Cuento corto
0
3.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

VILLA MARIA

TheNixx.

PERSONAJES:

María – la esposa de Robledo el tablas

Robledo el Tablas – esposo de María

Mario el gordo Green – no tiene un origen definido o precedencia

Laura – “la putilla con mozo” xxxxx

Jorge – “el que vive por vivir” xxxxx


ACTO 1 “LA COCINILLA”

- Jorge: (se dirige a la despensa y toma un salero) ¿Qué haces aquí pequeño indefenso? Sabes que no puedes hacerme daño y aun así te atreves a aparecerte ante mis ojos… que descarado eres. Te atreves a invadir mi cocina con tus olores moribundos y ridículos ¡en mi casa! ¡niña ingenua! Solo eres una medusa que empalaga el paladar de los hombres.

- Mario: (entrando en la cocinilla) ¡eh! ¡eh! ¿Jorge otra vez practicando tus diálogos? O solamente bromeas como la otra vez. No me extraña pues eres el más cancerígeno en este ambiente cancerígeno.

- Jorge: (responde con el salero en la cabeza) ¡hola Mario! ¿eres tú? ¿crees que ensayo diálogos? Pues no es así, la verdad solo descargo mis frustraciones personales y mi absurda pedantería sobre este indefenso recipiente de sal, sabes… la sal me afecta de gran manera y no la soporto, ¿pero ya te lo había contado verdad? ¡ah! que más, si no prestas atención a nada, seboso…

- Mario: ¿has dicho seboso? ¡qué te den por culo! ¡perro! Preocúpate mejor por tus problemas y no por los demás, mírate bien, detalladamente y por un momento fíjate en lo jodido que estas y quizás te lleves una sorpresa… aunque sorprenderte no es tan difícil.

- Jorge: si como no… ¿y ahora qué sigue? Espera… espera… no digas nada, tus diálogos me los sé de memoria. No me interrumpas aquí voy… (meneando la cabeza empieza) todos los días me lo encuentro en el mismo lugar con el mismo salero, mirándolo fijamente diciéndole las mismas barbaridades ¿quieres torturarme? ¿Porque no haces eso mismo cuando esta otra persona? Por ejemplo cuando por ahí libertinamente la pareja feliz o cuando ande por allí la putilla del frente… a esa… esa mujer que se dice llamar Laura ¡joda a esa plaga pero a mí no! ¡a mí no! O porque mejor no sale a buscar trabajo… ¿Cómo lo hice? Me salió mejor que ayer ¿verdad?

- Mario: no está mal querido… para nada mal, solo te falta practicarlo un milenio más para acercarte un poco a mi talento, ¡ah! y otra cosa, cuando llegas al final del último párrafo, “ porque mejor no sale a buscar trabajo” te falta algo más de emoción, algo más de energía… debes hacérmelo sentir como cuando me lo decía mi madre. Así como ella lo hacía antes de tirarla por la ventana.

- Jorge: está bien querido… lo intentare pero no te prometo nada… ¡hoy la paella esta fría! Como de costumbre sabe… no porque pero siempre anda metida en el congelador y no en el microondas. ¿sabe quién puede hacer tal barbaridad? Trato de poner la casa en orden y acá parece que nadie me presta la más mínima atención. ¡vivo entre fantasmas y muertos! ¡Qué horror! ¡qué horror!

- Mario: si se pueden cambiar las cosas, de lugar, los platos, las mesas, las sillas, la conciencia, el cuchillo, el egocentrismo, rayador, hasta la forma de pensar ¡usted puede cambiarlo todo! ¡cambiar todo de lugar!

- Jorge: te molesta esperar dos minutos mientras se calienta ¿no? Mientas se calienta la comida… ¡ohh! Cierto que siempre acabamos, acabamos comiendo juntos, siempre de lo mismo. A esta misma hora en esa misma hora, creo que ya empiezo a desconocerme todo está fuera de lugar y las cosas muy lejos de donde verdaderamente deberían estar.

- Mario: deja de hablar de esa manera ¡por Dios! Eres ridículo, te ves ridículo… eso te enferma, todo está bien, y en orden. Otra cosa es que tu psicorigides te haya jodido tanto el cerebro a tal punto de creerte cuentos estúpidos. Relájate y disfruta el momento, el paisaje. De igual manera ya estamos muertos. ¡hoy aquí y mañana en el más allá!...

(Se oyen pasos, algunos taconazos se aproximan por la salita y luego a la cocinilla)

- Laura: ¡jeiiii gaaaisss! Ya llegue y traje compañía…

- Jorge: si me di cuenta.

- Mario: yo también me di cuenta, él trata de no hacer ruido con los zapatos. Espera shhh parece que se los va a quitar…

- Jorge: mejor que no lo haga, táctica vieja lo hará quedar en ridículo…

- Laura: ¡ni hablar, los dos sí que saben de ridículos! Digan lo que quieran, yo solo veo simios celosos, incapaces de controlar sus instintos primarios… si… emociones complejas ¿así les llaman? Jajaja (haciendo una paja invisible con la mano) mis amores no se sientan tan mal, yo aunque no lo parezca los extraño muchísimo. Cada uno de ustedes tienen un lugarcito especial en mi cuarto y en mi corazón, por supuesto…

- Mario: maldita arpía.

- Jorge: vil y cruel serpiente.

- Laura: ¡ay, ay, ay! Esos reclamos ya los había escuchado antes, Jajaja ¿en dónde fue? ¡ah sí! En sus cam…

- Jorge: ¡oh! Miren la comida ya está lista… antes que te vayas querida, quédate un poco más y disfruta de una autentica paella española. Está bien deliciosa.

- Mario: ¡venga! ¡venga! Chavala que se te ve en los ojos el hambre, se te ve a varias cuadras. Me imagino que ayer no tuviste suerte, o me ¿equivoco?

- Jorge: ¿Qué dice?

- Mario: pues que ha encontrado un pichón descomunal, enorme, y que en vez de cobrar prefiere pagar. La satisfacción que provee un buen miembro es lo que busco en mis noches de lujuria (diciéndolo con tono afeminado) Jajaja si eso fuera verdad, ya estaría viviendo en otro país Jajaja.

- Laura: ¡cállate! ¡Cállate!

- Jorge: ¡no lo insultes facilonga!

- Laura: y tú también ¡has silencio! Medio metro… que quede bien claro: lo que haga o deje de hacer con mi pucha y con mis clientes es problema mío, ¿Qué les importa? Jorgito dame un trago mejor… ¡gracias queridas! Siempre y cuando page la renta… ¿Qué les preocupa tanto? ¡ah! sha sé, se enamoraron los putitos y creen poderse casar conmigo… Jajaja ¡eso es! El matrimonio vaya mierda… ¡nunca! ¡nunca!

- Mario: creo que me tomare un trago.

- Jorge: y yo también… ¡oye Lau! Que le harás al tipo ese que te espera sentado, en el silloncito de la sala…

- Laura: ¡que te importa! ¡joder! Lo hare esperar el tiempo que se me dé la gana, igual yo perderé más que él. Y yo, el lívido que ya no siento y el dinero que ya no tengo. Él, se llevara una buena mamada y 20 pesos de más en el bolsillo, dinero que debo a otro cliente… ¿crees que tiene prisa? No, no, no para los placeres y obscenidades hay tiempo. Siempre están atentos. Nada los detiene.

- Mario: ¡en eso te equivocas mi amor! No todo el mundo está dispuesto, incluso las mujeres pierden la fogosidad y el hombre ni derecho a reclamar…

- Laura: toda regla tiene su excepción, y cada hombre es igual. Es particular y singular.

- Mario: ¡Jorge! ¡Laura! Ya les conté sobre esa chica que me quería comer los tobillos…

- Jorge: no ¿Qué chica?

- Laura: ¿los tobillos? Que particular y que singular, aplica para hombres y mujeres… supongo…

- Mario: ¿no verdad? bueno no importa si, si o si no, que me importa… el punto es que en el parque de las 3 coronas, me espiaba un bombón de 150 libras, no, como mucho 180 libras, una verdadera belleza, un angelito caído del cielo tan solo por su poco peso. Peso en oro por supuesto. Días antes del encuentro, observe que me miraba, y yo esperaba que tomara la iniciativa. Guapa ella cabellos negros y grandes proporciones. Ella era una verdadera obra de arte. Bueno… bueno… a las pocas semanas ella se atrevió a hablarme, se acercó por el flanco derecho de mi asiento con algo de timidez, pero al fin, eso se perdió con los segundos siguientes.

- Jorge: no me extraña, si son tremendos conejos.

- Laura: mira que hay que ser un hijo de puta para contar…

- Mario: ¡no me interrumpan! Críticas o elogios para el final de la narración por favor. Siguiendo con el cuento: Deisy era su nombre ¿artístico? ¿de pila? No sé pero así se llamaba. Menores 2 años, y mayores 8 libras. Con eso bastaba para ser mi recipiente, era suficiente.

- Laura: ¡ve al punto puto gordo! Cogieron o no cogieron…

- Mario: ¡deja de interrumpir mujer! Que la emoción se pierde, recuérdalo bien: la técnica no importa, la técnica es una auténtica basura quemada por dinero. Lo que importa es la pasión, la pasión lo es todo. ¡no follamos! ¡joder! Por el simple hecho de que Deisy estaba fascinada por mis tobillos y mis pies, era su fetiche, su mayor anhelo. Nunca hubo penetración o algo así, solo quería mi inferioridad, luego de eso, triste y desolado como estaba decidí cogerme a una dama de compañía, una de verda, que me hiciera gozar como nunca de la forma más convencional y humana posible. Pero eso tampoco se hizo realidad.

- Jorge: ¡vaya historia! Una ridícula, pero con una bonita moraleja.

- Laura: ¿Cuál moraleja? ¡estás loco hombre!

- Jorge: Jajaja pues que los gordos nunca van a follar, son extremadamente raros para el placer Jajaja.

- Laura: Jajaja en realidad eres estúpido de remate.

- Mario: ¡si se puede Jorgito! Así estemos resignados a quedarnos virginales para siempre. Excepto los tobillos y los pies Jajaja. ¡venga otra copa, otro trago! ¡a brindar! Por el sexo reprimido y las putas faltonas. ¡si las putas faltonas!

- Jorge: ¡por las imperdonables! ¡Jajaja!

- Mario: ¡resignación por amor! Lo más vergonzoso de este mundo y pensar que alguna vez me enamore de la peor, de la peor cualquiera Jajaja.

(En ese momento, Laura “la putilla con mozo” coge entre sus manos y se lo vacía completamente en la boca de Mario hasta llevarlo a la asfixia, luego lo tira al suelo, en esta secuencia Mario se muere)

- Laura: (ella histérica y loca le dice a Mario el gordo Green tirado en el suelo) ¡estúpido! ¡canalla! ¡idiota! Eso te mereces… ¡yo soy una puta! Si… una puta pero con dignidad, ¡me oyes! ¡con dignidad!

- Jorge: ¡cálmate mi vida! Ya se fue, ya se fue…

- Laura: No me importa si se queda o si se va, yo valgo más que cualquier otra mujer. Ese animal solo deseaba aprovecharse de mí y de mi bondad. Todo lo tenía planeado, ¡el viaje y esa mujer! ¡todo lo tenía planeado! Debía morir era un farsante.

- Jorge: ¿Cuándo lo ibas a contar? ¡cuando estuvieran lejos!

- Laura: ¡cállate! ¡cállate! Tú no tienes nada que ver, ahora me voy alguien me está esperando en la sala.

- Jorge: si como no… vete de aquí puta loca…

- Laura: ¿loca? Puede ser… pero yo SOY LA PUTA, como tú dices, asique no me jodas. (señalando la entrepierna del muerto) es un desperdicio de prepucio, y lo peor es que no lo sabía usar, por eso lo buscaban solamente para morder sus tobillos y sus pies. ¡gordos impotentes Jajaja! Para mi fortuna tengo dinero y más miembros de tamaño… solo para mí.

- Jorge: ¡oh querido amigo! ¿Por qué te enredaste con una mujer tan cruel? Ya te lo había dicho, una mujer así nunca tiene dueño y nunca lo tendrá. Los hombres, esclavos para poseerla, y quizás… dejarle dentro un recuerdo. Enamorase de algo es un esfuerzo inútil y sin recompensa, ¿ya te lo había dicho no? No te preocupes mañana cuando vuelva a salir la luna por occidente volverás a ser el mismo de siempre. ¡ahhhh! ¡pero que farsa! ¡por favor! ¿Qué estoy diciendo? ¿Qué estoy haciendo? ¡pero si ya estamos muertos!

(La puerta principal nuevamente ruge y los taconazos y los zapatos hacen presencia en el escenario, con esto se da paso al segundo acto en donde cierta pareja entra en la residencia profiriendo un gran escándalo)


ACTO 2 “LA CAMILLA”

(El gordo Green ha muerto y después de algunas palabras Jorge se dirige a su habitación ya que no tiene nada que hacer)

(Entre tanto la pareja de recién casados hacen su aparición y se instalan en la salilla de la casa que está vacía, allí es el escenario para una nueva conversación)

- Robledo: ¡querida estoy tan martirizado! Que podría caerme en cualquier momento sobre ese sofá o en la cocina de ser posible.

- María: no te victimices demasiado querido, la ceremonia aún no ha terminado. Tampoco fue tan lejos, y si no fuese por el auto ya estarías muerto. Nuevamente Jajaja ¡que te entierren en cualquier parte de esta casa moribunda!

- Robledo: el auto mi amor, ¡es un regalo de tu madre! Por supuesto no se puede menospreciar, tú sabes muy bien que la adoro muchísimo y que también le tengo mucho afecto. ¡ah! una cosa más ¿viste cómo nos miraba esa mujer durante la ceremonia?

- María: ¿Cuál mujer? La de vestido purpura… era ella… Jajaja en mi opinión si es que te interesa, es que es una mujer corriente, nada más allá de lo ordinario. ¿Qué pretendía al mostrar más de lo normal en el escote? ¿que pretendía al momento de mostrar descaradamente las piernas? ¡da igual yo las tengo y 2 tetas también! Jajaja

- Robledo: ¿Cuándo hizo eso? Escote, piernas, pechos, tetas al aire, eso me recuerda algo: “hay que tener cuidado con las mujeres, las coges tan solo una vez con el culo al aire no te lo perdonaran jamás” me lo aprendí de un libro pero no sé dónde, donde… donde…

- María: Jajaja con el culo al aire, Jajaja eso me suena familiar querido.

- Robledo: ¿será ella?

- María: ¡no la nombres! ¡a esa perra! ¡mil veces perra!

- Robledo: tranquila querida no la voy a nombrar, ni loco que fuera. Tú sabes que te amo, te adoro ¿Por qué crees que me case contigo?

- María: aja si… lo que quiero decir es que esa mujer se apareció en mi boda de una forma descarada y vulgar.

- Robledo: Tú la invitaste ¿no?

- María: si… pero…

- Robledo: y que me dices del corte de pelo del concejal Ramírez, ja, ese pingüino mal hablado haciéndose pasar por gracioso, siendo que todos sus colegas incluso su esposa lo detestan a morir por su egoísmo desmedido. Sin sus cortes de cabello como narciso sin su espejo…

- María: ya se a lo que te refieres.

- Robledo: ¿con que?

- María: con lo de narciso sin su espejo, el punto en común es ese señor, pero el espejo me da igual, si está en el cuarto o encima del cuarto es lo mismo.

- Robledo: ¿quieres un trago mi amor?

- María: no, odio entrar a ese sitio, me da pánico

- Robledo: muy bien, seguimos hablando de la patética fiesta o más bien pasamos a cosas mucho mas interesantes. (Robledo empieza a manosearle las piernas a María)

- María: ¡deja los amores para más adelante querido! Recuerda que no duras mucho Jajaja ¿Qué haríamos si la calentura se acaba a media noche? bailar, cantar, o seguir hablando de tu languidez en la cama… Jajaja

- Robledo: Jajaja después del amor podemos hablar de los fracasos matrimoniales, de ciertos complejos y fantasías reprimidas. O del número de amantes que escondes bajo la cama, cama que por cierto no tenemos.

(En ese momento se oyen en la habitación de al lado, donde se encuentra Laura “la putilla con mozo” y despierta la imaginación de esta pareja recién casada)

- María: ¿oyes eso?... querido la putica ya empezó con el ajetreo.

- Robledo: se nos adelantó mi amor, vamos ya a calentarnos.

- María: shhh shhh deja de hablar mariconadas, escuchemos un poco y tal vez se te para Jajaja.

- Robledo: bruja desalmada.

(En aquella habitación los murmullos, los gemidos y hasta las lágrimas se sienten por toda la casa)

- María: ay, ay, ay como la pasan de bueno, y yo con ganas de revolcarme en algo que no sea el suelo.

- Robledo: ¡pues no se diga más, a follar!

- María: llévame al cuarto ahora mismo.

- Robledo: tus ordenes, mi voluntad mi reina.

(Robledo a su amada en brazos y al pasar la puerta el encanto una vez más se pierde el encanto, el fuego se apaga cual fosforo sin oxígeno)

- María: ¡bájame! ¡bájame ya! (trata de contener las lágrimas, mientas busca una silla donde sentarse) ¡no existe en este lugar una cama! ¡en que nos metimos Robledo! ¿Cómo terminamos de esta manera?

- Robledo: ¡cálmate mi amor! Respira, respira…

- María: ¡tú tienes la culpa de todo! Eres vicioso y apostador y encima impotente incapaz de satisfacer a nadie, solo a ti mismo ¡me das asco! ¡Me das vergüenza! Estamos en la ruina por tu culpa.

- Robledo: deja de hablar, de los dos tú eres la peor. ¿o crees que no me doy cuenta? te la pasas follando como conejo, con el gordo ese, con el maricon que nunca sale de esta casa, ¡con el vago ese! Ha saber si te la pasas teniendo relaciones lesbianicas con esa puta…

- María: ¡a ella no la nombres!

- Robledo: ¿Por qué no? Te acuestas con ella… ahora resulta que tengo una esposa maricona, hay que ver lo pervertida que se ha vuelto la gente, ¡pensé que eras una mujer más inteligente pero resultaste ser una despreocupada, una verdadera lástima mi amor!

- María: si es así, porque mejor no te tiras por esa ventana para que no me veas más… tírate por ahí, eso es lo único bueno que harías, me quitarías un gran peso de encima.

- Robledo: ¡perdón por no ser lo que querías! Sin embargo ¡que te den por culo!

- María: ¡eso me encanta! Y tú nunca lo probaras Jajaja

- Robledo: ¡no me jodas! ¡puta loca!

- María: ¡lárgate eso me daría un orgasmo!

- Robledo: me voy querida, nunca me olvides, no olvides al hombre que no pudo penetrarte en tu noche de bodas… pero antes de eso tíralo todo por la ventana como tú lo has hecho conmigo, ¡no dejes nada! Borra este cuarto de tu mente y mi recuerdo déjalo volar. ¡adiós bella flor!

(Robledo el tablas termina con su “vida” lanzándose por la ventana, después Laura se quita el vestido de novia dejando a la vista su impresionante cuerpo listo para la noche de bodas, cuando termina lanza todo por la venta, lo existente en la habitación)

- María: ¡Carlos el vagabundo! ¡Mario el chupa pitos! ¡Laura, Laura mi espejo! ¡los odio a todos, por eso estamos muertos!

(En la “cocinilla” Mario termina en el suelo sin respiración. En otra habitación Jorge, debido a su soledad y también a su falta de oficio decide ahorcarse. Laura al sentirse despreciada por sus amantes, y por todos, aparece muerta en otra habitación frente a un espejo con las venas cortadas. Por último la pareja recién casada termina esta historia con un suicidio colectivo.)

Cada quien es el reflejo de cada cual, no hay vivir sin el sentir.

21 de Mayo de 2019 a las 16:29 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~