Cuento corto
0
2.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

THE BLOOD & BLACK

Desechos en todas partes, madera talada. Ran- Ran- Ran ¿Quién puede vivir así? Todo es útil realmente a la naturaleza, realmente sabia. Chan – chan – chan, motor. Carro. Motor. Camión en marcha. Hojalata – hojalata. Barro en muchas galaxias, incluso en este planeta ¿realmente lo merecemos? Barros en todos los planetas ¿impresióname hoy? Alguien se acerca con una pala, dos, tres, cuatro. Ya no más. Unas breves paladas, una más y otra más, derecha, derecha, un poco más adelante ¡o la mercancía caerá afuera! ¡Más adelante he dicho carajo! ¿Las ruedas aguantaran? Pregunta un curioso cubierto por sueños negros, muy - muy negros. Déjalo ya hombre, este es vuestro trabajo, ponte en marcha ¡ahora mismo! Unos salticos para adelante, otros salticos para atrás. Que resbaladiza se ha puesto la cosa. Ya estoy en la cimita. Qué lugar tan sucio, tan abandonado, seguramente esto es lo que sucede a menudo cuando un puñado de ladrones extrae la sangre negra de nuestra historia aun infante, sin crecer, sin creer. Historia negra. ¡Eh marcos la compuerta uno primero! Si señor. Sí señor. Ahora todo está listo, el desangrado ha comenzado desde muy temprano. No importa hijo mío esto es tan solo una pequeñísima parte de lo que me han robado por millones de años, ¿sabes? No el desprecio ni mucho menos, de igual forma es mi deber proveer a aquel que no tiene el sustento proveniente del suelo. ¿Cuál es el muerto? ¿Cuál es el metrito en todo esto? Ya te imaginaras lo que se siente cuando sin permiso entran en tu morada y perpetran sin remordimientos el cruel saqueo.

La madre tierra llora…

Hormiguitas indecentes ocupan un espacio el cual no les pertenece. Prohibido. Por ambición escarban en las entrañas más profundas en busca de lo más preciado, sangre negra que emana vida, que respira vida. ¿Qué pensarías si ando dentro de ti y me llevo sin contemplación ni miramientos lo que está dentro de ti? ¡Guarda silencio! Respondió el hombre insensato, yo… yo… solo vengo por algo de tus adentros pues es mi trabajo, tal vez no te guste, tal vez me lo merezco y aun así lo acepto.

Pasan poco a poco los minutos incesantes, tiempo, tiempo. Vuela como el viento. ¡Pasan las barandas! ¡Escalen la montaña! Un capataz hirviendo. Primero lo primero, aquí los más grandes tienen prioridad importante. Y dime tu ¿Cómo vas por allá? Bien, bien, bien ya cargada la maquina se desplaza a su maquinal destino. Largo camino espantoso destapado olvidado ¡vaya tragedia! ¿Las ruedas aguantaran? ¿Qué haces ahí niño? Tu turno se ha terminado ¡vete ahora mismo! Mañana ven por tu paga. ¡Aun lado! ¡Aun lado! Déjalo que suba… ya es hora que ande entre los hombres. ¿Quién te espera en casa querido amigo?

- nadie de importancia ¿verdad?

- ¡vaya crueldad!

- quien eres, para quien trabajas…

- ¡déjalo así! No atormentes al pobre chico…

Muy cerca, cerca del campamento se encuentra un viejo pueblo. El camión y sus toneladas de sangre atraviesan aquel paisaje al descubierto. El tormento de una semana alegría de pocos días. ¡Mira! ¡Mira! Sangre de nuevo, un minero el suelo vertiendo el líquido sagrado. Es un canalla y los canallas siempre tienen su merecido. No hay que apresurarse para todo hay un motivo. Cierto hombre cuarentón y cierta mujer cuarentona deciden desahogar sus pasiones en un lugar conocido por nosotros. La perdición de todo hombre. ¡Qué esperabas! ¡Esto lo hace el alcohol y una cabeza llena de él! ¿Qué pasa cuando otro individuo, por efecto del trago desea al igual que otro hombre, a una mujer de semejante clase? Las disputas se hacen incontenibles por supuesto… ¡seguimos con la marcha! Más adelante hablaremos de este acto tan desagradable. ¡Niño, niño! ¡Lee eso que dice en el volante! El Camino de Santiago. Señor. Sí señor. Apréndelo bien. Aquel hombre sabe que lo engaña su mujer y esa misma mujer sabe lo que hace su hombre con la paga, el reloj hace tic tac, tic tac. Todo sale a la luz en el momento menos indicado y en el lugar menos indicado.

Paseándose por las calles menos importantes, esa es la vida del hombre. ¿Mal educado? ¿Cómo explicar tal paisaje? Humaredas en todas partes, altos hornos chisporroteantes, allí no se cocinan alimentos, allí lo único que se cocinan son los cuerpos de hombres igual de desafortunados. Pregúntales a esos miserables que es vivir… déjalo ya no vale la pena… ¡buen día señor! ¡Buen día señorita! En estos momentos la báscula está un poco descalabrada, le ruego por favor que nos dé un poco de tiempo mientas nuestros técnicos arreglan este inconveniente. Como usted diga. Sabes… en cierta región del país, olvidada por supuesto. Lo normal. Se cree místicamente en el encierro de la mujer antes de su primera menstruación. En este encierro, aprenderá según los entendidos a ser una mujer valerosa y de principios a mantener su hogar en orden, también aprenderá a coser lindas sabanas, cobijas y demás. En el encierro aprenderá lo necesario para tener una casa esplendida y de vistosos colores cuando llegue la hora de su casamiento, esto sucederá con un apropiado pretendiente que dará lo necesario para tener a su lado a una mujer bien preparada e instruida. Lo que paso allá atrás no es más que la ausencia de las tradiciones que muchas mujeres han olvidado o en la peor parte han decido no aplicar en sus propias vidas. Las cosas que has visto hace unas horas, trago, mujeres y el mal uso del dinero trae como consecuencia las desgracias más infames sobre esta tierra, un regalo desvalorizado.

- de donde sale tanta mierda…

- ¡déjalo así nadie te entiende!

- ¡silencio todos! Así deber ser, así se debe aprender ¡silencio todos!

- ¡mira que cerca estamos! ¡Padre, dime que me dejaras llevarlo de vuelta!


POR: TheNixx.

26 de Julio de 2019 a las 15:16 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~