Cuento corto
0
530 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Maiz

La anciana molía el maíz

Cosechado por su marido en campos ajenos

De frenéticos campesinos

Su brazo cansando clemencia pedía

Pero el fuego de sus vísceras ansiaba comida

Molió, molió, y molió

Hasta que tenía suficiente harina


Complacida la tomó y fue a su cocina.

El aroma del maíz tostado

Encendió sus mortecinos corazones

Atrajo a su viejo marido

Pusilánime se sentó en la silla frente a la mesa

Con un vaso de caña en la mano y una botella de aguardiente en la otra

Cansado, melancólico, ¿cuándo no lo estaba?

Rememoró su larga vida

Y exclamó:

¡Que desdicha me cubre! Trabaje desde la niñez en estas tierras y su pago para conmigo fue ser infértiles. Estoy cansado y ya no puedo robar más maíz.


El anciano lloró

Y su esposa lo abrazó;

No temas, amor mío, celebremos nuestra ida que Dios será bueno

Sus labios se unieron

Los vasos fueron colmados

Y la vida, aunque infeliz, placentera.

19 de Julio de 2019 a las 21:39 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Charles J. Doom Confiar en el hombre es un arma de doble filo. Como una guillotina a la espera ansiosa de descender feroz hacia nuestro cuello. El hombre es un ser ilógico e incomprensible. Yo prefiero refugiarme en la calidez de las letras.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~