Entre dos mundos Seguir historia

ale_jaf Alejandra

"Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde". Esa frase no podía ser más cierta y vivida, pues Bruno la viviría y no sería nada fácil aceptarla. Bruno es un joven frío, rebelde y rudo que en todo el tiempo de vida que lleva no se había detenido a pensar en todas las personas que le rodeaban o en lo que tenía, no lo había disfrutado y peor aún, no lo había valorado, pues siempre pensó Bruno que las tendría con él, pero el destino le tenía preparado un camino distinto. Un día, este camino se vuelve realidad y la pierde, haciendo que el refrán le golpee con todas las fuerzas, es entonces cuando Bruno trata de recompensar ese tiempo, pero ya es demasiado tarde. Bruno solo quería cambiarlo todo, en especial esa perdida, y tanto fue su deseo que un ser misterioso se lo cumpliría en una forma totalmente distinta. Un mundo paralelo. Una dimensión desconocida. Una línea de tiempo distinta. Una vida semejante pero no es la misma. Bruno experimentará el amor en su forma más pura y tendrá que elegir entre dos mundos. Ven y acompáñalo en su historia.


Ciencia ficción Todo público.

#amor #venganza #odio
0
444 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1


Mientras miraba el techo blanco de mi habitación, los pensamientos confusos y de reproche me carcomen la cabeza. ¿Por qué? Es la pregunta que más se formaba en mi cabeza. ¿Por qué suceden estas cosas? Sé que no debería estar reprochando nada, ni exigiendo una explicación a nadie, pero la necesitaba. ¿Así debe ser el destino? No logro entenderlo. Me es tan difícil.


Juro por Dios que si yo fuera su “ángel” nada de esto habría sucedido. Yo la habría cuidado mejor, la habría protegido, la habría hecho lo que sea para que tenga una vida feliz. Necesito una segunda oportunidad, una más, solo una más a su lado y todo haría todo distinto.


Todo este tiempo pensando me dejaron agotado y terminé durmiendo.


Al levantar la cabeza por la luz solar que me golpea directamente, es cuando me percato del lugar donde me encuentro. Lo último que recuerdo es haberme quedado dormido en mi habitación, pero ahora estoy en medio de la calle con personas que corren debido a la lluvia y tratan de mantener sus ropas secas. En un momento un cuerpo fino y delicado golpea contra mí y mi corazón late tan rápido que temo una muerte inesperada. Ella está frente a mí.


- Lo siento. No te vi. –Su voz me lleva al extra-cielo de ida y vuelta. Cuanto la había extrañado.


- ¿Anto? –Ella me mira sorprendida.- ¿Eres tú? –Mi voz esta temblorosa. No esperaba encontrarla.


- Sí. –Responde confusa- ¿Quién eres tú? –Ella me está tomando el pelo seguramente.


- ¿Cómo? –No puedo con la sorpresa- ¿Quién soy? –La ira crece junto a la confusión- ¿Estás bromeando, verdad?


- Perdón, no sé quién eres.


- ¡Ya basta! No me gusta esta broma y lo sabes.


- ¿Puedes soltar a mi novia? –La voz de un joven de la misma edad que nosotros llega retándome por detrás de ella y casi protegiéndola coloca su cuerpo en medio de ambos y ella toma su brazo en tono tranquilizador, de la misma forma en que solía hacerlo conmigo.


- ¿Perdón? –Estoy realmente sorprendido- ¿Tu novia? Estás loca, amigo. Ella es mi novia.


- Me das miedo. –Pronuncia esas palabras tan asustada que rompen mi corazón de inmediato.

Justo cuando siento como mi corazón se parte en pedazos, un resplandor blanco resplandeciente se hace presente y siento un pequeño mareo. Me despierto en un lugar distinto, una vez más, solo que ahora este lugar es demasiado hermoso. Reviso todo a mi alrededor sin percatarme hasta el último momento de un joven que te brinda paz y serenidad, que puede calmar todo emoción negativa se encuentra a mi lado, pero unas alas blancas y grandes me sobresaltan.


- Hola, Bruno.


- ¿Quién eres? ¿Dónde estoy?


–Tengo un montón de preguntas que realizarle, y suelto todas como un río desesperado por llegar al mar.


Tras pasar unos segundos, me doy cuenta. Era el ángel de Antonella. Y como si confirmará mi duda responde.


- Sí. Era el ángel guardián de Antonella. De tu Antonella, hasta que falleció. –El dolor se nota en las notas de su voz y tras unos segundos toma unas respiraciones y continúa- Te escuché. Quieres una segunda oportunidad para cuidarla. Crees que podrás cuidarla mejor que yo. Te dejaré que lo hagas, pero ella ya no es más tu Antonella, tu novia falleció. -¿Cómo podría estar diciendo esto, si ella es mi Antonella?- Sé lo que estás pensando, pero la Antonella de este mundo, de esta dimensión pertenece a alguien más y no eres tú. Tu misión será cuidarla de todo mal que pueda sobrellevarle. Tú te convertirás en su ángel guardia y al cumplirla regresaras a tu mundo.


- ¿Es un sueño, verdad? Debo estar soñando. –Murmuro más para mí mismo que para alguien más.


- No, es tu realidad. –Responde para mí- ¿Recuerdas lo que sucedió?


- No. –Grito- No puede ser.


–Agarro fuertemente la cabeza- ¿Entonces, perdí a Anto? La perdí y nunca supe valorarla cuando la tenía a mi lado. –Tomo al ángel por las solapas de su chaqueta- Dime, ¿Qué tengo que hacer para reparar este error tan grande?


- Solo debes protegerla. Ella corre un gran peligro.


- ¿Cómo? No quiero volver a perderla. –Estoy desesperado.


- Eso no lo sé. Solo tienes reglas que seguir


1. No debes decir nada de esto o de tu vida a Antonella.


2. Principalmente no debes involucrarte con ella sentimentalmente.


- ¿Cómo? –Estoy demasiado confundido- Quieres decir es que para salvarla, ¿No seré nada en su vida? ¿Significa que debo olvidarme de continuar mi vida al lado de ella para poder salvarla?


- Eso es lo que estoy diciendo.


- ¿Por qué? ¿Cuál es la razón de esas malditas condiciones? ¿No puedo solo recuperarla y no cometer los mismos errores que antes? Me parece injusto esas condiciones. ¿Por qué hacerlo tan difícil? –Estoy molesto. Me quieren quitar una vez más a mi Antonella y no puedo decir una palabra para retenerla, para que no sea así.


- Es tu destino, tu misión de vida. Tu vida no está en este mundo.


- ¿Mi destino? –Hablo irónicamente- ¿Mi destino es perder de cualquier forma a la persona que amo? –Espero por una respuesta- Dime. ¿El maldito destino quiere separarme de la persona que es mi alma gemela? ¿Para qué? ¿Por qué? –Lo miro desesperadamente- Ya la perdí una vez y ahora, ¿Me dices que puedo salvarla pero perdiéndola una vez más? Linda solución

Ñ

. –Digo sarcásticamente y el ángel se ríe.


- Puedes renunciar y volver a tu mundo. Antes quiero mostrarte algo si aceptas.


- Está bien. ¿Qué es?



21 de Julio de 2019 a las 04:50 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión