma era difícil de olvidar.

.- ¿Tío que hace usted...? - un miedo comenzó a recorrer por mi espalda al punto que no pude terminar la pregunta, pues había comprendido donde me encontraba y era algo que no iba a aceptar.

.- Lo mismo podría preguntarte a ti... - continuo mi tío comprendió mi incomodidad. - ¿Tu padre? ¿Tus hermanos? ¿Mis Muchachos?

.- Todos bien tío, todos bien... - lo interrumpí para evitar preocuparlo. - no entiendo una cosa tío, ¿que es este lugar?

.- Ya lo sabes... - respondió mi tío con pesar. - este es el lugar donde las almas que aun no encuentran su destino vienen a parar. - explico viendo hacia el río. - y créeme aceptarlo sabiendo a donde te va a llevar es algo que muchos no están dispuestos a ¿como te digo? ¿tomar?

.- ¿Tu no aceptas el tuyo no es cierto? - la pregunta me salio sin pensar y los ojos de mi tío regresaron a mi, era evidente las dudas que tenia... Negó con su cabeza para posteriormente volver a ver el rio; sus dudas no se comparaban a las mías para ser sincero y a eso tenia que sumarle el terror que en ese momento sentía. - de cualquier manera, yo no debería estar aquí... No pertenezco a este lugar. - quise gritarlo como si el responsable de la broma se diera cuenta que no quería jugar, pero nada ocurrió.

.- Tal vez tengas suerte y lo logres averiguar... - añadió mi tío mientras con su dedo apuntaba a un pequeño bote que se acercaba a donde nos encontrábamos.

El bote era viejo, al punto que me sorprendió que aun pudiera flotar... Pero el miedo que sentía ahora se volvía en un autentico terror al ver quien lo dirigía. Una figura espectral, extremadamente delgada y muy alta, su túnica era negra y al acercase, incluso estando tan cerca no pude ver su rostro, pues el hombre parecía hecho de oscuridad.

.- Tu no deberías estar en este lugar, no al menos con estas personas... - se dirigió a mi el extraño hombre con un tono de voz siniestro. - sube al bote. - me indico apuntando con el remo que sostenía.

No podía moverme, estaba tan paralizado como los hombres y mujeres que me rodeaban.

.- No te subas ahí... - me advirtió mi tío y su preocupación solo consiguió que sintiera aun mas terror. - los que suben al bote son llevados al castigo eterno.

.- El ya lo decidió... - intervino la voz siniestra y el terror que sentía ahora se entremezclaba con dudas, ¿el castigo eterno? ¿acaso se refería al infierno?

.- ¿A que te refieres? - quise saber aun con mis piernas temblando y mis manos frías. - si acabo de llegar a este lugar, ¿como decidí donde deseo estar?

.- Tu vida... - dijo simplemente el barquero. - ¿viviste una vida en el mundo de los hombres no es así? pues eso ya marco tu destino, es momento que lo transcurras y obtengas tu recompensa final. - concluyo la figura.

Con terror y dudas sabia que era imposible continuar debatiendo con la entidad, pero era claro que no pertenecía a ese triste lugar, así que con el dolor de mi alma... Decidí subir al bote, pero no sin antes abrazar fuerte a mi tío con quien compartí en su momento muchas alegrías y nuevamente me debía separar.

.- Gracias por todo lo que nos enseñaste y el legado tan fuerte que dejaste... - solo pude decirle eso y sin mirar atrás subí al bote con terror, dudas y expectante de aquello que me aguardaba mas adelante en ese viaje del que no sabia si retornaría.

26 de Julio de 2019 a las 18:35 1 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Amistad y Corazón

Comenta algo

Publica!
Dollystoro Dollystoro
Me gustaaaa
26 de Julio de 2019 a las 21:29
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión