Deseo que las cosas cambien Seguir historia

L


En esta historia, Evans, un chico de 19 años de desahoga y opina desde su punto de vista sobre ciertos temas que le hacen enfurecer pero ha aprendido a aceptar.


LGBT+ Todo público.

#sociedaddemierda #reflexión
2
3.5mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Siempre lo mismo...

Hola, me llamo Evans. Nací en Canadá, el 8 de marzo del año 2000. Mi historia es muy diferente a las típicas historias de princesas con un final feliz. Mi realidad es mucho más oscura. A lo largo de mi infancia yo fui un niño muy feliz hasta que, a los 12 años descubrí que yo era diferente del resto de los niños. Siempre me había gustado jugar con muñecas y ponerme los tacones de mi madre en torno a mis 5 años. Yo era muy feliz, para qué engañaros. No me fue del todo mal en el colegio. Tenía amigos, pero mis resultados académicos no pasaban del siete. Pero todo cambió en el instituto. Todos me veían como un rarito simplemente por mi forma de hablar y porque mis gustos con respecto a la moda eran diferentes a los de los demás chicos de la clase. De un momento a otro, perdí a todos mis amigos. Se me calló el mundo encima cuando vi que me había quedado solo. A pesar de estar solo, yo seguía esforzándome en lo que a los estudios se refería, pero poco a poco, fui perdiendo la confianza en mí mismo y hace dos años dejé los estudios debido a los constantes acosos que he llegado a sufrir. Me tiraban libros a la cabeza, se metían con mi ropa, me quitaban la comida en la cafetería, se reían de mí, me humillaban en público, y así una larga lista que es preferible no seguir mencionando debido a los traumas que llegó a causarme esa situación. Pero en toda esta oscuridad llegó un día que me marcó muchísimo y que siempre recordaré. Ese fue el día en el que dos primas que se quieren como hermanas se hicieron mis íntimas amigas. Sus nombres son Claudia y Lucía. Ellas son 2 de los 17 latinos que hay en mi instituto, pues ellas siguen estudiando. Aunque realmente no comparten sangre por lo que me han contado, ellas se consideran primas, hermanas y mejores amigas. Antes no se veían mucho, pero, cuándo se mudaron aquí y se dieron cuenta de que iban a ir al mismo instituto se volvieron inseparables. Fueron ellas las que me ayudaron a salir del armario. Me dieron fuerzas para continuar y mostrarme fuerte ante los demás, pero ni eso hizo que las constantes amenazas cesaran. Nosotros tres todavía nos mantenemos en contacto y quedamos los viernes para ir a la discoteca. Mi vida es muy difícil, pero igualmente, yo le doy gracias a la vida por ofrecerme a las que actualmente son mis dos únicas amigas. Sinceramente, no sabría elegir entre ellas. Claudia es amable, sincera, se viste genial, me da consejos estéticos y siempre que alguien se mete conmigo es capaz de meterse en un pelea. Lucía es inteligente, alta, amable, graciosa, me ayuda a estudiar para hacer la FP y a escapar de las peleas fuertes que a veces ocasiona Claudia y también se viste muy bien, pero yo me decantaría más por el estilo de Claudia, ya que tiene un estilo bastante callejero y el de Lucía es un poco más formal..

Yo las conocí en 1º de la ESO, y salí del armario en 2º de la ESO después de habérmelo pensado mucho. Tercero de la ESO fue mi peor año académico, debido a que Harry, mi mejor amigo de toda la vida, se volvió en mi contra y decidió decirle a cada uno de los alumnos y alumnas de mi clase que no conocían mi realidad que yo soy gay. Harry convirtió mi vida en una pesadilla, en una tortura, en un martirio. Levantarme cada día sabiendo lo que se me avecinaba y ser capaz de sacar una sonrisa para mis padres era un reto diario. Cada día me preguntaba por qué me había tocado a mí vivir esta vida.

Hay miles de millones de personas en este planeta, ¿por qué es tan difícil encontrar a alguien de mi misma condición?Nunca lo he entendido y jamás lo entenderé.

Tú, que estás leyendo esto, estoy seguro de que piensas que ser hetero es lo normal ; pero no es justo que solo los gays y las lesbianas tengamos que salir del armario. No sé si serás chico o chica, pero pongámonos en el caso de que eres un chico. Imagínate que un día cualquiera vas y le dices a tus padres que te gustan las chicas y reaccionan mal, y por la misma regla de tres, que seas chica y te gusten los chicos y tu padres reaccionen de la peor manera posible al decírselo. ¿Cómo te sentirías?

¿Decepcionado?¿Triste?¿Como un bicho raro?

¿Incomprendido?¿Una mezcla de todas las anteriores?

Pues así es como nos sentimos todos los que compartimos esta condición. De la peor forma posible. Nunca sabemos cómo se lo tomará la gente cuando se lo gritemos al mundo, por eso nos cuesta tanto trabajo salir del armario. Seguro que alguna vez le has dicho algo malo a alguien o te has metido con alguien, pero hasta que no te ocurra a tí no sabrás lo que se siente. Antes de salir del armario ya había sufrido acoso por parte de mis compañeros del colegio en 1º y 2º de primaria por mi físico. Me llamaban gordo, jirafa, me decían que yo era de otro planeta, que he venido a infestar la Tierra de seres tan amorfos y tan feos como yo,... y muchos más insultos, pero mi profesora de por aquel entonces, acabó enterándose, pero no les dijo nada a los niños, simplemente se limitó a decirme que eran cosas de niños. Me siento incomprendido por todo el mundo. Cada día salgo de casa con miedo a los insultos, a las palizas y a las constantes pullas que sueltan los estúpidos de mis vecinos adolescentes cuando me ven pasando por la calle. En realidad, mis vecinos adolescentes no me dan miedo, lo que me da miedo es que algún otro adolescente les oiga y los rumores sobre mí se esparzan por ahí y que Claudia y Lucía acaben pensando cosas sobre mí que no son ciertas. Tengo 18 años, pero siempre me han dicho que soy muy infantil. Creo que me lo dicen porque estoy en mi cuarto todo el día, llorando como un niño, pero aislado de comentarios negativos, críticas destructivas, insultos que no cesan y también de abusones que se aprovechan de mis debilidades constantemente. Mirar a Harry. Antes éramos inseparables y ahora lo seguimos siendo por culpa de todos los acosadores que le comen la cabeza y le dicen que me persiga, que me humille, que se meta conmigo, que me haga sentir mal,...pero creo que ya se cansó hace tiempo de que le dijesen lo que tenía que hacer y decidió hacer lo mismo que le obligaban a hacer pero él solo y por su cuenta.

Siempre me he preguntado cómo sería yo si fuese normal, como el resto de los chicos y chicas. Probablemente yo sería feliz. Tendría más de 2 amigas. Saldría de casa sin miedo al qué dirán. Si tuviese novia mis padres lo sabrían. (lo digo porque mis padres no saben que soy gay, sólo mis antiguos compañeros de clase, Claudia, Lucía, mis acosadores y demás gente del instituto)

Soy de las personas que piensan que la gente que se mete con los demás lo hacen porque tienen una vida muy triste y son lamentables. Me pongo en el caso de Harry: El padre de Harry era militar. Trabajaba como piloto de caza e iban a subirle de rango, pero un día, esquivando los aviones militares de Corea, chocó contra una pared de piedra y arena y murió en el acto cuando Harry tenía 14 años, es decir, hace 4 años. Antes de que empezase a meterse conmigo me confesó que su padre era su ejemplo a seguir, hasta que el Teniente Johnson y el Cabo Patterson fueron a su casa a entregarle a Yvonne, la madre de Harry, las medallas de su recién fallecido marido. Harry estuvo una semana sin ir a clase. No quería salir de su cuarto. Era incapaz. Yo era el único que sabía lo que había sucedido, y cada día me tocaba a mí aguantar lo que Harry no quería aguantar. Las típicas preguntas de:

“¿Sabes por qué no viene Harry?” o “He oído que al padre de Harry le han pegado ocho tiros en el hombro y está en el hospital, ¿Sabes decirme si es cierto? o también “¿Harry está haciendo pellas?En fin, todo un infierno. Yo no podía permitir que se metiesen con mi mejor amigo por lo que le había sucedido a su padre y le dijesen cosas como: ¿Has ido a ver a tu padre al cementerio?¿Me puedes dar detalles sobre su muerte? “La verdad es que no llegué a conocerle, pero todos decían que era la peor persona del mundo y que si alguna vez le veías reír habías tenido una suerte tremenda” ¿Es verdad que tu padre está muerto?

Si las historias las escriben normalmente los que ganan siempre,¿Nosotros que hemos perdido qué diremos de aquello que nos mataba en su momento pero nos hizo mucho más fuertes?Esa pregunta es la que me cuestioné antes de empezar a escribir esto. Si no hay nadie que hable de una desgracia y un martirio como lo es el acoso, probablemente yo ya estaría muerto, porque, no será por veces que he pensado en el suicidio. Pero, después de planteármelo me pregunto:¿Y si al final de toda esta oscuridad llega la luz?Y justo por eso es por lo que yo estoy escribiendo esto.

Sé que no soy el chico más guapo del mundo. Sé que estoy plagado de pecas. Sé que mis dientes no son una obra de arte. Sé que no estoy delgado. Sé que no soy lo que la gente busca físicamente a la hora de tener amigos. La gente normal tiende a querer ser amigos de gente guapa, con un tipazo, con dinero, que no sean frikis,...y todo eso va en contra mía. Lo único que hago durante el día es ver anime, me sé el nombre de cada uno de los Pokémons existentes en la Tierra, sé todo lo que cualquier friki debería saber sobre los superhéroes de Marvel y más,...

Vamos, que soy el friki más friki de todos los frikis de la Tierra. ¿Qué digo de la Tierra?Del Universo. Y es que, además de ser friki, soy gay. Si es que lo tengo todo para que la gente venga a meterse conmigo…

Yo reconozco que soy un raro de mucho cuidado,pero siempre he pensado que sin gente como yo,el mundo sería muy aburrido.Por ejemplo,sin un friki bastante más feo que yo (y no es por echarme flores porque yo no soy un príncipe,yo me quedé en la fase de sapo) no tendríamos memes de otakus que no salen de su cueva.

Vamos,que yo no soy nada agraciado,pero estos chavales han tenido todavía menos suerte que yo. . .

Creo que la gente de hoy en día se limita a criticar a los demás sin saber nada de ellos ni tampoco de sus vidas. Creo que si todos aquellos que se meten conmigo se parasen un momento a intentar conocerme de verdad, seguro que a más de uno llegaría a caerle bien. Espero que seas quien seas esto te haya hecho recapacitar y que te des cuenta de que te pase lo que te pase tu vida no es tan difícil como piensas. Solo espero que toda esta historia quede en una anécdota por el bien de todos. Simplemente deseo que las cosas cambien.

FIN


3 de Junio de 2019 a las 09:03 0 Reporte Insertar 3
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~