Los Templos de la Eternidad Seguir historia

sapiorostris Sapio hijo de Xénrroel

Aún existen gracia y alegría inmensurables, allende el nihilismo y la ansiedad que con frecuencia nos rodean. Allá donde los fenómenos que nos rígen, al ahondar entre las leyes naturales, y los despliegues del universo ¡Cuán magnas son las epopeyas que ahí se narran! Mas vayamos cautos, con la ética al frente, sin olvidar mantener viva la flama de la sapiensia para bien de todos.


Fantasía Viaje en el tiempo No para niños menores de 13.

#ciencia #239 #381 #343 #347 #332 #341 #357 #389 #249 #299 #349 #259 #359 #aves #dinosaurios #32816 #museos
5
3.7mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

PRÓLOGO: El mito del errante

Imponente es la rancia y melancólica, la ciudad de lo Común, por donde anduvo aquel a quien llaman Zantaél, tenido entonces por un engranaje más del vulgo. Criatura feroz e incluso malvada ante bastantes ojos, en realidad le invadían muchos miedos y ansiedades, apenas comprendidos por los demás alrededor.


Pero la sangre le hirvió, su mente resonó desesperada y exigió rebelión. Llegó un momento en que por fin encontró coraje, entonces abandonó los Campos Cotidianos, que tan mal le hacían sentir, y atravesó las Puertas de lo Extraño.


El calor infernal y los polvos que asfixian, precipicios, grietas y rocas afiladas, he allí desiertos y páramos terrosos. Luego la oscuridad profunda, donde hay charcos, ranas y arañas, así eran las grutas infinitas en que habitó, casi arrepentido por su osadía.


Se adentró, más profundo, más profundo, más profundo... hasta que le pareció observar una luz, lejana y serena; hacia allá caminó, donde un portal que le transportaría a un paraíso, un desierto sí, pero más frondoso y repleto de oasis con manantiales subterráneos. Y Zantaél se puso a recorrer de un sitio a otro, deseando hallar un gran río, lago o laguna. Los astros irían y vendrían, hasta llegar al otro lado de un gigantesco acantilado.


Como culebra de cristal iban las calmas corrientes, néctar sacro para todas las plantas, y el sonido de una bienaventurada risa inundó el sitio. El recién llegado acampó sobre una colina boscosa, allí las suaves aguas acariciaban el contorno de la ensalada.

27 de Abril de 2019 a las 17:27 6 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Allende

Comenta algo

Publica!
Daiana Monsalvo Daiana Monsalvo
Hola! Felicitaciones por tu escritura, es prolija y detallada, aunque me resulto un poco pesada... Se agradece el capítulo corto, sin embargo ten en cuenta que el primer capítulo siempre es el que atrapa al lector, debe de atraerlo a seguir leyendo.
17 de Junio de 2019 a las 09:26

  • Sapio hijo de Xénrroel Sapio hijo de Xénrroel
    Qué tal, gracias por tomarte la molestia. Quisiera saber si has leído todos los capítulos que van o sólo el prólogo, porque me interesaría recibir crítica y comentario acerca de los demás capítulos. También he actualizado el prólogo, y quisiera comentar que acabo de empezar una nueva aventura entre mis lecturas :D Saludos cordiales. 24 de Junio de 2019 a las 23:07
Domingo Kawsay Domingo Kawsay
* Se me hizo un poco pesado, quizá porque no estoy acostumbrado a leer tantas descripciones :(. * La narración está bien trabajada. * Felicidades por el cuidado en la ortografía. * Saludos :3.
29 de Abril de 2019 a las 11:38

  • Sapio hijo de Xénrroel Sapio hijo de Xénrroel
    *sea 29 de Abril de 2019 a las 12:12
  • Sapio hijo de Xénrroel Sapio hijo de Xénrroel
    De hecho en estas novelas la primera parte es algo pesada jejeje. Quizá lo deje como prólogo o introducción, para mayor comodidad del lector. Gracias por la lectura. Seguiré leyendo tus obras también. Saludos cordiales. 29 de Abril de 2019 a las 12:10
  • Sapio hijo de Xénrroel Sapio hijo de Xénrroel
    Quizá también se por mi inspiración Tolkiana. Sepa. 29 de Abril de 2019 a las 12:11
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión