sensaciones algoritmicas Seguir historia

yomi-isayama1560559499 Yomi Isayama

En un futuro apocalíptico donde la tecnología nos lleva al borde de la extinción, una pareja de fugitivas se encaminan en una revolución de clases sociales para restablecer la igualdad. sensaciones algorítmicas nos deja muy presente como en nuestra época actual se van perdiendo los sentimientos y se individualiza mucho mas la persona con el avance de las tecnologías. historia en proceso... CYBERPUNK...


Ciencia ficción Todo público. © si

#gay #accion #amor #aventura #cyberpunk #futuro #resistencia #tecnologia #ciencia-ficcion #universo-alternativo #igualdad #evolucion #artes-marciales #distopico #asiatico #mismo-genero
2
1092 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

binario

Año 2070 la humanidad lleva sus avances tecnológicos hasta el punto en que se automatizan miles de puestos de trabajo. El desempleo sumerge a las clases más bajas. La población mundial sigue en aumento y es compartida con un planeta base humana en nuestra misma galaxia.

La contaminación nos envuelve y son recurrentes las lluvias ácidas, la polución en el oxigeno llega a puntos casi letales y es necesaria la utilización de filtros para andar por las calles. La delincuencia es moneda corriente para poder sobrevivir, los valores y la moral se extinguen. Vivimos casi como algorítmica mente responden las máquinas.

Eva Cure apenas cumple sus dieciocho años, vive en la colonia de humanos en la zona uno, la cual se compone por un bloque de varias manzanas. Esta zona está rodeada por un campo magnético que impide la salida de sus colonos. La zona uno ha sido marginada viven en extrema pobreza y lentamente empiezan a crecer en número de habitantes.

Eva tiene a su madre ,ella está enferma por la contaminación y ya hace dos años esta postrada en una cama, viviendo gracias a una máquina de oxigenación que es alimentada a base de filtros que purifican el oxigeno. Filtros altamente eficientes como costosos.

La mañana está por comenzar y Eva ya está en las calles de zona uno. necesita pasar las barreras y llegar a zona dos para comprar los filtros del oxigenado de su madre. En la mañana es el único momento del día donde existe una pequeña abertura en la barrera y en el control de carga ingresan los nuevos desterrados hacia la zona y ella lo sabe. Esa casi mañana estaba muy tranquila la zona, no se veían habitantes en sus alrededores. Los enormes edificios opacos sin color, sin vida, a medios demoler. Rascacielos enormes que parecían nunca acabar ponían en penumbras la zona con sus sombras.

Está a punto de llover y Eva se acomoda su enorme bufanda negra alrededor de su cabello, comienza a correr y escucha el estruendoso ruido de la alarma, que suena en cada zona advirtiendo sobre la próxima la lluvia ácida, corre aun mas rápido, es muy ágil. Llega al control de carga. Los nuevos habitantes ingresaban a la fuerza a zona uno, se podía ver sus des dichosas miradas al observar tanto color gris a su alrededor. A metros de ellos una mujer lloraba a gritos tendida en el suelo, con su pequeño hijo muerto en brazos por la desnutrición.

En la fila diaria para el ingreso a zona dos Eva era la segunda en la cola, dos guardias controlaban el ingreso mediante escáner de chips implantados en cada habitante.

La chica guardia llama a el siguiente, Eva se acerca y conoce perfectamente la rutina estira su brazo y le dice - Eva cure, dieciocho años, zona uno, solicito el ingreso por dos hora a la zona. razón compra de híper filtros depuradores.

Se acerca el otro guardia - Acceso denegado, de donde tendrías el Bitcoin suficiente para comprarlos si aquí todos mueren de hambre? - dijo el guardia, increpándola con voz amenazante.

La chica guardia lo calma - tranquilo está bien yo la conozco, es amiga. - dice y con una guiñada hacia Eva la deja ingresar.

Eva sorprendida la mira a sus oscuros ojos y con la cabeza asiente dando gracias y apurándose a pasar.

Zona dos es deslumbrante, las luces de neón y fluorescentes inundan las calles de color y se aprecia la superpoblación. Es una ciudad muy comercial y la tecnología se hace presente desde los carteles holográficos sobre publicidad, en todas partes hasta en sus habitantes, con prótesis evidentemente robóticas. Hay mucho ruido. El murmullo es constante. La lengua madre es el chino mandarín.

Eva compra muy fácilmente los filtros para su madre. Dos o tres le durarían una semana. Camina por las calles y con el rostro tapado se acerca lentamente a un hombre, por la espalda lo pecha y se escabulle entre la multitud. Lo había logrado con mucha destreza le robo al hombre lo que parecía una hoja de papel pequeña, toda arrugada y transparente. Era una especie de pantalla liquida con millones de números, los cuales en un segundo transfiere a su cuenta. Estos millones se Bitcoins en esta época están muy devaluados y valen muy poco. Arruga la pantalla como si de un papel se tratase y lo arroja a la penumbra del callejón. Apenas le quedaban nueve minutos antes de vencer su estadía y tenía que estar en su zona. Comienza a correr, pasa el control de carga y camina hasta su casa.

La mañana de hoy aunque rutinaria fue todo un éxito, su madre vivirá otra semana y ella podría alimentarse por algunos días.

Una semana a pasado y la mañana cae de forma vertiginosa. Hoy muy ansiosa Eva pasara hacia la zona dos, como cada semana. Se apura a llegar al control de carga. Ve a la chica con esos ojos tan oscuros, este día estaba muy atareada. La fila de ingreso era extensa y todos pasaban bastante rápido. Eva la mira y por alguna razón no podía dejar de observarla. Su tez era blanca, su cabello muy lacio y también negro. No era muy alta y apenas tendría un par de años más que ella pensaba Eva. La tenia absorta en pensamientos que ni ella entendía. De pronto una luz roja muy intermitente anunciaba una falla de seguridad en el sistema de cargas y en el anuncio holográfico revelaba el problema. Xiu Ming agente del control de cargas- delito ingreso reiterado e indebido de residentes de una zona a la otra. Ese era el mensaje del holograma. La chica de seguridad sabe que es ella. Corre hacia zona uno, toma del brazo a Eva y cincha con ella. Detrás todos los guardias corrían a atraparla y también a Eva como cómplice.

15 de Junio de 2019 a las 01:08 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo qubit

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión