El pianista. Seguir historia

elias_micha Elías Micha

Sam y Max reciben una carta de auxilio de su -aislado- amigo y pianista Frederick Kow. Recordarán un pasado donde todo era música y vida, pero en donde ahora solo hay un silencio puro y absoluto. ¿Como podrán superarlo?


Drama No para niños menores de 13.

#instagram #frederick-kow #frederick #elías #micha #cuento #musica #piano #tristeza #depresion #drama
1
430 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Frederick Kow.

El pianista es un cuento largo dividido en varias partes, que sera publicado -a medida de lo posible- de forma semanal. Estaría agradecido que me dejaras tu reseña/feedback/comentario aquí o en mi blog, o en mi instagram: @nicomicha_
Sin mas dilación, comencemos:

"La música es un estallido del alma." (Frederick Delius)




El pianista.



En el ínterin de una noche, en pleno invierno gris y en el casi abrumador cambio de milenio, había transitado junto a Sam la solida pero perdida calle de Rosberry, la cual recordábamos con plenitud por la abundante cantidad de veces que la habíamos recorrido, hipnotizados eternamente por las melodías que provenían del final de la vía, justo donde se ubicaba la mansión del extravagante pianista Frederick Kow, que había abierto con su magia hasta el corazón más oscuro e inalcanzable.
Pero la eternidad es engañosa. El ahora silencio crudo y absoluto de Rosberry enmarcaba una crisis imponente en la vida de Kow.
No sé qué ocurrió, pero cuando eche un vistazo a la mansión de Kow, noté que emanaba una frigidez constante de la cual yo no estaba familiarizado. Algo se había apoderado de mí ser; me había quedado completamente paralizado, a pesar del exceso de vida y belleza que rodeaba la mansión,la frialdad absorbió mi corazón, como si el vacío puro y existencial fuera contagioso, como si la mansión de tres pisos de perfecto blanco bordeada de oro solido, no significara nada, y sentir como si estuviera completamente fuera de lugar, como si algo, claramente, no perteneciera a allí.
Habíamos sido invitados a pasar la noche. Entonces proyectamos la fantasía adolescente de deleitarnos por las composiciones musicales del gran Frederick Kow, sobre lo cual sin duda deliberamos inequívocamente. La súbita y repentina partida hacia el más allá de la señorita Nadine era desde luego un hecho sustancial que estimuló la desaparición de Kow en el mundo contemporáneo. Su evidente aislamiento aterrorizó a los medios de comunicación por más de una temporada. Ni siquiera Sam o yo teníamos permitido verlo. Constantemente negaba, de la forma más cruda y directa posible, cualquier intento de visitarlo.
Hacía exactamente tres días, en vísperas de navidad y en familia, recibimos la inesperada visita de un hombre de eminente altura, dotado de un portaje elegante y con un largo pero fino bigote. No tardó en quitarse su sombrero de copa alta para reverenciarse frente a nosotros. Con este gesto cordial pero impregnado de maciza melancolía, nos entregó un sobre cerrado con el remitente de Frederick Kow.
No fue hasta una hora más tarde, cuando el momento del descanso había llegado para mis niños, que pude descubrir el intrigante contenido del sobre. La carta tenía fecha de hacía seis meses, e iba dirigida a mí y a Sam. El espíritu depresivo de Kow se plasmaba en la caligrafía. Las manchas justo debajo de su firma generaban en ambos escalofríos continuos; acabamos reflexionando, luego de horas de mirar el contenido del manuscrito, que las manchas eran las lágrimas de Kow.

Querido Sam. Querido Max.

Me encuentro perdido, sin esperanza y muy desorientado. Solo veo oscuridad por todas partes.

Agradecería su visita.

Los veré en Rosberry, quédense la noche a beber como en los viejos tiempos.

Atte. Frederick Kow.



Aun en mi parálisis, opté por buscar la lógica de mi violenta sensación de vacío puro, era extraño, porque todo se veía, sin duda, como algo plausible y perfecto. Los árboles ornamentales de hojas rojas, verdes y amarillas rodeaban toda la calle de Rosberry; unas bellas orquídeas violetas rompían la estructura y simetría, y todo apuntaba justo al final de la vía, donde la entrada a la casa era de cancelas de perfecta armonía,con estructura victoriana y de un oro macizo y brillante, y donde cualquiera –a excepción de mí y de Sam– estaría retorciéndose de placer por semejante imagen. Entonces, ¿por qué? ¿Por qué siento esa sensacion de incertidumbre?
Sin terminar aún mi reflexión, el estado de trance al cual entré se cortó repentinamente, el hombre de portaje elegante que nos entregó la carta de Kow me despertó de un sueño que parecía no tener fin, esta vez se presentó sin escrúpulos como su mayordomo.
Luego de la presentación, recorrimos el corto camino restante hacia la mansión, el mayordomo se encargó de abrir la puerta mientras un leve aroma dulce y frutal provenía desde el interior de la casa. Al entrar, la nostalgia me absorbió. Recordé tiempos pasados que –creíamos nosotros- eran mucho mejores que los actuales. Y fue en ese instante en el que miré la escalera caracol y pude ver desde debajo a Kow, inmovilizado, con una expresión que, a ciencia cierta, atemorizaría a cualquiera, y fue gracias a esto que entendí el porqué sentía que algo estaba fuera de lugar. Faltaba el último detalle y el más importante: la música. Las sonatas de música clásica que deleitaban nuestros oídos, o las composiciones llenas de alegría y felicidad que tocaba Kow, se tornaron en un silencio penetrante y asfixiante, que quebrajaba lentamente mis recuerdos y fantasías, colocándome en un limbo que me hacia debatir entre querer volver al pasado o querer reparar el futuro.
Kow bajó lentamente por las escaleras, su mirada se perdía mientras sus frágiles dedos tocaban la baranda de roble macizo, levemente encorvado y con sus ojos entrecerrados, Kow posó frente a nosotros. Estaba claramente desmejorado; se estaba quedando calvo y había ganado más arrugas de las que uno podría pensar. Olía mal, como si no se bañara desde hacía varios días; sus uñas largas y su vestimenta de entrecasa me daban a entender que nuestra visita fue completamente inesperada.
Con una leve sonrisa y posando su mano izquierda detrás de su cabeza, Kow nos saludó. Emanaba una melancolía inerte, y que transmitía, además, una recata incomodidad. Cordialmente nos ordenó pasar al living, pidiéndole al mayordomo que nos abasteciera de algo para beber y nos llevara al salón. Cerró con un “si me disculpan”, para proceder al aseo y presentarse debidamente ante nosotros.
Las luces amarillas del espacioso salón y los muebles de madera con toques floreados combinaban a la perfección con una antigua araña colgante de cristal, que emanaba una belleza y una claridad asombrosa. Una hora más tarde, luego de disfrutar de un vino añejo de los años treinta, Kow, ya perfumado, bañado y con una camisa verde opaco, se perfiló frente a nosotros para darnos, ahora sí, un abrazo de bienvenida. El primero en recibirlo fue Sam, pude notar la felicidad en su rostro por abrazar a su amigo luego de tanto tiempo, cuando fue mi turno me sentí ferozmente extrañado. Kow me estaba imbuyendo su interior, como si estuviese esperando el socorro desde hace muchísimo tiempo, como si estuviese gritando pedidos de auxilio internos, y que este abrazo –reflexioné-, era un descargo de una opresión constante que vivía día tras día.
-¿En qué puedo ayudarlos, caballeros? –preguntó Kow.
- Recibimos su carta –contestó Sam-. Estamos aquí para ayudarlo, Frederick.
- ¿A qué carta se refieren?
- A esta misma –contesté mientras le entregaba el sobre.
Kow miró la carta y expresó rabia, cerró con fuerza su puño mientras miraba fijamente al mayordomo, el cual estaba justo detrás de nosotros.
Luego de una espera un tanto larga; de unos dos minutos de absurdo silencio, Kow se giró e hizo un gesto para que lo siguiéramos a su mausoleo de la música. Nos demandó que los hechos que acontecerían ahora deberían ser privados, y que no debían salir de esta mansión bajo ninguna circunstancia.
El salón pertenecía a tiempos pasados, los instrumentos armónicos y clásicos de orquesta estaban dispersos pero ordenados por todo el mausoleo, los cuadernos repletos de partituras estaban apilados en estanterías, ordenados a la perfección de la A a la Z. Y justo en el centro, donde el foco de luz roja apuntaba a la estrella de la noche, estaba su piano de cola; su primer piano de cola, heredado directamente de su difunto padre. El que cuidó durante décadas y el que se mantuvo a su lado, el cual lo vio crecer en todos los sentidos posibles, exactamente como… ella. Kow tomó su banqueta y se sentó. Irguió su espalda yextendió sus brazos, listo para tocar. Y la emoción en mí volvió a nacer, y la nostalgia volvió a actuar, y recordé precisamente los momentos donde Kow expulsaba fuego interno, siempre junto a Nadine, siempre haciéndola sonreír indefectiblemente de la situación. Incluso cuando la madre de Nadine falleció, Kow tocó para su esposa, y gracias a él, ella pudo despedirla. Gran parte del día, cuando el no componía, Nadine se recostaba en la caja del piano y disfrutaba por horas de la pura pasión que él derrochaba, haciéndola volar hacia un mundo de sentimientos y sensaciones.
Pero esta vez nada ocurrió, solo silencio. Durante cinco minutos tensos de vacio absoluto, sus dedos se quedaron en la misma posición. Y los temblores comenzaron a evidenciarse, las gotas de sudor frías y tristes se plasmaron, y del rostro de Kow emergieron represión, depresión y un mal augurio. Y nada quedaba ya de aquel derroche de pasión que en el pasado emanaba de él, solo silencio, un silencio falto de sangre.
Sam y yo nos quedamos impactados, no sabíamos qué hacer ante semejante situación, era la primera vez que nos encontrábamos en una situación así en sus treinta años de carrera, jamás nada parecido.
Kow se llevo la mano a su boca, reteniendo las ganas de vomitar, para luego culminar:
-Yo… ya no puedo tocar más. He… perdido la pasión por la música.


-FIN DE LA PARTE 1-

22 de Julio de 2019 a las 15:08 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Parte 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas