Cuento corto
0
377 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Lengua de rostros

Los verbos intransitivos no exigen complementos, dice la gramática y la sintaxis, pero yo creo que verbos como bordar, en este caso historias, tienen el deber de adjuntar un rostro, para no sobornar a la memoria con las palabras con que el lenguaje ya nos traicionó. Por eso desde que comencé a construir este telar de narraciones, me ha sido inevitable zurcir con cada una el retrato bordado de quienes son protagonistas de la cotidianidad que la fábula de la opinión pública ha puesto como excepciones periféricas. Así, pues, cuando la vi en aquella casa a la que estábamos invitados, me fue inevitable no reconocerla. La había visto en mis telares porque la había visto en las mujeres de mi vida, pero principalmente, en mí mamá. Sus ojos, cafés oscuro sin llegar al negro, estaban delineados asimétricamente por un lápiz negro que se dispersaba y dejaba en evidencia los poros de sus ojeras; sus pestañas, largas y abatidas, estaban decoradas con aquel rimel, también negro, que deja minusculos grumos aglutinados. La mirada de las heridas. Cuando sonrió tímidamente y vi esa prótesis dental que después de muchos años anhelándola había logrado adquirir, supe que estaba recuperando una confianza arrebatada, como mi mamá.


Los verbos intransitivos están obsoletos.

24 de Mayo de 2019 a las 19:24 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas