Extraño » K.M Seguir historia

___wintter___ Wintter

» Voces en mi cabeza que no paraban de atormentarme. Aquellas sombras que parecía que me seguían eran realmente una tortura. Pero lo más atormentador eran aquellos ojos que lentamente me arrastraban a un mundo completamente de locos «


Fanfiction Libros Todo público.

#esquizofrenia #extraño #jungkook #jimin
0
731 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Único

Voces en mi cabeza que no paraban de atormentarme. Aquellas sombras que parecía que me seguían eran realmente una tortura. Pero lo más atormentador eran aquellos ojos que lentamente me arrastraban a un mundo completamente de locos.

«¿Qué esperas?» Ellas preguntaban. «Puedes pegarte un tiro de una y desaparecer, ¿no ves que estorbas?» Y nuevamente cerraba mis ojos por el nudo en mi garganta, pero de golpe los abrí debido a aquellos ojos que aparecían siempre.

—Jodida tortura. —Murmure por lo bajo y me levante de la cama para salir de aquella habitación donde sólo podía hundirme en soledad.

Salí de mi habitación, salí de mi casa, necesitaba despejarme de muchas cosas y poner otras en mi mente. Alce mi vista y vi un gran edificio, que bonito. En eso debía de concentrarme.

«Deberías de subir ahí y acabar con todo de una buena vez»

¿Qué ya ni un paseo puedo dar sin que esas molestas voces aparezcan?

«Alguien está persiguiéndote» «Corre»

Y sin más, corrí haciéndole caso a aquellas voces en mi cabeza. Corrí y corrí hasta que el cansancio me consumió y pare, pero cuando voltee, vi sombras de las nada obligándome a correr nuevamente sin destino alguno.

Así por varios minutos hasta que nuevamente volví a parar respirando agitado y casi sin aliento, me senté en una banca y coloque mis codos en mis piernas para ocultar mi rostro entre mis manos.

Aquellos ojos aparecieron y saque mis rostro de entre mis manos viendo a las personas caminar y caminar.

«Tienes a alguien al lado» Dijeron y yo me voltee viendo a un chico con capucha que miraba a la nada.

—Hola. —Salude y aquel chico me miro con unos ojos apagados. Esos, esos ojos eran realmente hermosos, tan hermosos y perfectos pero siniestros... Así como los que aparecían cada vez que cerraba mis ojos. Eran idénticos.

—Hola. —Saludo aquel chico de ojos hermosos, su voz era bastante aguda, tan aguda que no parecía ser la de un hombre realmente, pero lo era y era extraño.

—Cómo... ¿Cómo te llamas? —Pregunte y el chico parecía pensar un poco antes de responder mi pregunta.

—Mi nombre es Park JiMin, ¿y el tuyo? —Respondió y me pregunto.

—Soy Jeon JungKook. —Le respondí yo esta vez. —Tú nombre es bastante lindo, al igual que tus ojos. —Confesé y JiMin me miro con algo de rareza antes de sonreírme levemente sin mostrar dientes.

—Tus ojos también son lindos. —Alago el al igual que yo lo hice.

Y ese día supe que había establecido una nueva amistad...

.

.

.

Los días habían pasado donde la amistad con JiMin siempre crecía hasta el punto de pasarla casi las veinticuatro horas del día con él.

No supe en que momento paso pero me volví muy sumiso ante él, siempre iba a donde él decía sin negarme ni una vez ya que le tenia miedo a lo que llegara a hacerme si decía que no a algo que él me ordenaba.

Aunque... Supongo que ese sentimiento nació debido a que él era mi único amigo en toda la vida y no quería perderlo nunca, nunca.

Ah, si mi madre estuviera viva, ¿que me diría? Que soy un débil y un maricón... Nada raro en ella, pero muy poco si de eso se trata ya que sus burlas y humillaciones pasaban todos los limites.

Sinceramente, la noticia de que había muerto era realmente una aliviación en todo sentido, y llámenme insensible o idiota, pero créanme, que después de años aguantándome todos su reproches, sus insultos y sus gritos, esa luz con la que la veía cuando era pequeño se había esfumado para siempre.

No la quería ni ver en pintura ya que me hacía pensar en todos aquellos momentos en donde sólo pensaba en una cosa para liberarme... El suicidio.

«Estarías mejor si te hubieras pegado un tiro cuando estabas en primaria» «Te verías mejor si tomaras una dosis de pastillas para dormir» «Te verías mejor cayendo de lo alto de un edificio»

Y nuevamente esas voces molestándome. ¿Qué nunca se cansaban?

«La mejor manera de desacerté de nosotros es con una bala en tu cabeza, estorbo»

Ya no podía seguir con eso.

.

.

.

Me encontraba sentado en una banca junto a JiMin hablando de cualquier cosa que se nos pasara por la mente, y cada vez que decía algo divertido yo me reía a carcajadas. Y lo extraño de esa situación eran las miradas raras que me daba la gente al verme reír.

No lo entendía, si estaba con JiMin y me reía con él, ¿por qué las miradas?

—JungKook. —Me llamo JiMin a lo que yo voltee a verlo. —¿En que piensas? —Pregunto.

—Nada, sólo... son las personas. —Le respondí y este vio el alrededor.

—¿Qué tiene de malo? —Pregunto nuevamente cuando su mirada volvió a clavarla en mi.

—Nos miran raro... —Murmure con algo de pena.

—Ah, ¡no les hagas caso! Sólo tienen envidia de no ser como nosotros, tan hermosos. —Dice y yo reí por lo bajo a lo que una señora que iba caminando por al lado de nosotros me mira raro y para frente a mi.

—¿De qué se ríe, joven? —La señora pregunto y yo la mire con una sonrisa marcada en mis labios.

—Es que mi amigo. —Señale a JiMin con el dedo pulgar y la señora voltea a verlo, pero cuando lo ve sólo une sus cejas haciendo notar su confusión. —Dijo algo bastante divertido.

—Oh... —La señora volteo a verme con algo de lastima. —Lo lamento. —Y sin más, ella se da la vuelta para irse rápidamente de ahí sin despedirse.

Yo vi a JiMin y él encoje sus hombros como si no supiera la razón del por qué la señora se fue así de rápido.

«Se nota que se fue porque nadie tolera ver tu horrible cara de mierda»

Y yo baje la mirada con algo de tristeza.

—Tranquilo, Jeon. —JiMin coloco su mano en mi espalda y un escalofrío recorrió todo mi cuerpo por completo. —Ya todo va a estar bien. —Lo mire por escasos segundos y pude apreciar por primera vez una sonrisa con dientes que él me ofrecía, realmente era algo lindo pero extraño de su parte.

.

.

.

Paso una semana desde que no veía a JiMin y realmente estaba preocupado, nunca venía a mi casa y eso era algo raro de él. Por lo general yo hubiera ido a su casa pero no sé donde es ya que nunca me dijo.

«Él te dejo, te abandono como todos lo hacen ya que sólo eres una molestia para sus vidas»

Las escuchaba y realmente sentía la depresión consumiéndome.

«Deberías de morir ya... Así le haces un favor a la humanidad»

Y ahora si pude sentir lo rendido que estaba.

Camine fuera de mi casa por varios minutos hasta que me encontré el gran edificio del otro día, me encamine a su entrada y cuando esta estuvo frente a mi, no dude ni un segundo más en adentrarme a él y dar varías miradas hasta que encontré las escaleras y subí a la terraza.

Cuando llegué allí lo primero que capte fue un chico de espaldas al borde de la terraza, yo me asuste y me acerque a él para jalar lo de la camisa y tirarlo al suelo viendo perfectamente que era Park JiMin.

—JungKook... —JiMin hablo con voz apagada.

—¿Qué es lo que haces? —Pregunte con firmeza.

—Acabando con esta mierda.

—¿Qué? —Lo mire con confusión a lo que él sonríe aún con sus ojos apagados.

JiMin no respondió y simplemente se levanto del suelo para dirigirse nuevamente al borde de la terraza y darse la vuelta para verme mientras le daba la espalda al vació.

—JiMin, por favor... —Murmure pero JiMin logro oírme.

Park dio un suspiro largo y me extendió la mano y cuando yo la iba a tomar, este se dejo caer al vació y yo solté un grito que nunca pensé que soltaría.

—¡JIMIN! —Grite y lo vi caer hasta que su cuerpo impacto con fuerza contra el suelo y mi vista se torno negra.

De repente aquellos ojos que siempre me atormentaban aparecieron y una imagen de JiMin dio en mi mente, aquellos ojos... Los ojos de JiMin... Eran iguales... Lo siniestro de estos seguían ahí y entré en una crisis, esos ojos me daban miedo, daban un miedo inexplicable.

Empecé a gritar con todas mis fuerzas al sólo ver esos ojos en los oscuro de mi vista, tenia los ojos abiertos y aún así veía todo negro...

Aquella crisis se volvió mucho más grande hasta el punto de poner mis dedos en donde se encontraban mis ojos y hundirlos en estos hasta que los extraje... Los arranque, me había arrancado mis propios ojos.

Sentía la sangre resbalar por mis mejillas y mis gritos eran más altos de lo normal. Mierda, aquellos ojos volvieron a aparecer... JiMin también aparecía...

Mierda, mierda, ya lo entendí. Aquellos ojos que siempre me atormentaban eran los de JiMin...

JiMin... JiMin...

Había entendido que JiMin sólo era un producto de mi imaginación.

«Tienes a alguien atrás» Escuche las voces en mi cabeza y di pasos hacia atrás hasta que choque con el borde.

—Jeon... —La voz de JiMin se hizo presente y por el miedo que me consumió, me tire al vació y lo último que sentí, fue mi cabeza impactar contra el suelo con fuerza.

.

Después de aquel día, las investigaciones que tuvieron que hacer los oficiales de policía fueron infinitas, pero valieron la pena debido a que lograron conectar todas las piezas del rompecabezas.

Jeon JungKook tenia esquizofrenia y fue esa la razón de sus pensamientos suicidas.

Una señora afirma que vio al joven hablando y riendo sólo sentado en una banca.

Y familiares de él dijeron que les había contado sobre Park JiMin... Su amigo imaginario.

Todo encajaba perfectamente, y para confirmar todo. Nuevamente los oficiales vieron la foto donde Jeon JungKook se encontraba muerto, sólo que esta vez no era un cuerpo que se hallaba en la foto...

Eran dos.

.

.

.

Wintter

7 de Julio de 2019 a las 00:55 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Wintter ❁ 𝒲intter︴𝓗ay noches en que los lobos están en silencio y los aullidos son de la luna ♍ ♓ | mmvi | ☾

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~