Una bella voz Seguir historia

C
Carla Palavecino


Pablo es un fotografo de publicidad muy exitoso que se ha enamorado a primera vista de una muchacha que vio por primera vez en el parque donde le gusta sacar fotos para relajarse de su rutina. Cuando se ánima a hablarle por primera vez descubre que la chica está ciega y no sabe como establecer su relación con ella.


Romance Romance adulto joven Todo público.

#amor #fotografía #258 #ceguera #amor-a-primera-vista
0
505 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Parte 1

Una luz blanca aparece estrepitosamente, pero la glamorosa modelo parada frente a un fondo de un paisaje tropical mantiene una sonrisa de punta a punta, ya acostumbrada a los flashes. Pero Pablo, el fotógrafo, parpadea varias veces, haciendo una breve pausa entre foto y foto. Aunque hace años que se dedica a esta profesión, todavía tiene la sensación de quedarse ciego cuando las luces invaden el estudio. Esto igualmente nunca ha afectado su trabajo, de hecho, sus muchos años en esto lo han convertido en una referencia en la fotografía publicitaria. Aunque él nunca aparezca en las imágenes, sus creaciones aparecen en cada esquina, pantalla, tapa de revistas de su ciudad. Pero su talento no es lo único que caracteriza a Pablo.


Mientras la modelo posa sensualmente, sus ojos no logran apartarse de los del fotógrafo. Él es particularmente atractivo, joven, alto, con cabello castaño alborotado y ojos negros penetrantes, siempre elegantemente vestido. Nunca necesitó más que una mirada y una sonrisa en el momento justo para lograr que cualquiera de las flameantes modelos con las que trabaja cayeran a sus pies. Sin embargo él no es un simple mujeriego, pareciera que en el ambiente en que vive las relaciones son así de superficiales. Desde que él puede recordar ninguna de esas mujeres nunca le pidió pasar una noche completa a su lado, solo fugaces momentos de diversión y placer.


-Pablo, creo que es momento de cambiar el vestuario – interrumpe la estilista.


-Ok, aprovecho a bajar las fotos en la laptop- dijo Pablo mientras la modelo pasa a su lado sin apartar la mirada de él y dibuja una suave sonrisa en sus labios. Pablo intenta mantenerse indiferente, pero cuando ella se aleja él también la sigue con la mirada. La estilista le da un pequeño toque en el hombro mientras le dedica una sonrisa cómplice.


Pero a pesar de las apariencias de una vida superficial, para Pablo su verdadero amor es la fotografía. No hay forma de explicar en palabras la conexión especial que el siente estando tras la cámara, incluso años después de que esto formara parte de su rutina. Para sus trabajos en publicidad él utiliza un elegante estudio lleno de luces, pero sus fotos favoritas son las más sencillas, al aire libre. Él siente que en esas fotos logra captar la esencia de la vida. Así fue como un día empezó a captar momentos en un parque a las cercanías de su casa. Es en ese parque donde él encuentra los pequeños fragmentos de la vida que sienten que merecen ser congelados.


Pero lograr esto es todo un arte, donde necesitas pasar desapercibido para que la gente no se dé cuenta que está siendo fotografiado, logrando espontaneidad en sus acciones. Es así, que Pablo suele estar siempre medio oculto entre los árboles, o con un lente zoom muy largo, que le permite lograr esas capturas a una gran distancia.


Una paloma capturada en el momento exacto en que toma vuelo, los amantes que se besan cerca del cerco de rosas, el niño que corre junto a su perro, etc. Todo se trata de la habilidad de manejar con rapidez su cámara, enfocar, encuadrar, exponer correctamente. Él puede lograr todo esto con facilidad… la mayoría de las veces. Más bien, él siempre se equivoca cuando intenta sacar una foto en particular a alguien en particular. Y una vez más, ella se cruza ante su lente, y una extraña sensación de nervios invade su cuerpo, traiciona su pulso… y otra vez, una foto fuera de foco.


No, no es la primera vez que Pablo pierde el control cuando la muchacha de ojos azules aparece en el parque. Aunque el lente que utiliza le permite sacar fotos a una distancia de más de cien metros cada vez que la ve siente la necesidad de ocultarse más. Hay algo en ella que no logra descifrar que lo mantiene cautivado. Ella no es particularmente bonita en comparación a las mujeres que hay en la vida del fotógrafo. De estatura mediana, un cuerpo promedio, ni muy delgada ni muy gorda, cabello negro lacio. Siempre aparece por las tardes en el parque

.

La primera vez que la vio, ella estaba leyendo un libro bajo un árbol. En esa ocasión logró tomar una foto perfecta, donde sus hermosos ojos azules parecían mirar mucho más profundo que a las palabras de un simple libro. Él se sintió cautivado por esa imagen que le trasmitía una extraña sensación de serenidad. Al llegar a su casa, no pudo evitar imprimir su foto, con la intención de la próxima vez que fuera al parque animarse a hablarle y regalarle su foto.


Sin embargo, después de varias visitas, no volvió a encontrar. Decepcionado, él pensó que seguramente la muchacha habría pasado por allí de casualidad y que el encuentro no volvería a repetirse. Así que Pablo continuó con su rutina hasta que varios meses después volvió a aparecer la muchacha de ojos azules otra vez en el parque. Antes de acercarse a ella intentó sacarle una foto y fue la primera vez desde que era un principiante que se equivocó y puso mal el foco, sintiéndose un total fracaso. Volvió a intentar, pero continuó fallando, una y otra vez.


Finalmente comprendió que no sería capaz de lograr una buena foto y fue cuando juntó el valor para acercarse a ella. La muchacha se encontraba sentada en uno de los bancos cercanos a las rosas a unos cuantos metros. Cuando la distancia se acortó él pudo ver ella sostenía un bastón blanco y entendió que en ese periodo de ausencia la joven había perdido la vista. Hasta el día de hoy, Pablo no ha logrado descifrar que fue lo que le impidió acercarse a ella de todas formas. Es así como desde ese encuentro, él simplemente se acerca al parque y cada vez que ella aparece intenta lograr una foto que valga la pena, pero siempre se equivoca.

20 de Mayo de 2019 a las 00:34 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los domingos.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~