La Leyenda del Apocalipsis Seguir historia

M
Manuel Marquez


En un Escenario apocalíptico, un grupo de jóvenes, tendran que aprender a sobrevivir en lo que sera llamado el nuevo mundo, para posterior mente guiar a la humanidad a la recuperacion de territorio atraves de las guerras contra una especie de homúnculos autodenominados Onix.


Fantasía Épico Todo público.
1
662 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prologo, el discurso final.

Hoy es un día lleno de paz para muchos, para otros lleno de miedo, terror e inclusive lleno de orgullo, porque hoy es el primer día en que la humanidad está lista para pelear con sus enemigos, a diferencia de las guerras anteriores, esta no sola se dará en uno de los pocos lugares que la humanidad describe como hogar, sino que también es un lugar en el que han entrenado durante años las diferentes técnicas para eliminar a la amenaza que enfrentan, este es considerado el paraíso para la gran mayoría de las personas y aunque eso le da confianza la mucho, también aterra a otros, porque significa que el único lugar seguro que les queda será ahogado en llamas, escombro y sangre tanto de enemigos como de compañeros, y se preguntas ¿si vencemos, qué aremos luego, acaso buscar otro pedazo de tierra que podamos llamar hogar, o simplemente reconstruir este?, claro que el actual general de guerra decide resolver estas inquietudes que por supuesto intuye que la mayoría tiene, así que se dirige al pie de aquel sendero que lleva a la gran ciudad y dirigido a aquel gran campamento de guerra formado por más de 100 soldados con trajes anti ónix con un parlante dice: ¡sé que será difícil, aterrador e incluso des motivacional!, saber que esta ciudad es el único lugar seguro que queda y ahora está en manos de nuestros enemigos, y que después de esta batalla probablemente quedara destrozada, pero créanme que lo que hiso segura a esta ciudad no fueron su núcleo de desestabilizador de materia ónix sino sus soldados, guerreros dispuestos a darlo todo por la paz y prosperidad de la misma y si de algo estoy seguro, es de que ustedes podrán hacer esa labor igual o mejor que esos valientes guerreros que hoy, ya no se encuentran con nosotros…. Ahh (Suspiro) y si les soy sincero… ¡Espere, escuchen! Grita uno de los vigías del frente central del campamento. ¿Esos son aullidos de lobos? Parecen, venir del bosque arce, “Bosque que divide el desierto Rojo, donde se estableció el campamento de guerra, y la Ciudad”. Después de un par de segundos de silencio, el comandante de guerra alza el brazo izquierdo e inmediatamente todos los soldados entran a las tiendas de campaña, toman sus espadas y se dirigen al pie del bosque, separados a 3 metros de distancia entre ellos, formando una línea; rodeando gran parte del mismo. El comandante de guerra al no poseer traje de combate anti ónix, se coloca seis metros detrás de la formación, en ese momento lo único en lo que el comandante de guerra pensó era en que el enemigo se había infiltrado entre las tropas, pero se preguntó, porque el enemigo utilizaría lobos rastreadores para localizarnos, sabiendo nuestra ubicación, así que se dio cuenta de que “podría ser una distracción”. Grita: Formación “2.L.O”; Inmediatamente la fila se divide en dos y se colocan una frente a la otra, mirando en direcciones opuestas, con el comandante entre ellas. Pasan 15 segundos de completo silencio, inclusive los aullidos del lobo se habían terminado, y es cuando del bosque arce, sale un husky, con un hermoso pelaje, un lomo tono negro intenso y unas patas blancas como la nieve, y observa detenidamente a los soldados, cuando estos se quedan impresionados, estupefactos e increíblemente sorprendidos a tal punto que deciden quitarse los casco para observar claramente al espécimen, pues mucho quedaron asombrados y otros, simplemente no comprendían porque este lobo era tan diferente al clásico lobo de rastreo, que utilizaban los ónix para localizar a los humanos. Segundos después sale de entre los arboles un lobo de rastreo, enorme, con su clásico tono naranja en el lomo y patas grises, junto a él se logra ver a alguien, con cabello oscuro, una camisa blanca con el logotipo que simboliza la resistencia humana centrado, debajo de una chaqueta negra con insignias de plata que simbolizan victorias de guerra y un pantalón militar cían oscuro. Sale de las sombras caminando lentamente, seguido por los lobos, al salir unos cuantos centímetros de las sombras y estar lo suficientemente cerca de los soldados, estos cambian la expresión de inquietud de sus rostros por una sonrisa de esperanza, algunos aclamando y otros susurrando: ¡Es el Primer Guerrero Ónix!…

Al llegar hasta el comandante de guerra, este le dice: Como es posi… Y es interrumpido por aquel chico, que es aclamados por los soldados como Primer Guerrero Ónix, y le dice: Hace tres años me distes este diario, sujetando un libro grande y medianamente grueso, de tapa negra la cual en la parte trasera estaba dibujado el logotipo de la resistencia humana y en la tapa delantera llevaba escrito a mano y centrado el título de: La Leyenda del Apocalipsis. –Lo es titulado así, espero que no te importe, durante estos tres años lo he estado escribiendo yo, pero, ya que es este el ultimo capitulo que mejor que lo escribas tú, ¿no lo crees?... -Estoy de acuerdo. Responde el Comandante de guerra, tomando el libro y guardándolo en su mochila, - ¿Pero qué haces? ¡Es ahora cuando debes escribirlo! Le dice el Guerrero Ónix; a lo cual es Comandante de guerra responde, con intriga y asombro –Es que acaso... no lo... no lo entiendo, como quieres que escriba algo que desconozco, no sé cómo, han ocurrido los hechos exactamente, ¿es que acaso as destruido a los ónix? –Espera, primero debemos recapitular, ¿no lo crees?, es decir, has escrito este diario con la esperanza de que toda la historia que conocemos, no sea más que una mentira creada para manipularnos, y así mantenernos enfocados en sobrevivir y no en investigar si realmente hay algo mejor que esto. Dice el Guerrero Ónix mientras abre la primera página del libro, colocándolo las manos del capitán. -Si realmente quieres saber cómo terminas esta historia, no te preocupes, te lo narro y tú lo escribes.

8 de Julio de 2019 a las 18:54 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Impotencia

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión