Cuento corto
0
1277 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Perdón

El día en que te conocí no me fije en ti, fuiste uno más de las tantas personas que me rodeaban, pero ese día sin siquiera decir hola dijiste en voz baja y con los ánimos por el piso, "terminamos, ella termino con esto", y sin decir más apoyaste tu cabeza sobre mi hombro para descansar antes de entrar a clase.

Recuerdo no sentir nada por ti, verte y darme igual lo que hacías o no, pero cuando empecé a ver afectó en tus ojos, cuando los vi brillar al verme supe de inmediato que tu si sentías, que tu si podías sentir, sentí envidia, mi mundo de juguetes y de chicos que sólo satisfacían mis deseos no lo graban en mi lo que en tus ojos me dejabas ver, ese anhelo de querer.

Aquella vez que me alcanzaste en tu bici y me detuviste a mitad del camino sin explicación alguna, me miraste sonreíste y gritaste "ME GUSTAS" mientras huías de mi respuesta, eso me dejó atónita, lo único que pensé es que eras impredecible.

Un dia cansado para mi cuerpo por soportar una guerra interna de quien tomaría el control de él. Me besaste mientras estaba entre dormida, y eso ocasionó que la guerra que estaba tomando lugar en mi se detuviera, que el corazón al que creía que solo estaba allí para decidir cuando vivía y cuándo moría empezara a bailar.

Después de ese beso tan inesperado, me seguiste en mis viajes, incitándome a tu cuerpo y secuestrándome en tu corazón, por primera vez en mi corta vida alguien me hizo sentir que caía en un vacío cada vez que sus labios tocaban los míos. Me empecé a enamorar de ti.

Tu corazón fallaba en ocasiones con cada acto mío, se debilitaba y en muchas veces te deje con ese dolor insoportable, todo eso era nuevo para mi, pasar de ser la chica que jugaba con sus pretendientes a dejarse llevar por solo un chico no era fácil de admitir, pero termine buscando tus labios, buscando tus caricias, buscando de tu atención, buscaba tus sonrisas, secuestraba tus suspiros, y me adueñaba de ti.

No había oportunidad de retroceder a pesar del miedo. Me pediste ser tu novia y mi respuesta fue besarte, besarte confirmando que había hecho de mi anhelo una verdad, que no deseaba nada más que tener esos latidos de tu corazón gritando mi nombre, mi única ilusión era esa y tu con una simple pregunta la hiciste realidad.

Ahora siento que todo termino, ya no escucho tus latidos decir o al menos susurrar mi nombre, ya no siento que mis piernas fallan con un beso tuyo, ya no veo ese sentir y pasión en tus ojos, ya no me siento dueña de ti, creo que lo único que no lograste cambiar en mi fue esa frialdad que me rodea desde que tengo memoria, ese frío que es capaz hasta de congelar la llama más fuerte y cálida de una vela,capaz de extinguir una gran fogata.

Alguna vez nos hicimos promesas, nos juramos el cielo y nos prometimos el mar, pero las fantasías son solo eso; fantasías.

Pero mi niño TE AMO, y lo seguiré haciendo, no fui capaz de superar estas pruebas

y aunque piense en ser una chica normal,una de esas chicas que son tiernas y calidad,una de esas chicas que demuestran lo que sienten, una de esas chicas que son capaces de aprender de sus fallos y dispuesta a pelear por lo que no quiere perder, no soy asi, lastimosamente no puedo ser así, no es mi esencia, esa clase de chica no soy yo, al contrario soy todo lo opuesto a esa chica tan soñada, tan cálida de tener.

A pesar de ser yo tan fría fuiste capas de calentarme,fuiste capaz de hacerme sentir la calidez de tu cuerpo, lo tranquilo y seguro que era tu corazón, me hiciste ser cálida contigo.

Un viento frío siempre vuelve después del verano, y llegan sus estaciones de invierno, en donde nadie logra sobrevivir de una hipotermia, una estación difícil, y entiendo que con ese clima quieras buscar un refugio cálido donde descansar despues de un mal día,tu falla fue buscarme a mi, yo soy el invierno,y lo único que te puedo ofrecer es un frío que te congelara hasta los huesos.

Perdón por no ser tu estación preferida, siento mucho que hayas tenido que lidiar conmigo, y espero que puedas caminar hasta llegar al verano, y puedas saber que es la calidez una vez más.

5 de Junio de 2019 a las 20:00 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Nerak 19 años, tímida y fría pero con un corazón que late con fuerza por ser vista

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas