El Corazon de dos mundos Seguir historia

nalyd-fireblood Nalyd Fireblood

Ganar y perder, es el hilo de la vida, la realidad puede afectarse incluso en una fantasia. Puedes ganar una vida pero perder otra. Nuestro Protagonista Sorg Hemslade nos cuenta la historia de su vida y en como se convirtio en la persona mas peligrosa de la historia. Todo para proteger a una persona importante para él. Su hija.


Aventura Todo público.

#Chrono #silver #Elimia #Hemslade #Sorg #El-Corazon-de-dos-mundos
0
3.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

El inicio del final

Yo era un soldado del ejército real, muchos tenían fe en que yo saldría siempre ganando, pero la verdad es que no es así…

Mucha gente confió sus vidas a mi mando, Pero pocos son los que volvieron, muchas veces pensé que los sacrificios son necesarios, pero ¿Por qué tenemos que sacrificar? ¿No hay otro camino? Siempre me pregunte eso… Pero nunca encontré respuesta, Fue duro durante un tiempo, Hasta que la encontré a ella… Una joven mujer de 25 años pelirroja, Hermosa y amable, Me enamore de esa mujer.

Traté de conquistarla a mi modo, siempre fui algo tímido con tema de sociabilizar, Pero ella supo aceptarme, Su nombre era Lemia, me enteré de que era la secretaria de mi compañero y rival Silver, Siempre me lleve bien con Silver, Fue un camino largo el que tome para llegar a donde estoy, pero avance cada día mas.

Obtuve el puesto de General, el mismo rango que mi rival Silver, Se me asigno un secretario, su nombre era Kiro que, aunque no lo pareciera tenía mucho poder.

Así es en este mundo el “Poder”, el poder que tiene cada persona, aunque lo que más lo remarca es que el poder de cada uno, es algo así como su alma, Nos rodea un “Aura” de color que nos representa el estado de Emoción que representamos, Aquellos que no poseen poderes son soldados comunes, Pero habré conocido a algunas personas que a pesar de no tener poder de alma Son más fuertes que algunos que si poseen.

Caminando un día por la ciudad “Elemstrom” haciendo un encargo, me encontré con un niño, esta es una ciudad donde no se permiten gente que no trabaje ni sea pobre, Ese chico me dio lastima, pero no podía hacer nada para ayudarlo, las guerras siempre dejan Pobreza en muchos lados, Hay muchos como él me dije a mi mismo, No puedo ayudarlos a todos, ellos… Son parte de esos “Sacrificios”.

Me quede en esa ciudad por unos días, Cada día que iba a la central a trabajar pasaba y lo veía al chico, me sorprendió saber que aún no le dijeran nada, esta ciudad discrimina a la gente pobre, Me pareció raro que nadie le haya dicho o hecho algo. Al otro día volví a pasar y vi que unos guardias lo quisieron golpear, Con la rabia guardada intenté decirles que no lo hagan, pero cuando me di cuenta el chico mando a volar a todos los guardias, Al ver el increíble poder que poseía el niño se me ocurrió reclutarlo en el ejército y adoptarlo.

Al ver que tenía todo ese potencial dije que es posible que pueda salvarlo al menos a él, me acerque y me ataco con una patada, esquive su patada y lo agarre del pie, le dije: “Que buenos movimientos tienes” El chico me miro sorprendido, nadie nunca espero nada de él , lo supe con solo mirarlo, un pequeño elogio basto para que sonriera, Le dije que podía darle un hogar, y el acepto, lo lleve a la central y al principio lo tomaron como un chiste, pero cuando lo pusieron a prueba, el pequeño sobresalió más que los soldados, Su poder estaba al nivel de un Sargento, Los generales aceptaron mi oferta, pero con la condición que yo me haga cargo, No entendía por qué pero después lo entendí, Ya que yo lo traje es responsabilidad mía.

Cuando llegue a mi despacho, le pregunte su nombre y dijo que no tenía, que fue abandonado en un orfanato que fue destruido en la última batalla, Me disculpe por si acaso, quizás durante la batalla que tuve en ese entonces habré destruido yo ese orfanato, luego de eso le dije que se diera un baño y fui a comprarle ropa, Cuando volví se fue a bañar le deje la ropa al lado de la puerta y cuando salió, me entere de algo. Era una niña no un niño.

Me sorprendí mas por el hecho de que en el ejército real las mujeres no pueden ser soldados, Le pregunte si sabía que era ella, y no sabe nada, es solo talento para la lucha, entonces decidí evitar el mandarla al ejército, solamente sería abusada o maltratada, no soportaría que sufriera por mi culpa en el ejército, Así que simplemente la adopte como a mi hija.

Le puse Elimia como nombre, y Le puse mi apellido Hemslade, Así nació Elimia Hemslade.

Ah es verdad… No me presente a mí mismo...

Mi nombre es Sorg Hemslade

Mucho gusto.

19 de Julio de 2019 a las 07:16 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo La familia que siempre quise

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión