Rumor del genuino Seguir historia

kcm KCM SAYS32RGFAESM

Rumor del genuino, es un cuento de ciencia ficción, humor y fantasía. La historia toma lugar en un pequeño pueblo a donde llega una mujer llamada Adriana, que asegura siempre ganar en un simple juego de “no perder de vista el vaso ganador”, una joven de nombre Serenity, al saberlo decide enfrentarla para ver qué tan cierto es ya que al igual que Adriana, Serenity asegura ser una chica que siempre gana. En el juego descubre porque la chica siempre gana, al entrar en un mundo de fantasía un mundo mágico. ¿Quien ganara al final? Solo estas a un clic de descubrirlo.


Cuento Todo público.

#cuento
Cuento corto
0
500 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Rumor del genuino

Un frio y pálido día con oscuras y tormentosas nubes que se amontonaban una sobre otra (como si fuera una espesa carrera por ver quien llegaría primero a bendecir con sus lejanas y cristalinas lagrimas a todo aquel distraído que se posara debajo de sus invisibles y húmedos pies), se divisaban al otro lado de las montañas. Ese era el panorama ofrecido por la pacha–mama para recibir al ardiente sol que al parecer hoy no haría su imponente debut el mismo que estaba acostumbrado a hacer desde tiempos inmemorables en aquel pueblo de mucha gente y pocas casas.



RUMOR DEL GENUINO




En la sala de una casa y debido a la ausencia que había dejado la energías eléctrica al desaparecer el día anterior; en el suelo se encontraba Serenity una joven de unos dieciséis, de piel trigueña y pelo negro peinado de cola de caballo (de él se escapaba un pequeño mechón de color azul), la cual se disputaba la victoria en un juego de parques (el cual tenía cuatro lado y en cada esquina el escudo de un equipo de futbol) al lado suyo estaba su madre quien no podía ser más parecida a ella en el aspecto físico, pero no en lo cognitivo, esa parte era reservada para la entusiasta y competitiva actitud de su padre que también está junto a ella.

Serenity era una chica que desde muy pequeña conocía el valor de la práctica y la perfección; después de todo su padre era mago e ilusionista, y ella en varias ocasiones había participado en sus shows y conocía y ensayaba uno a uno todos los trucos que su taita mostraba al público.

Serenity que como siempre jugaba con las fichas rojas estaba a punto de ganar al solo tener una ficha a punto de atravesar la delgada línea del triunfo, a su madre aun le quedaba cuatro fichas y mucha pista por recorrer y a su padre una ficha que se encontraba en la mitad de su camino. Todas las seis fichas restantes descansaban en el centro del tablero.

– Pate–perro –dijo el padre al ver que la madre había sacado un tres con los dados, una risa invadió el pequeño espacio llegando a todos los rincones de la casa. Antes de que la madre terminara de mover su ficha, el padre agarro los dados y los soltó con poca fuerza; al instante un par de seis cayó sobre el vidrio, después el padre arrastro la ficha hacia la ventajosa posición y procedió a lanzar de nuevo y otra vez saco un par de seis, volvió a mover su ficha; en ese instante sonó fuertemente un miiiiaaaaauuuuuu!!! Del gato de la casa, la madre y el padre voltearon a ver de inmediato, para saber cómo estaba el gato. Ante los ojos de los espectadores el gato estaba bien. El gato se paró de su sitio se acomodó y se volvió a acostar; -el padre: bueno no pasó nada, en que íbamos… así yo saque un par vuelvo a tira, ¿no?, –agarro los dados, los lanzo y estos dieron un tres como resulto, ante la mirada atónita del padre que ni siquiera pudo disimular su asombro al ver lo que había sacado; Serenity: otro pate–perro y rio, su madre tampoco pudo aguantar la risa, después su madre dijo –eso te pasa por burlarte de los demás.

Tocc tocc, sonó la puerta; –Serenity: ¿quién? –Santiago –dijo su madre mirando la silueta que se pronunciaba sobre los cristales en medio de la puerta; –Serenity: pasa –Santiago jalo la puerta pero esta no se abrió, a Serenity solo le faltaba un seis para ganar así que solo tomo un dado serró el puño y después puso el dado encima de la uña del dedo gordo y lo lanzo como si se tratara de una moneda, el dado giro y giro y parecía que en tiempo se había detenido o por lo menos así fue para su padre quien no le despego la mirada hasta que callo dando el resultado que Serenity necesitaba; un perfecto seis, ella sin mirar el tablero se dirigió hacia la puerta, nadie podía detenerla después de todo, el juego había terminado.

Antes de llegar a la puerta levanto al gato que anteriormente asusto sus padre para después sacar una ficha verde que el felino tenia debajo, la cogió y la lanzo a su padre, este la recibió mientras miraba a Serenity con una sonrisa moviendo la cabeza lentamente de izquierda a derecha –el padre: el alumno ha superado al maestro.

Serenity al llegar a la puerta que ocultaba a Santiago dijo – empuja –no abre –dijo Santiago –duro como hombre,

Santiago jalo y jalo la puerta hasta que esta emitió un fuerte sonido; –la madre: uy pero me va a tumbar la puerta, Serenity abrió la puerta y su cara estaba iluminada con una sonrisa que casi se convierte en una carcajada de no ser porque Serenity se tapó la boca. Sin despegar la vista del nervioso Santiago dijo en voz alta – ¡si…yo le he dicho varias veces pero parece que por un oído le entra y por otro le sale!, Santiago solo sonrió al verla y al comprender lo sucedido; –Serenity: y ese milagro que te apareces por estos lugares –Santiago: en mis tiempos se saludaba primero – (con voz lenta y exagerada) en mis tiempos dice, cualquiera que te escuche dirá que ya estas viejo, –ya ya tranquila tranquila –¿y esa manilla? –señalando una manilla que llevaba Santiago en su mano izquierda que estaba conformado por pepas rojas y negras y en el centro de ellas sobresalía un dije en forma de colmillo pequeño; –Santiago: es para el mal de ojo –Serenity: es como eso que leíste, lo de “el dinero debe estar a tus pies”, esos mensajes de esa revista –no, pero lo de la revista si funciona –tal vez, pero yo también leí ese párrafo y no es así como se usa; te tomas todo muy literal –lo se debería usar el razonamiento y no dejarme llevar tan solo por la intuición – se oye como algo que yo diría –quiere que te imite, soy muy bueno en eso –Santiago su puño en su boca y tosió suavemente para tratar de aclarar su voz y que pareciera más femenina y también adopto las posturas y gestos que normalmente realizaba Serenity –Santiago: soy Serenity soy de pocos amigos y siempre soy la mejor en todo, mis pasatiempos favoritos son ensayar y ensayar para que todo siempre será perfecto –sete olvido mencionar que también devoro libros… de todos los géneros… además de donde sacas que soy la mejor, no recuerdas lo de la semana pasada –te refieres a la vez que humillaste a los del equipo de voleibol –si pero cometí un error –pero nadie se enfadó contigo ni siquiera mi madre y eso es mucho decir… pero bueno cambiando de tema, necesito que me acompañes al parque – ¿para? –te explico en el camino


*****

En el parque cuyo símbolo representativo era una imponente escultura que se ubicaban en el centro del parque, era dos manos blancas que trataban de unirse entre ellas y por donde Serenity y Santiago pasaron por una lado, al llegar al sitio

Serenity noto un cúmulo de personas que se amontonaban hasta más no poder en un intento instintivo de mantenerse lo más cerca posible del centro, Serenity y Santiago entraron haciéndose paso entre la multitud, al llegar al sitio deseado vieron una mesa de madera sencilla a la vista, cubierto por un mantel blanco, encima tres vasos y una mujer muy bien vestida, pero lo que más sobresalía de esta mujer era que llevaba varios anillos en sus manos los cuales eran muy llamativos y coloridos. La mujer levanto su mano derecha y dijo – ¿alguno se ha preguntado porque llevo tantos anillos? – Porque –dijo una persona del público; –la mujer: porque mientras ustedes miran los anillos, yo hago magia –y saco de repente una pequeña pelota fucsia de la nada, los aplausos no se hicieron esperar. Santiago señalo a la mujer y entre voz baja y discreta dijo –se llama Adriana y según dicen, desde que llego al pueblo nadie le ha podido ganar –Serenity vio a la mujer introducir la pelota debajo de uno de los vasos y levanta los otro dos que quedaba para demostrar que estos estaban vacíos, después procedió a moverlos de un lado al otro con una gran agilidad, el hombre que estaba justo delante de ella apunto con el dedo a uno de los vasos cuando estos se detuvieron, la mujer lo levanto y no había nada debajo de él. –Serenity: es muy buena –y después de una

breve pausa dijo –bueno, ya vámonos –Santiago: no, espera – y le agarro el brazo para impedir que se alejara pero ya estaban afuera del lugar, –Serenity: ¿sii? –necesito que me hagas un favor, bueno no exactamente a mi –Serenity lo miro detenidamente entre–serró los ojos después dio un sutil vistazo por todo el lugar después pregunto –¿tiene que ver con la mujer? –inclinando levemente la cara; –Santiago: si – déjame adivinar, apostaste y perdiste contra ella, verdad – bueno yo no lo llam… –y de la rabia que te dio le dijiste que conocías a alguien que le ganaría, ¿o me equivoco? –siempre lo haces, no sé cómo, pero siempre lo haces… ¿entonces que dices, lo harás?” –. Serenity lo quedo mirando fijamente pensando si era o no una buena idea aceptar, despúes se puso la mano en toda la boca tapándola y moviendo levemente los dedos mientras seguía pensando y después se sentó cerca de un árbol muy viejo, y ubico sus manos detrás de ella para que estos sostuviera su peso mientras ella se inclinaba y su vista se dirigió hacia las hojas del árbol que se meneaban con la fuerte brisa que desprendía el oscuro cielo; Santiago solo se limitaba a verla sin decir nada, a la espera su respuesta; – Serenity: antes de nada, me gustaría que me contaras todo lo que sabes sobre la mujer y el juego, –está bien, lo que sé es que llego ayer, y desde ese momento no ha parado su racha de suerte –y sobre el juego –bueno sobre el juego, solo tienes que escoger un vaso después de que ella lo revuelva, si la pelota está debajo del vaso escogido ganas, y sobre la apuesta tú la pones, es decir, puedes apostar lo que quieras y si ganas ella te lo duplica pero si pierdes te vas sin nada –¿algo más? – bueno también le escuche a alguien decir que ella había aprendido eso de un duende y por eso es que nunca perdía, otros qu… –espera, no quiero saber lo que dice la gente de ella, solo hechos reales, las probabilidades de que un plan resulta aumentan si se tienen en cuenta hechos reales por encima –si…de las supersticiones –termino Santiago; Serenity: en fin… si te voy a ayudar, pero debes prometerme dos cosas –las que sea –uno, harás todo lo que yo te diga no importa lo absurdo que parezca, dos serás paciente durante el tiempo en que decida que es un buen momento para participar en su juego –y por qué esperar, solo ve y gánale, para que deje de ser presumida –no lo entiendes ¿verdad Santiago?, esa fue la misma actitud por la que perdiste.


*****

Al día siguiente Santiago (quien llevaba una sombrilla pequeña) y Serenity salieron muy temprano en dirección al parque. – ¿Y esa agenda que traes en tu mano? –pregunto Santiago señalando la agenda que Serenity llevaba en su mano derecha la cual también poseía un lapicero en medio del argollado; –Santiago: piensas usar fórmulas secretas para ganar –aunque las tuvieras escritas no te lo diría, Santiago estiro su mano para alcanzar la agenda y arrebatarla de las manos de Serenity, pero ella la puso en su pecho; –Serenity: creo que ya te lo he dicho, si te encuentro digno te dejare ver –un momento en esa ocasión la agenda era diferente –tienes buena memoria, pero no es suficiente –Santiago: (con tono burlón) te golpeare con mi sombrilla si no me lo dices – Serenity corto la conversación con un llegamos.

Dentro del círculo de personas .que esta vez parecía más lleno que el día anterior, se encontraba la mujer Adriana y un hombre; este hombre estaba señalando uno de los vasos, la mujer lo levanto demostrando que este estaba vacío, el hombre tuvo una actitud bastante extraña al ver el resultado, la mayoría de personas que participaban solo se retiraban sin decir palabras, pero este señor se asustó tanto que callo en el suelo y salió corriendo como si estuviera siendo perseguido por una manada de leones hambrientos; todos quedaron consternados por lo sucedido todos menos Serenity quien solo se limitó a escribir en su agenda.



El tiempo siguió trascurriendo, una hora, dos horas, medio día, un día… la mujer seguía acumulando victorias y ganando fama, Serenity llenaba de datos el su pequeño cuaderno y Santiago quejándose por todo, no le cabía en la cabeza el porqué de esperar y planear, le parecía mucho trabajo solo para unos minutos enfrentamiento, aunque también debía admitir que ella siempre lo hacía, así, de la misma manera siempre, además no conocía a alguien más que se preparara tanto antes de tomar cualquier decisión y que por eso era que siempre estaba cerca de ella, ella era siempre la mejor.

Un pensamiento extraño paso por la cabeza de Santiago en un momento de distracción, Serenity y Adriana comparten la misma característica, ambas nunca perdían, pero se preguntó – ¿hasta qué punto llega a ser genuino un rumor? –, ni siquiera él después de pensarlo supo qué sentido tenía esa frase.


*****

Cinco días habían pasado, era temprano en la mañana y el frio que entraba debió a la falta de uno de los cuatro vidrios que conformaban la ventana, mantenían en un limbo entre un estado de vigilia y un estado onírico a Santiago el cual se asomó para ver la luz que se asomaba por su ventana y con un fuerte bostezo dijo para sí mismo –ya es de día, seguro que hoy Serenity tampoco hará nada, así que, qué más da si no voy hoy, –¡Santiago! –grito su madre –Serenity dijo anoche que necesitaba que fueras hoy y bien temprano –Santiasgo: yo sé para qué es y hoy no voy a ir, además no pude dormir bien y… –¡como que no, quiuvo a ver pues, se alisto y se fue, quiuvoOOO!” –está bien voy VOY YAAA!! –. Santiago se alisto y salió de su casa mientras madre barriendo decía para

sí misma –creen que por que están de vacaciones se la van a pasar durmiendo todo el día, que talito, habrasevist…

*****

Al llegar Santiago a la casa de Serenity, se encontró con que Serenity no estaba en su casa, pero justo antes de que pudiera marcharse, Serenity quien hoy llevaba el pelo liso y un bolso, lo sorprendió por la espalda; –Serenity: llegas tarde, además no trajiste la sombrilla –Santiago: no pensaba venir, esta es como la tercera o cuarta vez que me levantan de la cama por tu culpa –siete para ser exacta, pero aquí estas eso es lo que importa, por eso te quiero tanto –claro, me quieres y ¿dónde estás tan temprano? –En casa de la modista – ¿haciendo? – luego te explico ¿nos vamos? –no, la verdad es que para estar parado todo el día mirando, prefiero que darme en casa a ver el partido –y de donde lo vas a conectar chico listo, haa vamos no te hagas de rogar –y lo tomo del hombro para dirigirse al parque.


*****

Durante todo el recorrido Santiago no pudo disimular verla, se veía muy bien con su nuevo look y que más daba, ya estaba acostumbrado a verla y eso a ella parecía no molestarle, pero hoy era distinto, ¿porque? Eso era algo que ni el mismo Santiago sabia.

Antes de llegar al llegar al parque Serenity agarro a Santiago del brazo y le dijo algo al oído a lo que Santiago respondió bruscamente – ¿y porque debo hacer eso? –regla número uno –sí ya se, obedecer, ya se, después compraron un globo fucsia de un puesto ambulante que está cerca y llegaron al centro de la multitud, como era costumbre, dejaron que trascurrieran unas cuantas partidas, después se escuchó a lo lejos sonar la sirena del batallón lo que significaba que eran las siete en punto, Serenity se paró en frente de la mujer; – Serenity: buenos días me gustaría participar del juego –Adriana respondió –que edad tienes niña –dieciséis ¿por? –Porque no deberías participar –se puede saber ¿Por qué no? –ps porqu…– ¿o acaso teme, de como usted dijo, una niña de dieciséis años? –Una de murmullos se escuchó de la gente que rodeaba el lugar – ¿tienes con que apostar? –tengo diez mil –muy bien pon los en la mesa, Serenity estiro la mano para que Santiago le diera el dinero a quien casi se le salen los ojos de la impresión ya que no espera que la plata saliera de su bolsillo, bueno no exactamente de su bolsillo, Santiago siempre llevaba diez mil pesos en su zapato derecho, el zapato de la “buena suerte” como a él le gustaba llamarlo porque siempre anotaba los mejores goles del partido con ese pie además los diez mil que llevaba siempre le habían salvado la patria innumerables veces; una vez los diez mil reposaban encima del pañuelo purpura Adriana lo complemento con otros diez mil para llegar a la suma de veinte mil (una suma bastante alta para un juego como este) y lo cubrió con la mitad restante del pañuelo, así que Adriana sabia en esta ocasión las cosas serían diferentes, Serenity se veía muy confiada para su edad. Este sin duda era el comienzo de uno de los más reñidos y raros enfrentamientos entre dos mujeres normales… aparentemente.

Adriana se preparaba para mover los vasos, todo parecía ser un gran acontecimiento por silencio y la atención de la gente, –Santiago: (interrumpiendo, con voz alta y casi con una expresión falsa interrumpió este silencio) miren tiene algo debajo de las mano –señalando la mano derecha, todos voltearon a ver pero no había nada, se podía escuchar los murmullos de la gente pero Adriana mostro su mano con total serenidad prueba de que aquel joven estaba mintiendo, después Adriana fijo su mirada en Serenity quien parece no haberle prestado atención porque estaba ocupada colocándose el bolso en la espalda, –muy bien –dijo Adriana agarrando los vasos y colocando debajo de el del medio la pelota, comenzó con movimientos lentos que después fueron cogiendo velocidad a medida que trascurría el tiempo, los movimientos por engañar a Serenity que hacia Adriana eran esta vez más rápidos que en otros juegos, lo que dificultaba el seguimiento de la pelota, pero antes de que terminar Serenity le pregunto –¿un momento que hora es? –aun que conocía perfectamente la hora, Adriana no contesto a la pregunta y termino tranquila mostrando una sonrisa de satisfacción como si el truco de la pregunta no le hubiera afectado en lo más mínimo; –Adriana: y bien niña ¿cuál escoges? –. (en ese momento Serenity sintió un vacío, no era en su interior pero tampoco era afuera, era muy extraño pero lo más cercano a esa sensación era como un vacío), después Serenity quien había estudiado atentamente los movimientos de Adriana los últimos días, había descubierto su formas de juego y en varias ocasiones Serenity escogía mentalmente los vasos que posteriormente eran los ganadores así que no lo pensó mucho, fue casi como una respuesta instintiva, –el de la derecha– dijo, Adriana puso su mano sobre el vaso indicado pero antes de levantar Serenity le pregunto –espera ayer le dijiste a un hombre que considerara su opción y que se podía ir con su dinero antes de levantar el vaso, el hombre acepto y se fue sin saber si ganaría o perdería, pero ¿porque no me haces esa pregunta a mí?, ¿Que me hace diferente? – Adriana: ¿ayer? Un momento sabía que te había visto antes… eso es, eres la niña que siempre mira pero nunca juega, sabía que tramabas algo pero no sabía lo ingeniosa que eras – no has respondido a mi pregunta –no quería que ese hombre se fuera sin dinero, eso fue todo –entonces si yo pierdo ¿no tendrás ningún remordimiento?, digo tratándose de una niña –esa ocasión era diferente porque aquel hombre iba a perder – ¿y yo? –tu mira, acabas de ganar –Adriana levanto el vaso y mostro que efectivamente la bola se encontraba debajo, Serenity estaba feliz y confundida a la vez, por una parte había ganado, pero por otra, todo era muy extraño, sin mencionar la sensación que había tenido anteriormente, había algo que no encajaba en todo esto, no creía que ganarle a Adriana seria así de fácil, Serenity no podía para de pensar en lo que estaba ocurriendo y dejo de prestarle atención a todo lo que rodeaba; –Sucede algo –dijo Adriana al ver la expresión de la joven quien parece nublada y perdido en sí –no es nada contesto Serenity –entonces ya vete, has ganado que esperas – esto no es como lo había previsto –se cómo te sientes, pero ese ya no es mi problema, toma el dinero y sal, hay más gente que desea participar… el siguiente ey tu…–. ha Serenity no le gusto como Adriana le hablaba, generalmente después de ganar sus contrincantes le preguntaban cómo había podido ganar o quedaban helados al ver el resultado, pero en esta ocasión era diferente a Adriana parecía no haberle importado que le haya ganado y delante de tanta gente, Serenity esperaba más de lo que estaba sucediendo, por una parte no había nadie a su alrededor que la estuviera felicitando, ni una bulla, ni nada y por otra, la reacción tan simple y vacía de Adriana; Serenity no se sentía conforme, después de todo había considerado que esta sería una de sus más grandes hazañas. – Serenity: (con un poco de rabia) espera quiero volver a participar –Adriana: ya no puedes, vete –que te parece otro juego –estas segura –siempre lo estoy –muy bien, mira a tu alrededor, Serenity se dio vuelta miro a su alrededor y comprendió por fin el vacío que había sentido antes, se trataba de un viaje, o un cambio de lugar o lo que fuera que hubiese pasado, algo completamente fuera de lo normal, algo sin precedentes, sin respuestas para ese momento; ahora Serenity se encontraba en otro lugar, en un bosque de verdes praderas y frondosos árboles, el paisaje era muy bello y agradable a la vista, casi perfecto, en el que solo estaba ella y Adriana, ni la gente, ni los objetos, ni Santiago, se veía por ningún lado, solo ellas dos en un lugar completamente desconocido.

¿Qué estaba sucediendo? Era la nueva pregunta que ahora consumía toda su atención; sin embargo a todo esto Serenity solo mostro una mirada sin expresión, en su interior sabía que no ayudaría en nada gritar o correr, así que lo mejor era solo esperar y averiguar más sobre este misterioso lugar y de la mujer que se encontraba delante de ella. Serenity espero que la mujer hablara primero, –Adriana: me sorprende tu actitud, se te ve muy tranquila –Serenity; ¿debería estar asustada? – Siempre haces eso –a que te refieres –eso de hacer preguntas, para sutilmente sacar información –. Serenity no pudo evitar mostrar una sonrisa frente al comentario de Adriana; – Serenity: te parece bien si empezamos ya –Adriana: desde luego, lo único que debes hacer es visitar unas casas con sus respectivos dueños y es adivinar en cuál de las casa estoy –cuál es el truco –solo tienes que analizar los lugares a donde vas, si ganas te considere tres deseos pero si pierdes tendrás que obedecerme en tres ocasiones, eso es todo –y cuando volveré

a la realidad –apenas termines el juego –está bien ¿y cómo sabré en qué dirección debo ir? –Adriana chasqueo los dedos en el aire y del cielo fue bajando el globo fucsia que minutos antes Serenity había comprado, en este momento Serenity se sorprendió de verlo ya qué con todo lo sucedió había olvidado por completo que lo llevaba agarrado a la mano izquierda, ni siquiera recordaba en que momento lo había soltado, el globo bajo hasta que dar al mismo nivel de altura que Serenity al lado izquierdo de esta, de la nada un sombrero de copa fue apareciendo y se ubicó lentamente encima de, donde podríamos llamar la cabeza del globo, luego le nacieron ojos y boca y unos guantes de seda blancos en el lugar donde deberían ir las manos en una persona, solo que en este caso estaban en el aire, no tenía brazos solo eran los guantes infladas al parecer de aire que aquel globo movía como si tuviera brazos y manos invisibles. Es un placer jovencita, me presento mi nombre es Socio y seré su guía de ahora en adelante –dijo el globo parlante –Serenity creyó que ya lo había visto todo, por lo que no quiso parecer sorprendida y solo respondió al saludo –igualmente –después se dirigió a Adriana – ¿algo más que deba saber? –supongo que no está demás decirte que las leyes físicas en este lugar son diferente, la mayoría de cosas que veras son más bien…de fantasía –Serenity: (dijo en voz muy baja con tono de reflexión) leyes…físicas –después Serenity sin pensarlo salió a correr alejándose de Socio y Adriana, luego cuando sintió que había corrido lo suficiente volteo a mirar en dirección a

donde se encontraba Adriana y como si fuera en un sueño Serenity miro a Adriana en el mismo lugar donde la había visto antes de empezar a correr también Socio estaba a su lado era como si no se hubiera movido del lugar, después volvió a correr pero esta vez mas lejos que la última vez y de igual manera al voltear a mirar a atrás volvió a notar que se encontraba en el mismo lugar, –Adriana: ¿Cuántas veces más correrás para entender que no importa lo lejos a donde vallas, en el momento en el que volteas hacia a atrás, siempre volverás al mismo sitio de donde te fuiste? –Serenity: no hace falta correr más –bueno creo que ya es hora de que empieces, en busca de tu primera casa –tienes razón, solo me queda una cosa por hacer –Serenity levanto la mano derecha extendiendo la palma como si se preparara para golpear después hizo el mismo movimiento como si estuviera golpeando a una persona, parecía que solo golpeara el aire con su mano, Adriana y Serenitry se encontraban a una distancia considerable, por lo que no se podían tocar estirando el brazo, lo raro fue que en ese mismo momento Adriana recibió una bofetada en la cara, ella solo se tapó la boca, después Serenity miro en dirección a Adriana y guiño el ojo, agarro nuevamente a Socio del hilo que colgaba de su nudo y se fue diciendo, –eso es por manipularme –.


*****

Durante el camino Serenity noto que el bosque parecía ser siempre igual, el pasto igual de verde no importase donde pisara, los arboles igual de altos y ubicados en las mismas direcciones parecía que no estuvieran avanzando; Serenity no paraba de hacerle preguntas a Socio como ¿qué hora es? O ¿Por qué no se ven animales? A lo que Socio solo respondía que solo estaba para guiarla y no para darle ese tipo de información, luego Serenity solo saco su agenda y anoto algo; después de caminar por unos minutos pudieron ver que en frente de ellos había algo que resaltaba en medio del monótono bosque, era un puente hecho de piedra blanca, muy elegante para estar en un lugar tan alegado de cualquier tipo de civilización, a medida que se acercaban algo extraño ocurría con el puente, este iba cambiando de color primero era blanco después paso a ser naranja y finalizo en un azul cristalino dando la apariencia de que ahora era un puente de vidrio. Al llegar a dicho puente y antes de pasar por él, Socio dijo –debes pedir permiso al puente para pasar por encima, créeme no querrás que se enoje –Serenity quiso obedecer la orden pero se moría de ganas por saber que ocurría si aquel puente llegaba a enojarse, ya que esa solo idea parecía completamente descabellada, –Serenity: no estarás hablando enserio –. y levanto el pie con la intención de pisar el primer escalón mientras hablaba y para sorpresa suya su pierna sufrió un fuerte estirón, el mismo que sentimos cuando vamos por la calle y nos topamos con un desnivel o un hueco en el suelo, de inmediato Serenity volteo a mira al suelo y se encontró con que ya no había un puente ni siquiera el agua que pasaba por debajo de este y que se escuchaba tan fuerte y claro hace unos minutos, al levantar la vista miro al mismo puente pero esta vez tan lejos de ellos que incluso al verlo parecía una mancha blanca en medio del panorama, se había ido así de simple y no quedaba de otra que seguir caminando. Por segunda vez, llegaron al puente pidieron permiso y empezaron a cruzar, cuando iban por la mitad del puente más o menos Serenity comenzó a decir –sentimos mucho tener que pisarle estamos muy apenados, es solo que esta es la única forma de cruzar a demás usted se ve que es un puente muy buen… (Serenity no sabía cómo terminar esta frase que había dicho sin pensarlo) puente, lindo –y trato de darle un beso en la baranda derecha, se agacho pero no sintió nada y como tenía los ojos serrados bajo más de lo debido, al abrirlos se dio cuenta de que el puente ya no estaba y de nuevo al levantar la mirada lo pudo ver en la misma lejanía, –Socio: es un puente casado, no puede recibir besos de cualquiera–. Después volvieron a dirigirse en su dirección, al llegar volvieron a pedir permiso y pasaron en silencio.



Después llegaron donde había un pequeño charco de agua y enfrente de este un árbol diferente a los demás, ellos se acercaron, Serenity miro en el reflejo del agua que en este árbol había algo extraño por lo que levanto la cara en dirección al cielo y vio que encima del árbol había una casa pero no en medio del árbol sino encima como si estuviera flotando casi rosando con la punta más alta que tenía el árbol, –Serenity: como se supone que subiremos –bajando, pisa el charco de agua –que me sucederá –solo písalo – Serenity se acercó al charco y puso su pie por encima, el pie fue bajando hasta que Serenity noto que este no tocaba fondo aunque este pensamiento no duro mucho ya que empezó a caer, el charco era un portal que succiono todo su cuerpo, sintió como si callera, aunque el sentimiento tardo en llegar por que ella no esperaba caer estando en tierra firme, la caída no duro mucho y termino cuando toco suelo, era un suelo de madera pulido, limpio y reluciente, Serenity aún no se reponía del susto cuando Socio que se encontraba al lado suyo le dijo –esta es la primera casa –ella abrió la puerta aunque la mano le temblaba un poco, del otro lado se encontraba una mujer de vestido blanco con dibujos que parecían manchas azules era muy bello, el pelo que salía de su cuero cabelludo era de color rojo pasión y a medida que subía se convertía en un rojo claro, estaba amontonado y de alguna manera parecía una rosa gigante, sus labios también iniciaban rojos en el centro y terminaban a los bordes en un rojo claro. La mujer los invito a pasar –sigan son bienvenidos –dijo, la casa era de aspecto antiguo como la casa de la abuela de Serenity aunque también contaba con objetos modernos, estaba bien distribuida todo estaba en su sitio y tenía un agradable olor; Serenity no pudo evitar mirar hacia su zapato creía que estaba mojando pero no era así, su zapato estaba completamente seco; –la mujer: mi nombre es Rosa y estoy encantada de que estén, les ofrezco algo de beber ¿café? –té estera bien –respondió Socio –. Rosa entro en la cocina que queda a un lado de la puerta que dirigía hacia el patio trasero, Serenity se dirigió patio camino lentamente y al llegar se apoyó contra el balcón donde se podía ver todo el bosque, era extenso parecía como si no tuviera fin, no se podía ver nada más que el verde paisaje y la brisa que se podía sentir era muy suave casi como si sobara muy despacio la piel. La mujer llego con una taza y unos vasos muy finos y se sentó en una mesa que estaba ahí afuera aunque Serenity estaba segura de que esa mesa no estaba hay cuando ella paso, pero que más daba. Doña Rosa los invito a tomar café todos se sentaron en la mesa menos Socio quien levito encima de la silla. La mujer empezó a servir las tres tazas de café después, hizo algo bastante raro volvió a repartir con la misma taza a los mismos tres vasos pero ya no era café lo que caía de la taza, si no leche, después bajo la taza y levanto la tapa y dentro de esta contrario a los que debería haber café o leche había azúcar, repartió el azúcar en cantidades iguales, al probarlo Serenity noto que este café estaba dulce, como a ella le gustaba, aunque la mujer solo hubiera puesto en él una cucharita.



El tiempo se fue volando durante la conversación y aunque fue larga Serenity no obtuvo información de utilidad era como si hubiera hablado con una abuela común y corriente sin embargo hubo algo que llamo la atención de Serenity, más que la taza de café mágica, era la forma en que Socio tomaba el café, sus ojos y su boca estaban pintados aunque esto no le generaban problemas ya que la manera en la que tomaba era colocando su dedo a un lado del vaso y a medida que su dedo bajaba el líquido también lo hacía, así hasta terminar la taza.



Al terminar se dirigieron al mismo sitio donde habían llegado, en frente de la puerta de entrada, Serenity antes de preguntar cómo se irían, puso su atención en unos barriles que se encontraban en las esquinas del piso cuadrado y que también había visto en la parte de atrás, al asomarse a una de estos barriles miro que estaba vacío y le pregunto ¿Cuál es la función que desempeña este barril? –Socio respondió mirándola –son para mantener el equilibro de la casa ya que de lo contrario esta caería –pero está vacío ¿no? –dejara de estarlo en el momento que te alejes, a medida que te acercas a uno de ellos este se vacía automáticamente y el que este al otro lado se llenara así compensa tu peso, es como si fuera una balanza –pero yo no he sentido ningún movimiento –el sistema es muy preciso – ¿y cómo se traslada el agua? –Tele trasportación – ¿y cómo sé que funciona si no puedo ver el agua subir ni bajar? –Porque si lo hicieras no le darías tiempo al sistema de funcionar correctamente, en otras palabras en el momento en que veas su funcionamiento será en fin de este, te ha quedado claro – ¿y cómo sabes que funciona? –Este mundo es completamente diferente al que tú conoces –está bien como se supone que bajaremos –subiendo –Serenity hizo lo que creyó que quería decir Socio, dio un fuerte salto y funciono tal como la primera vez pero todo lo contrario, esta vez Serenity puso más cuidado de todo lo que sucedía durante el viaje y pudo ver como salía del charco del agua, el salto le dio el suficiente impulso pasa caer fuera y no mojarse sin embargo parecía que se tratara de (aunque suene estúpido) la primera agua que podía mojar.

Serenity y Socio siguieron caminado otra vez por el mismo bosque que no cambiaba en lo más mínimo pero esta vez Serenity sostenía una agradable sonrisa en su cara después de haber saltado y pasado por en medio del charco–portal Serenity creía que ya comenzaba a entender este mundo y sus confusas leyes sin embargo durante el recorrido a Serenity le llamo la atención un lugar pequeño donde no había vegetación y pregunto ¿Qué es ese lugar? –un desierto de “no bajada” –explica –has escuchado el dicho que dice todo lo que sube tiene que bajar, bien pues hay pasan algo diferente todo lo que sube no baja –Serenity después de escuchar se dirigió justo donde estaba este desierto –no acabas de estuchar lo… –sí, pero tal vez nunca vuelva a este lugar así que quiero saber por mí misma a que te refieres –. Al llegar justo cuando acerco el pie por encima de la tierra seca este no callo era como si estuviera subiendo escalones invisibles y así siguió subiendo cada vez alto, su brazos que los había levantados para mantener el equilibrio ya no los podía bajar, parecía como si estuviera volando, todo iba bien hasta que el viento comenzó a soplarle la cara ya que se encontraba encima de los árboles en ese momento descubrió que no solo sus extremidades estaban influenciadas por este “hechizo” si no también sus parpados su boca y hasta su pelo; esto le estaba generando incomodidad; –Serenity: ¿Socio, serias tan amable? –Aunque estaba completamente por debajo de ella Serenity podía escuchar claramente a Socio hablar –que te hace pensar que te bajare de ahí –porque si no pudieras no me hubieras dejado subir –Socio exhalo fuertemente con rabia y subió hasta donde estaba ella se sacó el sombrero y lo puso encima de ella, este sombrero comenzó a tragarla hasta que Serenity desapareció dentro del sombrero; después bajo y puso el sombrero en el suelo y lo subió lentamente, Serenity fue apareciendo de pies a cabeza la cual solo sintió el momento en el que dentro y en el que salió en otras palabras era como si hubiera salido y entrado al mismo tiempo sin sentir haber estado en un lugar específico.


*****

Siguieron el redo hastcorria que Socio se detuvo y dijo hemos llegado, Serenity estaba esperando con que saldría esta vez; Socio levanto su sombrero y lo acerco a Serenity; –Serenity: que tengo que hacer –mete la mano –Serenity lo hizo – bien recuerda una cosa no es abrir si no cerrar –Serenity sintió que dentro del sombrero había algo redondo y tal como Socio le dijo ella empujo para cerrar lo que fuera que estuviera agarrando. cuando escucho una puerta chocar, se dio cuenta de que ella era quien la había cerrado, todo había pasado como en un segundo, ya no estaba en el bosque ahora se encontraba en una casa también muy bonita, había una mujer muy parecida a Doña Rosa le sirvieron café todo normal, pero algo le parecía extraño tenía la sensación de que solo existía lo que cubría su visión y que lo demás desaparecía en el mismo instante en el que dejaba de verlo aunque no estaba segura cada vez esa sensación se hacía más fuerte y en varias ocasiones tuvo que mirar sus pies o sus brazos para cerciorarse de que estaban ahí, ya que no los sentía, ni cuando sus pies tocaban el suelo, ni cuando agarro la taza y eso la incomodaba bastante pero hizo todo lo posible por mantener la calma y actuar como si nada, la conversación con la nueva señora hubiera sido igual a la anterior, solo que esta no hablaba normal si no que cambiaba las palabras por conceptos más profundos por ejemplo al recibirlos dijo – saludo–, tienen mi permiso para seguir, después se presentó – mi código de identificación es Rosa–, también dijo –mientras digerimos el café compartiremos información – y hablo sobre

los beneficios del café la leche y el azúcar. Así fue trascurriendo el tiempo hasta que llegó la hora de irse.



En esta ocasión Socio no necesito dar ninguna explicación con respecto a, cómo saldrían de aquella casa, simplemente puso el sombrero en dirección de Serenity y ella metió la mano y está procedió a abrir la puerta que se encontraba dentro del sombrero, una vez sonó el chillido de la puerta al ser abierta ambos volvieron al bosque y sin mencionar palabra continuaron con su travesía.



En el camino como siempre hubo algo fuera de lo normal que llamaba la atención por ser diferente y más en un bosque tan preciso en lo que diseño se refiere, era un lago pequeño, el agua también era bastamente cristalina como el rio que trascurría por el puente, –Serenity: ¿Qué es eso que se ve y cómo funciona? –Es un lago de propio–sección… –mientras Socio hablaba Serenity puso su mano dentro del lago y como era ya costumbre algo raro sucedió, su mano se había vuelto invisible y esto era algo que Serenity sabia ya que si hubiera desaparecido no sentiría el agua que rodeaba sus dedos, sin pensarlo más Serenity dio un chapuzón con todo y ropa en el lago y como esperaba, dentro del agua no podía ver su cuerpo aunque sí que podía sentir, sabía en qué posición estaba y hacia donde se dirigía, su cuerpo se había adaptado al color del agua.



Nado por un par de minutos que se hicieron eternamente relajantes además no le hacía falta el aire, desde que se sumergió no había tenido necesidad de salir a la superficie y esto permitió que se relájese y disfrutara del momento, al salir se vio completamente empapada pero a diferencia del agua común esta no caía en forma de gotas de agua solo desaparecían, y a pesar de sentir el agua en todo su cuerpo Serenity no podía ver las gotas de agua en ninguna parte. Ahora la que se hacía invisible era el agua y no ella sin embargo su ropa si se veía completamente mojada.

*****


Ambos siguieron caminado como siempre, la ropa de

Serenity se secó tan rápido que ella ni siquiera lo noto, Serenity no paraba de anotar en su agenda Socio dirigió su atención y le pregunto ¿puedo saber qué es lo que tanto escribes? –solo es un diario para anotar mis recuerdos –no te creo, en un diario no pones cosas como “esta dimensión viola las leyes del tiempo y del espacio o ¿Qué esconde Socio y como descubrirlo?”, estas eran palabras escritas en el libro de Serenity y Socio las estaba diciendo sin necesidad de tener el libro en sus manos, era como si estuviera adivinándolo todo, Serenity de inmediato serró la agenda; Socio: tranquila ahora ya no puedo leer nada, no te alteres, después ambos siguieron su camino. –Socio: llegamos –Serenity: que tengo que hacer – siéntate en el suelo en una posición relajante, ahora sierra tus ojos y respira profundamente –Serenity hizo todo al pie de la letra –bien levántate ya debemos irnos – ¿solo era eso? –Socio no le prestó atención y continuaron caminado, mientras caminaban Serenity se puso a pensar que desde que había llegado no se sentía cansada ni con hambre, nada.



Después de seguir caminado Socio se detuvo y dijo –ya terminamos las visitas es hora de escoger pero antes ¿Qué harías si perdieras? –No perderé –desde que empezamos has tenido una gran confianza en ti – no es confianza Adriana es seguridad –Socio no pudo disimular su cara de asombro al escuchar decir el nombre de Adriana –por qué me llamas así, soy Socio lo olvidas – y tu pareces que aún no sabes quién soy yo –desde cuando lo sabias –desde que respondiste mi pregunta en la primera casa –entiendo –Socio empezó a brillar muy fuerte y después de un sonido de estallido apareció Adriana, –Adriana: que te parece si terminamos esto de una vez, Adriana chasqueo los dedos y el árbol de la primera casa apareció en frente de ellos; –Adriana: bien escoge una de las tres casas Serenity miro la casa del árbol después miro al lado derecho y hay estaba la segunda casa a la que había ido solo que, de reojo no se miraba nada, solo cuando se ponía la vista en esa dirección se veía con claridad como si estuviera dentro y sentía la misma sensación de que la casa solo se materializaba en el momento en el que fijaba su mirada en ella, después miro hacia la derecha y en esa dirección no había nada, solo la casa del árbol, la casa que solo existía si se miraba fijamente; solo eran dos casa a las que Serenity había ido y solo dos casa habían en ese momento, bueno así era como Serenity lo interpretaba.



–Serenity: explícame por qué no puedo ver la tercera casa de la que hablas –Adriana: si la puedes ver solo tiene que cerrar los ojos –y así lo hizo, lo que vio están tan sorprendente que incluso el solo explicarlo con palabras es imposible por lo que solo diré que era una casa de colores completamente diferentes a cualquiera que el ser humano haya conocido, no solo eso, las formas de las “paredes” todo era tan diferente y contradecía infinitamente toda teoría o concepto real o imaginario era tan sorprendente que Serenity no quería dejar de verlo para después contarle a las demás personas tal acontecimiento, ya que de verdad no podía creer lo que estaba pasando. Adriana vio cuando Serenity cerró los ojos y en un segundo los volvió a abrir; –Serenity: ya lo hice ¿Qué tenía que ver? –Adriana: te explico, lo que viste pertenece a otra realidad, tan diferente a la nuestra que tu cerebro no puedo almacenar ningún recuerdo–supongo que no importa –Serenity le sonrió a Adriana con una sonrisa pícara – después de todo ya gane –. Y en ese preciso momento una persona apareció al lado de Serenity, era nada más y nada menos que la misma Serenity, solo que esta llevaba el sombrero de Socio en la cabeza, ahora habían dos, las cuales no pudieron evitar la reacción de felicidad, se abrasaron y rieron, no cabían de la dicha al verse, después hicieron un saludo que la original Serenity acaba de inventar. Después de un rato de alegría la nueva Serenity, la del sombrero empezó a desaparecer y antes de hacerlo dijo –es la primera casa, la de la izquierda y así fue desapareciendo lentamente sin parar de mirar a su doble mientras le sonreía con una sonrisa tan sincera y llena de felicidad; –Adriana: esto es increíble, com…; Serenity con actitud calmada dijo –ya Adriana, entendí no tienes que hacerlo, solo dame mis tres deseos –Adriana cambio de tono y también se calmó; –Adriana: está bien cuales son –primero quiero tener el poder de la invisibilidad, segundo quiero el sombrero de Socio –y el tercero –supongo que ya lo abras descubierto, quiero el poder de viajar en el tiempo –Adriana chasqueo los dedos y encima de Serenity se posó el sombrero negro de Socio que ella llevaba ya que después de haberse trasformado de, Socio a Adriana, el sombrero era lo único que aún conservaba de él.



Serenity charqueo los dedos y se volvió invisible después los volvió a chasquear para viajar en el tiempo, regreso al mismo momento en el ella hacia el movimiento de golpe en el aire, al principio antes de empezar este juego de visitar casas y miro a la Serenity del pasado justo cuando levantaba la mano, volteó a ver a la distraída Adriana y la golpeo en el mismo momento en que su yo del pasado se movía; después volteo para mirarse por última vez y recordar ese momento en el que lo hizo, recordó lo nerviosa que estaba, recordó que no estaba segura si funcionaria, recordó ese corrientazo que sintió al ver a Adriana recibir ese golpe, fue un momento tan emocionante que nunca pensaba olvidar, Serenity charqueo los dedos para desaparecer en el momento en el que su yo del pasado le guiñaba el ojo. Después viajo y se hizo visible en el momento en que ella dice “después de todo ya gane” y después de ver a su yo (también del pasado) y de escoger la casa ganadora, desapareció con esa sonrisa en la cara. Anteriormente descrita. (Serenity había ganado antes de que el juego empezara)


Al volver a la realidad todo estaba igual a como lo recordaba, Serenity aún tenía el dedo en dirección al lado izquierdo, así que Adriana levanto este vaso y este estaba vacío después levanto los otros dos para mostrar que la pelota está en el vaso de la derecha Serenity despertó de ese trance que la tenía el haber regresado a la realidad, aun no se adaptaba bien a todo después miro a su alrededor pero Adriana la despertó de su mareo diciéndole –eres la primera que llega tan lejos – Serenity: así es como funciona todo he, bueno fue divertido, supongo que debo disculparme por lo del golpe –descuida no sentí nada fue como si me tocara una bola de algodón, solo tuve que actuar convincente para que no lo notaras –y…no te disculparas por engañarme –no – ¿por? –Porque no lo hice, después Adriana se quitó un collar con forma de círculo con un punto en el centro de su cuello y se lo entregó a Serenity; –Adriana: toma, estoy segura que nos volveremos a ver – Serenity: para la revancha –seguro, suerte –no es suerte es conocimiento –lo sé –. Y así Serenity y Santiago (que iba atrás de ella) se fueron del lugar.



Ya iban lejos del parque y ninguno mencionaba ni una palabra. Iban por una calle llamada “la tunda” que era casi desértica y por donde no se veía nadie, (y por el clima parecía que tampoco se vería nadie) –Santiago: quieres hablar – Serenity: (con asombro) HAY lo siento Santiago, estaba tan distraída que había olvidado que estabas con migo, además aun no me acostumbro a este sombrero, que me preguntaste; –Santiago: (pensó) sombrero, ¿qué sombrero? –trato de decir algo pero al tener a Serenity que lo miraba tan fijamente se calló; –Serenity: sucede algo –no… –Serenity lo miro aún más analizándolo lo que hizo que Santiago se pusiera rojo… aún más rojo; –Santiago: Serenity lo que pasa es que yo… –déjame adivinar –Serenity quieres ser mi novia, –Serenity quedo fría con lo que acababa de escuchar, no era eso lo que iba a decir, pensaba que Santiago estaba enojado porque ella no había “ganado”; –Serenity: mira Santiago la verdad es que yo ya lo había pensado antes y sé que no soy la chica indicada para ti, aunque nos la llevemos tan bien, pero, ya que lo dices yo no es que sepa mucho sobre el amor, así que creo que lo mejor es que seamos solo amigos… (amigos, amigos, AMIGOS) mientras Serenity hablaba a Santiago todo el aire que había tomado para ganar valor y decir lo que acababa de descubrir, se le estaba escapando, sentía que moría por dentro, que cada palabra que salía de los labios de Serenity eran como una flecha que atravesaban su corazón y lo masacraban si piedad, no se podía comparar con ningún otro dolor ni mal en el mundo, solo era Santiago y su maltrecho corazón que se debatía entre la vida y la muerte, que se desvanecía en la profunda tristeza y la futura soledad, parecía que sería el único cuento que terminaría sin un “y vivieron felices por siempre” hasta termino; –Serenity: con derechos –. la cara de Santiago cambio tan rápido de ánimo que parecía otra persona; –Serenity: que estas esperando, que también sea la primera en besarte, tal no funcione per… –Santiago no cabía de la dicha y de inmediato le dio un beso tan largo y apasionado que Serenity se dejó caer en sus brazos y Santiago que aún le tiemblan las piernas por la infinita presión que había sentido anteriormente, no pudo soportar su peso y cayeron en un charco (que para su desgracia no era de agua clara) en ese preciso momento comenzó a llover y el beso se largó aún más.

Después Santiago cogió algo que estaba a su lado, era el pañuelo purpura que tenía el dinero de la apuesta y que con la caída se había salido del bolso; –Santiago: no crees que está mal – ¿qué? –Conservar esto, digo después de todo persiste ¿no? –No – ¿por? –porque no lo hice.



FIN



PERFECTA TORPEZA

ENREDO DE OPINIÓN

UN ROMPE–CABEZA

ILUSORIA DESCRIPCIÓN

CUENTO DE MENTIRAS

FALSO Y VENCIDO

CONFUSIONES ABSURDAS

EL RUMOR DEL GENUINO


16 de Junio de 2019 a las 02:44 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

KCM SAYS32RGFAESM -muy soñador y por consiguiente muy distraído -polifacético, entre lo que hago o a lo que me dedico o me dedicaba -guitarrista, cantante, compositor, animador, escritor (obvio) -gustos -todo lo que se considera una historia,

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~