Laika y el rubí encantado Seguir historia

iregovi08 Irene Gómez

Laika intenta resolver un misterio mientras esta en apuros amorosos.


Suspenso/Misterio Todo público.
0
534 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

La mañana de mi primer día de trabajo

Todavía me acuerdo de ese vergonzoso día en el que recibí mi primer caso, para otras personas sería increíble poder llegar a ser un detective importante, pero detrás de lo que se ve en esas absurdas películas hay un trabajo serio y sobre todo muy duro. Aquel 23 de mayo de 2015 fue el día más raro de mi vida. Ese día me levanté emocionada por aquel día que pensaba que sería maravilloso. Eran las 6:00am y no podía hacer ruido ya que mi padre y mi madrastra seguían dormidos. Mi padre se llama Jonh y a diferencia de lo que podáis pensar, no somos ingleses ni provenimos de familia inglesa. Mi padre se llama así porque mis abuelos buscaban un nombre diferente para él. Mi padre estuvo en Galicia toda su vida, allí conoció a mi madre Allison y se casaron después de 5 años de noviazgo. Su primer hijo fue mi hermano Jack, el cual actualmente tiene 27 años y trabaja como médico residente en un hospital. 3 años después nací yo y decidieron ponerme por nombre Laika, si, lo sé probablemente es uno de los nombres mas raros que hayáis escuchado jamás, pero bueno decidieron llamarme así y la verdad, mi nombre me gusta bastante porque es muy excepcional y nunca he conocido a mas personas con mi nombre. Volviendo a la historia de mi padre, éramos una familia feliz, pero 9 años después de mi nacimiento mi madre cayó enferma de ELA y murió. Todos quedamos destrozados pero decidimos seguir adelante con nuestras vidas y por ese motivo nos mudamos al centro de Madrid. Después de varios años volvimos a ser una familia normal y me alegré mucho, mi hermano con 15 años, ya en el instituto empezó a tener muchos amigos y yo tenía 11, me faltaba un curso para pasar al instituto con mi hermano. Mi padre se convirtió en un abogado muy reconocido en la zona en la que vivíamos y todo empezó a ser mejor de lo que podía llegar a imaginar. Mi padre al poco tiempo, conoció a una mujer llamada Bethany y comenzaron a salir como pareja, a mi hermano y a mí nos puso felices volver a verlo con otra persona que le podría hacer feliz. Ellos se casaron 3 años después de empezar a salir, mi hermano se independizó y volvió a Galicia. Yo me quedé con mi padre y con mi madrastra y empecé a estudiar para convertirme en detective. Volviendo con el tema de mi primer día como detective ahora que ya sabéis un poco mas sobre mí y sobre mi familia, bajé al salón de mi casa el cuál no es muy grande pero está bien decorado. Encendí la televisión y me fui a preparar un par de tostadas con mantequilla y mermelada. Me senté en uno de los dos sillones del salón a desayunar y a ver las noticias. Después, llevé mi plato a la cocina y subí al baño para darme una ducha, mientras me duchaba pensé en las historias que me contaba mi abuelo cuándo él era detective, mi abuelo me contaba lo duro que era y también la alegría que sentía al terminar un caso con éxito. Terminé de ducharme y me fui a mi cuarto para cambiarme. Ya eran las 6:35am y tenía que llegar al trabajo a las 7:30am, así que me daba tiempo de sobra para cambiarme tranquilamente. Al entrar en mi habitación fui directa a mi armario para seleccionar la ropa para mi primer día de trabajo. Me puse un vestido azul celeste y unos tacones negros. Me maquillé los labios de un rosa tenue y volví a bajar al salón. Bethany ya se había levantado y ella me saludó amablemente:- Buenos días guapa, ¿emocionada por tu primer día de trabajo?-.Yo le contesté:- Si, emocionada y a la vez asustada, pero supongo que se me pasará pronto-.Ella con una sonrisa en la cara me dijo:- Es normal, pero seguro que te sale todo muy bien-.Yo me dirigí al perchero para coger mi gabardina favorita que me había regalado mi hermano justo antes de irse a Galicia, eran las 7:05 y me despedí de Bethany, después me dirigí a la puerta y salí al exterior. Me monté en mi coche y me dirigí a la comisaría para que me asignaran un caso y comenzara a resolverlo. Estaba emocionada pero también muy asustada porque era mi primer día y no sabía como me iban a tratar en mi nuevo trabajo ni que compañeros tendría para investigar y resolver los casos que me asignaran pero, supongo, que cuando le pille el tranquillo no tendré problemas y se me hará mas fácil convivir con mis compañeros en esos casos. Llegué a la comisaría y me entraron escalofríos de pensar que yo iba a trabajar allí y me ponía mas nerviosa saber que yo no conocía a nadie y no sabía que hacer.

16 de Julio de 2019 a las 13:18 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Soy todo un desastre...

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión