No te resistas en contra del amor Seguir historia

filosofia Sara Salcedo

Estoy atrapada en esa mirada color miel, esa que me deleita de arriba abajo provocándome un vaivén de sensaciones desconocidas. ¿Será capaz de resistirse a sus caricias y a sus órdenes? Esas que la desestabilizan y no le dejan pensar con claridad y hace que le tiemble todo el cuerpo al mismo tiempo que hacen que la saquen de sus casillas. ¿Podrá controlar la tentación que siente y negarse a sus sensaciones prohibidas? O superará todas las barreras que ella mismo se impuso y decidirá fundirse con él? Todo son preguntas que él le ayudará a resolver. -Pruébame y luego ya decides si te gusto o no- -Brey -¿Cuál fue mi error? Enamorarme de ti, entonces tú eres mi error más acertado-


Romance Romance adulto joven Todo público.
0
635 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

<<Primeras miradas>>


Empiezo a quitarme mi camisa favorita de“pa mala yo" me la compré el
verano pasado en rebajas junto con mi short corto de estrellitas. Era una
de esas oportunidades que no puedes dejar escapar y por ello entre
suplicas se lo pedí a mi madre.

De repente siento cómo la puerta se abre chocando contra mi espalda,
empiezo a perder el equilibrio.

-aaaaaaaa-grito con todas mis fuerzas cayéndome al suelo, cierro los ojos
preparándome para la caída. Noto como una mano me agarra con fuerza
contra sí mismo cogiéndome por la espalda.

Puedo sentir su respiración entrecortada y sus latidos acelerados. Abro los
ojos lentamente (quizás este soñando y no es real , rezo todo lo que sé para
que sea la primera...por favor) veo unos ojos de color miel mirándome
fijamente.

Me empiezo a ruborizar, no logro decir ni una palabra solo puedo
tartamudear.


-e p e d . Veo como sus labios empiezan a estirarse ofreciéndome una
sonrisa.

Poco a poco logro recuperar el oxigeno que me queda (Dios mio dónde me
he metido..) Empiezo a quitarle sus manos de mi espalda suavemente (Virgen
santa no sabía que se pudieran tener esos brazos tan musculosos).

-Ya puedes soltarme .. -le suelto-


- Estas segura? porque yo creo que te está gustando.Empieza a mirarse el brazo
con el que lo tengo cogido.

-Si si.. lo siento .. (no me había dado cuenta que los pensamientos los estaba
haciendo físicamente… que mal ..que pensará..) Me doy la vuelta dirigiéndome
hacia la puerta, por impulso me giro y le suelto:


- Por qué me tengo que ir yo si he llegado primero y segundo quién eres tu?


- No sabia que tenía una segunda mamá. Se ríe alborotadamente, suspiro hacia
arriba.


-Mira si no quieres tener problemas será mejor que te vayas.


-¿Ahora me echas? …por cierto, yo seré quién tu quieras que sea Heidi. Me mira
fijamente con esos ojos que nunca había visto y empiezo a desestabilizarme,
pero me dura unos segundos porque no le voy a dar el gusto de divertirse.


-Qué es lo qué pretendes? cómo no te vayas de aquí llamaré a la policía y no te
hará tanta gracia.-le miro retándolo.


- Así­, eso harás? pero dime vas a ir así …porque no creo que te tomen enserio.


Empiezo a mirarme y me doy cuenta que llevo todo este tiempo en ropa
interior .Otra vez noto como me ruborizo y sé que él no me quita ojo de
encima.


-Tranquila Heidi , no tienes nada que no haya visto ya.. Lo dice en un tono
burlón. En un abrir y cerrar de ojos mi mano choca contra su cara en menos
tiempo de lo que esperaba, se le empieza a deformar la cara ya no tiene ese
tono burlón que tanto me desagrada.


-Mierda, nadie se había atrevido a ponerme una mano encima y menos .. se
pone una mano en su mejilla dolorida.


-Tú te lo has buscado, es lo único que logro pronunciar.

Me doy la vuelta dispuesta a salir de ahí porque ya no soporto su presencia.

Cuando, me gira hacia él cogiéndome por las muñecas, mi espalda choca con
los ladrillos de la ducha sintiendo un escalofrió que recorre cada parte de mi
ser.


Se acerca a mí, separándonos unos pocos centímetros. Sostenemos las miradas
(no me daré por vencida tan fácilmente).


-Suéltame, empiezo a patalear sin éxito alguno. Este hombre es más fuerte que
yo, me arrepiento de no haber ido al gimnasio más a menudo ahora podría

hacerle frente.


- No me gusta deberle a nadie ni que me deban - lo entiendes-


- ¿Qué piensas hacerme no te tengo miedo? Acaso me he vuelto loca? no me
reconozco estoy temblando.


-Ojo por ojo


Le miro fijamente tratando de adivinar sus pensamientos, me está mirando los
labios, no será capaz de besarme verdad?.


-El fuego no se apaga con fuego - le suelto de repente.


Empiezo ha arrepentirme de mis palabras cuando cada vez se acerca más a mí
cortando el poco aire que me queda.









17 de Julio de 2019 a las 19:30 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Confesiones

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión