Beyond; This world is fragmented. Seguir historia

lewis_ao Lewis AO

Beyond; This world is Fragmented. Generos: Realismo psicológico, Drama, Música, Romance. Sinopsis breve: Sergio es un joven adulto que decidió partir lejos de su ciudad natal, no solo por mejores oportunidades, sino también en búsqueda de dejar todo atrás, dejar atrás un pasado... del que quiere dejar de ser prisionero. Puedes encontrarme en Twitter como @LVanderch, para estar al tanto.


Drama Todo público.

#realista #depresión #psicológico #258 #drama #musica #pasado #arrepentimiento
1
666 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

El comienzo de tu futuro, es el final de tu pasado.

Alguien una vez me dijo.

"Cuando una puerta se cierra, otra se abre, pero a menudo observamos por tanto tiempo y con tanto dolor a la puerta que está cerrada, tanto así que no somos capaces de percibir la que se ha abierto para nosotros".

Aquellas fueron las palabras que escuché de ese alguien. Ese alguien quien lograría reconstruir esas ruinas, las ruinas de mi mundo. y aunque solo fuese por un corto lapso de tiempo, esa persona... lograría eso que creía imposible. devolver el significado que solía poseer mi vida. -Un camión acababa de pasar en ese instante, Cortó mi pensamiento durante un instante, aunque no le di mucha importancia-. Tal vez simplemente intentaba simpatizar conmigo, Tal vez esa fue mi primera impresión de esa persona.

"No hice más que equivocarme".

Ella emanaba algo que yacía perdido en la humanidad, tal vez fuese sinceridad, no lo sé con certeza ¿empatía? aún no lo defino a ciencia cierta, de lo que soy consciente es que ella sufría tanto como yo, ella sabía de sobra lo que era tener que vivir y soportar una existencia problemática, una existencia monocromática.

"Una existencia que no me merecía, ni nos merecía."

Como todo lo positivo que alguna vez sucedió en mi vida, Tarde o temprano tiende a desvanecerse. Después de que la perdí, mi mundo cayó en un perpetuo cataclismo. Si por casualidades de la vida nuestros caminos se entrelazaran nuevamente... –Suspiro- No puedo dejar de pensar en que, si eso sucediera, le decepcionaría rotundamente. ¿Por qué? aún me cuesta responder a ello, da igual si las palabras son simples o complejas.

"Perdí lo más preciado de mi vida, incluso de nuestras vidas, algo que juré que nunca perdería."

Ya estoy acostumbrado a esto de todos modos, al hecho de decepcionar a mis seres cercanos con mis acciones y palabras, pensar las cosas más de una vez no es una de mis virtudes exactamente, pero, aún no me he dado por vencido, sigo buscando esa fuerza que me impulse, que me impulse a cambiar de verdad.

"La fuerza que buscas, no está únicamente en las palabras."

¿Coincidencia? Tal vez es porque aún estamos en febrero, Los días grises son prácticamente una costumbre durante estas fechas, aunque eso no quita el hecho de que en ocasiones me identifique con estos climas tan carentes de color. El monocromatismo, He pensado en el hecho de que tal vez sea el símbolo de mi miserable existencia, Aunque a fin de cuentas este "símbolo" siempre termina siendo un caso totalmente opuesto. Es inevitable no sentirme débil y culpable por aquellas decisiones que tomé sin siquiera razonar ni una sola vez, El arrepentimiento, ese desagradable sentimiento que siempre, durante cada hora, durante cada minuto y segundo, es siempre persistente.

"Aún no he encontrado aquella respuesta..."

Me detuve en un punto de la acera, a escasos 6 o 7 pasos de la entrada de la universidad, alguien por poco tropieza conmigo.

Perdona. -Me dijo.

No, No te preocupes. –respondí.

Me propuse a continuar con el trayecto, Antes de llegar a la portería aminoré el paso, tal vez solo quería reflexionar durante un instante, aunque a la final no fueron más que palabras vacías. ignorando el hecho, continué caminando, quería ubicar el mapa del campus, se me había olvidado la ubicación exacta del auditorio. Fue en ese instante en el que encontré a aquella persona, esa persona quien casi colisionaba conmigo en la entrada, mientras me acercaba al mapa, noté que ella giró la cabeza levemente. En ese instante nuestras miradas se entrelazaron.

¿Sabes?

«¿Eh?»; Una respuesta ahogada fue en lo único que pensé en ese instante, no quería llamar su atención, sin embargo, fue totalmente en vano el hecho de siquiera intentarlo, soy bastante alto de todos modos, cualquiera se fijaría en mi presencia, siendo sincero inclusive un “ciegisordo me notaría.

Te recomiendo no desperdiciar tu tiempo de esta manera, la ceremonia empezará en breve.

Que irónico que lo menciones pensé, A veces es justo devolver lo que se da al prójimo. Aunque no lo consideré pertinente, ella no lo había dicho con un tono mezquino, sino más bien con un tono tal vez sincero o amable, como cuando alguien te advierte o avisa de algo.

¿Sabes? Justamente estaba de camino, se me había olvidado la ubicación del auditorio. -Respondí con un tono serio, su expresión cambió radicalmente de un instante a otro, comparable a una situación en la que se dice algo errado o con el tono equivocado-. Cuida tú tono a la próxima ¿de acuerdo?

Teniendo como prioridad llegar al auditorio fundadores, me disponía a partir hacia allá. exacto “me disponía” eso si ella no me hubiera dicho algo antes de partir.

Espera.

—Te esperaré. -respondí girando la vista. Se ubica cerca al bloque H, por donde queda la biblioteca. si aún no tienes del todo claro cómo llegar te diré más o menos por donde...

—No es eso, solo… solo es el estrés del momento, quise llegar temprano pero el tráfico no me dejó, Así que… -hizo una pausa, suspirando- te pido disculpas por la manera tan mezquina en la que me expresé.

Sus palabras, aunque cortas, parecían sinceras, de hecho, no parecían, lo eran.

Tranquila, te perdono, de todas maneras… son cosas que nos suele pasar por lo común.

—Me alegro de que entendieras -bajó el tono de su voz, aunque fue inútil-. por lo general suelo molestar a las personas con mis palabras.

Te comprendo. -fue una respuesta sincera y directa por mi parte.

Si me disculpas otra vez, iré ya al auditorio, esta universidad es enorme, además ya ha de estar tardísimo, mejor me apuro. -Esta vez me respondió con un tono igualmente amable, alzando la mirada después de mi respuesta, “un gesto en ocasiones puede llegar a significar más que mil palabras”.- Hasta donde tengo entendido hay que llegar con 10 minutos de anticipación, aunque supongo que será por la disponibilidad de asientos.

¿En serio? -pregunté.

En serio. -me respondió con un tono alegre-. Bueno, mejor que te des prisa, estas inducciones por lo general suelen durar más de 2 horas.

Tranquila, ya me pondré en marcha.

Decidió partir después de asentir afirmativamente a mi respuesta por segunda vez consecutiva, Me encaminé unos segundos después, consulté el mapa una segunda vez, quería recordar al pie de la letra el camino correcto para llegar al auditorio. decidí sacar mis audífonos, de vez en cuando algo de música no está de más, en especial cuando se trata de largos trayectos, las letras de Aimer resonaron en mis oídos y en mi alma con su sencillo Hanabiratachi no March. Cuando llegué a la zona de cafeterías, unos cuantos docentes y uno que otro estudiante pasaron a mi lado, un momento después me percaté de que ella estaba ahí, observando su celular, aunque no como lo haría una persona normal en una situación cotidiana, sino con algo de asombro, giró a los lados, en busca de alguien a quien preguntar la hora, yo era el único individuo caminando por ese sendero, por lo menos el más cercano, aquellos docentes ya nos llevaban metros de ventaja.

11:54… -Le escuché decir, parece que me contagió el mismo asombro repentino, decidí revisar mi celular en ese instante y me encontré con el hecho de que la hora de su celular estaba correcta, se acercó a preguntarme.

Disculpa.

Me dispuse a retirarme uno de mis auriculares para escucharle.

¿Cuántas veces te vas a disculpar conmigo? -repliqué con un intento de chiste.

Menudo chistoso estas hecho, en fin, ¿podrías decirme que horas tienes?

—Las 11:54.

—¿En serio? -preguntó.

—En serio. -respondí a su pregunta.

Suspiró un rato antes de proseguir. Bueno… ya que, era de esperarse. -luego de ello prosiguió-. Ya no te molesto más, ah… y gracias por decirme la hora. -esas últimas palabras las dijo con aún más desconsuelo.

De nada. -volví a responder.

Después procedió a alejarse lentamente, el viento aún soplaba levemente mientras continuaba caminando, teniendo en cuenta el poco tiempo que me quedaba, opté por trotar levemente. No tardé mucho en equiparar el paso con ella, Alcancé a escuchar unas palabras que dijo mientras se mantenía cabizbaja. A lo que respondí.

¿Qué es tan mierda?

No te pierdes ni una ¿eh?.

Hizo un gesto en plan “serás metido”. Ante semejante refutación decidí continuar, mentalmente me dije a mi mismo, “no trataré de iniciar un tema de conversación a la fuerza, sin duda ella se había propuesto a si misma a llegar temprano.” Si me propongo a avivar la conversación, de seguro que me tacha de molestón profesional. Unos segundos después prosiguió.

¿Tanto querías iniciar un tema de conversación? ¿no? -dijo ella.

—Si prefieres, mejor no me cuentes nada. -respondí sinceramente.

—Pues te contaré, seguro que si me lo guardo pues… -hizo una breve pausa-. Bueno, da igual. Resulta y sucede que un conchudo del carajo que se hace llamar taxista me cobró cuatro mil de más, como si yo tuviera la culpa de que ese atasco se demorara como 20 minutos, y bueno, ese es el principal motivo por el cual llegué tan tarde, eso y el hecho de que subestimé el tiempo. Hablando del tema, no me explico como es que 20 minutos o una hora se van prácticamente… ¿volando? Esa forma de decirlo es tan vaga… pero bueno, ya me entiendes.

Respondí con un “¿Hmm?” y continué con mi caminata, al parecer ese gesto lo tomó erróneamente, me di cuenta por la forma en la que respondió luego.

—¿ya que dije? -habló con cierta duda mientras intentaba equiparar el paso conmigo, tal vez no con duda, a lo mejor era desconcierto.

—Esa anécdota es tan del montón. -hice una pausa, antes de proseguir-. Primero culpas al pobre taxista… para tú información la tarifa extra esta estipulada legalmente desde hace décadas, así que ni pienses que esos 4000 te los cobró adrede, y… ¿luego me sales con que no tuviste en cuenta el tiempo exacto? Si se tienen en cuenta todos estos datos, realmente el principal motivo fuiste vos.

La honestidad se me sale hasta por los oídos pensé, también pensé en el hecho de que a lo mejor ocasioné justo lo que quería evitar. A lo mejor eso fue lo que especulé durante un breve instante antes de que recibiera su contestación. Por un momento creí que iba a rechistar y luego se alejaría, como es de esperar en estas situaciones. Aunque a la final respondió con un intento de risa.

—¿De qué vas? ¿ya resulta que perteneces a la secretaría de transito? ¿eh? -objetó sarcásticamente.

—Es cultura general. -respondí, aunque ella prosiguió.

Aunque… tienes razón, si te soy sincera, nunca he destacado por ser puntual, pero bueno, que se le va a hacer ¿no?

—Bueno, ahí tú. -concluí.

Luego de ello contestó con una risilla, Una conversación amena, aunque algo absurda nos acompañó durante el resto del recorrido. No tardamos más de tres minutos en llegar al auditorio, si hubiéramos seguido al mismo ritmo, tal vez habríamos tardado aún más.

12 de Junio de 2019 a las 02:29 1 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
Reprán H. Reprán H.
Hola, me pase a leerte y me parece muy melancólico el relato, empaticé con el narrador pues habla más en su mente de lo que lo hace con palabras. Una charla y caminata amena, en definitiva sirve para reflexionar. Si me lo permites, solo vi un detalle minúsculo y es con los signos de interrogación y admiración, cuando cierras alguno de estos signos, la letra siguiente es mayúscula si no le precede una coma; saludos cordiales.
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión