Agente Black, misión Robert Ray Seguir historia

wereyes Waldo Reyes

En un mundo donde el aire tiene un precio. El agente Black enfrenta una extraña misión en búsqueda de un rebelde con bombas nucleares.


Ciencia ficción Todo público. © (C) 2019 todos los derechos reservados

#sci-fi #ficcion #ciencia #Ray #Robert #jade #black #agente
Cuento corto
0
3.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Misión Robert Ray

―Gran Controladora, los servicios que nos solicita no le saldrán baratos...

―Lo sé, Charles, lo sé.


La zona nordeste, del barrio de reparaciones de androides de combate de élite 989@Fix-N fue destruida por completa con una bomba pacificadora nivel cinco, cuatro manzanas quedaron incineradas de forma instantánea.

―Aquí unidad Robert Ray, G. C., le aviso que otra sección de la zona de reparaciones fue destruido por un ataque rebelde.

―Robert deja de mentir. Sé que fuiste tú, ¿por qué lo hiciste? Tenía plena confianza en ti. Te he descubierto y te atraparé…

―Ágata, inmunda bestia electrónica te mereces eso y mucho más.

Ray cortó las comunicaciones.

«Tanto que invertí en él: tiempo, cientos de millones de unidades en componentes militares y avances como ningún otro androide posee, él, mi mejor comando de élite, un rebelde encubierto ¿qué fue lo que no vi?... Necesito respuestas».

Corría en busca de refugio, era perseguido por los agentes especiales enviados por la I.A. central. Después de diez detonaciones termonucleares de baja intensidad, producidas en el sector naranja de Felicity, fue descubierto gracias a la eliminación del hacker conocido como la rata.

De las bases de datos del pirata informático se extrajeron datos muy sutiles y fragmentarios, apenas indicios, que lograron relacionar al otrora agente y brazo derecho de contra inteligencia con la causa rebelde.

La I.A., estaba furiosa al enterarse de la traición de su comando élite, y se contactaría con el IRS, para solicitarles una misión.


―¡Maldito renegado, date por muerto! ―decía el marshall de seguridad teniente Anderson―, estás rodeado.

Ray estaba confuso, pero se dio cuenta que su casi perfecto plan había sido descubierto. No tenía acceso a la red neuronal y no podía controlar los accesos a entradas o salidas de los edificios, como tampoco solicitar ayuda técnica. Había sido bloqueado y su acceso prioritario cancelado.

Trescientas ráfagas de cañones livianos semiautomáticos y cinco granadas de plasma súper-calentado, lanzadas por la policía estallaron cerca de la pared de titanio ultra-reforzado, de un compartimiento de seguridad de bóvedas termo-plásticas, para protección contra estallido atómicos. Donde se había refugiado, el exagente anti rebeldes.

La potencia del golpe lo hizo saltar cien metros hacia atrás.

«No les será tan fácil esbirros de la autoridad», pensó Robert.

«¡Qué hacen idiotas!», gritaba enfurecida Ágata por los intercomunicadores del escuadrón que le daba caza a Robert.

«¡Imbéciles, lo necesito vivo!»

―Pero alcalde, nos trató de desintegrar con su xoom gun ―replicó el teniente.

«No tolero desobediencias teniente, sargento Reyes hágase cargo, neutralice al teniente Anderson, ahora, ¡es una orden!»

―Lo siento John, eres mi amigo, pero eres tú o yo.

Reyes activó el código de subversión protocolar, red@alpha-777-Revert. John quedó con el cuerpo paralizado. El sargento presionó un botón en la armadura de su amigo.

―¡No! ―gritó el teniente.

El marshall se licuó dentro de la armadura y fue absorbido por el sistema de reciclaje de seguridad la ciudad.

«Sargento persiga con su unidad al disidente, va hacia las alcantarillas del sector norte, use la modalidad de aceleración continua de su traje, he autorizado el costo. ¡Ahora!»

Los cuatro policías restantes, junto con el sargento, usaron un sistema de patines que se activaba para tal efecto en sus pies. Las luces de neón de la ciudad se convirtieron en hilachas de luz refulgente a la vista de tal inesperada aceleración.

Robert también contaba con lo suyo: tenía retro-cohetes, robados, de los prototipos que la Gran Controladora escondía entre los aparatos clasificados y secretos de las oficinas centrales de aprovisionamiento militar del sector naranja. Los había montado en su espalda.

Los activó, las llamas del encendido quemaron su impermeable de cuero café oscuro dejando dos agujeros en su espalda, como un cigarrillo encendido sobre una servilleta. Aceleró a doscientas millas por hora. Su pies flotaban ligeramente sobre el asfalto.

La policía le dio alcance de manera paulatina. Usando sus parlantes virtuales de localización ambiental transmitían: «Unidad Robert Ray, deténgase en el acto, es buscado por alta traición, repito deteng...»

Los requerimiento fueron contestados con una descarga del arma del desertor, una bola de plasma estalló desintegrando a dos policías.

«Maldito imbécil, no escaparás», pensó Reyes.

El sargento y el resto de su equipo activaron sus armas de captura. Una onda de choque electromagnético de pulso amplificado dejó pegado a Robert a una pared. Este sin poder moverse, pensaba que era su fin, cuando recordó cierto detalle...

Todavía tenía acceso a una antigua minibomba de fusión, en el sector. Descorrió su cara un instante y envió una señal de ondas de radio frecuencia de baja amplitud y espectro… El iris de su ojo izquierdo se iluminó en una secuencia de varios colores y se fijó en azul, el ojo derecho efectuó el mismo proceso en dos segundos se fijó también en azul...

«¡Idiotas va a usar un “ma...!», exclamó la G.C.

Una luz cegadora blanca cubrió todo por unos segundos, el barrio 333@NW-exit había sido atomizado junto con su perseguidores. El campo de energía activa de punto cero lo había protegido.

«Bien, bien jugado unidad EU-1965@Dr-Kill, usaste el último “magic code” que tenías disponible, la próxima vez no la tendrás tan fácil».


―Charles... necesito tu ayuda, necesito que incluyas un objetivo en el sistema de recompensas.

―Los objetivos de interés particular no son temas del IRS, además debe ser discutido por el Concejo.

―Esto es prioridad para mí, no quiero reuniones que le den tiempo para escapar al traidor. No entiendo la miopía de ustedes, este sujeto también puede comprometer la seguridad total del sistema incluido el Universal Personal System… ¿No hay una manera de acelerar el proceso…?

―No creo que tu pequeño rebelde sea un problema para nosotros, pero en nombre de nuestra “amistad”, si el precio es justo podríamos hacer algo por ti…

―Diez mil millones ¿están bien?

Los ojos de Charles, casi salieron de sus órbitas de asombro, el Concejo estará muy feliz de ayudarle querida alcalde del sector naranja. Un placer hacer negocios con usted.

―El placer será mio si cumplen, sino habrá dolor.

―Cuidado Ágata, cuidado…

―Tengo todo el cuidado del mundo no te preocupes, he transferido el dinero, ahora necesito acción, por favor gran Concejo del IRS ―dijo de manera burlona― cambio y fuera.

―El Concejo está más que feliz por el gran aporte de la alcalde Ágata, Charles, no se preocupe usted por su impertinencia siempre ha tenido problemas de carácter esa I.A.

―Señores, me preocupa que tal vez haya algo más no su grosería…

―¿Cual es su preocupación?, no la entendemos UPS no tiene fallas.

―Me preocupa que tal vez nos oculte información.

―Es una posibilidad… ¿Tiene Dr. Charles Mosavi a algún agente en mente para este encargo?

―Sí, le asignaré la misión a la joven agente Jade Black.

―Hemos oído datos espectaculares de las misiones de esa joven y el equipo que forma con su técnico de apoyo Timothy Wallace.

―Sí, he seguido su hoja de vida, tal vez le proponga el caso Köening en el futuro.

―Köening nos ha esquivado por diez años… ¿no será muy joven?

―Ya veremos, ya veremos, veamos ahora lo que puede hacer con Ray...


―Tim, mírala ¿no es un amor…?, cierto mi cuchi cuchi, mi tiki tiki ―decía mientras tomaba los peludos mofletes de la gata.

―Miau ―respondía Lucy para luego hipnotizar a Jade con su ronroneo.

―Rrr, rrr ―sonaba la sensual felina cuando su dueña le acariciaba el lomo.

―Sí, de seguro para ti a lo mejor será, "un amor", hace un rato cuando estaba reparando por enésima vez tu nuevo traje de combate, se paseo por el taller encima de la mesa de reparaciones y cuando estaba concentrado en colocar un difícil tornillo de inserción perimetral automática de tu casco… Levantó la cola y ¡se hecho un pedo encima de mi cara!, y como insistes en comprarle carne, ni te cuento el olor, ¡puaj! Además pasé dos horas buscando el puto tornillo negro de medio milímetro de tamaño que se cayó y del que no hay repuestos... y el piso adivina de que color es...

―¿Negro?

―Oh mi gran Casandra y adivina universal, sí así es. ―Hizo una reverencia.

―Mira todos olemos mal al echar vientos , no creo que huelas a rosas…

―Huelo, mejor que tú… compartimos el baño así que lo sé.

―¿Cómo te atreves?, ¡bobalicón!, soy una dama las mujeres olemos mucho menos que ustedes ¡cavernícolas hediondos!

―Ah sí, de seguro has olido tus calcetines después de las misiones ―dijo murmurando.

―¿Qué dijiste?, dilo otra vez, vamos dilo, mira que tengo muy buen oído ¡mozalbete imberbe! ―decía mientra le pellizcaba un brazo retorciéndolo.

―¡Ay no seas tonta!, si me inutilizas los brazos no puedo usar el teclado, y ahí vamos que te hago falta ¿o no? ―reía de manera burlesca.

―Bobalicón. ―Y le retorcía el brazo de nuevo.

En medio de la habitación el sistema holográfico del IRS se desplegó.

―Para, para... los de recompensas se han puesto en contacto ―dijo Tim con asombro.

Agente Jade Black, se le ofrece una misión de bono especial, debe capturar con vida a la unidad androide renegada del sector naranja, EU-1965@Dr-Kill alias Robert Ray, se le busca por alta traición a su sector y terrorismo. Se le necesita vivo, si muere será penalizada con el valor íntegro de la recompensa. La recompensa es de cinco millones de unidades.

¿Acepta?, tiene cinco minutos para decidir.

Si hubiese sido un personaje de animé japonés le hubieran salido estrellas en los ojos a Jade.

―¡Cinco millones, Tim! ―decía obnubilada y babeaba.

―¡Pero si fallamos, nos cobraran los cinco millones a nosotros, es muy arriesgado! ¡No aceptes!

La agente cerró los ojos, dobló el codo y llevo su puño cerrado al pecho, luego extendió el brazo con la mano abierta y la levantó apuntando al horizonte. Abrió los ojos.

―¡No fallaremos, Lucy se lo merece, Lucy se merece sus gatitos!

―¿¡Qué, quieres quieres arriesgar lo que no tenemos por un derecho de reproducción felina...¡? ¡Qué te volviste loca o eres la vieja de los gatos!

El puñetazo que le pegó Jade no lo vio venir y cayó cuan largo era al piso con los ojos dados vuelta apuntando al cielo. Lo había dejado inconsciente del tremendo tortazo.

La agente se desequilibró al momento de tratar de enderezarse y fue a dar sobre el cuerpo de Tim. Sintió su cuerpo duro, y musculoso de tanto ejercitar en las misiones de apoyo. Sus mejillas enrojecieron. Lo apretó contra ella y se puso a mirarlo, su boca, esos labios sinuosos que tanto le atraían, su nariz respingada, su pelo ensortijado…

Agente quedan treinta segundos...

...Se puso a jugar con algunos de sus rulos y vio el moretón que le había dejado en el pómulo, le dio un tierno beso sobre el «...ah se le pasará luego es un cabeza dura, mi sistema médico indica que despertará en unos quince minutos más solo quedo K.O por un rato»

Deseaba estar con él, lo admiraba y lo amaba...

«Nunca lo sabrás», pensó y se reincorporó en el acto.

Agente quedan cinco segundos...

Agente Jade Black código N00n31iv3s43v3r, ¡acepto la misión!

―¡La pequeña Lucy se lo merece yo pagaré por ello! ―Miraba al cielo con férrea determinación de dibujo animado.

Excelente agente Black, toda la información necesaria le está siendo transferida a sus sistemas, buena suerte.


Robert había quedado bastante mal trecho de su última batalla, logró encontrar refugio con un viejo amigo, desconocido para el sistema, en la casa del bioquímico Cortéz, su amigo de la infancia Gerardo. En el sector sur de la zona naranja en el hotel moonlight, propiedad de él.

―Viejo amigo como estás.

―No soy lo que recuerdas Gerardo ahora soy una máquina.

―Sí estás aquí, no creo que te sientas como tal querido amigo. Sé que estás luchando y tu lucha es por todos, por los oprimidos en contra de esa vieja demente de Ágata. Elise estaría orgulloso de ti.

«Elise, ese dulce nombre hace tanto que no lo escuchaba. La echaba tanto de menos, ahora siendo sintético no sentía los mismos ardores de cuando era un ser de carne y hueso, sin embargo recordaba y algo de ese fulgor se colaba en forma de impulsos digitales a su cerebro artificial. Lo sentía aún vivo, aún dentro de él, entrampado incrustado en su alma binaria, aquel sentimiento impertérrito y perenne llamado amor...», una lágrima electrónica se escurrió por sus oscuros ojos.


―No te parece increíble Jade que IRS nos haya facilitado su último modelo de Helicóptero de combate SuperCobra Drake, para sobrevolar la zona del objetivo…

―Creo que requieren urgencia con la misión, eso es es todo.

―Tal vez.

Jade saltó desde el helicóptero a cuatro mil metros de altura, como siempre sin apoyo.

―¡¿Sabes hace cientos de años se inventaron los paracaídas?!, algún día podrías morir ¡si no te has enterado eres mortal! ―le recriminaba por el intercomunicador.

―Cuando ocurra me cuentas.

«Como siempre tan engreída… te necesito mi ángel endemoniado cuídate...»

Jade caía, pero había una circunstancia, como un sentimiento aterido de antiguos temores que enfriaban su alma y sus recuerdos en esta misión que le molestaba, por algún motivo inexplicable recordaba a su padre Roger. Roger Black. Severo, pero amoroso, ¿por qué, por qué lo recordaba?, su madre Emerald estaba seguido en sus pensamientos. Como siempre cuando algo fuera de lo común ocurría venia la imagen de su padre: poderoso, fuerte no muy grande, pero en de verdad impetuoso e impactante.

Había derrotado siempre a enemigos mucho más desmesurados o incluso superándolo en número de diez a uno. Nunca entendió, tal vez por ser muy niña o por estar concentrada demasiado en sí misma, el valor y la capacidad real de su padre. Como siempre los derrotaba a todos, ella daba todo por sentado o hecho. No se detenía a pensar cuanto le costaba a él poder hacer eso, o si estaba enfermo o si era muy exigente, como siempre lo lograba y al final le sonreía lo hacia parecer todo fácil.

Cayó, sobre una de las caras, del edificio NorthWest Union Mail. Desenvainó sus daisho: Katana y Wakizashi como naves hermanas que navegaban el mismo río, partían el metal y la piedra como el viento soplaba sobre las olas. De forma suave y continua en una pausa paulatina, bajaba la agente Black por la cara norte del edificio de novecientos pisos.

Al llegar a nivel de suelo seguía las indicaciones de su sistema GULPS, en la cuadra siguiente debía encontrar al objetivo en el hotel moonlight.

Su amigo Wallace con el personal de apoyo del helicóptero habían aterrizado en el helipuerto del edificio NorthWest Union Mail donde establecieron el centro de control de la misión.

―Jade no te confíes, la información que tengo de ese androide me preocupa…

―Ah, no digas que es un súper androide no me digas que es el número diecisiete… ―rió a carcajadas.

―¿Te volviste loca?, ahora si estás hablando de tus viejas series televisivas de animé del siglo veinte, ni idea. Por favor concéntrate en la misión. Robert Ray es un tipo de los “antiguos”, él fue una persona alguna vez, convertido por el sistema de traslado estándar en un androide. Anda con cuidado no juegues a hacerte la heroína o lo subestimes.

«¿Qué de importante o extraordinario podría tener un viejo androide? Tim le metía miedo por sí y por no. Tal vez solo era sobre-protector. Bah como sea este pedazo de hierro sería presa de ella...»

Jade activo su sistema privado de comunicación con Tim, MESS, y desactivó el sistema normal por un minuto.

―Tim, no entiendo, aterrizamos acá demasiado temprano, se nos informó hacer contacto con el objetivo a las dos mil horas y son las mil novecientas diez, me demoro cinco minutos en llegar al hotel moonlight

―Ahora que lo mencionas, es sospechoso el asunto, activa nuevamente la comunicación estándar, para que no levantar suspicacias. Wallace, out.

―Black, out.

―Control de misión que fue eso hubo ruido estático por un minuto, proveniente de los agentes principales ―inquirió la G.C. por un canal privado.

―No hay datos señora tal vez interferencia rebelde.

―O tal vez presienten mi reto…


Un par de horas atrás, la alcalde se encontraba inquieta, dubitativa y con mucha desconfianza.

―Judy hazme un combinado fulgur ―una mezcla de la versión digital de X-Life con algoritmos de euforia líquida alias Dhisky―, que sea doble.

―De inmediato maestra.

Judy, necesito salir de una duda, activa el ingreso al Oscure web y envía este mensaje: se necesita al mejor mercenario. Pago: diez millones de unidades al que logre eliminar a la agente del IRS Jade Stone Black, Ciudadana 90.089.193. Detalles de la misión al candidato seleccionado.


Jade estaba en la bocacalle justo antes de llegar al hotel del objetivo.

―Eh muñeca que culazo, ven acá con papi esto te hará ver estrellas verdes ―dijo el humanoide cyborg híbrido de dos metros y medio de altura de trecientos kilogramos de peso, con cabeza de cerdo, mientras se agarraba la entrepierna. Le arrojó una cadena paralizadora que la capturó.

―¡...Jade es una emboscada!, ¡Voy a ayudarte…!

―No Tim, te necesito para la misión principal, yo me las apaño ―decía con dificultad mientras la cadena la apretaba cada vez más.

El cerdo gigante se le aproximó, la tomó con una mano y procedió a lengüetear su cuerpo como si fuera un helado, de arriba a abajo.

«Eso, eso, puerco de mierda acércate un poco más», pensaba. La presión que sentía la estaba asfixiando y estaba a punto de romper sus costillas.

En el momento en que trató de rasgar su traje con su colmillos para tratar de desnudarle, Jade encendió una descarga EMP que la liberó de la cadena la cuál hizo jirones con sus espadas.

El sorprendido porcino, tiritaba… «¿cómo era posible, su cadena de titanio reforzado con uranio empobrecido y de ultra resistencia, reducida a confeti…? »

―Quería divertirme un poco… que verga, a la mierda contigo agentucho endeble. ―Sacó un par de bazucas que llevaba a la espalda y comenzó a tirarle. Uno de los proyectiles la hizo huir a media cuadra de distancia, para evitar la onda expansiva.

Levantó la vista y lo miró con furia asesina, puso su brazos hacia atrás y emprendió carrera hacia el enemigo.

Con la gracia de una gacela alada Black esquivaba los proyectiles con volteretas de medio lado y saltos mortales dobles. El porcino transpiraba, parecía lechón asado al palo.

«Judy estás segura ¿que este es K-Ham?, no lo veo muy capaz...»

«Alcalde, sí, lo es, entre sus antecedentes están lo de haber acabado, solo, con un escuadrón de doce tanques leopard cinco... creo que debiera esperar.»

K-Ham, arrojó una granada de humo.

Creo que te entretendrás con mi grupo de apoyo y no precisamente de apoyo sicológico ―rió el cerdo babeando y agrego―: serás mía te empalaré para que mueras desangrada y con gozo. Ja,ja,ja.

Diez androides de combate atacaron a Jade. Unos iban con rifles de asalto y cuatro de ellos, que eran como insectos de cuatro patas con un pistón de lanzallamas al frente, no tenían cabeza aparente.

Jade enfurecida por las obscenidades del marrano, procedió a atacarlos. En segundos rebanó los miembros y cabezas de los seis que iban con rifles: los cortaba por la mitad, en canal, decapitaba, partía en dos, cuatro o seis, según su humor. A los que le arrojaban llamas tuvo que esquivarlos con múltiples volteretas...

―¡Así que te haces la difícil... meteré mi lengua por tu boca hasta hacerte estallar! ―gritaba con la baba colgando.

La agente al no encontrar cabezas que cortar optó por tomar algunos fusiles de asalto y tirarles a los de cuatro patas, haciendo estallar a dos, al tercero le cortó el pistón y al cuarto le enterró la katana en la espalda, este último perdió el control y quemó a su compañero. El descontrolado quedó arrojando llamas a diestra y siniestra.

―¡Fornicaré hasta tus átomos maldita perra...! ―decía K-Ham tratando de huir.

Jade se aproximó como centella al puerco y lo emasculó con un golpe de su espada. El puerco gritaba como cerdo.

―Tanto te hacían desearme, ahí quedaron tus pelotas listas para hacerlas criadillas con arroz.

―¡No mis preciosas joyas…!, ―gritaba como chancho el animal.

―Ahora dejarás de sufrir. ―Con un golpe de su wakizashi, cortó el lomo de la bestia.

Con los ojos ciegos de pánico y la baba saliendo a borbollones por su maloliente hocico, el cochino no dejaba de vociferar de dolor.

―Quedaste listo para los huevos con tocino. Ja ―cerró sus hojas sobre la cabeza del marrano―, y para el queso de puerco también.

La agente efectuó el ataque final, con una serie de frenéticos golpes de sus armas, y dejó reducido a tocino en cubos al poderoso enemigo.

«Mira, Judy el jamón está servido ―dijo riendo la G.C.»

«Espere, alcalde...»

Aprovechó de patear al androide con lanzallamas descontrolado arrojándolo a la pila de cerdo cortado. Con una granada incendiaria los hizo arder.

Con su figura recortada a la luz de las explosiones y llamas, caminó de nuevo hacia el objetivo.

―¡Jade...! ¡Cuidado detrás de ti!

―No me digas, el marrano gigante se derritió y su esqueleto metálico surgió de la cenizas convertido en un robot maníaco asesino que me está mirando con su rojo ojo biónico... ―dijo, tomándose la frente.

―No Jade, son dos ojos... Je.

―Ese culo será mío... ―decía la metálica voz.

La agente dio media vuelta, justo para esquivar un golpe de uno de los brazos con forma de látigo mecánico, del ahora maníaco robot cerdo gigante asesino.

―Tim, ¿por qué no murió?

―Está compuesto de nanomáquinas por más que lo decapites, destroces o destaces jamás morirá.

―¿Entonces..? ―Black saltó y apenas, esquivó un golpe del otro brazo del monstruo.

―Estoy en eso... concéntrate en sobrevivir... ―Tim estaba hecho sopa de sudor.

La joven corría y saltaba pero ya estaba notando el cansancio, partía los apéndices del enemigo una y otra vez, se deslizaba por debajo, cortaba sus piernas, lo decapitaba y dejaba reducido a lonjas de metal... pero volvía a rearmarse una y otra vez.

―Se necesita una descarga masiva de EMP, ahí lo podrás destruir. ¡Nos falta potencia!

«...No me gustó esto, huele a Ágata, además la necesitare por el tema Köening, denle lo que requiera...»

«Sí señor Mosavi».

El traje de la agente subió de nivel.

―¡Jade, tengo la potencia! ¡Ahora, ahora...!

―Hasta no verte cerdi ―El masivo estallido electromagnético frió los circuitos porcinos del robot, que quedó destruido.

―¡Lo lograste!

―Te lo había dicho: tú el cerebro y yo las espadas. ―Giró el cuerpo e hizo el gesto de una "uve" con su mano. Un brillo centelleó en sus ojos.


―Sí, es buena, que continúe la misión ―dijo la G.C.

―Sí, mi ama.

―Vuelve a repetirlo Judy, tus carnosos labios rojos se ven tan sensuales al decirlo… ―solicitaba de forma lasciva, drogada, de manera virtual, al máximo.

―Sí, mi ama.


―Jade, Jade, ¿te encuentras bien?

―No fue nada, pero me sirvió para calentar los músculos.

―Por un momento pensé que podría per... que te podrías perder la acción, sí eso, claro eso...

«No me perderás tan fácil tontito no dejaré que eso ocurra»

«La siempre invulnerable agente, al menos tendré que lidiar solo con su ego... ah y con su gata...»

―Control de misión que fue eso, parecía un mercenario ―inquirió Tim.

―No lo sabemos, suponemos que era un asesino a sueldo contratado por las facciones rebeldes...

―Huele a pescado podrido Tim ―dijo por su sistema MESS.

―Sí, Jade parece que hay doble juego, ya la averiguaremos.


―Déjame examinar tu xoom gun, Robert.

―Claro Gerardo, tal vez requiera algún ajuste, no estuvo tan veloz la última vez.

―¡Ajá! aquí veo, lo que pasa es que tiene algunas partículas de combustible carbonizado que están trabando el inyector de materia plasmática.

―La voy a limpiar ahora, espera un momento.

Ray, veía como su amigo utilizaba sus lentes de aumento múltiple y sus pinzas y escarbadores de nano-escala para limpiar su arma. En una esquina de la habitación había un delicada pintura de una geisha mostrando un seno descubierto.

A Robert, le parecía que hubiesen pasado millones de años desde que no se sentía humano. Esa pintura lo inquietaba, la delicadeza, la desnudez, el erotismo que proyectaba, sin embargo eso era solo una sombra no llegaba a su cuerpo o sus sentimientos. No obstante lo recordaba, pero no lo sentía.

La ventana del piso ochocientos se desintegró, los vidrios estallaron en todas direcciones.

La agente Black había hecho su entrada.

―En este piso, el objetivo, está en la habitación 866 ve con cuidado la información proporcionada por el sistema de inteligencia indica que el rebelde está en poder de una xoom gun.

―¿Xoom gun?, que diablos es eso, parece la marca de un chicle.

―Ponte seria quieres ¿No fuiste al colegio?

―Tim.., ¿quieres otro puñetazo?

―...Para, para, se me olvida que eres un tanto displicente respecto de estos temas.

— No me importa dime que diablos es esa puta arma.

―Tantas palabrotas, tu madre te lavaría la boca con jabón.

— No hables de mi madre, o dejo esta puta misión, me devuelvo y te desintegro en el puto acto.

—Vale mujer, vale, vale. Me refiero a que debieras estudiar un poco más ¿no te parece? La xoom gun es una arma de plasma súper-calentado, son muy escasas. Porque se requiere niveles avanzados de habilidad para poder manipularla. Es inestable, complicada y poco certera, en compensación sin embargo son destructivas en forma extensa. Todos sus controles tienen que ser calibrados con un pulso de hierro y ajustes precisos. Por eso los individuos que pueden manejar una, son extraordinarios, no deben mirarse en menos.

―Entonces, ¿no hago nada?

―¡Ah, por Dios! o lo que creas que es Dios, no tengo idea planifica tu estrategia. No le vayas a cortar la cabeza o atravesarlo con tus espadas como haces de forma habitual. ¡Es una misión de captura!, por si lo has olvidado…

―Es una misión de captura, por si lo has olvidado ―repitió remedando a Tim.

―¿Entonces? ¿Donde están mis “lindas” «por no decir putas» armas de captura, mi querido Tim?, ¿¡ah!?, ¿¡ah!?

―¡Uf! Que cabezota resultas a veces ¿sabes?, y las manos ¿las tienes de adorno? Procede a su captura y usa tus lindas manos “nena”.

―Como que “nena”, cuando termine la misión vamos a hablar señor…

«Mierda, otra vez, me tendré que tragar sus regañinas y mal humor, mi Dios»

El androide Ray se reincorporó al sentir la explosión proveniente de la ventana del pasillo.

―¡Me han encontrado! ―exclamó.

―Gerardo, sal de aquí tengo que enfrentar mi destino.

―Está lista tu arma, suerte Robert.

La puerta de la habitación 866 voló en mil pedazos.

―¡Uf! Misión rata style, que sigilosa ―aplaudía Tim.

―Me vale verga ―Jade hizo un obsceno gesto con el dedo del medio en la cámara de monitoreo de Tim.

―Súper madura, dale captura, ¿es fácil no?

―Claro que lo es.

―Unidad EU-1965@Dr-Kill, alias Robert Ray, por encargo de la I.A., “Gran Controladora”, date por…

―¿Tim?

―¡Capturado, capturado, Jade!… ¡No muerto!, repito por favor mi amo… amoriga, amiga,«¡uf!», ¡no muerto! Muerte mala, captura buena. Repite conmigo. Sino tendremos que pagar cinco millones. Jade usa la cabeza.

―Eso, date por capturado.

―Viste, no era tan difícil...

Robert, pensaba en su amada Elise, hoy debiera haber sido su cumpleaños número cincuenta, y en sus hijos, sin meditarlo demasiado disparó. La descarga de su pistola se infló como un globo de cumpleaños y se reventó como una piñata… en dirección a Black con toda su carga de energía destructora.

Sus rápidos reflejos la hicieron salir del piso por la ventana. Vidrios, muebles, astillas y una nube de energía verde estalló por el balcón haciendo desaparecer media habitación.

―Tim viste lo que hizo, el empezó primero. Quiero cortarle la cabeza.

―Jade otra vez repite conmigo muerte mala, captura buena…

―Ok, ok, muerte mala, captura buena.

―Pero el empezó, además me rompí una uña, y ese tratamiento es caro es de acrílico permanente..

―¿Sigo Jade?, muerte mala, captura buena.

―Vale, vale… ―de un salto con triple vuelta mortal, la agente Black volvió a entrar a la habitación.

―Robert, no lo hagas más complicado…

«Tal vez todo deba ser así», pensó Ray, sus sistemas estaban muy agotados, y desde el enfrentamiento con la policía no paraba de filtrar un líquido verde proveniente de sus sistemas de soporte vital.

―Agente, está siendo manipulada, como todo en Felicity, tarde o temprano se dará cuenta y tendrá que tomar partido...

«De que hablaba este pedazo de chatarra, la vida era dura como siempre y nunca cambiaría»

―No me des sermones…

«Agente, acabamos de inyectar una espuma neutra digital a su traje úsela de inmediato sobre el sujeto de la misión».

―Que mier…

―Jade hazlo.

Okay.

Jade sin tenerlo claro activó el código de captura, enviado de forma remota por el IRS. Una nube de polímero sintético de aislamiento electrónico, cubrió al androide rebelde.

―Al menos lo intenté. Robert, presionó el gatillo de su arma, pero fue inútil no hubo respuesta.

«Excelente agente Black, ha capturado al terrorista».

―Que aburrido, ¿y nada más?

―Hiciste paté al cerdo en el callejón, ¡destruiste a Porcinator!, que más quieres… Eres un chiste a veces.

―Nena y chiste mira si serás...

Robert extendió su cara al lado, encendió una secuencia de patrones de color en sus iris y los fijo en color verde, en un segundo irradió con rayos de luz láser proveniente de sus ojos las pupilas de Jade.

«Jade pronto sabrás la verdad», la agente Black se sintió desfallecer. «¿Qué era esto…?»

«Se han cargado cinco millones a su cuenta agente Black, sabíamos que podíamos contar con usted».


―Hace tres días que no despertabas, estaba asustado. No tanto por ti sino por los cinco millones. ―Ja, ja ja, rió de manera falsa Tim.

―No esperaba menos de ti ―dijo, despertando del extraño sueño inducido.

―IRS dijo que el androide te hizo un ataque mental, pero te analizaron y no encontraron daño alguno, solo que te dejó desmayada.

―Me da igual, ahora hay dinero suficiente para los gatitos de Lucy.

―Contigo todo es más y más gatos y gastos, ahora hay que buscarle un macho con el cual cruzarle.

―Como que cruzarle que acaso crees que es un crucigrama, respétala.

―Ven acá pídele perdón.

―Ni en tus sueños… «aunque quisiera verte más seguido en los míos»

―No es necesario el macho.

―Ah, ¿no? ―subió una ceja y se acercó a ella tomándola por la cintura.

Bajó la mirada y se puso roja

―¿Por que estás roja?

―Comí mucho picante ―mintió.

Lo apartó bruscamente.

―Para eso están los bancos de esperma ―hizo una pausa a propósito― animal del sector azul…

―Ah sí que graciosa el viejo y maduro truco de la pausa entre palabras, bien vas progresando. Y como no, ¡el sector azul!, ah sí como tan idiota donde un helado cuesta cien mil… tonto, tonto de mí, ¡la inseminación artificial nos saldrá como tres millones!

―Bah se puede…

―Ella, ella, la rica, bien lo pagarás con tu mitad, no pienso poner un maldito centavo en tu gato.

―Pero Timicito si no me ayudas no me alcanzará ―usó la vieja técnica de la mirada con pena, lo abrazó contra su cuerpo para que sintiera sus firmes senos― Un milloncito con eso me alcanza no seas tacaño, le sopló un oído y jugueteo con un rizo de su pelo.

Tim babeando sobre su interfaz de traspaso de fondos, le hizo la transferencia. «¡Diablos!, siempre me engatusa con el gato.. ah pero es tan linda...»

―¡Estás conforme bebé, tus berrinches me han costado otro millón!

―¡Cómo que bebé! ¡Ah y para tu información no soy una “nena” ni un “chiste”!, ven para acá no huyas.

Tim sintió la extraña necesidad de hacer ejercicios y salió a dar un trote de ocho horas.

―Ven acá cobarde… «mi hermoso, cobarde», su semblante se puso arrebolado como el atardecer… que mostraba los últimos rayos de un sol anaranjado a cuya luz se recortaba la figura del joven corriendo tan de prisa que levantaba una ingente nube de tierra.

―Ven acá que tengo que darte un puñetazo en la otra mejilla.

―Que te que crees que soy Jesús, no jodas, y seguía corriendo más de prisa.

―Ven acá y… «hazme el amor...», pensó.


Technical Analisys Laboratory Information, TALI .

Sector Naranja.

―Señora… señorita Ágata… Gran Controladora…

―Déjese de balbuceos doctor Baez, dígame G.C. o alcalde es más rápido.

―Hemos disecado la unidad Robert Ray y analizado todos sus órganos sintéticos: corazón, cerebro hígado riñones, nervios huesos, piel, pelo, etc y no se ha encontrado ninguna pista o información adicional a la que teníamos.

«Lo necesitaba vivo, para que hablara, pero el muy idiota no lo hizo, de todas maneras lo necesitaba entero para poder estudiarlo».

―Procesen todos sus órganos y tejidos.

―Discúlpeme alcalde, pero eso no sería necesario, le recuerdo además que el valor en el mercado negro de la totalidad de este cuerpo y su órganos es alrededor de mil millones.

―Lo sé y no me interesa. Es solo dinero y tengo mucho, además...

―Pero Gran Controladora, podríamos usar las partes para construir un androide mejorado que nos permitiría llegar a los rebeldes y no sería necesario el gasto ―interrumpió Pettersen, el técnico nivel tres de análisis molecular…

La G.C. desplegó una antinatural sonrisa.

―No creo que se estén motivando adecuadamente en su trabajo, tampoco me gustan las interrupciones. Se encendieron sus ojos activando una secuencia de instrucciones. El técnico Christoff Pettersen, quedó con su cuerpo paralizado, menos su cabeza. Se inflamó y comenzó a desintegrarse en una incineración controlada en medio de desgarradores gritos de dolor…

―¡No, no!, ―gritaba― por piedad denme un tiro ―decía, mientras flamas salían por su boca mostrando una cadavérica mandíbula incinerada.

Se activó el sistema de reciclaje orgánico y absorbió lo que quedaba de Pettersen.

―Que le envíen la pensión a la viuda e hijos, quedará archivado como accidente laboral.

―Alguna duda Dr. Baez?

―No su señoría ―dijo el doctor, con la mandíbula tiritando y los ojos envueltos en pánico.

―Baez… ―le dirigió una torva mirada — ya le dije solo alcalde… No debe temer haga lo que se le ordena y no habrá consecuencias.

La Gran Controladora, rara vez, aplicaba estas medidas disciplinarias tan salvajes, tenía una desesperación en sus circuitos que la tenía paranoica y al borde de la psicosis. Ese dato, aquella información debiera estar en alguna parte…

―Alcalde, disculpe este es el video de la disección por si tiene dudas

―Lo examinaré.

Se mostraba como Robert comenzaba a ser partido por el cortador de presión de punto. Se le seccionó primero una pierna siguiendo la linea del hueso de la cadera y la pelvis.

―¿Por qué no grita…?

―No lo sabemos, todos sus sistemas permanecían conectados, debiera sufrir al igual que una persona corriente, porque estaba consciente y vivo. Es más si se fija en la pantalla de control de dolor, el cerebro de la unidad Ray, despliega un verdadero árbol de navidad de luces. Mientras más intensas mayor es el dolor infligido.

En otra sección el cortador iba desmenuzando su columna vertebral, pasando por una serie de dolorosos nervios.

―No es posible, las zonas donde esta siendo cortado… debiera haber muerto de ese dolor o haberse desmayado, lleva mas de una hora soportando dolores nivel diez.

La piel del brazo derecho, era removida capa por capa lentamente, las uñas eran sacadas sacándolas de cuajo de sus dedos. Su mandíbula era fracturada, y las muelas removidas… La pantalla de monitoreo de dolor estaba roja en todo el cerebro.

―Es suficiente deténgalo.

―Siento que todo esto está mal…¿cómo hicieron los exámenes?

―De la manera tradicional con las más complejas y poderosas computadoras cuánticas disponibles.

―¿Y el análisis humano?

―Todavía está en proceso los técnicos están en la etapa de… las manos recién van en las manos.

―No, no, o sea sí requiero un análisis exhaustivo, pero a lo mejor su chamuscado técnico tenía razón después de todo. Estamos perdiendo el tiempo. No creo que haya tenido oportunidad de hacer migración criptográfica sobre sus órganos o tejidos.

―Analicen solo la cabeza y el cerebro.

―Pero Gran controladora ni todos los técnicos junto de la zona podrían avanzar con su inspección visual mas de un diez por ciento en un día.

Ágata se comunicó con el IRS.

―Charles, necesito los técnicos humanos, de todos los sectores, y los necesito ahora por veinticuatro horas.

―Son nuestros técnicos de respaldo, también tenemos problemas de terrorismo, nos quedaríamos a oscuras si algo saliera mal, al Concejo no creo que le agrade, además iba a tomar tres días de vacaciones tendría que quedarme por si hay algún problema...

―Basta de escusas Dr. Mosavi, ¿cincuenta mil millones están bien?

―Sí. Los técnicos quedaran a su disposición de inmediato.

―Creo que este tema debiera ser avisado a ASE, puede que esto llegue a comprometer a todo UPS.

―Doctora Lombardi, ni siquiera yo o todo el Concejo podemos o hemos hablado siquiera una vez con All Seeing Eye. Olvídese esta fuera de nuestro alcance.

«Doctora Lombardi, hace tanto tiempo que no escuchaba ese nombre sí ese era o fue su nombre cuando era humana antes del traslado de conciencia, Ágata Lombardi… en fin, eran unos idiotas...» Aunque sabía que la inteligencia ASE núcleo mismo de UPS, que se encontraba incluso por sobre el todopoderoso Bernard Stölzl alcalde de la zona verde, era inalcanzable. Al menos ella les había advertido, allá ellos.

A las cinco horas la doctora Lombardi, recibió una comunicación, era Baez.

―Alcalde el técnico A+++ Toru Okinawa, encontró una anomalía en una sección de la cabeza de Robert Ray.

―Okinawa informe ―dijo la doctora.

―Alcalde, la unidad en cuestión usaba un complejo sistema de camuflaje digital en la zona donde iría la glándula pineal. Pero a los ojos humanos no se les puede engañar con esto, es un disfraz digital…

―¿Y?

―Dicho órgano… desapareció alcalde y por una traza ínfima que analizamos en un espectro de micras de campo de reflejo tardío... hay indicios, en un porcentaje de cero punto cinco por ciento, que dicho apéndice que falta estaría modificado.

―-¿¡Qué una glándula pineal modificada!? Eso es un respaldo de conciencia humana, aparte de estar prohibidas, su costo… «ni yo puedo pagarlo»

―Buen trabajo Okinawa, Dr Eugene Baez mis respetos, todo TALI recibirá una bonificación especial.

―Eugene, se me olvidaba, recicle todos los componentes orgánicos y traspase toda la información del difunto achicharrado Pettersen a este nuevo proyecto, el nombre del nuevo comando de élite será US-700@MrUnknown alias Peter Brôje.

―Muy bien doctora, nuestro equipo procederá de inmediato.

Ágata Lombardi, había salido de su duda por fin. «¿Quién tendría la capacidad para hacer esto?, ¿cuáles serían sus motivos? Era ilógico los rebeldes no tiene esta capacidad ni económica ni tecnológica». Un nuevo rompecabezas comenzó a revolverse en sus circuitos sobrecargados.

Accedió a antiguas bases de datos, pero todo lo referente a su unidad rebelde estaba borrado, logró encontrar, no obstante una fotografía de Ray y su difunta familia, cuando era humano y en el fondo se veía una escuela. Parece que tendría que investigar de la forma antigua.


Jade sintió que un rayo le atravesaba la cabeza y cayó de rodillas al piso.

―Hey cabezota ¿estás bien? ―preguntó su preocupado admirador.

―No lo sé Tim, me dolió la cabeza muy fuerte y vi unos niños jugando con unas hojas secas de árboles.

―Es tiempo que vayas al hospital, el doctor Wittman sabrá que hacer, al parecer, no eres invulnerable como crees.

La tomó y cargó como si fuera la novia que siempre había querido tener, muy preocupado. «Por favor, por favor, que no sea nada importante».

La agente Black se sentía vulnerable, los fuertes brazos de su amigo, le recordaban a su padre, se sentía querida y protegida, a pesar de sus idioteces se necesitaban.

«Quiero mejorar luego, no deseo seguir perdiendo el tiempo, me he decidido tenemos que ser el uno del otro pronto, tal vez no tengamos nuevas oportunidades y cada día es uno menos...»


―Gran Controladora, el colegio de la fotografía es el GreenHope de la zona roja.

―Gracias Judy, envía a la unidad Peter Brôje a investigar.

7 de Mayo de 2019 a las 01:20 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~